Niños desobedientes: 10 consejos para mejorar el comportamiento

Hay muchos niños desobedientes que tienen a sus padres desesperados porque nunca les obedecen. A parte de que puede haber ciertos problemas de conducta, no debemos olvidar que eso forma parte de su crecimiento, de la construcción de su identidad y la búsqueda de su autonomía.

Para ello, ponen a prueba las normas y expectativas de los adultos con el fin de conocer dónde están los límites y hasta qué punto éstos son franqueables.

niños desobedientes

En ocasiones, sin embargo, estos conflictos no se limitan a momentos puntuales sino que se convierten en un patrón de comportamiento que genera un clima de malestar en la convivencia familiar y que, por tanto, precisan de una mayor atención y respuesta por parte de los padres.

10 claves para lidiar con niños desobedientes

Construye su comportamiento en positivo

Si tu hijo realiza una buena conducta haz que lo sepa respondiendo de forma positiva hacia esa conducta que pretendes incentivar.

Una respuesta positiva puede ser una sonrisa, una caricia o una alabanza, pero siempre especificando cuál es la conducta positiva que ha realizado: “¡bien hecho por dejar tu plato en la pila!”; funciona mejor que “¡bien hecho!”.

En vez de decir reiteradamente “basta” o “no hagas eso” busca su opuesto en positivo. Por ejemplo “no dejes los juguetes por el suelo” puede convertirse en “guarda los juguetes en la caja”. Si cumple con tu petición no olvides felicitarlo.

Es importante que vea lo contento que te pones cuando hace las cosas bien.

Crea un juego

madre abrazando a niño

Cuando ambos estéis tranquilos, explícale que vais a jugar a un juego y que primero practicaréis con una primera petición “ve a dormir por favor”. Si obedece y se va a la cama felicítalo y dale un punto por haberlo hecho a la primera.

Si no obedece a la primera puedes decirle: “veo que no estás preparado para irte a dormir todavía, no puedes ganar un punto, pero volveremos a intentarlo más tarde”. Si entonces obedece, felicítalo efusivamente pero sin darle ningún punto. Debe acostumbrarse a hacer lo que le pides a la primera.

Muéstrale las recompensas que puede ganar haciendo lo que pide de inmediato y sin quejarse. Las recompensas pueden ser cualquier cosa y no siempre cuestan dinero. Tal vez consiga una cuento extra en la hora de acostarse o ir mañana al parque.

Aprende a ignorar la conducta desobediente

Los niños buscan constantemente la atención de sus padres. Este reclamo de atención lo obtienen muchas veces a través de su comportamiento negativo y si ven que lo consiguen ya tienen el arma que necesitaban.

Cuando tu hijo hace una pataleta o una rabieta para llamar tu atención, ignora esa conducta como si eso no tuviera nada que ver contigo.

Al principio las pataletas y rabietas serán mayores pero cuando vea que con esa conducta no obtiene los resultados esperados dejará de hacerlo de inmediato.

Siéntate regularmente a hablar con tu hijo

niño y madre

Cuando las cosas estén calmadas y sea un buen momento, tómate un tiempo para hablar con tu hijo, interesarte por sus cosas, y explicarle que para ti tu función de padre/madre es muy importante.

Coméntale que para ti es importante darle una buena educación, que crezca con unos valores y principios de responsabilidad, productividad y generosidad con los demás que le aporten bienestar y felicidad.

Recuérdale cuáles son las reglas, normas y valores importantes de la familia.

Tu reacción es importante

Cuando evidencies alguna conducta desagradable de tu hijo no pierdas los papeles. En vez de eso tómate unos segundos para calmarte y explícale que no te ha gustado su comportamiento y que más tarde retomaréis el asunto.

De esta manera no solo te das un tiempo a ti para relajarte sino también a él para que aprenda a hacer lo mismo: calmarse y reflexionar acerca de su actitud sabiendo que conlleva unas consecuencias.

Mantén la calma y tu hijo se calmará más rápidamente.

Tiempo fuera

niña molesta

Esta es la forma de castigo por excelencia. Si tu hijo pierde el control dando lugar a conductas exageradas, simplemente sácalo físicamente del lugar; del supermercado, de la tienda o del parque, y vuelve a casa.

Hazlo manteniendo la calma y la serenidad en todo momento demostrándole que controlas la situación. Para que esto funcione es importante que mantengas la decisión hasta el final. No te dejes convencer de volver al lugar, la decisión está tomada.

Consecuencias

Si te encuentras en una situación en la que no puedes hacer tiempo fuera o porque simplemente estáis en casa, asígnale a la conducta desobediente un castigo que realmente le fastidie.

Un castigo útil para ello puede ser quitarle algo que desea. Por ejemplo, quitarle la consola hasta que termine los deberes o recoja su cuarto. Es importante que las consecuencias sean claras, inmediatas y consistentes. Una vez advertido del castigo, debe cumplirse hasta el final.

Asegúrate de que haya respeto dentro de la familia

buena familia

Los niños son excelentes imitadores. Si en el entorno en el que conviven ven reacciones de falta de respeto entre los diferentes miembros, ellos toman esta conducta como válida en la relación con los demás.

Si es así, trata de reestablecer las normas en la convivencia familiar alimentando el respeto mutuo; tu hijo cambiará también la forma de relacionarse.

No olvidar la clave nº 1

No te olvides de construir su comportamiento en positivo. Esta es la clave más importante de todas. Es la que construye una relación positiva, de valoración y respeto mutuo.

¿Cuándo buscar ayuda profesional?

Si ya has aplicado todas estas pautas con persistencia y tu hijo sigue mostrando un patrón de conducta desafiante, habrá que analizar más a fondo qué está ocurriendo.

Puede ser que la conducta continuamente desobediente venga dada por una mala relación entre sus padres, conflictos familiares en el hogar, bullying en el colegio, etc.

En cualquiera de los casos debe ser tratado por un profesional lo más pronto posible.

¿Y tú cómo tratas a los niños desobedientes? Tus experiencias ayudarán a los lectores. ¡Gracias!

COMPARTIR
Licenciada en Psicología y Máster Sanitario en Práctica Clínica

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here