Liderazgo laissez faire: características, ventajas, desventajas y ejemplos

El liderazgo laissez faire es un estilo de liderazgo que se caracteriza por la gran libertad de la que gozan los subordinados. Al contrario de lo que ocurre en otros modelos, el líder confían en su equipo y deja a sus miembros que hagan lo que consideren más apropiado en cada situación.

El término “laissez faire” viene del francés, y significa “dejar hacer”. En este estilo de liderazgo, el objetivo principal es crear un equipo que sea capaz de desenvolverse por sí mismo, sin necesidad de ningún tipo de guía o interferencia por parte del jefe. Así, se confía en que los empleados actuarán de una manera que tenga sentido para ellos.

Fuente: pexels.com

La base de este estilo de liderazgo es la creencia de que, si se les deja solos, los miembros de un equipo actuarán de manera más beneficiosa tanto para ellos como para el proyecto. Debido a ello, el papel del jefe es muy diferente al de otros modelos, especialmente al de estilo autoritario.

El liderazgo laissez faire o liberal es muy controvertido dentro de los círculos de dirección de empresas, y tiene tanto detractores como defensores firmes. En este artículo veremos sus características principales, así como sus ventajas y desventajas más destacadas.

Características

El líder cumple un papel de ayuda a sus empleados

En la mayoría de estilos de liderazgo, el jefe es el que se encarga de tomar todas las decisiones, decirle a sus empleados lo que tienen que hacer y en general coger las riendas de la empresa o equipo. Esto es así independientemente de si se tiene más o menos en cuenta las opiniones de los subordinados.

Por el contrario, en el estilo laissez faire el líder no toma ninguna decisión ni le dice a sus empleados a qué tienen que dedicar su tiempo. Por el contrario, se marca un objetivo general desde el principio, y se confía en que los subordinados actúen de la manera más beneficiosa posible para alcanzarlo.

Así, el líder en este estilo cumple un papel de apoyo, dándole a sus subordinados las herramientas que estos necesiten para resolver cualquier problema de manera autónoma.

También puede resolver dudas o prestar ayuda cuando sea necesario, pero siempre respetando las decisiones de aquellos que están por debajo de él.

Foco en la formación de los miembros del equipo

En una empresa que siga el sistema laissez faire, los empleados tienen una responsabilidad mucho mayor de lo habitual respecto a qué tareas realizar y cómo llevarlas a cabo.

Por lo tanto, los líderes tienen el deber de formarles, enseñarles y proporcionarles todos los recursos que necesiten para hacer bien su trabajo.

En este sentido, un líder liberal tiene más un papel de educador y facilitador que de dirigente en el sentido tradicional de la palabra. Muchos de los recursos de la empresa, además, estarán destinados a mejorar las cualificaciones de los empleados, para que estos puedan llevar su trabajo a cabo correctamente.

Confianza en los empleados

Para poder utilizar el estilo laissez faire correctamente, el líder tiene que ser capaz de confiar plenamente en sus subordinados.

Estos tienen toda la libertad posible a la hora de tomar decisiones, equivocarse y aprender de sus errores, y realizar aquellas acciones que crean que son las más convenientes para alcanzar los objetivos de la empresa.

Para conseguir esto, los líderes liberales tienen que escoger muy cuidadosamente a todos los miembros de su equipo. Una vez hecho esto, pueden relajarse sabiendo que todos los trabajadores tienen el talento suficiente como para cumplir sus tareas adecuadamente. Además, el propio líder tiene que tener la capacidad de delegar y confiar en otros.

Por otro lado, los subordinados tienen que saber que no van a ser castigados si cometen un error o realizan algo de una manera que no sea exactamente la que querría el líder.

Solo de esta manera pueden desarrollar toda su creatividad y conseguir los mejores resultados a largo plazo, aunque para llegar hasta allí tengan que equivocarse varias veces.

Ventajas

A pesar de ser un estilo extremadamente diferente a los modelos tradicionales de liderazgo, el laissez faire cuenta con una serie de características que lo hacen muy atractivo para ciertos grupos y empresas. A continuación veremos algunas de sus ventajas más destacadas.

Aumento de la satisfacción laboral

Según multitud de estudios sobre este tema, uno de los aspectos que más disminuye la moral de los empleados dentro de las empresas tradicionales es el hecho de que no pueden tomar sus propias decisiones y la necesidad de realizar siempre las mismas acciones de manera similar. Esto, sin embargo, simplemente no ocurre con el liderazgo liberal.

Las investigaciones sobre el liderazgo laissez faire parecen indicar que los empleados que gozan de mayor autonomía en su trabajo también adquieren más motivación de lo normal.

Debido a ello, su productividad puede aumentar y sus resultados tenderán a ser mejores, aunque ciertos factores pueden evitar que esto se cumpla siempre.

Mejora la creatividad

Uno de los beneficios más importantes del liderazgo laissez faire es que los empleados pueden desarrollar todas sus capacidades y tratar de innovar sin tener miedo al fracaso. Debido a que sus jefes les dan toda la libertad del mundo, es posible que aporten nuevas ideas y mejoren los resultados de la compañía.

Aunque la creatividad no es importante para todas las empresas, aquellas que se dedican a un sector más innovador pueden beneficiarse enormemente de esta característica. Así, por ejemplo, en industrias como el marketing, la publicidad o el diseño, el liderazgo laissez faire ha demostrado tener muy buenos resultados.

El líder puede dedicarse a asuntos más importantes

Un líder que esté siguiendo un modelo autoritario, o que quiera supervisar personalmente todas las acciones de sus empleados, prácticamente no tendrá tiempo para nada más.

Así, en lugar de dedicarse a encontrar nuevos objetivos para la empresa, tratar con los clientes o desarrollar nuevas ideas, pasará todo su tiempo gestionando a sus subordinados.

Por el contrario, cuando se sigue el modelo laissez faire, el jefe puede confiar en que sus empleados van a realizar su trabajo correctamente incluso cuando no se les está supervisando. Debido a ello, puede relajarse y dedicarse a otras tareas más importantes, en las que su tiempo estará mejor invertido.

Desventajas

A pesar de que el modelo de liderazgo laissez faire puede tener muchos puntos a favor, también es cierto que no es adecuado para todas las situaciones. En este apartado veremos cuáles son sus principales inconvenientes.

Falta de claridad en los roles

Aunque la libertad del liderazgo laissez faire puede ser muy positiva, es posible que llegue un punto en el que los empleados no tengan claro qué se espera de ellos.

Si se está comenzando a trabajar en un nuevo proyecto, por ejemplo, los subordinados de una empresa que siga este modelo pueden no saber qué tienen que hacer.

Esto puede provocar que los empleados se sientan frustrados, al no saber exactamente qué es lo que se supone que tienen que conseguir. Por lo tanto, el liderazgo laissez faire es más útil una vez que ya se han definido claramente los roles de cada persona.

No todo el mundo puede asumir esta responsabilidad

No todos los empleados son capaces de ser realmente productivos cuando se les proporciona libertad absoluta. Algunos de ellos pueden aprovechar la falta de supervisión para trabajar menos de lo que deberían; otros pueden distraerse y olvidarse de las fechas de entrega, lo que provoca todo tipo de problemas.

Debido a ello, los líderes liberales solo pueden trabajar con personas que tengan unas características muy concretas, y que se sientan cómodas con este arreglo. Por ello, es necesario hacer una preselección muy intensiva antes de contratar a un nuevo empleado.

Mayor número de conflictos

Ya hemos visto que la creatividad y la libertad pueden aumentar enormemente los resultados de una empresa. Sin embargo, al trabajar en grupo, cada una de las personas que pertenecen al mismo tendrán su propia idea sobre cómo es necesario realizar cada tarea; y sin unas directrices firmes, es probable que surjan conflictos.

Así, en empresas que siguen el modelo laissez faire, es muy habitual que los miembros de un grupo de trabajo o incluso diferentes departamentos discutan a menudo sobre cuál es la mejor manera de resolver un problema o de llevar a cabo una tarea.

El líder tiene que ser capaz de mediar en estos casos, pero esto puede llegar a ser muy complicado debido a que no puede imponer su punto de vista; por el contrario, tendrá que escuchar a ambas partes y ayudarles a llegar a una solución que satisfaga a todos.

Ejemplos de líderes

A pesar de que el modelo laissez faire todavía no es muy común en nuestra sociedad, existen algunos ejemplos de personas que lo han adoptado de manera exitosa. A continuación veremos dos de los casos más importantes.

Warren Buffet

Warren Buffet es conocido por ser uno de los hombres más ricos del mundo. Sus éxitos económicos están muy bien documentados; pero lo que no mucha gente sabe es que este empresario le da la máxima libertad a sus empleados para que hagan lo que les parezca más conveniente.

Así, uno de los secretos de su éxito es que Buffet se ha rodeado de personas en las que puede confiar, y que cumplen con sus tareas de manera creativa sin necesidad de que él esté todo el tiempo supervisándolas. Así, su trabajo normalmente se limita a intervenir cuando una situación se vuelve desfavorable.

Mahatma Gandhi

Si hay una frase que hizo famoso a Gandhi, fue la de “sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Este activista político indio tenía unas ideas muy claras sobre cómo quería que cambiase su entorno; pero en lugar de imponerse, se limitó a convertirse en un ejemplo a seguir para millones de personas en todo el mundo.

Así, sin necesidad de utilizar la fuerza o de imponer su propio punto de vista, Gandhi consiguió liberar a su país de uno de los imperios más poderosos de toda la historia.

Referencias

  1. “Laissez faire leadership” en: Tools Hero. Recuperado en: 27 Enero 2019 de Tools Hero: toolshero.com.
  2. “What is Laissez-Faire Leadership? How Autonomy Can Drive Success” en: St. Thomas University. Recuperado en: 27 Enero 2019 de St. Thomas University: online.stu.edu.
  3. “Laissez Faire Leadership Guide: Definition, Qualities, Pros & Cons, Examples” en: Cleverism. Recuperado en: 27 Enero 2019 de Cleverism: cleverism.com.
  4. “5 Main Principles of Laissez-Faire Leadership” en: Status. Recuperado en: 27 Enero 2019 de Status: status.net.
  5. “What is laissez faire leadership?” en: VeryWell Mind. Recuperado en: 27 Enero 2019 de VeryWell Mind: verywellmind.com.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here