Orígenes de la Psicología: desde Whilhem Wundt hasta Ebbinghaus

Los orígenes de la psicología se remontan a Confucio, Hipócrates, Kant y Descartes, aunque la figura más representativa que dio el mayor impulso para su creación como ciencia fue Whilhem Wundt.

La palabra psicología procede de los términos griegos “alma” – psique – y “estudio” –logia – y significa literalmente “estudio del alma”. Se basa en el análisis del comportamiento del ser humano y de sus pensamientos, y es tanto una disciplina académica como una ciencia aplicada.

orígenes de la psicología

Esta especialidad ha pasado por diferentes fases a lo largo de la historia, dando lugar a multitud de interpretaciones. Unos la colocan en los orígenes de la civilización, mientras otros la sitúan en plena época moderna.

Antecedentes

Grandes civilizaciones como la egipcia, china, india, persa o griega ya comenzaron a dar los primeros pasos para el estudio del comportamiento humano.

Se considera a Hipócrates como el primero en abordar el estudio de los trastornos mentales en el siglo IV a.C.

Igualmente, Confucio hablaría en sus obras filosóficas sobre la introspección y observación de la persona. En sus escritos relacionaría este ámbito con el vínculo que tiene el ser humano con el mundo.

Hasta aquel momento, la piscología fue unida de la mano junto a una filosofía basada en la observación y razonamientos lógicos. Diversos autores contemporáneos como Immanuel Kant o René Descartes ya habían proclamado teorías que mezclaban ambos campos pero con importantes novedades.

Kant acuñaría la idea de antropología sin acercarse demasiado a lo que sería la psicología experimental.

Descartes introdujo en el siglo XVII la dualidad entre cuerpo y mente separada por la propia experiencia humana. Esto supuso un verdadero avance para la humanidad puesto que la convivencia entre ciencia e Iglesia comenzó a aflorar de manera civilizada.

Su teoría explicaba que el cerebro se trataba de una gran fuente de ideas y pensamientos, basándose en el innatismo – conocimiento innato al nacer – y el empirismo – conocimiento a través de la experiencia – .

Anecdóticamente, de esta teoría nacería la famosa frase “Cognito, ergo sum”: “pienso luego existo”, la cual daría paso a la siguiente etapa de la psicología, ya conocida como psicología moderna.

Whilhem Wundt: “El padre de la psicología”

No sería posible hablar del nacimiento de la psicología actual y experimental sin mencionar a Whilhem Wundt, mejor conocido como “el padre de la psicología”.

En 1874 publicaría su libro Principios de la Piscología fisiológica, donde hablaría de las conexiones entre la fisiología y el estudio del pensamiento y comportamiento humano. 

Wundt fundaría en 1879 el primer laboratorio de psicología conocido en el mundo en la localidad alemana de Liepzig.

Liepzig, el comienzo de todo

Bajo el nombre de Instituto de Psicología Experimental de la Universidad de Leipzig, Wundt inició lo que hasta ahora se conoce como psicología moderna. Su principal objetivo era analizar los pensamientos y sensaciones de una manera científica, especialmente basándose en trabajar con las formas de organización y estructuración de la mente.

La psicología sufrió por fin la separación y especialización de la filosofía que tanto necesitaba. Para el mismo Wundt, esta materia debía ubicarse en un punto medio entre las ciencias naturales y las ciencias sociales.

De aquel famoso laboratorio salieron un total de 116 estudiantes graduados en psicología, bajo la enseñanza del propio Wundt, listos para predicar su enseñanza y su visión.

Por otra parte, es recalcable señalar que la psiquiatría se originó gracias a la iniciativa llevada a cabo por Paul Flechsig y Emil Kraepelin. Estos dos alemanes crearon en Liepzig el primer centro experimental basado en los principios de la psiquiatría.

Expansión y consolidación

A raíz de aquel momento, nace la psicología como disciplina académica. La década de 1880 marcaría un antes y después en este campo. Se concederían los dos primeros títulos académicos de enseñanza de “profesor de psicología” –adjudicado a James McKeen – y “doctorado en psicología” – otorgado a Joseph Jastrow –.

Aquellos años servirían para que su expansión por todo el mundo se acrecentara. Tan solo cuatro años más tarde, G. Stanley Hall, pupilo de Wundt abriría otro laboratorio en Estados Unidos, el primero en el nuevo continente.

Pese a esto, existiría otro “padre de la psicología”, en esta ocasión de la americana. Su nombre era William James. Uno de sus libros – bajo el nombre de Principios de psicología – serviría para asentar las bases de la escuela funcionalista.

Se crearía la Asociación Americana de Psicología (APA) junto a dos de las más prestigiosas revistas científicas conocidas hasta el momento: American Journal of Psychology y Journal of Applied Psychology.

La primera clínica psicológica del mundo la fundaría Lightner Witmer. Esto supuso la introducción de otro avance al mundo de la psicología. Lo que esta clínica aportaba era un cambio del estudio experimental por la aplicación práctica en personas.

A estos hitos le seguirían el nacimiento de otras muchas corrientes –psicoanálisis, estructuralismo, conductismo-, junto a la aparición de los test de inteligencia – desarrolladas por Alfred Biner y Theodore Simon –, psicofarmacología y otros avances en tecnología e investigación.

Como anécdota, el filósofo y psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus afirmó que “La psicología tiene un largo pasado, pero una breve historia”, haciendo referencia al paso de la psicología convencional a la experimental, también denominada como moderna.

Así pues, la psicología llega a nuestros días como una rampa de lanzamiento en cuanto a avances y descubrimientos se refiere. Lo que un día inició Whilhem Wundt sigue su firme camino, al cual todavía le queda mucho por recorrer.

COMPARTIR
Graduado en Periodismo por la Universidad de Sevilla

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here