El Narcisismo Maligno de Otto Kernberg

El narcisismo maligno es un tipo de trastorno narcisista de la personalidad que fue acuñado por el psiquiatra y psicoanalista estadounidense-austriaco Otto F. Kernberg.

Esta variante del narcicismo postula la presencia de una personalidad marcada por tendencias antisociales, rasgos límites, comportamiento altamente sádico y ausencia de conciencia, sentimiento de culpa y procesos autocríticos.

narcisismo maligno representado en un joven que se mira en un espejo

Hoy en día, esta variante del trastorno narcisista de la personalidad no está catalogado como un trastorno psicopatológico. No obstante, varios autores postulan la presencia de estos rasgos característicos en distintas personas.

En el presente artículo se explica a qué hace referencia el término de narcicismo maligno, en qué se diferencia del trastorno narcisista de la personalidad y qué rasgos pueden presentar las personas con este tipo de rasgos.

Características de narcisismo maligno

El narcisismo maligno es una condición psicológica que se basa en el trastorno narcisista de la personalidad y en sus 9 rasgos más característicos:

1. La persona presenta un grandioso sentido de auto-importancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados).

2. La persona está preocupada por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios.

3. La persona cree que es especial y único. Tiene la certeza de que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse, con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto status.

4. La persona exige una admiración excesiva por parte de los demás.

5. La persona suele ser muy pretenciosa y mantiene expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial.

6. La persona se caracteriza por ser interpersonalmente explotadora. Por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas.

7. La persona presenta una carencia total de empatía. Así mismo, es reacia a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.

8. La persona tiende a envidiar frecuentemente a los demás o cree que los demás le envidian a él.

9. La persona presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.

No obstante, tal y como postula Otto F. Kernberg, el narcisismo maligno implica la presencia de ciertas variaciones respecto el trastorno narcisista de la personalidad.

Debido a la controversia que genera esta alteración psicopatológica y a la falta de evidencia que se ha mostrado, en la actualidad el narcisismo maligno no es considerado como una psicopatología.

En todo caso, según varios autores psicoanalistas, el narcisismo maligno constituye un tipo especial y grave de narcisismo que se caracterizaría por:

Tendencias antisociales

Norma Desmond, personaje principal de “El crepúsculo de los dioses” es un ejemplo de narcisismo y soberbia llevado a su exponencia máxima

Se postula que las personas con narcisismo maligno presentan tendencias antisociales mucho más pronunciadas que las personas con trastorno narcisista de la personalidad.

Según Kernberg, estos sujetos tienden a llevar a cabo actos de crueldad escalofriantes, utilizan la violencia habitualmente y se les relacionaría con conductas asociadas a asesinatos.

Según el autor psicoanalista, este rasgo referente al narcisismo maligno estaría asociado a una grave alteración del “Superyo”, hecho que explicaría la ausencia de sentimientos de culpa ante la realización de conductas destructivas hacia los demás.

Tendencias límites

Otro aspecto importante que postula Kernberg acerca de esta condición psicológica, y que no suele estar presente en el trastorno de personalidad narcisista, es la tendencia límite.

Según el psicoanalista austriaco, el narcisismo maligno se caracteriza por presentar rasgos límites de gravedad extrema. Estos elementos se manifiestan a través de la conducta mediante la irascibilidad, la impulsividad, la mitomanía y la baja tolerancia a la frustración.

Así mismo, se postula que el narcisismo maligno podría incorporar una incapacidad total de aplazar la gratificación, la experimentación de sentimientos de vacío de forma recurrente y la elaboración de pensamientos crónicos de suicidio.

Comportamiento sádico

Otro elemento que distingue el narcisismo maligno de Kernberg del trastorno narcisista de la personalidad es el comportamiento sádico.

Esta condición psicológica estaría caracterizada por rasgos de personalidad paranoides marcados con mecanismos de defensa proyectivos, desconfianza hacia los demás, suspicacia extrema y sensibilidad.

Ausencia de conciencia

La ausencia de conciencia y de culpa son factores importantes en el trastorno narcisista de la personalidad pero, según Kernberg, estarían mucho más acentuados en los casos de narcisismo maligno.

En este sentido, el variante de narcisismo postulado por el psiquiatra austriaco se caracterizaría por una ausencia total de culpa y autocrítica respecto a la conducta propia.

Estos aspectos podrían dar lugar a comportamientos intensamente agresivos, delimitados por una tendencia a la ofensiva cuando se les lleva la contraria. Estos rasgos característicos darían lugar a la experimentación de estado de cólera de forma frecuente.

Vínculos inestables

Finalmente, las personas con narcisismo maligno se caracterizarían por establecer vínculos inestables. Las relaciones personales se encuentran determinadas por la incapacidad de empatía y de entender la perspectiva de las otras personas.

Explicación de Otto Kernberg acerca del narcisismo maligno

El psiquiatra describió la condición psicológica de narcisismo maligno, especificando que se trata de una psicopatología.

Según Kernberg, las personas con narcisismo maligno son individuos que no cambian ni mejoran tras tratamiento intrahospitalario. Así mismo, asegura que presentan una actitud provocadora y amenazante ante los médicos.

En este sentido Kernberg remarcó que las personas catalogadas como narcisistas malignos presentan un comportamiento totalmente imprevisible que resulta imposible de tratar mediante herramientas psicológicas y/o psiquiátricas.

Finalmente, Kernberg determinó que esta condición psicológica explicaría muchos de los casos de asesinos y personas que llevan a cabo comportamientos antisociales sin motivo aparente.

Referencias

  1. Kernberg O. Trastornos Graves De La Personalidad. 7 ed. Manual Moderno S.a. México; 1987.
  2. DSM-IV-TR, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. IV. Texto revisado. 1ª ed. Barcelona: Masson; 2003.
  3. Vallejo RJ, Leal CC. Tratado de Psiquiatría. 2º.ed. Barcelona: Ars Medica; 2010.
  4. Levenson JL. Tratado de Medicina Psicosomática.1ª. ed. Barcelona: Ars Medica; 2006.

DEJA UNA RESPUESTA