Potomanía: síntomas, causas, tipos, consecuencias y tratamientos

La potomanía o polidipsia primaria es un trastorno de origen orgánico o psicológico cuyo principal síntoma es una necesidad extrema de consumir líquido. Generalmente está asociada al agua, pero también puede producir fuertes deseos de consumir otras sustancias, como cerveza o alcohol.

La sed es un componente fundamental del comportamiento humano. Sin embargo, en los casos en los que aparece la potomanía, la persona puede llegar a ingerir hasta 15 litros de agua al día. Esta conducta puede tener consecuencias muy graves a largo plazo, ya que rompe el equilibrio de líquidos y electrolitos en el organismo.

Botellas de agua, ¿cuantas podemos beber?

Las causas que provocan la aparición de este trastorno son muy diversas. En algunos casos, el problema subyacente es totalmente físico; mientras que en otros tienen más que ver con algún tipo de problema psicológico. Sin embargo, la mayoría de las veces existe una combinación de distintos factores que provocan la potomanía.

En este artículo veremos en profundidad cuáles son los principales síntomas de la polidipsia primaria, así como las causas más comunes por las que aparece, los distintos tipos y enfermedades relacionadas que existen, y cuáles son sus consecuencias más habituales. Además, también estudiaremos los distintos tratamientos que existen para este problema.

Síntomas

Ingesta compulsiva de agua

El síntoma más característico de la potomanía es un deseo irreprimible por consumir grandes cantidades de agua. La persona puede llegar a beber hasta 15 litros al día en los casos más graves, lo que puede provocar todo tipo de problemas físicos debido a la presencia excesiva de este líquido en el cuerpo.

Las personas con potomanía a menudo dicen sentirse sedientas incluso cuando ya han bebido grandes cantidades de agua. Esta sed puede estar provocada por causas físicas (como algún problema renal que les obligue a orinar en exceso), psicológicas, o una mezcla de ambas.

Ansiedad

Al igual que ocurre en el caso de otros trastornos de la alimentación, las personas con potomanía frecuentemente sienten altos niveles de estrés o incluso ansiedad aguda cuando no pueden acceder a las cantidades de agua que desean. De hecho, la ansiedad es una de las principales claves para diagnosticar este trastorno.

Así, cuando la potomanía es leve, la persona puede simplemente sentirse incómoda cuando no está cerca de una fuente de agua potable. En los casos más extremos, por otro lado, es posible que sufra incluso ataques de pánico si no puede acceder rápidamente a este líquido cuando siente sed.

Hiponatremia

La ingesta excesiva de agua puede dar lugar a una alteración en el equilibrio de los niveles de sodio y potasio en el cuerpo. Las personas que presentan este síntoma a menudo padecen fuertes dolores de cabeza, calambres musculares, espasmos y dificultades para conciliar el sueño que parecen estar causados por bajos niveles de sodio en sangre.

Cambios en el comportamiento habitual

Al igual que ocurre en el caso de otros trastornos de la alimentación, las personas con potomanía tienden a alterar su rutina diaria para tratar de estar siempre cerca de una fuente de agua potable. Esto suele traerles complicaciones en su vida normal, que serán más graves cuanto más severo sea el problema.

Por ejemplo, una persona con un caso muy fuerte de potomanía puede negarse a ir a cualquier sitio en el que no tenga acceso inmediato a un grifo, como podría ser una playa, un parque, o simplemente al centro de una gran ciudad.

Estos cambios comportamentales a menudo contribuyen a aumentar la ansiedad que siente la persona, lo que a su vez podría empeorar el resto de los síntomas.

Causas

Fuente: pixabay.com

La potomanía es un trastorno de la alimentación ligeramente distinto a los demás, en el sentido de que habitualmente está producido por una mezcla de causas físicas y psicológicas. En este apartado veremos cuáles son algunas de las más comunes.

Enfermedades subyacentes

Existen muchas patologías físicas que pueden provocar una respuesta de sed excesiva en una persona. En los casos en los que una enfermedad sea la causa principal, estaríamos hablando de potomanía orgánica y no psicológica. El tratamiento, entonces, debería centrarse en solucionar el problema subyacente.

Algunas de las enfermedades más comunes que pueden provocar un caso de potomanía orgánica son ciertos tipos de diabetes, y los problemas renales crónicos.

Alteraciones en el hipotálamo

El hipotálamo es la parte del cerebro que se encarga de regular la respuesta de sed, entre otras muchas funciones. Diversos estudios con neuroimagen realizados en personas con potomanía muestran que existen ciertas diferencias anatómicas entre esta parte de su cerebro y la de una persona sin esta patología.

Estas alteraciones pueden haberse producido o bien debido a causas genéticas (por lo que estarían presentes desde el nacimiento), o bien como producto de algún tipo de daño cerebral, como en el caso de un ictus o de un traumatismo craneal.

Demencia y trastornos psicóticos

Aparentemente, muchos casos de potomanía están provocados al menos en parte por la presencia de ciertas enfermedades psicológicas graves.

Se sabe que los individuos que padecen trastornos como la esquizofrenia, la bipolaridad o ciertos tipos de demencia tienen más probabilidades de sufrir este trastorno de la alimentación.

La relación entre todos estos tipos de trastornos no está demasiado clara; pero se cree que puede tener que ver con alteraciones en ciertas regiones cerebrales, que estarían implicadas en la aparición de todos ellos.

Trastornos dismórficos corporales

La potomanía también puede aparecer como consecuencia de la presencia de otros trastornos psicológicos; concretamente, de aquellos que alteran la percepción que la persona tiene de su propio cuerpo. El más conocido es la anorexia, pero existen otros que también pueden causar una ingesta excesiva de agua.

En el caso de la anorexia, la persona puede aumentar compulsivamente su consumo de líquido en un intento de llenarse sin tener que ingerir calorías. Esta conducta acabaría volviéndose adictiva, lo que a medio o largo plazo podría provocar la aparición del resto de los síntomas de la potomanía.

Otro de los trastornos dismórficos más relacionados con la ingesta excesiva de líquido es la vigorexia (la obsesión con el ejercicio y los físicos muy musculados).

Las personas que padecen esta patología podrían desarrollar ciertas creencias irracionales sobre los beneficios del agua que les llevarían a sufrir potomanía en casos extremos.

Aprendizaje por refuerzos y castigos

Por último, es posible que la conducta de ingerir líquidos en exceso se haya aprendido simplemente mediante un proceso puramente conductual. Beber agua es una acción muy reforzante y placentera, mientras que la sed es un “castigo” natural.

En los casos en los que la potomanía es principalmente conductual, la persona podría haber aprendido a evitar la sed a toda costa y a buscar el refuerzo de beber agua constantemente.

Si existía algún tipo de vulnerabilidad previa (como por ejemplo la presencia de una personalidad muy neurótica o un cuadro de ansiedad), la persona podría acabar desarrollando episodios de potomanía al cabo de un tiempo.

Tipos

La inmensa mayoría de los casos de potomanía están relacionados con un consumo excesivo de agua. De hecho, las consecuencias más graves de este trastorno se producen debido a las propiedades de este líquido, especialmente su alto contenido en potasio, que puede causar todo tipo de desequilibrios en el cuerpo.

Sin embargo, algunos investigadores proponen incluir en los manuales oficiales una versión alternativa de la potomanía: aquella que estaría caracterizada por a ingesta desmedida de cerveza.

El argumento que utilizan estos científicos es que, a pesar de tratarse de una bebida alcohólica (y por lo tanto su consumo excesivo podría encuadrarse dentro del trastorno conocido como dipsomanía), las características de la cerveza hacen que pueda provocar consecuencias muy similares a las producidas por el agua cuando se consume en altas cantidades.

De hecho, varios estudios en este sentido han mostrado que el consumo de cuatro o más litros diarios de cerveza como único líquido pueden también provocar hiponatremia (falta de sodio en sangre). Por lo tanto, hoy en día el debate está abierto respecto a si aceptar la potomanía de cerveza como un trastorno real o no.

Consecuencias

El principal problema de la potomanía, como ya hemos mencionado, es el peligro que sufre la persona de alterar el equilibrio entre los niveles de sodio y potasio de su organismo.

Esto puede provocar desde molestias leves como dolores de cabeza y calambres musculares, hasta consecuencias extremadamente graves.

A continuación veremos las consecuencias más habituales, divididas en tres grupos: leves, medias, y graves.

Consecuencias leves

En los casos menos problemáticos de potomanía, la persona puede experimentar somnolencia y fatiga, dolores de cabeza, náuseas y calambres en los músculos. Estas consecuencias tienden a desaparecer muy poco tiempo después de que se reduzca la ingesta excesiva de agua.

Consecuencias medias

En casos más preocupantes de potomanía, la persona puede comenzar a experimentar una disminución en algunas de sus capacidades psicológicas. Por ejemplo, es habitual que al paciente le sea más difícil de lo habitual concentrarse en una tarea, o mantener su atención centrada en una sola cosa.

Por otro lado, también puede ocurrir que el individuo sienta que está perdiendo parte de su agilidad mental. Esto estaría producido por niveles muy bajos de sodio en sangre; los daños podrían llegar a ser muy difíciles de solucionar si el problema se mantiene durante mucho tiempo.

Consecuencias graves

En los casos más extremos, la alteración de los niveles de sodio y potasio en sangre puede llegar a provocar problemas muy serios, como la dificultad para utilizar ciertos músculos, la parálisis corporal o incluso el coma.

Incluso, en algunas ocasiones, la potomanía puede llevar a un fallo multiorgánico que acabe produciendo la muerte de la persona afectada. Por suerte, este desenlace es bastante poco habitual.

Tratamientos

En función de cuáles sean las causas subyacentes a cada caso de potomanía, el tratamiento a aplicar será distinto. A continuación veremos cuáles son las opciones más comunes para paliar los síntomas más graves y solucionar los problemas subyacentes a este trastorno.

Administración de suero

Como ya hemos visto, el principal peligro de la potomanía es la alteración de los niveles de sodio y potasio en sangre. Por ello, en los casos en los que haya hiponatremia, el primer paso del tratamiento consistirá en la administración de suero de forma intravenosa hasta que esta alteración haya sido corregida.

Este paso se lleva a cabo para evitar los peligros más graves para la salud y la vida del paciente; pero una vez que se hayan regulado los niveles de sodio y potasio en sangre, será necesario combatir las causas del problema para evitar que se vuelva a producir más adelante.

Terapia conductual

Una posible forma de combatir la potomanía es mediante el entrenamiento conductual. Por medio de refuerzos y castigos, el paciente aprende a reducir la frecuencia con la que lleva a cabo su conducta problemática (en este caso, beber agua o cerveza), a la vez que encuentra manera alternativas de comportarse que no sean dañinas.

Terapia cognitiva

Cuando la potomanía está causada principalmente por ciertas ideas irracionales relacionadas con la ingesta de líquido, una de las formas más efectivas de solucionar este trastorno es precisamente cambiar estos pensamientos por otros más adaptativos.

Generalmente, las técnicas de este estilo más utilizadas son la reestructuración cognitiva, el debate racional y la confrontación de creencias. Normalmente, además, la terapia cognitiva suele utilizarse junto a técnicas de carácter más conductual.

Medicación

Como ya hemos visto anteriormente, en algunos casos la potomanía está producida por la alteración de ciertas áreas del cerebro, principalmente el hipotálamo.

En estos casos, la mejor solución es utilizar psicofármacos que ayuden a paliar sus efectos y a reducir los síntomas psicológicos más graves de este trastorno.

El uso de medicación también puede ser clave para tratar aquellos casos de potomanía que están provocados por la presencia de un trastorno médico de otro tipo, como por ejemplo los problemas renales, la esquizofrenia o la diabetes.

En cualquier caso, aún cuando se utilice la medicación como forma principal de tratamiento, es habitual que se combine su uso con la aplicación de algún tipo de terapia psicológica.

Referencias

  1. “Potomanía: síntomas, causas y tratamiento” en: Psicología y Mente. Recuperado en: 30 Noviembre 2018 de Psicología y Mente: psicologiaymente.com.
  2. “Polydipsia (excessive thirst)” en: Health Line. Recuperado en: 30 Noviembre 2018 de Health Line: healthline.com.
  3. “Potomanía: cuando hidratarte se convierte en una obsesión” en: Muy Saludable. Recuperado en: 30 Noviembre 2018 de Muy Saludable: muysaludable.sanitas.es.
  4. “Potomanía” en: Web Consultas. Recuperado en: 30 Noviembre 2018 de Web Consultas: webconsultas.com.
  5. “Primary polydipsia” en: Wikipedia. Recuperado en: 30 Noviembre 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

1 Comentario

  1. Hola, tengo 17 años desde muy pequeña tomaba mucha agua, a los 15 años debido a dolores muy fuertes en las articulaciones una doctora me mando a un psicólogo y me detectaron un trastorno mixto de ansiedad y depresión, pero nunca prestamos atención y seguí con exámenes, a los meses tuve una parálisis del cuello para abajo, solo podía mover la cabeza y alguno que otro dedo, pero los exámenes aparecían normales, desde hace años remplace la comida por agua, no tomo jugos. La verdad es que como una sola comida al día pero por que las personas se preocupan, pero no me da hambre. En 5 horas lleno 4 o 5 veces una botella de 24oz. Vivo con mareos, desvanecimientos, nauseas, dolores articulares, dolor de pecho por el ritmo cardíaco, somnolencia durante el día, pero problemas para conciliar el sueño de noche, confusión y desorientación. Gracias por toda la información, empezare a ir al medico y volver a revisar todo. Creo que esto es lo unico que tiene sentido para lo que me sucede.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here