Mariano José de Larra: biografía, estilo y obras

Mariano José de Larra y Sánchez de Castro (1809-1837) fue un notable escritor, periodista y político español. Su obra es de las más destacada dentro de las filas del Romanticismo. Además, su trabajo desarrolló aspectos del costumbrismo crítico; plasmó las carencias de la sociedad española de su época.

Larra, como periodista, tuvo la facultad de escribir artículos de toda índole, y de desarrollar el ensayo como género. A través de su pluma tuvo la capacidad de atraer a los lectores por la concepción e ideas políticas que tuvo. Estudiosos consideraron que tenía la capacidad verbal para “manipular”.

Mariano José de Larra. Fuente: Vicente Urrabieta [Public domain]

Si bien el final de la vida del escritor no fue el esperado, fue un hombre que siempre manifestó sus deseos por tener un país en constante progreso. Amó y abogó por la libertad, buscó siempre mantener a su público informado, y trató de crearles criterio ante la situación que tenía la nación.

Biografía

Nacimiento y familia

Mariano José de Larra nació en la ciudad de Madrid el 24 de marzo de 1809. Sus padres fueron el médico Mariano de Larra y Langelot y María Dolores Sánchez de Castro. Desde los cuatro años de edad hasta los nueve vivió exiliado en París con su familia, a causa de la salida de las tropas napoleónicas.

En 1818 los Larra Sánchez regresaron a su país tras la amnistía otorgada por el rey Fernando VII. Se establecieron en la capital española. Lograron comenzar de nuevo gracias a que su padre se convirtió en el doctor del hermano menor del monarca, puesto que permitió que se estabilizaran tanto económica como socialmente.

Educación de Larra

La educación primaria de Mariano, en parte, fue en el exilio. Al regresar a España pudo retomar los estudios, teniendo la influencia de su padre como médico.

Durante algún tiempo Mariano debió mudarse a otras ciudades debido a los trabajos que obtenía su progenitor. Dicha situación causó cierta inestabilidad en el escritor, aunque ayudó con sus escritos.

Cuando se graduó de bachiller, el joven comenzó a estudiar medicina en Madrid, pero dejó la formación inconclusa. Posteriormente decidió estudiar derecho, y se fue a Valladolid para concretarlo. No fue un estudiante continuo, aunque aprobó las materias, luego abandonó y se fue a la capital en 1825.

Mariano de Larra retomó nuevamente los estudios, e ingresó a la milicia del monarca Fernando VII, denominada Cuerpo de Voluntarios Realistas. El objetivo de esta tropa era atacar a los del movimiento liberal. Durante ese periodo el joven inició encuentros serios con la escritura.

Los amores del escritor

La etapa universitaria del escritor en Valladolid se vio afectada por una relación agitada que tuvo con una mujer, que al final resultó ser amante de su padre. Años más tarde, el 13 de agosto de 1829, se casó con Josefa Wetoret Velasco.

La pareja tuvo tres hijos: Luís Mariano, Adela y Baldomera. El matrimonio desde un comienzo no mostró bases sólidas. El autor comenzó una relación extramatrimonial con una mujer de nombre Dolores Armijo, al poco tiempo de haberse casado.

En 1834 Larra se quedó sin compañía, se separó de la esposa, al mismo tiempo que la amante lo abandonó. La situación fue para el escritor un golpe bajo. Sin embargo, continuó desempeñando su trabajo como escritor y periodista.

Primeros trabajos profesionales de Larra

Larra inició sus pasos en el periodismo cuando apenas tenía diecinueve años, para ese entonces era 1828. Fue en esa fecha cuando sacó a la luz la publicación mensual El duende satírico del día, con esos artículos ganó reconocimiento público, aunque los firmó bajo el seudónimo de “El Duende”.

El escritor fue de sentido crítico y analítico, y las situaciones que vivió su país las transmitió al público en tono satírico e irónico. En muy poco tiempo logró afianzar esas características de su personalidad y estilo como escritor en la revista El Pobrecito Hablador. En esa ocasión firmó como Juan Pérez de Munguía.

Un tiempo después, en 1833, dejó de lado los sobrenombres con que fue conocido y comenzó a sellarlos con el seudónimo de “Fígaro”, cuyos trabajos los publicó en los diarios El Observador y La Revista Española. Además de darle al público lo acostumbrado, aprovechó para hacer crítica política y literaria.

Últimos pasos  de  Mariano José de Larra

Larra decidió hacer un viaje de trabajo y conocimiento en 1835. Recorrió varias ciudades de Europa, como París, Bruselas, Londres y Lisboa. En la capital francesa pasó un buen tiempo, donde tuvo la oportunidad de intimar con los también escritores Alejandro Dumas y Víctor Hugo.

A su regreso a Madrid publicó varios de sus trabajos en el periódico El Español. Era la época del gobierno de Juan de Dios Álvarez Mendizábal, con el cual Larra simpatizó. Poco después lo criticó por las afectaciones que produjo en los más pobres.

Preocupado por la situación de España, se alineó en el Partido Liberal Moderado y en 1836 lo eligieron diputado por la ciudad de Ávila, en la comunidad de Castilla. Las mismas revueltas que se suscitaron en el país no le permitieron desempeñarse como tal.

Muerte del periodista

Sepultura de Mariano José de Larra. Fuente: Asqueladd [CC BY-SA 3.0]

La situación país y las circunstancias personales que rodeaban la vida de Larra comenzaron a abatirlo, y volverlo negativo y pesimista. Al separarse de su cónyuge no pudieron llegar a ciertos acuerdos con el divorcio. Su espíritu decaído lo llevo al suicidio el 13 de febrero de 1837. Tenía, apenas, veintisiete años.

Estilo

El estilo literario y periodístico de Mariano José de Larra se caracterizó por ser crítico y satírico. Empleó el uso de la sátira para burlarse de la situación que afectó a España durante algún tiempo. Su capacidad para el lenguaje era particularmente sustanciosa, y eso atraía al lector.

El Larra periodista tuvo un estilo de lenguaje vigoroso, potente y claro, que finamente logró persuadir. Se inclinó hacia el desarrollo de las críticas costumbristas, las cuales hizo con líneas implacables, y en un tono doloroso y penetrante. Su lenguaje era tan claro y simple, que le resultaba fácil convencer a las masas de sus posturas.

El escritor perteneció al Romanticismo, sin embargo muchos estudiosos consideraron que fue el menos romántico de su generación, debido a que su obra estuvo enmarcada en la realidad del país. Tales circunstancias lo hicieron un creador de razón y no de belleza.

Lo que más acercó a Larra a la corriente romántica fue su habilidad para plasmar fuertes connotaciones, y la abundancia de la estética. El autor usó, además, la reiteración de ideas, y, a la vez, de motivos, dos aspectos que favorecieron sus propias apreciaciones, dejando en el lector un resultado divertido.

Obras

La obra de Mariano de Larra estuvo enfocada más hacia la labor periodística, lo que lo convirtió en un gran profesional del área. Como se ha dicho anteriormente, sus artículos fueron la expresión de la situación del país en su momento. La política, la literatura y las costumbres eran temas constantes.

Busto de Mariano José de Larra en Madrid. Fuente: J.L. de Diego [Public domain], via Wikimedia Commons

En sus trabajos desarrolló temas como el fracaso, la carencia de libertades, la educación, los defectos que tenía la sociedad y no la llevaba a avanzar, la pereza, entre otros. Con su obra se convirtió en uno de los primeros antecedentes del artículo de opinión y el ensayo.

A continuación algunos de los títulos más importantes y destacados de la obra de Larra:

– Corrida de toros (1828).

– Donde las dan, las toman (1832).

– Manía de citas y epígrafes (1832).

– El casarse pronto y mal (1832).

– Carta a Andrés Niporesas, escrita desde las Batuecas por El Pobrecito Hablador (1832).

– El castellano viejo (1832).

– ¿Quién es el público y dónde se encuentra? (1832).

– En este país (1833).

– La fonda nueva (1833).

– Variedades críticas (1833).

– Vuelva usted mañana (1833).

– El mundo todo es máscara (1833).

– Los amigos (1833).

– Don Cándido Buenafé (1833).

– Don Timoteo o el literato (1833).

– La vida de Madrid (1834).

– Los tres no son más que dos y el que no es nada vale por tres (1834).

– Dos liberales o lo que es entenderse (1834).

– ¿Entre qué gente estamos? (1834).

– La calamidad europea (1834).

– Baile de máscaras (1834).

– Ventajas de las cosas a medio hacer (1834).

– El álbum (1835).

– Las antigüedades de Mérida (1835).

– Literatura (1836).

– De la sátira y los satíricos (1836).

– No más mostrador (1831).

– El Conde Fernán González y la exención de Castilla (1832).

– Macías (1834).

– El doncel de Don Enrique el Doliente (1834).

Breve descripción de sus obras más representativas

Vuelva usted mañana (1833)

Fue uno de los artículos más conocidos del periodista español. El autor realizó de forma satírica una crítica al sistema de operar de los entes de administración pública de España. En otro sentido, mostró su preocupación ante la ineficiencia e ineficacia para la resolución de problemas.

Macías (1834)

Fue un drama de corte histórico que trató la vida de Macías, el trovador, ambientada en la España de la Edad Media. Es una historia apasionadamente dramática, el escritor denunció de forma literaria su desacuerdo contra la falsa moral. No faltaron las réplicas políticas ante tal contenido.

El doncel de Don Enrique el Doliente (1834)

Con esta historia el autor se basó nuevamente en el amor que Macías sintió por Elvira, que a su vez estaba casada con otro hombre. La novela tiene algo de autobiográfico, debido a las situaciones amorosas en las que se vio envuelto Larra durante su corta vida.

Referencias

  1. Vida y obra de Mariano José de Larra. (2013). (N/a): Apuntes. Recuperado de: apuntes.com.
  2. Mariano José de Larra. (2019). España: Wikipedia. Recuperado de: wikipedia.org.
  3. Fernández, J. (2019). Prosa romántica. Mariano José de Larra. España: Hispanoteca. Recuperado de: hispanoteca.eu.
  4. Escobar, J. (S.f). Mariano José de Larra. España: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Recuperado de: cervantesvirtual.com.
  5. González, M. (S. f.). Mariano José de Larra- Estilo y vigencia. (N/a): Primera Plana. Recuperado de: pericav.wordpress.com
COMPARTIR
Soy licenciado en educación mención lengua y literatura, de la Udone. He trabajado como profesor universitario en las cátedras de historia, literatura española y latinoamericana, además de música (armonía y ejecución de la guitarra). Trabajo como escritor, destacando en narraciones urbanas, novela y poesía. Entre mis libros destacan: "En la Boca de Los Caimanes", novela; "Transeúnte", cuentos urbanos; "Evocativos", poemario; "Cayena de Sal", poemario, "La casa en que estuve, el pueblo en que vivía", poemario; "La cama", poemario; "Roca de la Sal", poemario, "Del Hombre y Otras Heridas del Mundo", poemario; "Orilla Sagrada", poemario; "Suite del Refugio", composición musical para guitarra solista y "Aslyl", poemario. Aunado a esto, funjo como columnista del el diario "Sol de Margarita", en el que participo con el espacio "Transeúnte". Trabajo, además, como corrector de estilo. Destacan en esta labor los libros: "Sola Poeta I y II" (July Karina Rondón); "La vida por la piel" y "Relatos de otros mares" (Joaquina Doval); "Mi musa se fue con mi amante" (Elizabeth Vivas); “Huellas” (Gisela Trujillo); Hilos de locura (Luis Salazar), "Mi nombre es Jesús y vine a salvar tu alma", (Rafael Ríos). También escribo para la página Writing Tips Oasis, promocionando editoriales dedicadas a la publicación de libros en idioma español a nivel mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here