Primavera de Praga: Antecedentes, Causas y Consecuencias

La Primavera de Praga fue una tentativa de liberalización política del sistema comunista instalado en Checoslovaquia tras la Segunda Guerra Mundial. Tuvo lugar en el año 1968, durando desde el 5 de enero hasta el 20 de agosto de ese año.

El país había tenido un lento proceso de desestalinización bajo la presidencia de Antonín Novotný. Aún así, esa tímida apertura permitió que aparecieran los primeros grupos disidentes, aunque siempre dentro del sistema socialista. Entre estos opositores, destacaron los miembros de la Unión de Escritores de Checoslovaquia.

La reacción del régimen fue muy dura, lo que trajo consigo que el máximo dirigente soviético, Breznev, permitiera la llegada al poder de un nuevo presidente checoslovaco, Alexander Dubcek.

El nuevo presidente, bajo el lema “un socialismo de rostro humano”, emprendió una serie de reformas democratizadoras: cierta libertad de prensa, permiso para la formación de otros partidos, etc…

Sin embargo, la Unión Soviética y otros países miembros del Pacto de Varsovia, vieron con preocupación estos cambios. Finalmente, el 20 de agosto de 1968, tropas del Pacto entraron en Praga y terminaron con el intento aperturista de Dubcek.

Antecedentes

Tras la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los países de la Europa del este quedaron bajo la influencia de la Unión Soviética. Aunque existieron algunas diferencias en las formas, se instaló el comunismo como sistema político-económico en todas esas naciones.

A finales de los años 50, se comenzó un proceso de desestalinización, que intentaba borrar las acciones represivas que Stalin había protagonizado. Checoslovaquia no fue ajena a esto, aunque, en su caso, ese proceso fue muy lento.

El presidente checoslovaco, Antonin Novotný, con el apoyo del soviético, Nikita Jrushchov, promulgó una nueva constitución.

Cambió el nombre del país, que pasó a ser República Socialista Checoslovaca y dio inicio a una tímida rehabilitación de las víctimas del stalinismo. Sin embargo, hasta 1967, los avances reales habían sido muy escasos.

Unión de Escritores de Checoslovaquia

A pesar de esa lentitud, comenzaron a aparecer algunos movimientos que pedían una mayor liberalización. Entre estos, destacó un sector de la Unión de Escritores de Checoslovaquia.

Intelectuales como Milan Kundera, Antonin Jaroslav o Vaclav Havel, empezaron a protestar contra algunas de las prácticas represivas del gobierno.

Novotny reaccionó de manera violenta contra estos atisbos de disidencia. A la postre, esto contribuyó a su caída como presidente.

Cambio de presidente

A partir de ese momento, a mediados de 1967, Novotny fue perdiendo cada vez más apoyos, En el interior del país, el Partido Comunista de Eslovaquia, con Alexander Dubček al frente, lo desafió durante una reunión del Comité Central.

Este desafió no quedó solo en palabras, sino que Dubček invitó al líder soviético del momento, Leonid Brezhnev a visitar la capital y ver por si mismo la situación. El mandatario aceptó la invitación y llegó a Praga en diciembre de ese mismo año.

Brezhnev comprobó de primera mano como la oposición a Novotny era casi total. Para evitar males mayores, hizo que el presidente presentara la dimisión.

Su sustituto como Secretario General del Partido fue el propio Dubček, que comenzó su mandato el 5 de enero de 1968. En marzo, la presidencia pasó a manos de Svoboda, quien apoyó las reformas.

Reformas

Las reformas que Dubček empezó a propugnar alcanzaron varios ámbitos diferentes. Por una parte, reconoció la nacionalidad eslovaca (el mismo procedía de esa zona) y, por otra, dio inicio a una serie de medidas económicas para intentar favorecer la productividad.

Igualmente, acabó con la censura a la que estaban sometidos los medios de comunicación. Ese fue el comienzo de la Primavera de Praga.

Ya en abril de ese año, el Comité Central del Partido Comunista dio luz verde al llamado “Programa de Acción”, un intento de establecer lo que Dubček llamaba “socialismo de rostro humano”.

Con este, los partidos políticos quedaron legalizados, se liberaron presos políticos y se estableció el derecho a huelga y a la libertad religiosa.

En cuanto a la política exterior, Checoslovaquia continuó manteniendo las mismas relaciones con la Unión Soviética, además de permanecer en el Pacto de Varsovia.

Causas

Problemas económicos

La economía checoslovaca se había visto afectada por la falta de resultados de los planes quinquenales que establecía el gobierno.

Si bien, tras la guerra, la población pudo entender la necesidad de algunos sacrificios, en los años 60 los cortes de electricidad seguían siendo frecuentes y la mercancía escaseaba en las tiendas.

Cuando Dubček establece su plan de reformas, no pretendía romper totalmente con la economía socialista, pero sí liberalizarla un poco. De esta forma, quiso cambiar el peso productivo desde la industria pesada al desarrollo científico-técnico.

De igual manera, declaró superada la lucha de clases anterior, por lo que aceptó que los trabajadores fueran pagados dependiendo de sus cualificaciones.

En su plan se encontraba la necesidad de que las posiciones importantes fueran ocupadas “ por gente capaz, con cuadros de expertos de educación socialista”, con el objetivo de competir con el capitalismo.

Falta de libertades

Dentro del bloque compuesto por los países de la Europa comunista, Checoslovaquia destacó por contar con uno de los regímenes más duros en cuanto a la ausencia de libertades políticas y sociales.

Existía una gran represión, así como una férrea censura. Por esto, cuando Dubček anuncia una cierta liberalización, la población lo apoyó completamente.

Durante el breve periodo que supuso la Primavera de Praga, florecieron numerosos proyectos artísticos, culturales y políticos.

Eslovaquia

Aunque muchas veces se ignora este aspecto, no hay que perder de vista que Dubček fue el primer eslovaco en alcanzar el poder en el país. El sistema impuesto hasta ese momento era muy centralista, con el poder totalmente en Chequia.

Los eslovacos reclamaban una cierta autonomía, así como un reconocimiento de sus particularidades. Con la llegada de la Primavera de Praga, estas demandas iban a ser tomadas en cuenta, pero la ocupación del país por las tropas del Pacto de Varsovia paralizó las reformas.

Consecuencias

Invasión

Las reformas presentadas en Checoslovaquia empezaron a preocupar en la Unión Soviética y en otros países de la zona, temerosos de que sus poblaciones exigieran cambios políticos.

Dubček, sabedor de esto, intentó obtener el apoyo de los dos líderes comunistas más alejados de Moscú, Tito en Yugoslavia y Ceaucescu, en Rumanía. De hecho, este último se mantuvo al margen de la posterior intervención militar.

Los soviéticos, mientras tanto, buscaban la manera de que el Partido Comunista Checo no se dividiera entre los ortodoxos y los reformistas. Se llevaron a cabo negociaciones, pero no llegaron a buen puerto. Ante esto, la opción militar cobró fuerza.

Leonid Brezhnev convocó a los países del Pacto de Varsovia y ordenó la invasión de Checoslovaquia para acabar con la Primavera de Praga.

La noche entre el 20 y el 21 de agosto de 1968, los tanques de cinco miembros del Pacto, la Unión Soviética, Alemania Oriental, Bulgaria, Polonia y Hungría, atravesaron la frontera y tomaron el control.

Fueron casi 600.000 soldados los que participaron en la ofensiva, ante la que los checoslovacos solo pudieron oponer una resistencia pacífica y pasiva.

Caída de Dubček

A pesar de controlar sin demasiados problemas el país mediante los soldados enviados, los soviéticos no consiguieron acabar con las demandas de mayor libertad.

Se produjeron muchos actos de resistencia no violenta que demostraban la existencia de una gran voluntad popular de continuar con las reformas.

Ante la situación, la Unión Soviética se vio obligada a ralentizar sus planes. Dubček había sido arrestado la mismo noche de la invasión, pero no fue depuesto de manera inmediata.

En lugar de eso, fue trasladado a Moscú y obligado a firmar un protocolo en el que se acordaba que iba a continuar en su puesto, aunque moderando las reformas.

Unos meses después, en abril de 1969, los soviéticos provocaron la destitución del político eslovaco y su sustitución por Gustav Husak, más cercano a sus intereses.

Asimismo, un 20% de los miembros del partido fueron purgados

Fin de las reformas

Ya con el nuevo dirigente, todas las reformas fueron anuladas. La economía volvió a ser centralizada y se volvió a establecer la censura, eliminándose la libertad de asociación y prensa. Tan solo se mantuvo la estructura federal del país.

Cambios políticos-culturales

La Primavera de Praga tuvo una serie de consecuencias en otros países que llevaron a un cambio en la visión que la izquierda tenía sobre la Unión Soviética.

Dentro del mismo bloque comunista, Rumanía y Yugoslavia se afirmaron en su independencia política, con críticas a la actuación del Pacto de Varsovia.

En occidente, muchos partidos comunistas empezaron a marcar una mayor distancia con los soviéticos. Apareció entonces el llamado eurocomunismo, que condenaba las acciones en contra de los derechos humanos en varios de los países del este.

Por último, en Checoslovaquia permaneció el poso creado por esos meses de reformas. Parte de los que protagonizaron la Primavera de Praga, serían fundamentales en la caída del régimen en los años 80.

De hecho, en 1989, Dubček se convirtió en presidente de la Asamblea Federal durante el gobierno de Václav Havel.

Referencias 

  1. Historia y Biografías. La Primavera de Praga. Sus causas. Obtenido de historiaybiografias.com
  2. Meseth, Gabriel. Primavera de Praga: el año que vivimos en peligro. Obtenido de elcomercio.pe
  3. Manethová, Eva. El Día en el que se murió la Primavera de Praga. Obtenido de radio.cz
  4. The Editors of Encyclopaedia Britannica. Prague Spring. Obtenido de britannica.com
  5. History.com Staff. Prague Spring begins in Czechoslovakia. Obtenido de history.com
  6. Vrabie, Catalina. 50th Anniversary of the Prague Spring. Obtenido de enrs.eu
  7. Poggioli, Sylvia. Prague Spring: An Exercise in Democracy. Obtenido de npr.org
  8. LivingPrague.com. Prague History – The Prague Spring. Obtenido de livingprague.com
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here