¿Qué es el Paradigma Humanista en la Educación?

El paradigma humanista en la educación es la implementación de las cualidades humanistas en el entorno educativo, brindando gran importancia a los valores personales y emocionales que integran a una persona, y aplicándolos en su propia formación.

El paradigma humanista surge históricamente de corrientes como el Renacimiento y la Ilustración, que marcaron una nueva percepción de mundo.

El paradigma humanista se caracteriza por reconocer al individuo como un ente singular, capaz de pensar según sus propias experiencias, tener distintas percepciones de su alrededor y emitir sus propias opiniones. Por ninguna razón es considerado parte de una masa uniforme y de pensamiento único.

El humanismo surge en la sociedad humana después de la Edad Media, donde comienzan a verse relegados los análisis religiosos y supranaturales para dar lugar a la capacidad de libre pensamiento del hombre.

Históricamente e incluso actualmente, detrás de la aplicación del paradigma humanista se encuentra un gran sustento referencial de autores y trabajos que lo abordan desde una perspectiva literaria, educativa y psicológica.

Humanismo como origen del paradigma humanista

El humanismo es considerado una imagen del mundo; una forma de verlo y percibirlo. Con el declive de la filosofía escolástica, las creencias religiosas y supersticiosas, los filósofos de finales de la Edad Media comenzaron a tener en cuenta la capacidad del hombre como ser pensante, verdadero y singular.

A partir de la época del Renacimiento, el humanismo comenzaría a verse aplicado de manera pedagógica, mediante la enseñanza de ideas y doctrinas consideradas humanistas, que se nutren de corrientes de pensamiento como el realismo, el liberalismo y la integridad.

Estas corrientes filosóficas manifestaran las principales cualidades resaltantes que deben considerarse respecto al hombre en su educación.

El liberalismo aportaría la noción de valor humano como principal fruto a obtenerse de la educación, su parte más significativa.

El realismo tomaría en cuenta la experiencia personal del sujeto, así como el entorno cotidiano en el que se desenvuelve como influyente en su formación.

La integridad ampliaría los límites de su ser como receptor del conocimiento, apelando a su sensibilidad humana.

El humanismo seguiría evolucionando, y con ello la educación, hasta llegado el siglo XX, donde una gran influencia psicológica revelaría nuevos métodos y modelos educativos que tomarían en cuenta las cualidades humanas, pero también su capacidad de automatización. (condutismo).

El paradigma humanista aborda entonces aspectos del hombre físicos, psicológicos, emocionales, sociales y éticos, brindando a todos estos aspectos una importancia crucial en el desarrollo educativo e integral del hombre.

Paradigma humanista aplicado a la educación

Durante mucho tiempo, incluso en la actualidad, el sistema educativo en la práctica de transmisión de conocimiento ha sido considerado directo y de carácter muy rígido, lo que limita su capacidad para explotar el verdadero potencial de todos aquellos que reciben la educación.

Una de sus fallas se encuentra en que es una práctica centrada en el profesor, mientras que el paradigma humanista busca trasladar la atención prioritaria a los alumnos.

En el paradigma humanista de la educación, los alumnos son entes individuales, con iniciativas e ideas propias, con potencialidad y necesidad de crecer, atados a experiencias personales, etc.

El docente que imparta una educación bajo el paradigma humanista debe adoptar un postura de cierta flexibilización humana, y tener en cuenta ciertos criterios como los siguientes:

  • Interés en el estudiante como persona íntegra y total;
  • Ser receptivo hacia nuevas formas y modelos de enseñanza;
  • Fomentar el espíritu cooperativo;
  • Mostrarse genuinamente interesado en las personas, no como un ser autoritario y superior.
  • Rechazar posturas autoritarias aplicadas al sistema educativo, así como fomentar la empatía con sus estudiantes.
  • Relacionarse con ellos y ser comprensivo de sus capacidades individuales.

El paradigma humanista busca entonces que el aprendizaje llegue a ser significativo para el propio alumno, y que este lo llegue a considerar así, y no como una obligación.

Solo en este momento, según el humanista Carl Rogers, el mismo alumno promoverá su propio aprendizaje con gran eficacia e interés.

Métodos humanistas de aprendizaje

Los autores e investigadores humanistas con el tiempo han desarrollado diversos métodos de aprendizaje que se engloban dentro del paradigma humanista educativo.

Aprendizaje por descubrimiento

Promovido por Jerome Bruner, el aprendizaje por descubrimiento tiene como objetivo fomentar la participación activa del estudiante en el proceso de obtención de conocimiento.

El aprendizaje debe desafiar la inteligencia del alumno para que este pueda indagar de manera creativa en las formas de solventar o superar las dudas, avocándose así a la búsqueda comprometida de respuestas.

Método Ausubel

Ausubel promovía dentro del paradigma humanista la constante actualización y repaso de los conocimiento previos de un individuo. Estos son necesarios y cruciales para llevar a cabo un aprendizaje que pueda considerarse realmente significativo.

La exploración de conocimientos previos y su cotejo con los nuevos está muy atada a la experiencia personal de cada individuo.

El educador debe, entonces, encontrar la técnica más equilibrada para que, incluso la ausencia de conocimiento previo, no presente un lastre en el aprendizaje actual del alumno.

Referencias

  1. Cruces, M. G. (2008). La Persona como Eje Fundamental del Paradigma Humanista. Acta Universitaria, 33-40.
  2. Fabela, J. L. (s.f.). ¿Qué es el paradigma humanista en la educación? Guanajuato: Universidad de Guanajuato.
  3. Hoyos-Vásquez, G. (2009). Educación para un nuevo humanismo. magis, Revista Internacional de Investigación en Educación, 425-433.
  4. Luzuriaga, L. (1997). Historia de la educación y de la pedagogía. Buenos Aires: Losada.
  5. Vásquez, G. H. (2012). Filosofía de la educación. Madrid: Trotta.
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here