Lista de Cotejo: Características, Ventajas y Desventajas, Ejemplos

La lista de cotejo es una herramienta que sirve principalmente como mecanismo de revisión de los aprendizajes obtenidos en un aula. Se puede utilizar para evaluar el conocimiento de manera cuantitativa o cualitativa, en función de los objetivos que se quieran cumplir con esta.

Las listas de cotejo fueron desarrolladas con el objetivo de valorar el rendimiento de los equipos de trabajo en algunas universidades públicas. Sin embargo, su uso se extendió rápidamente a muchos otros ámbitos en el contexto educativo, debido a la sencillez de su uso y a las ventajas que posee.

Lista de cotejo

Hoy en día se utilizan principalmente como instrumento de evaluación para observar los conocimientos adquiridos por los alumnos a lo largo del curso. Sin embargo, la información extraída de las listas de cotejo también puede servir para planificar una intervención, o para mejorar el material educativo o su aplicación.

Características

Las listas de cotejo consisten en un conjunto de características, aprendizajes, cualidades y aspectos que se considera que los alumnos deben poseer al finalizar un curso. Su principal función es registrar si cada uno de estos aspectos ha sido alcanzado por un estudiante en particular.

Debido a que solo hay que registrar si se ha adquirido una competencia o no, su formato tiende a ser muy simple. Así, la mayoría de las listas de cotejo cuentan con dos columnas: una en la que se describe cada uno de los aprendizajes esperados, y otra en la que se registra si se ha alcanzado o no.

En las versiones más simples de las listas de cotejo, este registro se realiza mediante la inclusión de un tic (✓) cuando se ha conseguido el aprendizaje, y una cruz (X) cuando no se ha logrado.

En otras versiones más complejas se pueden utilizar distintas columnas para diferenciar los aprendizajes completados de aquellos que no han sido alcanzados por el alumno. Incluso se puede dejar otro espacio para señalar aquellas competencias que están en proceso de ser adquiridas.

Aparte de este funcionamiento básico, las listas de cotejo suelen tener unas características comunes. A continuación veremos las más importantes:

Se basan en la observación objetiva

Una de las características principales de las listas de cotejo es que deben estar basadas en datos contrastables y no en la opinión del profesor. Por ello, es necesario completarlas con observaciones derivadas a partir de test objetivos y exámenes estandarizados en la medida en que sea posible.

En el caso de que se estén evaluando competencias no tan sencillas de medir (como por ejemplo, las habilidades interpersonales del alumno), sería necesario contar con la opinión de al menos dos profesores distintos para tratar de realizar una evaluación lo más objetiva posible.

Deben planificarse antes de comenzar con la enseñanza

Las listas de cotejo van de la mano con los aprendizajes esperados de un curso. En este sentido, una vez que se señalan las competencias que se quiere conseguir que logren los alumnos, crear una lista de cotejo es tan sencillo como añadir una columna para apuntar si se han alcanzado o no.

Por otro lado, no es posible modificar los contenidos de las listas de cotejo una vez que ya se ha comenzado el proceso educativo. Esto evita todo tipo de sesgos en la evaluación del rendimiento de los alumnos por parte de los profesores.

No se trata de una calificación

Al contrario que un boletín de notas en el que se califica el aprendizaje de los alumnos con un número (normalmente del 1 al 10), las listas de cotejo tan solo informan sobre si se ha alcanzado un objetivo de aprendizaje o no. Por ello, son mucho más neutras y objetivas que las calificaciones tradicionales.

Una excepción son aquellas listas de cotejo que incluyen una columna en la que indicar aquellos aprendizajes que aún se encuentran en progreso. Sin embargo, incluso estas dan lugar a interpretaciones mucho menos subjetivas que las notas tradicionales.

Ventajas y desventajas

A continuación repasaremos algunos de los puntos fuertes y débiles de las listas de cotejo en el contexto de un proceso de aprendizaje.

Ventajas

Son sencillas de realizar

Debido a que se elaboran a partir de la lista de aprendizajes esperados (que los docentes tienen que llevar a cabo de todas maneras), las listas de cotejo son una de las herramientas evaluativas que menos esfuerzo requieren para su preparación.

Por otra parte, completarlas una vez que se ha terminado el proceso educativo también es muy rápido y sencillo, lo que aumenta todavía más su atractivo como uno de los métodos evaluativos principales a utilizar.

Son objetivas

Como se ha mencionado anteriormente, las listas de cotejo deben otorgar los mismos resultados con indiferencia de quiénes sean los expertos que las rellenen.

Esto es algo muy útil en un proceso tan inherentemente subjetivo como la educación, en el que la opinión de los profesores puede condicionar las notas recibidas por los alumnos.

Permiten adaptar el proceso de enseñanza

Al diferenciar claramente cuáles son las competencias que se esperaba que un alumno adquiriese, y plasmar en un solo documento cuáles de estas se han alcanzado y cuáles no, es más sencillo para el profesor saber en qué partes del temario es necesario que se centre más.

Así, una vez completada la lista de cotejo, el docente puede utilizarla para cambiar su enfoque educativo y para reforzar las partes del curso que han quedado menos claras.

Desventajas

No refleja bien todos los tipos de aprendizaje

A pesar de que la objetividad es uno de los puntos fuertes de las listas de cotejo, también puede convertirse en una de sus mayores desventajas.

En aspectos que no sean tan fácilmente medibles como las matemáticas o las ciencias, en ocasiones es difícil evaluar el aprendizaje de manera racional.

Por ejemplo, en campos como la música, las habilidades sociales o el arte los enfoques excesivamente objetivos en la evaluación pueden provocar más problemas de los que solucionan.

No permiten poner una calificación

Debido a que las listas de cotejo solo se basan en determinar si se han alcanzado o no determinados objetivos de aprendizaje, se quedan cortas a la hora de decidir la calificación final de un alumno.

Para conseguir esto sería necesario el uso de otros tipos de procesos evaluativos, como exámenes, tests o trabajos prácticos.

Ejemplo

A continuación podrás ver un ejemplo real de lista de cotejo, extraído de la página Monografías, referenciada más abajo.

Referencias

  1. “Listas de cotejo, una alternativa para la evaluación” en: Monografías. Recuperado en: 27 Mayo 2018 de Monografías: monografias.com.
  2. “Lista de cotejo” en: Habilidades docentes. Recuperado en: 27 Mayo 2018 de Habilidades docentes: hadoc.azc.uam.mx.
  3. “La lista de cotejo” en: ABC. Recuperado en: 27 Mayo 2018 de ABC: abc.com.py.
  4. “Lista de cotejo y escala de apreciación” en: Planificacción. Recuperado en: 27 Mayo 2018 de Planificacción: educarchile.cl.
  5. “Recursos para autoinstrucción” en: Evaluación para el aprendizaje. Recuperado en: 27 Mayo 2018 de Evaluación para el aprendizaje: educarchile.cl.
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here