Mujeres Maltratadas Psicológicamente: 11 Señales de Alarma

Las mujeres maltratadas psicológicamente suelen mostrar una serie de señales que se pueden detectar para que un profesional o los servicios sociales tomen las medidas necesarias.

Estos signos te pueden ayudar a saber si sufres algún tipo de abuso por parte de tu pareja o a conocer si alguna conocida o amiga tuya lo padece y cooperar con ella para que pueda salir de esa situación.

mujer maltratada psicológicamente

Las mujeres maltratadas pueden sufrir los síntomas del síndrome de estrés postraumático, el cuál se puede dar tanto con la violencia física como con la psicológica.

Aunque no existan marcas en el cuerpo que indiquen que una mujer está siendo maltratada, existen síntomas o comportamientos que manifiestan que estas mujeres están sufriendo algún tipo de abuso psicológico.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el maltrato psicológico no sólo se da en las relaciones de pareja, sino también de amistad o en otros ámbitos como el laboral. No obstante, aunque en este artículo me voy a centrar en el abuso psicológico contra mujeres en las relaciones de pareja heterosexuales, hay rasgos que se repiten en otras circunstancias donde se da la manipulación.

11 rasgos que presentan las mujeres maltratadas psicológicamente por sus parejas

1- Tienen la autoestima baja

Las personas que sufren algún tipo de abuso, suelen tener una situación de poca autoestima.

Es una de las señales más claras que indican que puede haber algún tipo de abuso psicológico en la relación de pareja.

El maltratador utiliza el amor propio de su pareja en su beneficio, establece una dinámica de control y de abuso, ya sea a través de insultos, desprecios o con otras técnicas de manipulación, que hacen que la mujer se infravalore cada vez más.  Por ejemplo, el gaslighting.

Al hacerles creer que son superiores a ellas, crean un vínculo de dependencia.  Mientras menos autoestima, menos capaces se ven de abandonar esa relación.

Una investigación de Sackett y Saunders de 1999 publicada en Violence and Victims, reconoce que tanto el abuso físico como el psicológico contribuyen a una baja autoestima o incluso a desarrollar una depresión.

2- Se echan las culpas a sí mismas

La manipulación y la poca autoestima derivada de ésta, contribuye a que las mujeres maltratadas se sientan culpables por las acciones o la manera de comportarse que tiene el maltratador.

Tienden a justificar sus actos delante de los demás, aunque el comportamiento de esa persona sea claramente deleznable e injustificable.

El sentimiento de culpa es habitual en las víctimas de algún tipo de violencia.

Un estudio de Barnett y Martinez (1996) publicado en Journal of Interpersonal Violence demuestra que las mujeres que han sufrido algún tipo de maltrato experimentan un mayor sentimiento de culpa que aquellas que no han padecido ningún tipo de violencia.

Otro artículo de Cascardi y O’Leary publicado en el año 1992 en Journal of Family Violence afirma que el hecho de culparse a sí mismas es uno de los síntomas de la depresión.

3- Manifiestan un estado de ánimo triste

La violencia psicológica puede generarle una depresión a la persona que la padece, ya sea mientras permanece esa situación de abuso como después.

Diversos estudios han confirmado que la depresión es uno de los efectos más habituales en las mujeres que han sufrido malos tratos.

4- En su relación con los demás, suelen mostrarse desconfiadas

La desconfianza y la inseguridad pueden denotar que esa mujer está sufriendo algún tipo de abuso, ya sea psíquico o físico.

El miedo juega un papel fundamental en las situaciones de maltrato.

Las mujeres que son abusadas psicológicamente temen las represalias que pueda tener su pareja con ellas si no actúan como a él le gustaría.

Además, una de las técnicas de manipulación más habituales para controlar a la víctima es el aislamiento de esta. La persona maltratada se va sintiendo cada vez más sola y dependiente de su maltratador. Por tanto, también piensa que nadie la puede ayudar.

5- Tienen miedo a las reacciones de sus parejas

La desconfianza de la que hablo en el epígrafe anterior tiene que ver con algo muy habitual en las mujeres que sufren abuso psicológico por parte de sus parejas, el miedo.

Ellas creen que si logran comportarse como los abusadores quieren, algo prácticamente imposible, lograrán que éstos no les recriminen sus actuaciones, no las menosprecien ni las insulten.  Para ello, tratan de complacerlos o hacen todo lo posible por evitar el conflicto.

Por ejemplo, si su pareja se enfada o le insulta porque sale con sus amigas, la mujer que padece esta manipulación dejará de salir con sus amigas antes que enfrentar o abandonar esta situación.

6- Se muestran sumisas ante sus parejas

Ese miedo, como he dicho antes, les lleva a comportarse como sus maltratadores quieren.

Destinan todas sus acciones a complacerles y a concederles las demandas que éstos exigen en cada momento. La mayoría de las mujeres que sufren maltrato creen que adaptándose a sus parejas, conseguirán acabar con el conflicto y crear una situación de paz y por fin ser felices.

Sin embargo, esta sumisión afecta aún más a su poca autoestima, degenerando en un estado de depresión. Al convertirse en sumisas, dejan de comportarse como ellas son. Se transforman en otra persona,  abandonando la personalidad que tenían antes de empezar a sufrir ese abuso psicológico.

Valerie Nash Chang en su libro I Just Lost Myself: Psychological Abuse of  Women in Marriage, recoge los testimonios de varias mujeres que sufrieron abusos por parte de sus parejas durante el matrimonio.  Hay uno que me llama especialmente la atención y que explica a la perfección este comportamiento. Es el siguiente fragmento:

“Pienso que podría ser la esposa que él quiere, pero cuando intento hacerlo pierdo tanto de mí que me deprimo.  Si intento que me entienda, dice que estoy siendo egoísta y se va. No importa lo que haga, termino deprimida. (Profesora de 40 años)”.

7- Ocultan información a sus familiares y amigos

Otra de las señales que se pueden observar en las mujeres que padecen algún tipo de maltrato psicológico  es la información que cuentan sobre su relación.

A veces quienes están siendo abusadas psicológicamente no cuentan todo lo que les sucede.

Esto puede ser por varias razones:

– Temen que su pareja se entere de lo que han estado hablando y que tome represalias contra ellas.

– No confían en quienes les rodean, creen que quienes las escuchan pueden llegar a pensar que está loca o incluso contárselo a su maltratador.

– Otra razón por la que no cuentan todos los detalles de lo que viven puede ser la vergüenza.

7- Se avergüenzan de sí mismas

Este rasgo está muy relacionado con el sentimiento de culpa.

Las mujeres que han sufrido violencia por parte de sus parejas pueden llegar a sentirse responsables por haber permitido ese abuso. Algo que les hace sentir vergüenza de sí mismas.

Carol A. Lambert  en su libro Women with Controlling Partners: Taking Back Your Life from a Manipulative or Abusive Partner, recoge alguno de los rasgos propios de las mujeres que se están recuperando de algún tipo de abuso por parte de sus parejas. Entre ellos, está el sentimiento de vergüenza.

Una respuesta que la autora califica de normal cuando se sufre algún tipo de daño, pero que se supera cuando se llega a entender que el único responsable del abuso es el maltratador.

8- Se muestran inseguras de sus actos

La vergüenza, el miedo y la desconfianza hacen que estas mujeres se comporten de forma insegura.

Tienen miedo a las consecuencias que puedan tener sus palabras o sus actos.

Esta inseguridad se manifiesta también a través de la comunicación no verbal. Por ejemplo, si bajan la mirada mientras hablan, bajan el tono de voz o se muestran huidizas o con ganas de terminar la conversación.

9- Se encuentran desganadas

Las mujeres maltratadas psicológicamente se van abandonando poco a poco.

Se centran tanto en complacer a la persona que ejerce el abuso sobre ellas, que se olvidan de sí mismas.

No suelen arreglarse físicamente, en muchas ocasiones porque no se sienten guapas con nada. Steven Stony señala en un artículo de PsychologyToday algunos ejemplos de manipulación que pueden afectar a esta desgana, muy relacionada con la pérdida de autoestima. Por ejemplo, los maltratadores pueden decirles frases como “no gastes mucho en ropa, nada te sienta bien”.

Casi nunca tienen ganas de hacer cosas distintas, como salir a tomar algo con un grupo de amigos.

10- Están siempre alerta

El miedo a sus maltratadores les hace permanecer un estado de constante vigilancia.

Llegan a pensar que sus abusadores las están controlando en todo momento, por ello tienden a huir de las situaciones que saben que les desagrada.

Este estado de alerta tiene que ver con la manipulación que ejercen los maltratadores, por ejemplo, a través del teléfono, manteniéndolas localizadas a todas horas y reaccionando de forma furiosa si no consiguen contactar con ellas.

11- Suelen mostrarse estresadas y cansadas

Esta situación de permanecer constantemente alerta, junto a otros factores como el miedo o el medir todas las acciones para evitar que su pareja se enfade, les genera estrés y ansiedad.

Pueden padecer problemas de insomnio como consecuencia de esta preocupación excesiva, lo que repercute en otros síntomas físicos como el cansancio y un malestar generalizado.

Referencias

  1. Barnett,O., Martinez,T. & Keyson, M. . (1996,junio 1). The Relationship Between Violence, Social Support, and Self-Blame in Battered Women. Journal of Interpersonal Violence, 11, 221-233.
  2. Cascardi, M. & O’Leary, K.D. Depressive symptomatology, self-esteem, and self-blame in battered women. Journal of Family Violence (1992) 7: 249. doi:10.1007/BF00994617
  3. Lambert,C.. (2016). Women with Controlling Partners: Taking Back Your Life from a Manipulative or Abusive Partner. Oakland: New Harbingers Publication, Inc.
  4. Nash, V. (1996). I Just Lost Myself: Psychological Abuse of Women in Marriage. Westport, Connecticut, London. Greenwood Publishing Group.
  5. Miller, D. T., & Porter, C. A. (1983). Self-Blame in Victims of Violence. Journal of Social Issues, 39(2), 139-152. doi:10.1111/j.1540-4560.1983.tb00145.x
  6. Office on Women’s Health, U.S. Department of Health and Human Services
  7. Sackett,L. &Saunders,D.. (1999). The Impact of Different Forms of Psychological Abuse on Battered Women. Violence and victims, 14, 105-117.
COMPARTIR
Graduada en Periodismo y Máster en Radio. Mientras haya curiosidad, existirán historias buenas que contar.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here