¿Qué es Lenguaje Proxémico? Características Principales

El lenguaje proxémico hace referencia a las formas de comunicación no verbal relacionadas con la distancia y la ubicación de las personas dentro de un espacio específico.

Este concepto fue acuñado por Edward Hall. Este antropólogo estaba interesado en identificar el modo en que los seres humanos usan el espacio como una forma de comunicación no verbal.

El lenguaje proxémico puede ser identificado en situaciones cotidianas de muy distinta naturaleza. Además, suele ser fundamental en las relaciones humanas a pesar de su naturaleza silenciosa e implícita.

El espacio personal

El espacio personal se refiere a la distancia que establecen las personas en sus relaciones cotidianas.

Se considera que existen cuatro rangos de distancias interpersonales, pero éstos pueden variar de acuerdo con las diferentes culturas y a sus estándares de socialización. A continuación se detallarán las características principales de cada rango:

1- Espacio público

Se refiere a la distancia que se conserva frente a una figura pública o a un orador en un evento masivo.

En estos casos se conserva una distancia de 4 metros en adelante, y este espacio hace posible que el orador pueda comunicarse simultáneamente con todas las personas que ocupan la sala, pero no de forma personal.

2- Espacio social

Se refiere a las distancias que se conservan dentro de contextos de socialización formal o profesional. Es el caso de las conversaciones de trabajo o de naturaleza comercial, contextos en los cuales no existe cercanía o intimidad entre los hablantes.

En estos casos, la separación puede ser entre 1 y 2 metros. De esta forma se puede sostener una conversación personal sin entrar en situaciones de mayor confianza o intimidad.

3- El espacio personal

Se refiere a situaciones en las cuales existe aún mayor cercanía y confianza entre los hablantes.

Este espacio se vincula con las relaciones personales y familiares, y la distancia puede ir de 0,5 a 1 metro.

4- El espacio íntimo

Éste se refiere a la distancia que existe entre dos personas que comparten intimidad, particularmente cuando se trata de parejas o amigos muy cercanos.

En este caso, la distancia va desde menos de medio metro hasta directamente estar en contacto físico con la otra persona.

Variaciones del lenguaje proxémico según la cultura

Estos rangos de distancia suelen ser variables según la cultura. Existen sociedades más propensas a la cercanía, así como existen otras que tienen como norma social mantener las distancias.

Con el objetivo de comprender las formas del lenguaje proxémico en las diferentes culturas, Edward Hall las dividió en dos categorías básicas: culturas de contacto y culturas de no contacto.

Sin embargo, más adelante otros investigadores ampliaron esta división a tres categorías: culturas frías, cálidas o reactivas no conflictivas. A continuación se detallarán las particularidades de cada una de estas tres categorías:

1- Culturas frías, lógicas y sin contacto

Estas culturas incluyen a los Estados Unidos y los países nórdicos.

Se caracterizan porque los hablantes son directos y a veces impacientes. También son reservados y se interesan más en los hechos que en las emociones.

2- Culturas multiactivas, cálidas, impulsivas y de contacto

Esta clasificación se refiere a las culturas en las que los hablantes se expresan con entusiasmo y de forma emocional.

Prefieren las historias personales antes que los hechos, tienden a interrumpir durante la conversación y a mostrar sus emociones más abiertamente.

Dentro de esta categoría se incluyen culturas como la árabe, la italiana, la francesa, la latinoamericana y la turca.

3- Culturas reactivas no conflictivas y sin contacto

Estas culturas valoran el decoro y la diplomacia por encima de los hechos y las emociones.

Sus hablantes son pacientes oyentes que se moderan en su lenguaje corporal y en la expresión de sus emociones. Este conjunto incluye culturas como Japón, Vietnam, China y demás culturas del sudeste asiático.

Territorialidad

La territorialidad se refiere a las formas que usan los seres humanos para delimitar espacios que consideran propios.

Estas marcas del territorio pueden hacerse de formas muy diferentes, que van desde la sutileza de la costumbre hasta formas de marcación explícitas.

Por ejemplo, en una familia es posible que se considere que un sillón pertenece al padre simplemente porque siempre usa el mismo.

También es posible observar en una plaza que un grupo de jóvenes marque con sus iniciales el suelo o las paredes de un lugar, para demarcar así su territorio.

Existen básicamente tres tipos de territorio:

1- Territorio principal

Se refiere a los territorios que se reconocen como propiedad de una persona de forma explícita o implícita. Una habitación, una cama dentro de una habitación, un coche o un sillón específico dentro de la sala son un ejemplo de ello.

Por ejemplo, si al llegar del trabajo una persona encuentra a su compañero de departamento dentro de su habitación y sentado en su cama, se entenderá como una violación al espacio.

2- Territorio secundario

El asiento que se ocupa en el aula de clase o una mesa que se elige en un bar son territorios propios durante el tiempo en el cual se hace uso de éstos, pero en realidad no le pertenecen a nadie específicamente.

Por ejemplo, si una persona tiene una mesa favorita en el bar que suele frecuentar pero al llegar la encuentra ocupada, no puede quejarse por ello. Sin embargo, mientras la ocupa se entiende de forma implícita que nadie más puede ocupar ese espacio.

3- Espacio público

Es el espacio que pertenece a todos y a nadie al mismo tiempo. Por ejemplo, las calles, plazas y estaciones del Metro. Son espacios por los cuales cualquiera puede desplazarse de forma libre, sin invadir el terreno de otras personas.

Disposición dentro del espacio

La disposición de las personas dentro de un espacio determinado suele decir mucho sobre ellas y sobre su rol dentro del mismo.

Por ejemplo, en un aula de clase los estudiantes saben que deben ubicarse en la zona trasera del aula si no desean ser vistos. Por el contrario, en caso de desear una participación activa, deberán ubicarse en la zona delantera.

Situaciones excepcionales

Es frecuente observar que las personas sufren situaciones de ansiedad cuando se enfrentan a códigos de proxemia diferentes a los que se tienen asumidos.

Esto puede presentarse cuando otra persona se acerca más de lo esperado, generando una respuesta automática de lucha o huída.

Esta situación tiene excepciones en las cuales las personas conscientemente renuncian a su espacio personal en casos específicos. Un ejemplo de ello es cuando suben a un tren muy lleno o a un ascensor.

Según las investigaciones, aún existe la intención de controlar la situación; este control se refleja, por ejemplo, al evitar la mirada de los presentes en el tren o en el ascensor.

Esta acción evasiva permite controlar la sensación de intimidad con el otro, a pesar de que se encuentre en estrecho contacto físico.

Referencias

  1. Amos, J. (2012). Body Language and Proxemics. Recuperado de: bodylanguageexpert.co.uk
  2. Changing minds. (S.F.). Prooxemic Communication. Recuperado de: changingminds.org
  3. Nonverbal World. (S.F.). Reading Body Language – Proxemics. Recuperado de: nonverbal-world.com
  4. Study Body Language. (S.F.). Proxemics. Recuperado de: study-body-language.com
  5. Study.com. (S.F.). Proxemics. Recuperado de: communicationstudies.com
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here