¿Por qué son importantes las normas?

Las normas son importantes en la sociedad, tanto para niños como para adultos, porque controlan conductas que pueden ser destructivas para los demás y mantener el bienestar de la población general.

Posiblemente te has cuestionado porqué en la sociedad y en todos sus posibles contextos existen tantas normas que nos dicen cómo debemos comportarnos. En algunos momentos es incluso complicado no infringir ninguna norma y actuar como la sociedad espera que actuemos. 

importante las normas

Es normal que cuando piensas en esta idea puedas incluso sentirte fastidiado, porque muchas veces (por no decir la mayoría) actuamos en base a como nos han enseñado que era lo correcto. 

Cuando convivimos en grupo es normal que surjan conflictos de esa convivencia, de hecho, la existencia de conflictos no siempre es algo negativo, ya que puede aportar al grupo elementos positivos siempre y cuando estos conflictos sepan gestionarse de forma adecuada.

De igual forma, también existen conflictos que pueden dañar al grupo tanto de forma grupal como individual. Es por esto que establecer un orden y unas pautas con las que todos estén conformes es esencial para el grupo.

Esto implica que existe la necesidad de que la conducta individual y grupal se vea regulada a favor del mantenimiento armonioso del grupo.

En este artículo vamos a hablar de las normas, para que sirven, y como son.

Piensa que en el mundo convivimos millones de personas, y que si cada uno de nosotros hiciera lo que quisiera en cada momento, esto supondría que compartir el espacio de nuestro planeta fuera imposible.

Y no solo podemos aplicar ese ejemplo a la especie humana como grupo, sino a grupos a los que pertenecemos que son más reducidos, como lo son la familia, la escuela, el trabajo, el vecindario… etc.

¿Qué son las normas?

Cuando hablamos de normas sociales hacemos referencia a aquellas directrices que influyen en un determinado grupo. Éstas tienen la función de definir qué es correcto y que no lo es.

Las normas sociales regulan el comportamiento de los integrantes de un determinado grupo social, clasificando estas conductas en aceptables o no aceptables. 

Además las normas pueden variar igualmente según el contexto o la situación en la que nos veamos envueltos.

Si lo piensas bien, casi todo lo que haces a lo largo del día tiene una influencia normativa. Ya sea a nivel laboral, familiar, en el ámbito de pareja o con los amigos. Además, las normas determinan, guían y predicen la conducta humana.

Las normas se internalizan y aceptan por cada uno de nosotros y, aunque puede haber algunas normas que no nos agraden, normalmente sentimos conformidad ante ellas, ya que una de las bases de las normas es la ética y la moralidad.

Cabe añadir que el hecho de que existan normas en un grupo tiene un efecto de unificación sobre el mismo, haciendo que los componentes de la agrupación se sientan más identificados y pertenecientes al grupo.

Si utilizáramos una clasificación simple para determinar los tipos de normas, la elegida sería la que determina que las normas pueden incluirse en dos grupos diferentes:

  • Normas jurídicas: son aquellas normas que aparecen en reglamentos o documentos oficiales. El incumplimiento de este tipo de normas conlleva sanciones de diversos tipos (como puede ser de tipo económico o administrativo) de tipo institucional.

Una norma jurídica podría ser por ejemplo el hecho de no robar.

  • Normas sociales: se consideran en este grupo aquellas que son reconocidas de una forma social. Hace referencia por ejemplo a la moda, la tradición, las costumbres… etc. El incumplimiento de este tipo de normas no conlleva una sanción de tipo institucional, aunque si puede afectar a nivel social.

Una norma social podría ser por ejemplo ir bien vestido a una boda.

Así, a modo de resumen, de este primer punto podemos decir que una norma es una regla que rige la conducta de las personas en aquellas situaciones de tipo social en las que participamos.

¿Donde nacen las normas?

Las normas sociales normalmente se originan en las diversas instituciones que existen. Estas instituciones son las que determinan cual es el comportamiento adecuado, que está determinado por la ética y por lo tanto debe seguir la norma.

Una de las funciones de las normas es conseguir que exista una cohesión social que permita a las personas vivir en armonía.

La conformidad ante las normas es primordial para que el seguimiento de la misma sea óptimo. Aunque no debemos olvidar que, el hecho de que la persona esté o no conforme, puede estar condicionado por la propia situación y creencias del individuo.

Además, la sociedad en la que vivimos también condiciona los valores que tenemos y lo que creemos que es o no correcto. Por lo que una norma social que funciona perfectamente en una determinada cultura, puede no funcionar en otra.

De igual forma, el incumplimiento de una norma puede traer consecuencias negativas para la persona.

Normalmente suele aplicarse un castigo, aunque dicho sea de paso, el castigo tiene una eficacia mucho más baja a la hora de reincidir en el incumplimiento comparado con el hecho de interiorizar la norma.

Para que una norma sea operativa y se cumpla se requieren las siguientes 3 condiciones:

  1. Un elevado porcentaje de la población debe aceptar conscientemente la norma.
  2. Un elevado porcentaje de la población que acepta la norma, se la toma en serio y la ha interiorizado.
  3. Si la norma no se cumple, se sanciona a la persona.

Características

Las normas sociales deben cumplir 5 puntos para ser considerarlas por todos. Estos puntos son los siguientes:

  1. Las normas sociales son universales: esto quiere decir que no existe ningún grupo o sociedad en el mundo que no posea un conjunto de normas, ya que si no se dispusiera de ellas, el grupo social carecería de orden. Al igual que ningún grupo está exento de problemas y conflictos, ningún grupo puede estar exento de estar regido por normas.
  1. Todas las normas incorporan un juicio de valor: normalmente las normas suelen estar compartidas por todos los miembros de un determinado grupo. Esto se relaciona con el hecho de que ante una situación, el comportamiento que normalmente aplicarían todos, es aquel que se espera. Además, así como se comporta cada persona, conlleva detrás un valor o juicio moral que nos dará la pauta para determinar si una acción es correcta o incorrecta.
  1. Las normas son relativas: con este punto se hace referencia a que las características de un determinado grupo inciden sobre las normas propuestas. Pueden influir sobre las normas factores como la cultura, la edad, el rol social, el estatus o incluso la profesión.
  1. Todas las normas no son igual de importantes: es cierto que todas las normas ayudan a que podamos vivir en una mayor armonía común, pero no todas son igual de relevantes. Solo hace falta fijarse en el ejemplo del castigo que conlleva el incumplimiento de una determinada norma respecto a otra.
  1. Las normas son interiorizadas por los individuos: esto indica que, para un mejor cumplimiento de cualquier tipo de norma, una de las mejores formas es que las personas entiendan en su totalidad porque debe cumplirse y respetarse dicha norma. Además cuando las normas se interiorizan a lo largo del tiempo, mediante el proceso de socialización, van formando parte del individuo; consiguiendo de esa forma que el cumplimiento de las mismas se dé de forma natural.

Una vez explicadas las características de las normas, de donde salen y que son es el momento de conocer la función o la importancia que dichas normas tienen en el entorno social.

¿Por qué son importantes?

Una sociedad sin normas no es factible

Las normas son una parte importante del sistema social, yendo prácticamente de la mano. Esto se entiende de esta forma porque las normas hacen que la convivencia de unos con otros sea posible y más llevadera.

Sin normas no existe un orden normativo, el cual, para el modelo social que hemos desarrollado es de gran importancia.

Las normas tienen una función de regulación y guía del comportamiento

Las normas ejercen control sobre la conducta de las personas. Hacen que una persona no pueda comportarse como quiera.

Esto influye a nivel social, ya que al regularse el comportamiento individual se obtiene tanto un cuidado de la sociedad como tal ofrecido por sus miembros, como la cobertura de las necesidades de la propia sociedad.

Las normas mantienen el orden social

El orden social hace referencia a un concepto procedente de las ciencias sociales, el cual se refiere a la estructura de una determinada sociedad, dada por la jerarquía, las normas y las instituciones existentes en dicha sociedad.

Cuando mencionamos el término estructura, debemos pensar a nivel social como el esqueleto que consigue que todo un grupo amplio de humanos pueda mantenerse unido sin que reine el caos.

Cabe añadir que el hecho de que existan normas en una sociedad, no implica que dentro de la misma no existan problemas de convivencia o de conducta de sus integrantes, pero si hace que a groso modo la sociedad pueda seguir evolucionando sin autodestruirse.

Las normas otorgan cohesión a la sociedad

El término cohesión hace referencia al grado de aceptación y consenso de los componentes de un determinado grupo, o la percepción de pertenencia que se tiene a ese determinado grupo o situación en concreto.

La cohesión puede medir la intensidad que existe en la interacción social dentro del mismo grupo. Algo así como entender que formas parte del grupo y lo mantienes unido.

Debes saber que en un grupo cohesionado, las personas que lo componen actúan de una forma coordinada, y que las relaciones que mantienen entre ellos son mejores.

Los grupo que disfrutan de una buena cohesión, al tener esa coordinación pueden conseguir objetivos de una manera más sencilla.

En relación con el tema central del artículo, en este punto es importante entender que la anomia (desorganización social) atenta contra la cohesión.

Cabe añadir que uno de los factores más importantes a la hora de cumplir la normativa, es la percepción de que tenemos de la figura autoritaria que hace cumplir las normas mediante recompensa o castigo.

Si la autoridad igualmente cumple la norma y tiene un buen desempeño a la hora de controlar las conductas, las personas integrarán la norma de una forma más óptima.

Las normas ayudan a conseguir el autocontrol individual

Se trata de potenciar y conseguir un mayor control de uno mismo basado en la disciplina impuesta al cumplir las normas.

Al seguir una determinada norma que es aplicable a todo el mundo, se crea un límite no solo social, sino también individual.

Puede que tú mismo no estés de acuerdo con algunas de las normas con las que tienes que convivir cada día, aunque imagina si nadie cumpliera algunas normas por estar en desacuerdo, el caos podría ser terrible.

Es cierto que existen normas que quizá ya quedaron obsoletas, que son difíciles de cumplir o que tienen poco sentido en algunos contextos, por lo que si encuentras alguna de estas, no tienes porque incumplirla sino simplemente puedes buscar una alternativa diferente.

Conclusiones

Con este artículo no se pretende influir sobre las decisiones que deben tomar las personas para vivir su vida, sino ayudarte a entender que vivir rodeados de otros seres humanos a veces implica tener respeto tanto hacia uno mismo como hacia los demás.

Recuerda que detrás de cada norma existe una razón ética que puede hacerte ver de manera rápida porque es importante cumplir las reglas.

DEJA UNA RESPUESTA