Patología dual: síntomas, causas y tratamientos

La patología dual es la concurrencia en un mismo individuo de abuso de drogas, junto a la presencia de trastornos mentales graves, especialmente psicóticos y/o afectivos.

En la patología dual la adicción puede ser a una sustancia o comportamental (ludopatía). Respecto a las sustancias, pueden ser aceptadas culturalmente, como las xantinas (café, teína), el alcohol, el tabaco o aquellas no aceptadas como el cannabis, los opiáceos o los estimulantes.

patología dual

Por su parte, los trastornos mentales suelen ser trastornos del estado de ánimo (por ejemplo depresión mayor o trastorno bipolar), trastornos de ansiedad, trastornos de personalidad, trastornos psicóticos o trastorno por déficit de atención (TDAH).

La importancia de dicha comorbilidad se ha evidenciado en numerosos estudios debido a la influencia que tiene para el tratamiento clínico, para la evolución de ambos trastornos y por los costes que genera.

El uso de sustancias psicoactivas se asocia de manera potente a morbilidad psiquiátrica, no sólo en adultos sino también en etapas tempranas de la vida.

En nuestra sociedad el abuso de sustancias supone un problema que atañe a la salud pública. Dentro de la población general el porcentaje de personas que consumen o han consumido algún tipo de sustancia legal/ilegal en algún momento de su vida es muy elevado.

Epidemiología del paciente dual

La patología dual es un problema grave dadas sus tasas epidemiológicas. Los distintos estudios en población general y en población clínica han mostrado que la comorbilidad entre un trastorno mental y un trastorno por consumo de sustancias está entre el 15 y el 80%.

Se señala, asimismo, que alrededor del 50% de las personas con trastorno mental cumple criterios para el trastorno por consumo de sustancias en algún momento a lo largo de su ciclo vital.

Alrededor del 55% de adultos que presentan un trastorno por consumo de sustancias presentaban también un diagnóstico de trastorno psiquiátrico antes de los 15 años.

Además, distintos estudios han demostrado que las prevalencias de comorbilidad en pacientes psiquiátricos de trastornos por consumo de sustancias son superiores a las de la población general, que están entre el 15 y el 20%.

Perfil del paciente dual (síntomas)

Hospitalización

Los pacientes con patología dual, frente a aquellos que presentan solo un diagnóstico de consumo de sustancias o solo de trastorno mental, suelen requerir mayor hospitalización y atención de urgencias más frecuente.

Además, suponen un incremento en el gasto sanitario, mayor comorbilidad médica, mayores tasas de suicidio, peor adherencia al tratamiento y sus resultados de tratamiento son escasos.

Peor adaptación social

Presentan también mayor desempleo, marginación, conductas disruptivas y de riesgo. Además, mayor riesgo de infecciones como virus de inmunodeficiencia humana (VIH), hepatits, etc., y más conductas auto y heteroagresivas.

Muy a menudo carecen de redes de apoyo social, viven en circunstancias que podemos considerar estresantes, padecen varias drogodependencias (patrón de policonsumo) y tienen un elevado riesgo de quedarse sin hogar.

Falta de concienca de enfermedad

Suelen presentar falta de conciencia de enfermedad, dificultad para asumir y comunicar que presentan una adicción. Además, suelen identificarse con solo uno de los trastornos, la drogodependencia o el trastorno psiquiátrico.

Presentan un alto índice de fracasos en las intervenciones terapéuticas anteriores y muchas probabilidades de tener recaídas.

Drogas más frecuentes

En relación a las sustancias, excluyendo la nicotina, la droga de uso más frecuente en patología dual suele ser el alcohol, después el cannabis y seguido por la cocaína/estimulantes.

La evolución natural de la patología dual grave suele tender a empeorar la adaptación social, a agravar sus comportamientos desadaptados y suele acabar en problemas como ingresos en prisión, hospitalización psiquiátrica y exclusión social.

Causas

La mayor parte de los estudiosos de patología dual (como Casas, año 2008) indican que la patología dual es el resultado de diferentes variables etiológicas.

Estas son tanto genéticas como ambientales y además se retroalimentan unas a otras, llegando a generar cambios neurobiológicos en los que se crean cogniciones, emociones y comportamientos que dan lugar a la enfermedad mental formada por dos entidades: un trastorno mental y una adicción.

Diagnóstico y pautas de tratamiento

El paciente dual requiere mayor atención y tiempo, mayores habilidades por parte del profesional a la hora de atenderlo y mayor aceptación y tolerancia. Se deben establecer objetivos que el paciente pueda conseguir, reducir el consumo y aumentar la adherencia al tratamiento.

Debemos conseguir que el paciente tome conciencia de su problema, se trabaje el deseo de consumo y la prevención de recaídas, su apoyo social y las habilidades sociales y estrategias de afrontamiento.

Es clave trabajar la mejora de la dinámica familiar y la rehabilitación a distintos niveles, ya sea familiar, social, laboral…

La intervención debe ser a nivel motivacional, de psicoeduación, socio-familiar y a través de técnicas como prevención de recaídas, manejo de contingencias, técnicas de solución de problemas y prevención de recaídas.

Psicoeducación

Se trata de que el enfermo conozca su enfermedad, cumpla el tratamiento, prevenga el consumo de tóxicos y los síntomas psiquiátricos, aprenda a manejar sus síntomas y a resolver y afrontar problemas.

Se pretende que aumente el bienestar, la comunicación con los otros y sepa afrontar distintas situaciones sociales.

Enfoque cognitivo-conductual

Este enfoque argumenta que el síntoma es una expresión de pensamientos y creencias desadaptativos que se deben a la historia personal de aprendizaje.

Para tratar las conductas aditivas se hace uso de programas multicomponentes.

Intervención motivacional

Es crucial porque depende de ella la adherencia al tratamiento. Se trata de tener en cuenta al paciente, sus opiniones, necesidades, motivaciones, soluciones, sus características…

Se trata de que el paciente participe en el tratamiento y se promueva el cambio desde él mismo.

Intervención social y familiar

La patología dual tiene efecto negativo sobre las familias de los pacientes. La familia siente miedo, ira, culpabilidad, etc.

Se trata de trabajar también con las familias para trabajar el mantenimiento al tratamiento, trabajar conductas inadecuadas, etcétera, ofreciéndoles también apoyo emocional.

Referencias

  1. Arias, F., Szerman, N., Vega, P., Mesias, B., Basurte, I., Morant, C., Ochoa, E., Poyo, F., Babin, F. (2012). Abuso o dependencia a la cocaína y otros trastornos psiquiátricos. Estudio Madrid sobre la prevalencia de la patología dual. Revista Psiquiatría Salud Mental.
  2. Baena Luna, M. R., López Delgado, J. (2006). Trastornos duales. Mecanismos etiopatogénicos. Trastornos adictivos, 8(3), 176-181.
  3. Barea, J., Benito, A., Real, M., Mateu, C., Martín, E., López, N., Haro, G. (2010). Estudio sobre aspectos etiológicos de la patología dual. Adicciones, 22, 1, 15-24.
  4. Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental, FEAFES (2014). Aproximación a la patología dual: propuestas de intervención en la red Feafes.
  5. Forcada, R., Paulino, J. A., Ochando, B., Fuentes, V. (2010). Psicosis y adicciones. XX Jornadas sobre drogodependencias: patología dual, diagnóstico y tratamiento, 3-8.
  6. de Miguel Fernández, M. El abordaje psicoterapéutico en patología dual: evidencia científica. Instituto Provincial de Bienestar Social, Diputación de Córdoba.
  7. Torrens Mèlich, M. (2008). Patología dual: situación actual y retos de futuro. Adicciones, 20, 4, 315-320.
  8. Página web: National Institute on Drug Abuse (NIDA).
  9. Rodríguez-Jiménez, R., Aragüés, M., Jiménez-Arriero, M. A., Ponce, G., Muñoz, A., Bagney, A., Hoenicka, J., Palomo, T. (2008). Patología dual en pacientes psiquiátricos hospitalizados: prevalencia y características generales. Investigación clínica, 49(2), 195-205.
  10. Roncero, C., Matalí, J., Yelmo, Y. S. (2006). Psychotic patient and substance consumption: dual disorder. Trastornos adictivos, 8(1), 1-5.
  11. Touriño, R. (2006). Patología dual y rehabilitación psicosocial. Rehabilitación psicosocial, 3(1):1.
  12. Usieto, E. G., Pernia, M. C., Pascual, C. (2006). Intervención integral de los trastornos psicóticos con trastorno por uso de sustancias comórbido desde una unidad de patología dual. Rehabilitación psicosocial, 3(1), 26-32.
COMPARTIR
Licenciada en Psicología, Máster en Psicología Clínica, Máster en Psicología Infantil, Máster en Logopedia. Formación de posgrado en Trastornos de la Conducta Alimentaria, Mindfulness aplicado en la práctica clínica, Trastornos emocionales, Psicología educativa y Tercera edad.Actualmente trabaja en varias clínicas de la ciudad de Valencia, además de formar a padres y educadores en escuelas infantiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here