¿Qué son las Miodesopsias?

Las miodesopsias o las “moscas flotanes” son los términos con los que frecuentemente denominados a los defectos de visión en forma de manchas o puntos negros y borrosos que muchas personas padecen cuando fijan su visión. En inglés se emplea el término “eye floaters” para referirse a estas pequeñas manchas o telarañas que flotan en nuestro campo de visión.

Seguro que alguna vez has mirado a una superficie lisa y has notado como pequeñas manchas o motas aparecen en tu campo de visión. Se presentan como formas pequeñas, generalmente oscuras o borrosas, simulando hebras o líneas onduladas (National Eye Institute, 2009).

Miodesopsias

Cuando esto nos sucede, tratamos de que desaparezcan moviendo los ojos o abriendo y cerrando nuestros párpados; sin embargo, suelen persistir moviéndose de forma paralela a nuestros ojos (National Eye Institute, 2009).

Por lo general, desaparecen cuando tratamos de ignorarlos. Muchas personas presentan estos sucesos de forma persistente, especialmente cuando dirigen su campo de visión hacia elementos brillantes como hojas o papeles blancos o el cielo (National Eye Institute, 2009).

Normalmente, la presencia de estas alteraciones de la visión se asocia a factores como la edad, sin embargo, cualquier persona puede padecerlos, especialmente las personas con miopías u operadas de cataratas (Hurtado, 2012).

¿Qué son las miodesopsias o moscas flotantes?

Las miodesopsias se tratan de cuerpos o comúnmente “moscas flotantes” que muchas personas perciben moviéndose alrededor de todo su campo visual (Instituto de microcirugía ocular, 2016).

Se producen como consecuencia de diversos cambios en la sustancia que contenemos en el interior de nuestros ojos. Las fibras existentes dentro del vítreo pueden agruparse produciendo pequeñas sobras en la retina y por tanto provocando la visión de estos pequeños cuerpos flotantes (Mayo Clinic, 2015).

Síntomas

Algunos de los síntomas o signos más frecuente que suelen aparecer son:

  • Manchas o áreas borrosas en el campo de visión a menudo oscuras o simulando la forma de una cuerda o hebra difusa.
  • Puntos negros y focales que flotan sobre el campo visual y se desplazan rápidamente cuando movemos los ojos.
  • Se presentan con más frecuencia cuando fijamos nuestro campo de visión en objetos o fondos muy brillantes.
  • Si tratamos de fijar la visión en alguna de estas manchas, tienden a desplazarse rápidamente fuera de nuestro campo de visión (Mayo Clinic, 2015).
  • Aparecen inicialmente en el campo de visión y se van desplazando hasta desaparecer de la línea de visión.

A pesar de que suponen una molestia para la persona que lo padece, esta alteración no suele interferir de forma significativa con la calidad de su visión. Generalmente, aprenden a convivir con estos sucesos tratando de no prestarles atención. Es frecuente que se hagan menos visibles y molestos a medida que nos habituamos a su visión (MD, 2016).

Es posible que algunos de estos síntomas aparezca como consecuencia de un desgarro retiniano o desprendimiento de retina, por lo que la atención médica inmediata es esencial (Mayo Clinic, 2015).

Causas

Este tipo de alteraciones en nuestro campo de visión pueden presentarse como consecuencia de diversas variaciones en el vítreo ocular.

Nuestros ojos se componen de diversas áreas y estructuras. Los ojos se tratan de un globo esférico que contiene diversas sustancias. En su capa más externa, situamos la capa esclerótica (área blanca) y la córnea (fina capa transparente que recubre todo el globo ocular) (NHI, 2015).

En la capa intermedia situamos la coroides (membrana oscura irrigada por numerosos vasos sanguíneos y compuesta por tejido conectivo) , el cuerpo ciliar (área que rodea al cristalino y se compone de músculos que controlan la visión y además se encarga de la producción de humor acuoso) el iris (área circular de color que rodea a la pupila y controla su contracción o distensión) (NHI, 2015).

Por otro lado, en la capa más interna es la retina nerviosa o sensorial, que es el área sensible a la luz y se encarga de la conversión de estos inputs en señales nerviosas (NHI, 2015).

Como hemos señalado, el ojo en su interior está formado por diversos líquidos: humo vítreo y humor acuoso (NHI, 2015).

  • Humor acuoso: se trata de una sustancia más líquida de que el humo vítreo y se sitúa en la parte anterior del cristalino, entre el iris y la córnea. Es esencial para oxigenar áreas oculares que no reciben aporte sanguíneo (NHI, 2015).
  • Humor vítreo: se trata de una sustancia trasparente y gelatinosa que se sitúa entre la reina y el cristalino posterior. Es esencial para el mantenimiento de la estructura ocular y por tanto, la visión eficiente (NHI, 2015).

Concretamente, el National Eye Institute (2009), señala que es en esta última sustancia ocular, el humo vítreo la que origina las moscas flotantes. Como hemos definido anteriormente, el humo vítreo contribuye a mantener la forma ocular y constituye aproximadamente el 80% de las sustancias que rellenan nuestros ojos. Este gel vítreo actúa presionando la tenia y adhiriéndose a su superficie para mantener su posición estructural (All about vision, 2016)

Debido a diversas circunstancias, es posible que el volumen total del humor vítreo se reduzca y por tanto, pierda su propiedad gelatinosa o fibrosa. La reducción de la viscosidad hace que las diferentes hebras de la sustancia comiencen a proyectar sombras en la retina y este área, mande esas señales visuales a nivel cerebral interfiriendo con la visión normal o eficiente (National Eye Institute, 2009).

Existe una condición característica en la que porciones de humor vítreo pueden adherirse alrededor del nervio óptico formado una pieza circular. Cuando ésta formación de humor vítreo se separa del nervio óptico, las personas describen que ven una forma circular que flota en su campo de visión. Esta forma particular de miodesopsia se denomina “ weiss ring flater” (All about vision, 2016).

Factores de riesgos o patologías asociadas

Se han identificado diversas condiciones asociadas al padecimiento de las miodesopsias:

  • Cambios asociados a la edad: la edad avanzada puede ocasionar una reducción del nivel de humor vítreo intraocular (Mayo Clinic, 2015).
  • Inflamación de áreas oculares posteriores: diversos procesos infecciosos o inflamatorios pueden causar la inflamación de áreas posteriores del ojo como la uvéa (iris, cuerpo ciliar y coroides) (Mayo Clinic, 2015).
  • Hemorragias oculares: lesiones y daños en los vasos sanguíneos oculares pueden dar a lugar a la presencia de sangrados en el vítreo (Mayo Clinic, 2015).
  • Desprendimiento de retina: los desgarros y desprendimientos de retina pueden alterar la estructura y funcionalidad ocular normal y provocar una pérdida de visión permanente (Mayo Clinic, 2015).

Por otro lado algunas condiciones que se describen a continuación pueden aumentar la probabilidad de que aparezcan estas alteraciones en nuestro campo visual (Miodesopsias, 2016):

  • Inflamación ocular global o de algún área a estructura específica.
  • Golpes, lesiones y daños oculares.
  • Complicaciones de diversas patologías oculares o derivadas de tratamientos quirúrgicos, como la cirugía de cataratas.
  • Padecimiento de retinopatías diabéticas.
  • Padecimiento de miopía.

Tipo de alteraciones de la visión similares

Es posible que muchas personas describan también la presencia de destellos de luz y ondas que apareen en el campo de visión de ambos ojos y que duran un período de tiempo aproximado de 10-20 minutos (All about vision, 2016).

Normalmente, cuando percibimos un haz de luz, éste estimula nuestra retina. La retina a su vez es la encargada de transformar esa información para producir un impulso eléctrico que el nervio óptico transmita hasta el cerebro y éste último lo interprete como una imagen (All about vision, 2016).

Este proceso normal de interpretación del estímulo lumínico puede verse alterado por diversas circunstancias dado lugar a la percepción de flases:

  • Desgarros o desprendimientos de retina: dependiendo de la magnitud y el tiempo de duración los destellos lumínicos se pueden percibir de forma aisladas o presentarse de forma persistente hasta que el desprendimiento de retina sea tratado. (All about vision, 2016).
  • Parpadear de forma intensa o recibir un golpe en el ojo o en la cabeza puede dar lugar a un movimiento del gel vítreo y por tanto la percepción de flases y destellos lumínicos (All about vision, 2016).
  • Vaso espasmos: la contracción de vasos sanguíneos también puede dar lugar a la estas alteraciones del campo de visión (All about vision, 2016).
  • Dolor de cabeza intenso (cefaleas, jaquecas y migraña): los dolores de cabezas intensos pueden conllevar la percepción de centelleos y destellos (All about vision, 2016).

¿Cuándo es necesario acudir al médico?

A pesar de que las miodesopsias generalmente son benignas, existen diversas situaciones en las que es recomendable consultar con un oftalmólogo o profesional sanitario especializado (Mayo Clinic, 2015):

  • Presencia de una gran cantidad de manchas y puntos en el campo de visión.
  • Presencia de flases o destellos de luz.
  • Pérdida de visión periférica.

Todas estas circunstancias pueden estar indicando la presencia de algún proceso patológico que ponga en grave riesgo nuestra visión.

Tratamientos

Las miodesopsias o la percepción de pequeñas manchas oscuras y borrosas suelen ser una condición molesta, pero que no interfiere o altera de forma significativa la visión. Debido a esto, cuando se trata de una situación benigna no se recomienda el empleo de ninguna intervención terapéutica (National Eye Institute, 2009).

Es posible que con el paso de tiempo, la persona se habitúe a su presencia y sea capaz de percibirlos con menos frecuencia e incluso ignorarlos (Mayo Clinic, 2015).

Sin embargo, existen otros casos en los que las miodesopsias alteran gravemente la visión por lo que se emplean algunos métodos correctivos (National Eye Institute, 2009).

  • Láser: es posible emplear el láser para eliminar las hebras de humor vítreo que causan estas percepciones. En muchos casos el empleo de esta medida mejora la visión; sin embargo, no es eficaz al 100%. Existen algunos riesgos asociados al empleo de esta terapia, especialmente los daños en la retina (Mayo Clinic, 2015).
  • Cirugía: Uno de los procedimientos más empleados para el tratamiento de las “moscas flotantes” en los casos más graves es la vitrectomia. Se trata de un procedimiento quirúrgico que extrae el humo vítreo ocular y lo sustituye por una solución salina. A pesar de que la composición de este gel no causará ningún tipo de incompatibilidad orgánica, el procedimiento quirúrgico conlleva algunas complicaciones (desprendimiento y desgarros de retina o cataratas) (National Eye Institute, 2009).

Bibliografía

  1. AAO. (2014). Causas de las moscas volantes y los centelleos. Obtenido de American Academy of Ophthalmology: http://www.aao.org/eye-health/
  2. Haddrill, M. (2016). Eye Floaters, Flashes and Spots. Obtenido de All about visión: http://www.allaboutvision.com/conditions/
  3. Mayo Clinic. (2015). Diseases and Conditions: Eye floaters. Obtenido de Mayo Clinic: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/
  4. MD. (2016). Eye Floaters. Obtenido de Web MD: http://www.webmd.com/eye-health/
  5. Miodesopsias. (2013). ¿Qué son las miodesopsias? Obtenido de Miodesopsias.com: http://miodesopsias.com/.
  6. NHI. (2009). National Eye Institute. Obtenido de Facts About Floaters: https://nei.nih.gov/health/
  7. NHI. (2015). Ojo. Obtenido de MedlinePlus: https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/
COMPARTIR
Graduada en Psicología por la Universidad de Sevilla y estudiante de Máster Estudios Avanzados de Cerebro y Conducta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here