Lexatin (bromazepam): características, funcionamiento e indicaciones

El lexatin es un medicamento ansiolítico cuyo principio activo es el bromazepam y que pertenece al grupo de los fármacos llamados benzodiacepinas.

Este medicamento suele utilizarse para tratar los síntomas de ansiedad, tensión, nerviosismo y agitación. Así mismo, se puede emplear en alteraciones del estado de ánimo o para intervenir problemas para dormir.

Por otro lado, los datos clínicos acerca del lexatin han mostrado que resulta un fármaco útil para aliviar síntomas físicos como las alteraciones del ritmo cardíaco, los problemas de respiración o afecciones digestivas asociadas a los estado de ansiedad.

De forma general, el tratamiento con lexatin suele resultar de corta duración. Tanto su prescripción como administración debe ser realizada por un profesional médico, ya que se encuentra prohibida su comercialización sin prescripción.

En este artículo se explican las características principales del lexatin. Se revisa su modo de actuación, sus indicaciones, sus contraindicaciones y los efectos adversos que puede originar su ingesta.

Características del lexatin

Lexatin es la marca comercial bajo la que se comercializa el bromazepam. El bromazepam es un principio activo que actúa en las regiones cerebrales como ansiolíticos.

De este modo, el lexatin resulta un fármaco ansiolítico que se emplea principalmente para tratar problemas y trastornos relacionados con la ansiedad, la tensión y la agitación.

De forma específica, el lexatin se engloba dentro de los medicamentos conocidos como benzodiacepinas, el grupo de fármacos ansiolíticos más utilizados en la actualidad.

Dentro de las benzodiacepinas, el lexatin es considerado un fármaco leve. Es uno de los medicamentos ansiolíticos menos fuertes y resulta una buena opción terapéutica para tratar alteraciones leves de ansiedad.

Este medicamento actúa en el sistema nervioso central como relajante muscular, como ansiolítico y como sedantes si se emplean dosis más elevadas. Resulta un fármaco adecuado para incrementar la relajación, ayudar a conciliar el sueño y hacer frente a situaciones de tensión, agitación y depresión entre otros.

¿Cómo actúa el lexatin?

El lexatin es un fármaco que se consume por vía oral a través de cápsulas. Al ingerirse, el principio activo del medicamento accede a la sangre y viaja a través de ella hasta las regiones cerebrales.

Cuando el principio activo del fármaco accede al sistema nervioso central, realiza efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes en el cerebro.

De forma más concreta, el lexatin actúa como agente depresor en el sistema nervioso, sobretodo sobre el sistema límbico.

El cerebro posee uno receptores específicos para el lexatin conocidos como complejo ácido gamma-aminobutírico (GABA). Cuando el principio activo del fármaco llega al cerebro se acopla en estos receptores y modifica su funcionamiento.

El GABA es un neurotransmisor que realiza acciones inhibitorias sobre el cerebro. Cuando estas sustancias no actúan adecuadamente, la excitación del cerebro incrementa, pudiendo ocasionar síntomas de agitación o ansiedad y disminuyendo la relajación.

De este modo, el lexatin se acopla en los receptores de GABA con el objetivo de incrementar su actividad. Al aumentar la actividad de GABA, la inhibición cerebral incrementa, hecho que permite combatir los síntomas ansiosos o de tensión.

El incremento de la inhibición de GABA provoca efectos globales a nivel cerebral. Por este motivo, el lexatin no sólo actúa como ansiolítico, sino que también realiza efectos sedantes, hipnóticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes.

Tratamientos

Tanto la prescripción del medicamento como la determinación de la duración del tratamiento con lexatin son elementos que deben ser escogidos por un profesional médico.

El lexatin cuenta con la ventaja respecto a otros fármacos ansiolíticos de formar parte de las benzodiacepinas y, por lo tanto, ser un medicamento con una menor propensión a generar adicción.

No obstante, a pesar de que el riesgo adictivo del lexatin sea menor, este fármaco puede originar igualmente adicción si se consume de forma excesiva o durante periodos de tiempos muy prolongados.

Por este motivo, lo normal es que el tratamiento con lexatin no exceda las 8-12 semanas, un periodo de tiempo que incluye una fase de reducción gradual de la dosis para dejar el medicamento.

Otra de las características importantes del lexatin es la presentación y duración de sus efectos. Los efectos ansiolíticos del fármaco aparecen durante los primeros minutos posteriores a su ingesta. Normalmente no se exceden más de 30 minutos.

Por este motivo, el lexatin resulta un medicamento eficaz para adquirir un estado de tranquilidad y relajación de forma rápida y en momentos de emergencia. Una vez consumido el fármaco, sus efectos suele durar entre siete y ocho horas.

Sin embargo, este uso del lexatin debe realizarse con precaución y bajo prescripción médica. De lo contrario, los efectos ansiolíticos del medicamento pueden generar dependencia en la persona y alterar su bienestar cuando no consume el fármaco.

Indicaciones terapéuticas

A pesar de que la administración de lexatin produce un incremento de la inhibición del sistema nervioso central, este fármaco no está indicado para tratar cualquier tipo de afección relacionada con la ansiedad o la agitación.

Los estudios clínicos han mostrado que el lexatin constituye un fármaco eficaz para tratar enfermedades que cursen con síntomas como ansiedad, angustia, obsesiones, compulsiones, fobias e hipocondrías.

Así mismo, resulta un medicamento útil para intervenir reacciones emocionales exageradas que surgen de situaciones conflictivas y de estrés.

Por otro lado, el lexatin puede resultar una buena opción terapéutica para tratar estados en los que se connota una dificultad de contacto interpersonal y de comunicación, trastornos de conducta o agresividad.

Finalmente, varias investigaciones han mostrado su adecuación para el tratamiento de las organoenurosis y, en general, todas las somatizaciones provocadas por la excitación psíquica.

No obstante, hay que tener en cuenta que el lexatin es un fármaco ansiolítico de baja potencia. Por este motivo, resulta una muy buena opción para tratar problemas leves de ansiedad, pero puede ser un fármaco ineficaz para intervenir trastornos más severos.

Finalmente, ciertos ensayos clínicos han mostrado que el lexatin puede constituir un muy buen complemento de la psicoterapia a la hora de intervenir alteraciones relacionadas con la ansiedad, la agitación, el estrés o la tensión.

Contraindicaciones terapéuticas

El lexatin presenta una serie de contraindicaciones. Cuando el sujeto cumple una serie de características o situaciones específicas, se desaconseja por completo el tratamiento con este fármaco.

El uso de lexatin está contraindicado en sujetos que:

  1. Son alérgicos al bromazepam.
  2. Padecen dificultades respiratorias crónicas.
  3. Padecen trastornos hepáticos graves.
  4. Padecen mistenia gravies.
  5. Presentan apnea del sueño.
  6. Consumen alcohol o drogas de forma frecuente.

Por otro lado, se desaconseja el consumo de lexatin en los momentos previos a la conducción de un vehículo u operación con maquinaria pesada, especialmente si se va a realizar durante periodos de tiempo prolongados.

El uso de lexatin puede provocar somnolencia, disminución del estado de alerta e inhibición de las capacidades mentales, hecho que puede resultar peligroso en este tipo de momentos.

Así mismo, se desaconseja el uso de esta fármaco durante los periodos de embarazo y lactancia, sin previa consulta con el médico.

Presentación y dosis

Lexatin suele comercializarse en cápsulas de 1,5 miligramos, motivo por el cual a menudo el fármaco aparece bajo la nomenclatura “Lexatin 1,5” o “Lexatin 1,5 mg“.

El encargado de determinar la dosis a consumir de lexatin debe ser siempre un profesional médico. No obstante, el propio fármaco indica que la dosis máxima diaria de lexatin no debería exceder los 4-12 miligramos.

La dosis de lexatin puede dividirse en dos o tres tomas diarias, y resulta importante no duplicar la dosis de una toma si se ha olvidado la anterior, ya que el efecto inhibitorio de un exceso de dosis de fármaco puede resultar perjudicial.

Finalmente, resulta conveniente consumir las cápsulas de lexatin entre 30 y 60 minutos después de las comidas.

Advertencias y precauciones de empleo

A la hora de usar lexatin, se deben tener en cuenta una serie de condiciones ligadas a los efectos del fármaco y a las características de consumo que se lleven a cabo. Los elementos más importantes a tener en cuenta son:

1- Amnesia

Las benzodiacepinas de forma general y el lexatin de forma particular pueden inducir amnesia anterógrada. Esta aliteración implica la incapacidad de retención y recuerdo de aspectos que suceden de forma posterior a la ingesta del fármaco

La amnesia anterógrada no suele ocurrir de forma inmediata sino que se suele presentar tras varias horas de la ingesta del medicamento. Por este motivo, se aconseja tomar el medicamento antes de irse a dormir, para poder descansar durante varias horas tras la ingesta de lexatin.

2- Reacciones psiquiátricas y paradójicas

En ocasiones, el consumo de lexatin puede generar efectos totalmente opuestos a los deseados, produciendo síntomas como intranquilidad, agitación, irritabilidad, ataques de ira, alucinaciones o comportamiento inadecuado.

En los casos que se connoten tales efectos, resulta altamente importante interrumpir el tratamiento. Estos efectos son especialmente frecuentes en población pediátrica y en sujetos mayores de 65 años.

3- Duración del tratamiento

Resulta conveniente que la duración del tratamiento sea lo más corta posible y que no exceda las dos semanas.

Es importante ser consciente de estos aspectos al inicio del tratamiento y especificar el procedimiento de reducción de dosis progresiva desde los primeros momentos de consumo.

4- Uso de alcohol

Durante el uso de lexatin debe evitarse el uso concaminante de alcohol y otras sustancias depresoras del sistema nervioso central.

Ingerir otra sustancia depresora de forma conjunta con lexatin puede incrementar los efectos del fármaco provocando sedación intensa, y depresión respiratoria y/o cardiovascular, hecho que puede resultar muy peligroso para la salud del individuo.

5- Tolerancia

Cuando se utiliza lexatin de forma prolongada sus efectos pueden ir disminuyendo. Este factor se explica a través de la tolerancia generada por el individuo, es decir, este se habitúa a funcionar con la ingesta del fármaco, el cual cada vez realiza menos efectos a nivel físico mental.

6- Grupos especiales de pacientes

De forma general, se desaconseja la administración de lexatin en niños y adolescentes. Este fármaco sólo se debe administrarse a persona menores de 18 años después de la realización de una valoración cuidados de la necesidad del tratamiento. Así mismo, se debe aplicar la duración mínima de intervención.

Por otro lado, los pacientes de edad avanzada (mayores de 65 años) deben recibir dosis más reducidas que el resto de población adulta.

También resulta conveniente reducir las dosis de tratamiento en sujetos con insuficiencia respiratoria crónica debido al riesgo de que el fármaco origine depresión respiratoria.

El lexatin no resulta un fármaco indicado para el tratamiento de personas con insuficiencia hepática grave ya que puede desencadenar una encefalopatía. Así mismo, tampoco resulta un tratamiento de primera elección para sujetos con trastorno psicótico.

Finalmente, el lexatin no debe utilizarse como tratamiento único en la intervención de sujetos con trastornos depresivos o con ansiedad asociada a alteraciones del estado de ánimo. En estos casos, el uso de lexatin debe ir acompañado de un fármaco antidepresivo.

Así mismo, el uso de lexatin debe realizarse con elevada precaución en paciente que presenten tendencias o ideaciones suicidas.

7- Dependencia

Aunque no resulta un fármaco muy adictivo, el uso de lexatin puede provocar el desarrollo de dependencia física y psíquica. El riesgo de dependencia se incrementa con las dosis y la duración del tratamiento, por lo que es importante que estas sean lo más bajas posibles.

Así mismo, el riesgo de dependencia y adicción incremente en sujetos con antecedentes de drogadicción o alcoholismo, por lo que el uso de lexatin en esta población debe realizarse de forma cuidadosa.

Efectos adversos

Los efectos adversos no se producen en todos los casos, sin embargo, el consumo de lexatin puede genera alguna de las siguientes condiciones:

  1. Shock anafiláctico.
  2. Confusión.
  3. Trastorno emocional.
  4. Trastornos de la libido.
  5. Dependencia y abuso del medicamento.
  6. Síndrome de abstinencia.
  7. Depresión.
  8. Reacciones paradójicas: intranquilidad, agitación, irritabilidad, agresividad, delirio, alucinaciones, pesadillas, etc.
  9. Amnesia anterógrada.
  10. Reducción del estado de alerta.
  11. Diploía.
  12. Insuficiencia cardiaca.
  13. Depresión respiratoria.
  14. Náuseas, vómitos y estreñimiento.
  15. Rash cutáneo, prurito y urticaria.
  16. Debilidad muscular.
  17. Retención urinaria.
  18. Caídas y fracturas.

Referencias

  1. Amphoux, G; Agussol, P; Girard, J (May 1982). “The action of bromazepam on anxiety (author’s transl)”.La Nouvelle presse médicale. 11 (22): 1738–40.
  1. Bromazepam, a new anxiolytic: a comparative study with diazepam in general practice. Royal College of General Practitioners Medicines Surveillance Organisation”.J R Coll Gen Pract34 (266): 509–12. September 1984.
  1. Bromazepam”.Pharmaceutical Benefits Scheme (PBS). Australian Government – Department of Health. Retrieved 23 March 2014.
  1. Pérez Trullen JM, Modrego Pardo PJ, Vázquez André M, López Lozano JJ (1992). “Bromazepam-induced dystonia”.  Pharmacother. 46 (8): 375–6.
  1. Puga F, Sampaio I, Veiga H, et al. (December 2007).”The effects of bromazepam on the early stage of visual information processing (P100)”. Arq Neuropsiquiatr. 65 (4A): 955–9. 
  1. Vademécum: Lexatin.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here