Labilidad Afectiva: Síntomas, Causas y Enfermedades Relacionadas

El término labilidad afectiva hace referencia a un estado psicológico caracterizado por la inestabilidad del humor. De este modo, las personas que presentan esta alteración suele presentar cambios frecuentes de su estado de ánimo.

Esta alteración no constituye una enfermedad o un trastorno psicológico en sí mismo. Más bien, es considerado como un síntoma o un estado psíquico determinado.

labilidad-afectiva

La labilidad afectiva puede aparecer de forma relacionada con un trastorno psiquiátrico aunque no siempre resulta parte de una psicopatología.

Cuando constituye una manifestación de una enfermedad, puede resultar más grave. Sin embargo, independientemente de la sintomatología asociada o la patología subyacente, suele originar malestar en la persona.

Los individuos que presentan labilidad afectiva suelen tener elevadas dificultadas para mantener un estado de ánimo estable y satisfactorio, hecho que provoca una alteración del estado psicológico y una notable disminución de su calidad de vida.

Características de la labilidad afectiva

La labilidad afectiva hace referencia a la experimentación de cambios de humor frecuentes o intensos. Resulta una alteración ocasional que no se experimenta forma continua.

Sin embargo, las personas que padecen labilidad afectiva suelen presentar cambios frecuentes de su estado de ánimo. Por ejemplo, pueden pasar de sentirse contentos o eufóricos a sentirse deprimidos o decaídos.

Estos cambios del humor pueden estar motivados tanto por estímulos externos como por estímulos internos. Una conversación con un amigo, la recepción de una noticia, la aparición de un pensamiento determinado, la elaboración de un recuerdo…

Todos estos aspectos pueden generar un notable cambio en el humor de la persona, por lo que la labilidad afectiva se explica a través de un exceso de susceptibilidad del individuo hacía una gran gama de elementos.

Así mismo, para poder detectar la presencia de labilidad afectiva resulta importante especificar la intensidad o la gravedad del estado de ánimo.

Todas las personas experimentan, de forma más o menos frecuente, ciertas fluctuaciones en el humor. Durante el día, pueden surgir múltiples situaciones que afecten al estado de ánimo y que motiven la aparición de sentimientos y emociones concretas.

Sin embargo, tanto la intensidad como la frecuencia de la labilidad afectiva resulta mucho más elevada de lo que cabría esperar. Las personas que padecen esta alteración alteran su estado de ánimo de forma demasiado frecuente o demasiado intensa.

Además, la labilidad afectiva suele tener un impacto negativo en el funcionamiento personal y, sobretodo social de los individuos.

Los recurrentes cambios en el estado de ánimo puede afectar notablemente en la calidad de la relaciones que establece con las personas allegadas, provocando discusiones frecuentes, pérdida de amistades y problemas relacionales. 

Síntomas de la labilidad afectiva

La labilidad afectiva engloba un amplio conjunto de alteraciones en la manifestación de la afectividad y el estado emocional.

Normalmente, las personas que presentan labilidad afectiva son capaces de interpretar los motivos de los síntomas. Es decir, si un individuo empieza a llorar desconsoladamente interpreta dicha alteración emocional como consecuencia de una vivencia o un estado ocasional.

Sin embargo, esto no siempre es así, por lo que los sujetos con labilidad afectiva también pueden empezar a experimentar sensaciones emocionales intensas sin ser capaces de interpretar correctamente la causa de la alteración.

En la actualidad, no existe ninguna clasificación sintomática específica de la labilidad afectiva. No obstante, se sustenta que cualquier manifestación emocional intensa y frecuentemente cambiante puede asociarse a esta alteración.

En este sentido, los síntomas que parecen ser más frecuentes en la labilidad afectiva son:

  1. Experimentación de llantos frecuentes de forma aislada, sin presentar un estado de ánimo permanentemente deprimido.
  1. Experimentación de risas inapropiadas de forma aislada, sin presentar un estado de ánimo excesivamente elevado de forma permanente.
  1. Estado de irritabilidad o excitación de duración corta y que desaparece de forma completa con el paso del tiempo.
  1. Experimentación de sentimientos de tristeza de forma ocasional, los cuales se expresan a través de la conducta o la comunicación con las personas allegadas.
  1. Experimentación de sentimientos de alegría pasajeros que modifican el comportamiento normal de la persona durante un periodo de tiempo determinado.

Causas

Las causas de la labilidad afectiva pueden ser muy diversas. De hecho, en la actualidad no existen estudios que demuestren la presencia de factores principales de la alteración, por lo que la etiología puede variar en cada caso.

De forma general, se sustenta que algunos factores podrían jugar un papel especialmente importante en el desarrollo de la labilidad afectiva. Estos son:

1- Condicionamiento clásico

Varios autores afirman que la experimentación de sucesos traumáticos posee una elevada capacidad para afectar al desarrollo emocional de las personas.

En este sentido, el padecimiento de uno o varios traumas puede motivar la aparición de labilidad afectiva y deteriorar el estado de ánimo de la persona.

2- Rasgos de personalidad

La estabilidad emocional es un aspecto que se encuentra estrechamente relacionado con el carácter y la personalidad del individuo.

De este modo, haberse desarrollado en ambientes inestables, con carencias afectivas o desórdenes emocionales puede dar lugar a la constitución de rasgos de personalidad vulnerables a la labilidad afectiva.

Así mismo, múltiples estudios han mostrado una fuerte correlación entre el trastorno límite de personalidad y la labilidad afectiva.

3- Enfermedades relacionadas

Finalmente, la labilidad afectiva resulta una síntoma típico y frecuente de una amplia gama de patologías psíquicas y físicas.

El padecimiento de esta alteración no implica la presencia de ningún trastorno ni desorden mental, sin embargo, sí que resulta habitual que muchas alteraciones psicopatológicas presenten la labilidad afectiva en su sintomatología.

Las principales enfermedades que se asocian con la labilidad afectiva son:

  1. Esclerosis múltiple
  2. Traumatismos craneales
  3. Esclerosis lateral amiotrófica
  4. Anorexia
  5. Pielonefritis aguda
  6. Síndrome premenstrual
  7. Enfermedad del Alzheimer
  8. Trastorno límite de la personalidad
  9. Accidente cerebrovascular
  10. Depresión
  11. Dificultades del aprendizaje
  12. Enfermedad cerebrovascular
  13. Enuresis
  14. Esquizofrenia
  15. Insomnio
  16. Trastorno de ansiedad
  17. Síndrome de intestino irritable
  18. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad

Referencias

  1. Ato, E., Carranza, J.A., González, C., Ato, M., y Galián, M.D. (2005). Reacción de malestar y autorregulación emocional en la infancia. Psicothema, 17(3), 375-381.
  1. Cichetti, D., Ackerman, B.P., e Izard, C.E. (1995). Emotions and emotion regulation in developmental psychopathology. Development and Psychopathology, 7, 1-10.
  1. Keenan, K. (2000). Emotion dysregulation as a risk factor for child psychopathology. Clinical Psychology: Science and Practice, 7(4), 418- 434.
  1. Lengua, L. (2003). Associations among emotionality, self-regulation, adjustment problems and positive adjustment in middle childhood. Applied Developmental Psychology, 24, 595-618.
  1. Linacre JM. Optimizing rating scale category effectiveness. J Appl Meas. 2002;3(1):85-106.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here