Objetivos de una empresa: tipos y sus características

Los objetivos de una empresa son las metas que esa organización quiere alcanzar mediante la actividad económica que está realizando. Estos objetivos han de ser múltiples y deben estar bien definidos para lograr el éxito, ya que de estos va a depender el futuro de la empresa y su supervivencia.

Por ello, al igual que la estructura de la propia organización, estas metas han de tener una organización, comenzando con la misión y la visión de la empresa. La misión es una declaración del objeto de la empresa, qué es lo que esta hace en el mundo. En cambio, la visión es el “sueño” de la organización; es decir, qué le gustaría lograr en el futuro.

Objetivos de una empresa

Una vez definidas la misión y la visión de la empresa, es hora de fijar los objetivos que ayuden a lograr la misión de la empresa de forma correcta en el presente, con el fin de alcanzar la visión determinada en el futuro.

Tipos de objetivos y características

Los objetivos pueden dividirse en múltiples formas; sin embargo, una manera muy común de organizarlos es según los siguientes elementos: el tiempo, la naturaleza, la jerarquía y su medición.

Según el tiempo

Si se tiene en cuenta el tiempo que va a llevar la consecución de cada objetivo, se pueden dividir en tres tipos: a largo plazo, a medio plazo y a corto plazo.

Largo plazo

Se consideran a largo plazo los objetivos que han de lograrse en un plazo de tres o más años.

Medio plazo

Se consideran objetivos a medio plazo las metas que han de llevarse a cabo en un periodo de entre uno y tres años.

Corto plazo

Estos son los objetivos que han de conseguirse en menos de un año.

Según su naturaleza

Teniendo en cuenta qué tan concretos son los objetivos, se pueden dividir en dos categorías: generales y específicos.

Objetivos generales

Estos objetivos son, como la palabra indica, metas generales que la empresa quiere lograr. No son tan concretos como los específicos, ya que suelen englobar muchos de estos y suelen ser más a largo plazo.

Objetivos específicos

Estos son objetivos más exactos, expresados en tiempos y cantidades. Normalmente, la suma de muchos objetivos específicos ha de resultar en la consecución de los objetivos generales de la empresa.

Según su jerarquía

En este caso, la clasificación se basa en el nivel de importancia del objetivo y su ámbito de actuación:

Objetivos estratégicos

Estos son los objetivos generales de la empresa, que suelen ser marcados a largo plazo y formulados por los más altos directivos de la organización. Están unidos al crecimiento de la empresa de forma constante y muy alineados con su visión.

Objetivos tácticos

Son los objetivos de cada departamento de la organización. También formulados desde los altos cargos, están destinados a alcanzar los objetivos estratégicos.

Objetivos operacionales

Son los objetivos específicos de cada trabajador en concreto; por tanto, los formula el encargado de cada departamento. Están destinados a lograr el cumplimiento de los objetivos tácticos.

Según su medición

Otra forma de distinguir los objetivos es según cómo se miden. Así, pueden dividirse entre cuantitativos y cualitativos:

Objetivos cuantitativos

Como la palabra indica, son aquellos que se miden en cantidades. Suelen ser cortoplacistas y casi siempre son objetivos específicos.

Objetivos cualitativos

Son los que tienen que ver mayormente con la imagen de marca o el posicionamiento de la empresa. Estas metas suelen ser a medio o largo plazo. Se logran gracias a la consecución de varios objetivos específicos a lo largo del tiempo.

Ejemplos

Como ejemplo, vamos a tomar a una empresa de zapatos española con una facturación mensual de 180 000 euros. Algunos de los objetivos que podrían marcarse son los siguientes:

Según el tiempo

Largo plazo

Lograr ser la marca líder de zapatos en España.

Medio plazo

Lograr que en 3 años la facturación mensual alcance el millón de euros.

Corto plazo

Que las ventas del mes siguiente alcancen los 200 000 euros.

Según su naturaleza

Generales

Llegar a ser la marca líder de zapatos en España.

Específicos

Que las ventas del mes siguiente alcancen los 200 000 euros.

Según su jerarquía

Estratégicos

Lograr ser la marca líder de zapatos en España.

Tácticos

Lograr que las ventas del mes alcancen los 200 000 euros.

Operativos

Aumentar el ratio de venta por llamada.

Según su medición

Cuantitativos

Lograr que las ventas del mes alcancen los 200 000 euros.

Cualitativos

Llegar a ser la marca líder de zapatos en España.

¿Cómo deberían redactarse los objetivos?

Para que los objetivos acaben teniendo éxito, deben seguirse una serie de pautas con el fin de asegurar que sea posible su alcance. Una gran forma de hacerlo es trabajando con la regla denominada SMART, o de los objetivos inteligentes.

La regla SMART

La regla SMART viene de unir las iniciales inglesas de las 5 características principales que han de tener los objetivos:

Específicos (Specific)

Han de responder a la pregunta de qué se quiere lograr; es decir, deben de ser concretos. 

Medibles (Measurable)

Han de tener formas de medir su grado de consecución. De este modo, podrá saberse si se están consiguiendo según lo esperado. 

Alcanzables (Attainable)

Hay que ser realista con las metas (lo cual no quiere decir pesimista). Hay que evitar ponerse objetivos que sean muy poco probables. 

Relevantes (Relevant)

Deben de estar alineados con la visión y misión de la empresa. No tendría sentido que, logrando ese objetivo, nos alejemos de la razón de ser de la organización. 

A tiempo (Timely)

Los tiempos para lograrlos han de estar perfectamente definidos. 

En el ejemplo anterior, un objetivo SMART podría ser el siguiente: lograr alcanzar las ventas en un 20 % en los próximos 6 meses.

Es específico, ya que dice exactamente qué es lo que se busca; es medible, ya que las ventas pueden medirse para ver si se logra; es alcanzable, ya que puede realizarse; y está marcado con un tiempo, porque está definido el periodo de tiempo en el que debe lograrse.

Referencias

  1. Doran, G. T. (1981). “There’s a S.M.A.R.T. way to write management’s goals and objectives”. Management Review.
  2. Bogue, Robert. “Use S.M.A.R.T. goals to launch management by objectives plan”. TechRepublic. 
  3. Aziz, Abd El; Rasha Fady (2013). “Business Improvement using Organisational Goals, Riva Technique and e-Business Development Stages”. Journal of Enterprise Information Management. 
  4. “Difference Between Strategic & Operational Objectives”. Small Business.
  5. Drucker, P. F (1976). What results should you expect? A users’ guide to MBO Vol. 36. Public Administration Review.
  6. Hoang, Paul (2007). “Unit 1.3.” Business & Management. IBID.
Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). Su trayectoria profesional le ha llevado a vivir varios años en el extranjero, en países como Chile, Holanda o Francia. Este último año 2017 fundó Phant, una plataforma de crowdfunding para proyectos que generan un impacto positivo en la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here