Las Obrás de Platón Más Importantes

Las obras de Platón son un reflejo de la filosofía de la época de los años 400 a. C., donde los diálogos eran más comunes que las narraciones y la fuerza de las formas que él llamaba justicia, belleza e igualdad daban forma a su legado.

Mientras que otros pensadores utilizaron estas tres ideas como algo poco preciso, Platón llegó a dedicar especial atención a estas entidades. Como eran conceptos solo accesibles a la mente, los consideró los componentes más importantes de la realidad.

Platón con sus obras

Un acontecimiento importante en su vida fue el encuentro con el gran filósofo griego Sócrates. Los métodos de diálogo y de debate de Sócrates impresionaron tanto a Platón que pronto se convirtió en un asociado cercano y dedicó su vida a la esencia de la virtud y la formación de un carácter noble.

Después de la muerte de Sócrates, Platón viajó durante 12 años, estudiando matemáticas con los pitagóricos en Italia, además de geometría, geología, astronomía y religión en Egipto. Durante este tiempo comenzó su extensa escritura.

Existe cierto debate entre los expertos sobre el orden de estos escritos, pero la mayoría cree que se dividen en tres macro períodos distintos.

El primer período tiene lugar durante los viajes de Platón (399-387 a. C.). La Apología de Sócrates parece haber sido escrita poco después de la muerte de éste. En los diálogos de éste período, Platón intenta transmitir la filosofía y las enseñanzas de su maestro.

En el segundo período, Platón escribe en su propia voz sobre los ideales centrales de la justicia: el coraje, la sabiduría y la moderación del individuo y la sociedad. La República fue escrita durante este tiempo con su exploración del gobierno justo gobernado por reyes filósofos.

En el tercer período, su maestro Sócrates es relegado a un papel menor y Platón examina más de cerca sus propias ideas metafísicas. Además, explora el papel del arte, incluyendo la danza, la música, el drama y la arquitectura, así como la ética y la moralidad.

Los Diálogos de Platón se ocupan universalmente de la búsqueda de la verdad y de la comprensión de lo que es el bien. En su “Teoría de las formas”, veía en el mundo verdades únicas, pertenecientes al reino superior de la lo verdadero. 

Por otro lado, para reconocer la “Forma de la Belleza”, es necesario reconocer que este mundo no es más que una ilusión o un reflejo, y que lo que uno llama “bello” en la tierra no es bello en sí mismo, (un concepto más explorado en su famosa “Alegoría de la Cueva” en el VII Libro de la República). Por lo tanto, el dicho “La belleza está en el ojo del espectador” sería inaceptable para Platón.

En este sentido, si la persona A afirma que un caballo es hermoso y la persona B afirma que el caballo no lo es, uno de ellos necesita estar en lo correcto y el otro en lo incorrecto. Según Platón, el que tiene razón será el que entienda y reconozca la “Forma de la Belleza” como se expresa en ese caballo en particular.

Esta afirmación, por supuesto, se opone directamente a la afirmación de Protágoras sobre “el hombre es la medida de todas las cosas” porque al parecer, se suponía que debía serlo. Platón dedicó la mayor parte de su vida a intentar demostrar la realidad del reino de las formas y a refutar el relativismo de Protágoras.

Clasificación de las obras de Platón

En la antigüedad, el ordenamiento de los diálogos de Platón fue dado enteramente a lo largo de líneas temáticas. Los mejores informes de estas órdenes (véase la discusión de Diógenes Laercio en 3.56-62) incluyeron muchas obras cuya autenticidad es ahora disputada o rechazada unánimemente.

Aristóteles, Diógenes Laercio y Olympiodoro afirman que Platón escribió las Leyes después de la República. Las referencias internas en el Sofista y el Estadista (también conocido como el Político) muestran que el estadista viene después del sofista.

El Timaeus puede referirse a la República como antes de ella, y más claramente menciona a los Critias como siguiente.

Se puede pensar que las referencias en el Sofista y en Theteteus muestran el orden previsto de tres diálogos: Parménides, Theteteus y Sofista, pero no se sabe si estos diálogos fueron realmente escritos en ese orden.

Los eruditos han tratado de aumentar esta evidencia bastante escasa empleando diferentes métodos de ordenar los diálogos restantes. Uno de esos métodos es el de la estilometría, mediante el cual se miden diversos aspectos de la dicción de Platón en cada diálogo con sus usos y frecuencias en otros. 

Otra forma aún más popular de ordenar y agrupar los diálogos es lo que se denomina “análisis de contenido”, que funciona mediante la búsqueda y enumeración de aparentes similitudes o diferencias en el estilo filosófico y el contenido de los diversos diálogos.

La erudición más reciente supone que los diálogos de Platón pueden clasificarse en diferentes grupos.

Lo más completo que se puede encontrar es en el libro de Gregory Vlastos, “Sócrates: Ironist and Moral Philosopher” (Cambridge y Cornell, 1991, capítulos 2-4), donde se observan diez diferencias significativas entre el Sócrates de los diálogos tempranos y el de los diálogos posteriores. Durante cada período, realizó diversas obras:

Etapa temprana

Situada situada entre después de la muerte de Sócrates y el primer viaje de Platón a Sicilia en 387 a.C.,  escribe:

Apología, aquí el autor defiende a Sócrates, cuando los tribunales de Atenas lo acusaron de atentar contra la juventud.

También destaca Cármides donde Sócrates habla con Cármides acerca de la prudencia. En esta época también escribe el filósfo Criton y Eutidemo donde Sócrates describe a su amigo Crito una visita que él y varios jóvenes pagaron a dos hermanos, Euthydemus y Dionysodorus.

Entre otros libros destacan Gorgias en el cual interviene la moralidad, la retórica y la ética. En Hipias mayor e Hipias menor, se discute acerca de la belleza. A su vez en, Ion, Sócrates, habla con una artista que recita poemas épicos, denominada rapsoda, y en Laques trata sobre la valentía. 

Su segundo escrito más notable de este periodo es Protagoras donde Sócrates visita a Protágoras por petición de un amigo, pero le advierte que los sufistas son peligrosos, hablando de la virtud y de la sabiduría. En la obra completa presenta sus principales ideas, además es su más conocido legado. En él Sócrates conversa con diferentes seguidores. 

Transición temprana

Esta etapa abarca en concreto al final del primer grupo o principio del grupo medio, 387-380 a.C., cuando escribe:

Crátilo. En esta obra los personajes hablan acerca del origen y la razón de las palabras, ciencia denominada etimología). Por otro lado en Menéxeno se ha llegado a creer ilegítimo por ser un discurso fúnebre y satírico del conocido Pericles, único en su obra. Y en Menón nuevamente se cuestiona el origen de la virtud. 

Etapa media

Las obras de este periodo comprenden entre 380-360 a.C. Las más destacadas son, entre otras:

Phaedo. Aquí Sócrates otorga cuatro maneras de pensar en las que todas expresan la inmortalidad del alma, de la II República a la X República. En Simposio hay una extrema importancia en el mundo actual, ya que de allí deriva “el amor platónico”. Además se examina el amor en una reunión donde distintos hombres dan sus discursos. 

Transición tardía

Entre 360-355 a.C., pueden hablarse de escritos que han sido revisado y estudiados por los filósofos de la posterioridad. Estas obras son:

Parménides, además de Sócrates siendo muy joven, la presencia de Aristóteles es muy resaltable. El escrito es un gran desafío para lograr una interpretación acertada de este diálogo, que ocurre justamente en Parménides y de allí el nombre. 

Además, el autor escribió Theaetetus,  donde Sócrates discute con Teteto las tres formas de conocimiento: opinar, percibir y juzgar, no logrando aceptar ninguna al 100%. Y Phaedrus, Fedro en español, en el cual se escribe sobre el amor erótico y del enamorarse, la memoria y la reencarnación. 

Etapa tardía

Abarca los años 355-347 a.C., y en orden cronológico pueden encontrarse las siguientes obras:

Sofista, Estadista, Philebus, Filebo en español, Sócrates enfrenta el placer y el hedonismo a Philebus. En Timeo, la obra plantea especulaciones sobre la naturaleza del mundo físico y de los seres humanos y es seguida por el diálogo de Critias. 

Critias consiste esencialmente en la historia acerca de una buena ciudad y una ciudad transformada en mal, además del divinamente arreglado castigo terapéutico por su derrota en las manos de los buenos. 

Por último, escribió Las Leyes, considerada el más largo diálogo de Platón. La conversación descrita en los doce libros de la obra comienza con la pregunta de a quién se le da el crédito por establecer las leyes de una civilización. Sus reflexiones sobre la ética del gobierno y la ley lo han establecido como un clásico de la filosofía política junto con La República).

Otras obras atribuidas a Platón

Otros trabajos, incluyendo las trece cartas y los dieciocho epigramas, se han atribuido a Platón. Estos otros trabajos se llaman generalmente “el spuria” y “el dubia”. 

Los spuria se recogieron entre las obras de Platón, pero se sospechó que fueran fraudes incluso en la antigüedad. Los dubia son los presuntos auténticos en la antigüedad posterior, pero que más recientemente se han puesto en duda.

Spuria

Diez de los spuria son mencionados por Diógenes Laercio y cinco de éstos ya no existen: el criador de caballos, Feacios, Chelidon, Séptimo Día y Epiménides. Existen otras cinco: Halcyon, Axiochus, Demodocus, Eryxias y Sisyphus.

Se añaden, además, la Justicia, la Virtud y las Definiciones, que se incluyeron en los manuscritos medievales, pero que no se mencionan en la antigüedad.

Obras cuya autenticidad también se dudó en la antigüedad incluye a el Segundo Alcibíades (o Alcibíades II), Epinomis, Hiparco y los amantes rivales, y éstos a veces se defienden como auténticos hoy en día. Si alguno de estos es auténtico, el Epinomis estaría en el grupo tardío, y los otros irían con los primeros grupos de transición.

Epigramas

Diecisiete o dieciocho epigramas, poemas propios de monumentos funerarios u otras dedicatorias, también son atribuidos a Platón por varios autores antiguos. La mayoría de éstos no son ciertamente de Platón, pero algunos pocos pueden ser auténticos.

El primero es un poema de amor dedicado a un estudiante de astronomía, tal vez en la Academia, el segundo parece ser una inscripción funeraria para ese mismo alumno, y el tercero es una inscripción funeraria para su amigo siracusan. Destaca Dion, en la cual confiesa que Dion “enloquecía su corazón con erôs”, y el último, el séptimo, es un poema de amor a una mujer joven o una niña.

Dubia

La Dubia presenta riesgos especiales para los estudiosos: por un lado, la decisión de no incluirlos entre los diálogos auténticos crea el riesgo de perder pruebas valiosas de la filosofía de Platón. Por otra parte, cualquier decisión de incluirlos crea el riesgo de ofuscar la visión correcta de la filosofía de Platón.

Los dubia incluyen los primeros Alcibíades, Minos y Teas, todos los cuales, de ser auténticos, irían probablemente con los primeros grupos de transición; el Cleitófono, que podría ser temprano, transitorio o mediano y las cartas, de las cuales la séptima parece la mejor candidata para la autenticidad.

Sin embargo, en relación con lo que realmente se escribió en la antigüedad, existen ahora tan pocas fuentes absolutamente fidedignas, que la falta de referencias antiguas a cualquier diálogo no parece ser una razón adecuada para dudar de su autenticidad, ya que muchos diálogos tienen el mismo problema.

En estilo y contenido, parece que a la mayoría de los eruditos contemporáneos les encaja bien con los otros diálogos platónicos.

Gracias al transcurso del tiempo y la huella que han dejado sus obras en la historia, se ha demostrado porque Platón es uno de los filósofos más grandes de la humanidad.

Referencias

  1. Meinwald, C. C. (2016). “Plato Greek Philosopher”. Encyclopedia Britannica. Recuperado de: britannica.com.
  2. Editores de Biography.com.(2015-2017). “Plato Biography”. A&E Television Networks. Recuperado de: .biography.com.
  3. Mark, J.J. (2009). “Plato”. Ancient History Encyclopedia. New York. Recuperado de: .ancient.eu.
  4. Brickhouse, T y Smith, N.D. (2016). “Plato (427—347 B.C.E.)”. Internet Encyclopedia of Philosophy. U. S. A. Lynchburg College y Lewis & Clark College. Recuperado de: .iep.utm.edu.
  5. Frede, M.(1992). “Plato’s Arguments and the Dialogue Form”. Oxford Studies in Ancient Philosophy. Volumen suplementario 1992, Oxford: Oxford University Press, pp. 201–220.
  6. Kahn, C.(2003). “On Platonic Chronology”. Julia Annas and Christopher Rowe (editores), New Perspectives on Plato: Modern and Ancient, Cambridge, MA: Harvard University Press, capítulo 4.
  7. Dr. Boeree, C. G. (2009). “The Ancient Greeks, Part Two: Socrates, Plato, and Aristotle”. U. S. A. Recuperado de:webspace.ship.edu.
COMPARTIR
Licenciado en Magisterio. Maestro de Instituto. Me encanta leer, la ciencia y escribir sobre lo que conozco y sobre cosas nuevas que aprender.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here