5 Pautas de Crianza para un Correcto Desarrollo Socioafectivo

Las principales pautas de crianza para un correcto desarrollo socioafectivo de tus hijos están al alcance de tus manos y representarán para ellos un enorme beneficio en cuanto a su evolución como seres humanos. El desarrollo socioafectivo o socioemocional se refiere a la capacidad del niño de vivenciar, expresar y manejar sus emociones.

Este concepto también hace referencia a la capacidad que tiene el niño de establecer relaciones positivas con los demás, y de explorar y aprender activamente. Por lo tanto, el desarrollo socioafectivo incluye una parte intrapersonal relacionada con las emociones y sentimientos propios.

Pautas de Crianza Para un Correcto Desarrollo Socioafectivo
Los niños expresan sus emociones desde muy pequeños

Además, este tipo de desarrollo involucra una parte interpersonal vinculada con la identificación de emociones y sentimientos ajenos, y la regulación de la conducta con respecto a los demás. Este desarrollo socioafectivo se va desarrollando poco a poco en la relación del niño con los demás, aunque también influyen variables biológicas.

Así, a pesar de que no es posible asegurar que hay una forma “correcta” de criar a los niños o que todo recae únicamente en la crianza, sí existe literatura científica que apoya ciertos patrones de crianza temprana sobre otras.

En general, los patrones de crianza que son sensibles y responden a las necesidades de los niños, que son implicados, proactivos y que dan estructura, están vinculados con un mejor desarrollo socioafectivo. En cambio, los patrones negligentes que recurren solo al castigo, que son reactivos, intrusivos y severos, se vinculan con un peor desarrollo socioafectivo.

Pautas de crianza para padres

Conoce el desarrollo socioemocional normal de los niños

Para saber cómo es la forma más recomendable de proceder en cuanto el desarrollo socioemocional de los niños, lo más importante es saber en qué consiste.

Si se tiene claridad sobre qué esperar en determinada edad, será más fácil manejar las situaciones, pues se sabrá qué esperar y cómo distinguir el desarrollo normal.

Algunas características socioemocionales de los niños pequeños es que tienen cambios de humor y experimentan distintas emociones, a veces incluso por eventos que para un adulto no tendrían la menor importancia.

Otra característica es que a pesar de que busquen poco a poco su autonomía, las figuras de apego son una referencia constante para proporcionar seguridad, afecto y para cubrir sus necesidades.

Para los padres primerizos sin experiencias cercanas con otros niños es muy importante el buscar información confiable en libros, revistas e internet sobre el desarrollo apropiado de los niños.

Para padres con más experiencia, es posible que este punto no sea tan importante, aunque lo cierto es que cada niño es diferente.

Ayúdale con sus emociones

Los niños expresan sus emociones desde muy pequeños a través de vocalizaciones, expresiones faciales y lenguaje corporal. Sin embargo, que puedan expresarlas no quiere decir que las entiendan.

Aquí es donde entran los padres, que funcionan como coaches o entrenadores emocionales,  quienes ayuda al niño con esta tarea al tiempo que el lenguaje se va desarrollando.

Para esto, los padres:

-Están atentos y conscientes de las emociones de los niños.

-Ven la expresión emocional como una oportunidad de enseñanza y de apego con el niño, y no como algo incómodo que evitar o ignorar.

-Ayudan al niño a etiquetar y nombrar sus emociones verbalmente.

-Validan lo que el niño está sintiendo, no lo ignoran ni le quitan importancia.

-Tienen un enfoque de resolución de problemas, en lugar de buscar evitarlos.

Aprovecha las oportunidades del día a día

Para el desarrollo socioafectivo en niños sin dificultades especiales, no es necesario ir a un lugar específico ni seguir unas técnicas especializadas. En el día a día siempre habrá experiencias en las que se puede poner en práctica.

Es importante que se pueda apreciar cada oportunidad significativa de ir dando forma a su desarrollo socioafectivo. Esto es especialmente relevante porque los niños pasan la mayor parte del tiempo con sus padres o cuidadores principales.

Por ejemplo, durante las rutinas diarias se presentarán muchísimas oportunidades debido a que los niños experimentan muchas emociones, se enfrentan a nuevas situaciones, entre otras situaciones.

Esta pauta no solo es relevante para el desarrollo socioafectivo, sino también para el desarrollo de otras áreas, ya sean cognitivas, motoras u otras.

Sé un modelo

Los mecanismos más importantes a través de los cuales los niños aprenden a manejar sus emociones están relacionados con la observación de las muestras emocionales de sus padres. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que si se quiere enseñar algo, primero se debe poner en práctica.

Una aproximación de esto es que los padres sirven de modelo para que los niños aprendan qué tipo de expresiones emocionales son aceptables en la familia y cómo se deben manejar.

Es importante tener en cuenta que ante una situación nueva los niños siempre tomarán de referencia a sus padres para saber cómo deben actuar, pensar o sentir sobre lo que está sucediendo.

De esta forma, un ejemplo claro de cómo empiezan a aprender los niños sobre cómo regular sus emociones es la forma en la que los padres reaccionan a las expresiones emocionales de sus hijos.

Por ejemplo, si el padre reacciona de forma punitiva o evitativa ante una expresión de emoción del niño (llanto, gritos), lo más probable es que esté enseñando la negación y la evitación como formas de manejar las emociones desagradables como la ira o la tristeza.

Conoce las dificultades y cuándo buscar ayuda

Los niños no llegan al mundo con instrucciones sobre cómo promover el mejor desarrollo sociafectivo. Esto sería algo muy difícil porque cada situación, sociedad, características del niño y de los padres se unen para generar un contexto muy diferente.

Por lo tanto, es necesario tener en mente que, por alguna de estas variables u otras (maltrato, trauma, pérdidas), los niños pueden presentar desajustes en su desarrollo socioafectivo.

En los niños se pueden dar problemas desde muy pequeños como llantos inconsolables, problemas de alimentación y sueño. En los niños más grandes se pueden presentar conductas agresivas, desafiantes e irritabilidad.

Es importante tener en cuenta que cuando algunos de estos problemas se presenten, puede ser necesario buscar ayuda profesional.

Pautas adaptables

A partir de estas pautas generales, se pueden extraer ideas para poner en práctica diariamente el tipo de actitudes y conductas que lleven a un adecuado desarrollo socioafectivo.

Cada padre podrá adaptarlas a su realidad específica para promover en los niños el desarrollo de su autoconfianza, curiosidad, intencionalidad, autocontrol, afinidad, habilidades comunicativas y otras habilidades que le permitirán ajustarse en su futuro.

Referencias

  1. Cantón Duarte, J., Cortes Arboleda, M. y Cortes Cantón, D. (2011). Desarrollo Socioafectivo y de la Personalidad. Alianza Editorial
  2. Cohen, J., Onunaku, N., Clothier, S. y Poppe, J. (2005) Helping Young Children Succeed: Strategies to Promote Early Childhood Social and Emotional. Washington, DC: National Conference of State Legislatures and Zero to Three.
  3. Shaw, D. (2012). Parenting Programs and Their Impact on the Social and Emotional Development of Young Children. Encyclopedia of Early Childhood Development.
  4. Sheffield Morris, A., Silk, J. S., Steinberg, L., Myers, S. S. y Robinson, L. R. (2007). The role of the family context in the development of emotional regulation. Social Development, 16(2), pp. 361-388.
  5. Sroufe, A. (2005). Attachment and development: A prospective, longitudinal study from birth to adulthood. Attachment & Human Development,7(4), pp. 349-367.
COMPARTIR
Psicóloga. Me gusta encontrar cosas nuevas que aprender todos los días. "En algún lugar, algo increíble espera ser descubierto" (Carl Sagan)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here