9 Métodos de Conservación de Alimentos

Hoy en día existe un sinfín de métodos de conservación de alimentos. Conforme la humanidad avanza, la misma ha cuantificado sus esfuerzos para lograr la durabilidad de lo que consume.

Desde tiempos inmemoriales, la conservación alimentaria ha sido un tema prioritario del hombre. Siempre se luchó por estirar el tiempo de vida de aquellos alimentos que se consumían en abundancia, como las carnes y las harinas ya molidas, llegando así a los métodos basados en la sal y la fermentación.

uno de los métodos de conservación de los alimentos es a través de la congelación

Con los avances tecnológicos, aquellas formas arcaicas de prolongar la vida útil de los alimentos han quedado en el pasado. Con los procesos de refrigeración, nuestros víveres pueden incluso superar la fecha de caducidad sin poner en riesgo nuestras vidas.

Sin embargo, los métodos de refrigeración no son los únicos utilizados hoy en día. Los componentes químicos, desde el cultivo hasta la masificación y distribución, juegan un papel fundamental incluso después de que el alimento es colocado en los anaqueles de los supermercados o tarantines.

Cada día se desarrollan nuevas técnicas con el fin de preservar nuestra salud y nuestra calidad de vida. 

En tiempos remotos, la producción alimentaria era escasa; y esto traía como consecuencia que la poca producción fuese precaria debido al limitado acceso de los mismos. Esto se sumaba al factor de las estaciones anuales, ya que una época u otra trae eficiencias o deficiencia en la producción.

Conservación por frío

Se basan en el congelamiento de los alimentos, retardando el crecimiento de bacterias, sometiéndolas a bajas temperaturas.

Congelar alimentos es el arte de preparar, envasar y congelar alimentos en su pico de frescura. Se pueden congelar la mayoría de las verduras y frutas frescas, carnes y pescados, panes y pasteles, sopas claras y guisos.

1- Refrigeración

En la refrigeración no implica colocar los alimentos por debajo de 0 grados centígrados, pero estos se ven sometidos a un retardo en aquellos catalizadores en su composición que impiden que las bacterias nazcan o se reproduzcan.

2- Congelación

A diferencia de la refrigeración, los alimentos son sometidos a temperaturas bajo cero, lo que produce que todo el líquido presente en los mismos se solidifique, formando hielo.

Este método permite conservar carnes, pollos y pescado por un tiempo muy prolongado, a pesar de que su calidad vaya mermando después de la fecha de caducidad.

3- Ultra-congelación

Llevado a extremos, la ultracongelación es el método por el cual el alimento es procesado mediante la inmersión en líquidos a muy baja temperatura. No es un método doméstico.

Conservación por calor

El tratamiento térmico es una de las técnicas de conservación más importante a larga duración. Su objetivo es destruir e inhibir total o parcialmente las enzimas y microorganismos que pudiesen alterar el alimento o hacerlo impropio para el consumo humano.

En líneas generales, cuanto mayor sea la temperatura y cuanto más largo sea el término, mayor será el efecto.

Sin embargo, también debemos tener en cuenta la resistencia térmica de microorganismos y enzimas, cuya fortaleza puede variar según la época del año y el lugar en donde se encuentren.

4- Esterilización

La esterilización implica exponer los alimentos a una temperatura generalmente superior a 100ºC durante un período suficiente para inhibir enzimas y todas las formas de microorganismos, incluyendo las esporas u restos bacteriológicos.

La esterilización no es suficiente en sí misma, ya que puede ocurrir una posterior contaminación por el ambiente de los microorganismos, por lo que es necesario recurrir a la posterior esterilización de los recipientes y envases.

5- Pasteurización

La pasteurización es un tratamiento térmico suficiente para moderar y destruir los microorganismos junto a sus patógenos, contando entre ellos a un sinnúmero de microrganismos de alteración y hongos.

La temperatura del tratamiento ronda generalmente por debajo de los 100 °C, teniendo un tiempo de duración de unos segundos a varios minutos, según el caso.

6- Escaldado

Es un tratamiento térmico de unos minutos que oscila entre los 70 °C y 100 °C para destruir las enzimas que afectan a las verduras o frutas antes de su posterior procesamiento (congelación, secado, etc.).

Este tratamiento mata parte de los microorganismos, fija el color natural y elimina el aire dentro del producto por expansión, que siendo de otra manera podría terminar en descomposición. 

Métodos químicos

El uso de sustancias químicas para la conservación de los productos alimenticios comenzó cuando el hombre aprendió a proteger cada cosecha hasta la próxima, y conservar la carne y el pescado salándolos o fumándolos.

Los egipcios, por ejemplo, utilizaban tintes y aromas para aumentar el atractivo de ciertos productos alimenticios y los romanos han usado salitre (o nitrato para su debida conservación.

7- Salación

Salar, como se le llama comúnmente, es una técnica que vive y todavía se lleva a cabo utilizando los mismos métodos y procesos. La sal es capaz de conservar la mayoría de los productos alimenticios durante meses e incluso años.

Al mismo tiempo, este método de conservación confiere sabor a los alimentos cuyo refinamiento deriva de su alto grado de salinidad.

8- Acidificación

Este proceso se lleva a cabo con la finalidad de reducir y eliminar, casi en su totalidad el PH del alimento en cuestión para evitar el nacimiento de gérmenes que causarían enfermedades graves al organismo humano. Un ejemplo bastante lugar común es remojar la lechuga en vinagre. Este proceso evita el contagio de amibiasis por medio de este vegetal.

9- Aditivos

La mayoría de los métodos de conservación de alimentos utilizados hoy en día emplean algún tipo de aditivo químico para reducir el deterioro.

Todos están diseñados para matar o retardar el crecimiento de patógenos, o para prevenir y retardar las reacciones químicas que dan lugar a la oxidación de los alimentos.

Una clase especial de aditivos que reducen la oxidación se conoce como secuestrantes. Los secuestrantes son compuestos que captan iones metálicos, como los de cobre, hierro y níquel; y los eliminan del contacto con los alimentos.

La eliminación de estos iones ayuda a conservar los alimentos porque en su estado libre aumentan la velocidad de la oxidación de los alimentos.

Referencias

  1. Chemical food preservation | rescatado de azaquar.com.
  2. How to Preserve Food? (6 Techniques) rescatado de biologydiscussion.com.
  3. Food preservation by heat treatment | rescatado de azaquar.com.
  4. Food Preservation: Canning, Freezing And Drying | rescatado de finedininglovers.com.
  5. Food Preservation Methods: Canning, Freezing, and Drying – rescatado de dummies.com.
  6. freezing | food preservation | rescatado de Britannica.com.
  7. Salting, How to Preserve Food With Salt rescatado de finedininglovers.com.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here