Modelos pedagógicos de enseñanza (tradicionales y actuales)

Los modelos pedagógicos de enseñanza son las diferentes aproximaciones a la enseñanza que pueden llevar a cabo los profesores dentro del aula. En función del modelo que utilicen, los docentes realizarán una serie de acciones y se centrarán en partes diferentes del proceso de aprendizaje.

Debido a que hay diferentes formas de aprender, y a que cada alumno es único, los profesores deben estar armados con diferentes modelos pedagógicos para poder adaptarse a distintas situaciones.

Aún así, los modelos pedagógicos se enfocan siempre en tres elementos:

  • Lo que se pretende enseñar
  • Cómo se pretende enseñar
  • Cómo se va a medir si se ha alcanzado el aprendizaje

Tradicionalmente se hablaba de tres modelos pedagógicos diferentes, pero en los últimos años se han ido abriendo nuevas vías de enseñanza. De esta forma, se pretende alcanzar una mayor flexibilidad a la hora de transmitir conocimiento a los alumnos.

Modelos pedagógicos de enseñanza principales

Hasta hace relativamente poco tiempo, la mayoría de las instituciones de enseñanza utilizaban un sólo modelo pedagógico, conocido como modelo tradicional.

Al mismo tiempo, se empezaron a desarrollar las bases teóricas de otros dos modelos de enseñanza: el conductista, y el constructivista.

Más adelante se crearon otros modelos de enseñanza que se han ido popularizando a lo largo del tiempo. Algunos de los más importantes son el cognoscitivo, el social y el romántico.

Modelo tradicional de enseñanza

El modelo pedagógico tradicional se conoce hoy en día como “modelo tradicional de enseñanza”, aunque en origen fue llamado “modelo de transmisión”. Este modelo entiende la enseñanza como una transmisión directa de conocimiento del profesor al alumno, poniendo el foco completamente en este último.

Los alumnos son vistos en el modelo tradicional como recipientes pasivos de conocimiento, sin necesidad de jugar un papel en su propio proceso de aprendizaje. El profesor tendrá que esforzarse por exponer lo que sabe de la manera más clara posible, de tal forma que los estudiantes puedan llegar a comprenderlo y memorizarlo.

El maestro debe, por tanto, tener grandes habilidades de comunicación además de ser experto en su materia. De otro modo, el alumno será incapaz de adquirir los conocimientos necesarios como para concluir que el aprendizaje ha sido un éxito.

Además de esta idea, algunas de las bases del modelo de transmisión son las siguientes:

  • Los estudiantes deben aprender mediante el empleo de la autodisciplina, ya que es necesario que repitan los conocimientos una y otra vez para que puedan memorizarlos. Por lo tanto, los defensores de este modelo creen que es útil para forjar el carácter de los alumnos.
  • Se ignoran totalmente la innovación y la creatividad, focalizándose en cambio el aprendizaje en la memorización de datos e ideas.
  • El aprendizaje se basa casi exclusivamente en el oído, por lo que es poco efectivo para personas que aprenden mejor mediante otros sentidos.

A pesar de que se ha demostrado en numerosas ocasiones la escasa eficacia de este modelo de enseñanza, es el que se sigue usando de manera predominante en casi todas las sociedades modernas.

Sin embargo, aunque no se trate de un modelo válido para la mayoría de las situaciones de aprendizaje, sí que tiene cabida en ciertos momentos.

Por ejemplo, cuando es necesaria la transmisión de datos puros o de teorías muy complejas, el modelo de transmisión sigue siendo el más útil para conseguir un correcto aprendizaje.

Modelo pedagógico conductista

El modelo pedagógico conductista está basado sobre todo en los estudios de Pavlov y Skinner, creadores de la corriente de la psicología conocida como conductismo.

Los creadores de esta rama del pensamiento argumentaron que es imposible medir los procesos mentales de las personas, y que por lo tanto, es necesario centrarse en las conductas observables.

Basándose en esta idea, el modelo pedagógico conductista trata de fijar una serie de objetivos de aprendizaje que puedan ser directamente observables y medibles. Los estudiantes, mediante el uso de refuerzos y distintos tipos de estímulos, tendrán que alcanzar estos objetivos en un tiempo determinado.

En este sentido, el modelo conductista es mucho más personalizado que el de transmisión, ya que, para fijar los objetivos de aprendizaje, el educador tiene que evaluar primero el punto de partida de cada uno de los alumnos.

El papel del profesor en este modelo, por tanto, consiste en lo siguiente:

  • Estudiar las capacidades previas de los aprendices
  • Enseñarles la metodología a seguir
  • Administrar los refuerzos cuando se haya alcanzado uno de los objetivos
  • Comprobar si se ha producido el aprendizaje

Este tipo de aprendizaje se produce, por ejemplo, en la práctica de los deportes o en la de un instrumento musical. En estos ámbitos, el maestro se limita a fijarle los objetivos al alumno, corregir los fallos que se van produciendo, y reforzarle cuando se ha alcanzado una de las metas intermedias.

Algunas de las ideas básicas del modelo son las siguientes:

  • El profesor deja de ser una figura imprescindible, y se pone el foco en el alumno y en los objetivos de aprendizaje que debe alcanzar.
  • El alumno tiene que participar activamente en su educación, ya que se aprende haciendo.
  • Se pone mucho énfasis en la repetición y la práctica para dominar los aprendizajes requeridos.
  • Se prefiere la enseñanza individual, al contrario que en el modelo anterior, donde un solo profesor se encarga de un gran número de alumnos.

Modelo pedagógico constructivista

Este modelo pedagógico, al contrario que el tradicional, considera que el aprendizaje nunca puede provenir de una fuente externa al alumno. Por el contrario, cada aprendiz tiene que “construir” su propio conocimiento (de ahí el nombre del modelo).

Por lo tanto, el modelo pedagógico constructivista se opone al aprendizaje pasivo en el que el profesor es la fuente de todo el conocimiento; y también se diferencia del papel del docente como fuente de refuerzo y estímulo.

En este modelo, el profesor debe generar las condiciones adecuadas para que el alumno pueda ir construyendo su aprendizaje. Algunas de las ideas básicas de este modelo son las siguientes:

  • Para que un proceso de enseñanza sea efectivo, debe producirse lo que se conoce como aprendizaje significativo. El alumno tiene que creer que lo que está aprendiendo le puede servir en la vida real. Por lo tanto, el profesor debe adaptar los objetivos de aprendizaje en función de las características de sus estudiantes.
  • Debido a que en general no hay una sola forma de resolver los problemas ni de realizar una tarea, desde el modelo constructivista se fomenta el aprendizaje por descubrimiento. Los docentes no tienen que dar una respuesta a cada pregunta planteada por el aprendizaje, sino que deben dotar a los alumnos de las herramientas necesarias para descubrirlas por sí mismos.
  • Los aprendizajes deben producirse de manera gradual, de tal forma que los alumnos siempre tengan un reto, pero que no sea tan grande como para desmotivarles o impedir que avancen.
  • El aprendizaje se realiza en la mayoría de los casos mediante la imitación de un modelo. Observando a una persona que ya domina lo que desean aprender, los alumnos son capaces de retener y más tarde reproducir sus conductas. Este proceso se conoce como “aprendizaje vicario“.

En el modelo pedagógico constructivista, se pone el foco de atención en el aprendizaje por competencias. El maestro debe determinar qué habilidades, conocimientos y actitudes son necesarios para el desarrollo de una vida efectiva.

Una vez determinadas las competencias básicas que el alumno debe aprender, se buscará la manera más eficaz de que las adquiera en base a la teoría de las inteligencias múltiples.

Esta teoría considera que, en lugar de existir sólo un tipo de inteligencia general, cada persona tiene mayor o menor habilidad en siete áreas diferenciadas.

Este modelo pedagógico está basado sobre todo en las teorías de Vigotsky y Luria, dos psicólogos sociales rusos de la primera mitad del siglo XX.

Modelo pedagógico cognoscitivo

El modelo cognoscitivo, también conocido como modelo desarrollista, está basado en los estudios de la Psicología del Desarrollo de Jean Piaget. Se basa en la idea de que el ser humano va pasando por diferentes fases en su maduración intelectual, de tal forma que el aprendizaje tiene que estar adaptado al momento y la edad de cada alumno.

El papel del profesor, por tanto, consiste en detectar en cuál de las fases del desarrollo se encuentra cada estudiante, y plantearle aprendizajes acordes a ello. En este sentido, se trata también de aprendizaje significativo.

En este modelo pedagógico, se quita el foco de los objetivos de aprendizaje como tal. Por el contrario, lo importante es que el alumno adquiera unas determinadas formas de pensar y estructuras mentales que le faciliten alcanzar los aprendizajes por su cuenta.

Modelo pedagógico social

Este modelo se basa en el desarrollo al máximo de las capacidades y las inquietudes de los estudiantes. En este sentido, desde el modelo pedagógico social no se estudian tan sólo contenidos científicos o técnicos, sino que se promueve también la adquisición de valores y actitudes que promuevan una mejor convivencia en sociedad.

Este enfoque se caracteriza por el énfasis que se hace en el trabajo en equipo, ya que se considera que un grupo siempre será capaz de solucionar problemas mayores que un individuo por su cuenta.

De nuevo de acuerdo con la teoría del aprendizaje significativo, las enseñanzas tienen que ser aplicables en el mundo real. El profesor, por tanto, debe encargarse de plantear retos y cuestiones a los alumnos, que deben resolverlos colaborando unos con otros a la vez que mejoran sus habilidades sociales.

Modelo pedagógico romántico

Este último modelo se basa en la idea de que es necesario tener en cuenta de manera completa el mundo interior del alumno. El aprendiz se convierte, por tanto, en el foco del proceso de aprendizaje, que se realizará en un ambiente protegido y sensible.

La idea de base de este modelo pedagógico es que el niño ya tiene en su interior todo lo necesario para convertirse en una persona válida y funcional. El papel del maestro, por tanto, es permitir que el alumno se desarrolle libremente y vaya encontrando sus propias respuestas.

En este sentido, el modelo pedagógico romántico está basado en las corrientes de psicología humanista y en la idea de la no directividad.

Modelo pedagógico por descubrimiento

En el aprendizaje por descubrimiento, el niño tienen un papel activo, no es el receptor, sino la persona que actúa en el mundo para aprender. Este modelo es también llamado heurístico y es opuesto al tradicional, en el que el alumno es un receptor pasivo de lo que el maestro le enseña.

Algunos de sus principios básicos son:

  • Los niños poseen una capacidad natural para aprender, jugando y participando en el mundo.
  • Una parte importante del aprendizaje es solucionar problemas.
  • Se crean y comprueban hipótesis.
  • El niño tiene un papel activo en el aprendizaje.
  • Influye el medio sociocultural, ya que de este dependerá las experiencias de aprendizaje que tenga el niño.

Referencias

  1. “Modelos de enseñanza” en: Wikipedia. Recuperado en: 30 Enero 2018 de Wikipedia: es.wikipedia.org.
  2. “El modelo pedagógico constructivista” en: Gestión participativa. Recuperado en: 30 Enero 2018 de Gestión participativa: gestionparticipativa.coop.
  3. “Modelo pedagógico tradicional” en: Pedagogía y didáctica. Recuperado en: 30 Enero 2018 de Pedagogía y didáctica: sites.google.com/site/pedagogiaydidacticaesjim.
  4. “El modelo pedagógico social – cognitivo” en: Constructivismo social. Recuperado en: 30 Enero 2018 de Constructivismo social: sites.google.com/site/constructivismosocial.
  5. “Modelo pedagógico conductista” en: Pedagogía y didáctica. Recuperado en: 30 Enero 2018 de Pedagogía y didáctica: sites.google.com/site/pedagogiaydidacticaesjim.
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here