Los 10 Primeros Síntomas del Alzheimer (en Jóvenes y Mayores)

Los primeros síntomas del Alzheimer no siempre son tan fáciles de identificar y a menudo ciertos fallos de memoria u olvidos frecuentes pueden generar dudas y confusión al pensar que pueden corresponder al inicio de esta enfermedad.

Aun así, el Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que implica pérdida de memora, deterioro cerebral y una clara disfunción de todas las capacidades cognitivas.

primeros síntomas del alzheimer

Así mismo, hay que tener en cuenta que alteraciones en la memoria o en otras funciones cognitivas como la atención o la orientación no son únicas del Alzheimer y puede corresponder a otras situaciones o patologías.

Con el objetivo de clarificar un poco las características que definen la enfermedad de Alzheimer, en este artículo revisaremos cuáles son sus primeros signos y síntomas.

Los principales signos del Alzheimer

Ante la aparición de despiste o dificultades cognitivas, en seguida se puede disparar la señal de alarma sobre la posibilidad de padecer Alzheimer.

No obstante, existen muchas otras variables como el estrés, el estado de ánimo decaído o las dificultades de concentración que pueden provocar también alteraciones en la memoria.

De este modo, para clarificar cuáles son las principales señales de inicio de la enfermedad de Alzheimer, la Alzheimer’s Association ha creado una lista de los 10 signos más prototípicos del inicio de esta patología.

Estos signos no demuestran de por sí la presencia inexpugnable de la enfermedad de Alzheimer, ya que para ello se requiere un diagnóstico médico con la administración de una serie de pruebas.

Sin embargo, sí que resultan muy útiles para identificar la posible presencia de la patología y la necesidad de acudir a un médico para la realización de un diagnóstico.

Los 10 síntomas principales:

1- Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana

Es probablemente la señal más común del Alzheimer en etapas tempranas y se caracteriza por olvidar información recién aprendida.

Así pues, mientras el recuerdo de información sobre el pasado puede estar preservada, acordarse de cosas recientes o aprendidas a corto plazo suele resultar mucho más complicado para las personas que empiezan a padecer Alzheimer.

2- Dificultad para resolver problemas

En las etapas iniciales del Alzheimer, algunas personas pueden experimentar cambios notables en su habilidad para desarrollar un plan o trabajar con números. Así pues, se pueden presenciar dificultades para seguir una receta de cocina o para manejar las cuentas familiares.

3- Dificultad para desempeñar tareas habituales

Tanto las tareas cotidianas como las laborales o incluso las de ocio pueden realizarse con mayor dificultad de lo habitual.

4- Desorientación de tiempo y lugar

Suele ser más típico en etapas un poco más avanzadas que los signos anteriores, pero las personas con Alzheimer suelen tener dificultades para recordar fechas, estaciones anuales o el paso del tiempo.

5- Dificultad para comprender imágenes visuales

Suele aparecer en etapas un poco más tardías pero en algunos casos tener problemas de vista puede ser una señal de inicio de Alzheimer. Se pueden presenciar dificultades como leer o juzgar distancias.

6- Olvido de palabras

En el habla de una persona con Alzheimer suelen aparecer lapsus y “momentos en los que no salen las palabras” de forma frecuente.

7- Colocación de objetos fuera de lugar

Las personas con Alzheimer suelen colocar las cosas fuera de lugar y posteriormente tener muchas dificultades para recordar donde los colocó o qué pasos realizó la última vez que utilizó el objeto.

8- Disminución del buen juicio

Se pueden presenciar cambios en el juicio o en la toma de decisiones , así como realizar acciones que no se solían realizar o no realizar algunas que se realizaban con frecuencia.

9- Pérdida de iniciativa

Las personas con Alzheimer suelen perder la iniciativa de realizar acciones incluso esas que son lúdicas o que resultaban agradables anteriormente.

10- Cambios de humor

No siempre están presentes pero en algunos casos la persona con Alzheimer puede volverse confundida, sospechosa, deprimida, temerosa o ansiosa. 

En este artículo puedes conocer las principales consecuencias del Alzheimer.

¿Cómo afecta el Alzheimer al cerebro?

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, es decir, consta de una patología que cuando aparecen en el cerebro de una persona se empiezan a degenerar las distintas regiones  cerebrales.

De este modo, el hecho que determina los olvidos, la pérdida de memoria y la disfunción de las capacidades cognitivas radica en la degeneración de las distintas células del cerebro.

Hay que tener en cuenta que los fallos cognitivos (memoria, lenguaje, desorientación, atención, etc.) que se presencian en el Alzheimer no hacen referencia a una situación temporal o transitoria.

Hasta ahora vemos que el Alzheimer va degenerando el cerebro, pero ahora bien, ¿cómo lo degenera? ¿qué áreas cerebrales degenera? ¿que se degenera primero y en qué síntomas se traduce?

Para poder entender las bases de esta enfermedad es importante tener en cuenta dos aspectos distintos.

Por un lado, es importante conocer la neuropatología del Alzheimer, ya que nos permitirá saber qué cambios va produciendo la enfermedad en las células del cerebro (en las neuronas) y cómo estos cambios se traducen en una marcada degeneración cerebral y en fallos cognitivos.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que el cerebro humano es altamente complejo y su funcionamiento, salvando las distancias, se puede equiparar al de un ordenador.

De este modo, a pesar de que las personas solemos generalizar todas las habilidades cognitivas a un área del cuerpo, es decir, al cerebro, cada una de las habilidades mentales corresponde a unas regiones cerebrales determinadas.

Así pues, del mismo modo que cada región del cuerpo nos permite realizar una acción determinada como las piernas caminar o las manos escribir, cada región del cerebro nos permite realizar también acciones mentales determinadas.

Esto quiere decir que ciertas regiones del cerebro se encargan de realizar los procesos de memoria y nos permiten recordar y aprender, otras regiones se encargan de controlar la atención, otras se encargan de controlar el lenguaje, etc.

Para clarificar estos dos puntos básicos que nos permiten entender el Alzheimer y sus primeros síntomas, a continuación explicaremos tanto la neuropatía como las regiones del cerebro que se ven afectadas en esta enfermedad.

Neuropatía del Alzheimer

Por neuropatía del Alzheimer entendemos todos esos cambios neuronales que produce la enfermedad en el cerebro.

Como hemos dicho, el Alzheimer se caracteriza principalmente por degenerar las regiones del cerebro, hecho que se traduce de forma automática en una serie de disfunciones cognitivas y pérdida de habilidades mentales.

No obstante, estos cambios patológicos del cerebro se producen a través de una serie de marcadores específicos, es decir, a través de la aparición de unos signos patológicos determinados que explican la muerte progresiva de neuronas y la degeneración del cerebro.

Estos cambios se pueden dividir en dos grandes grupos: los cambios microscópicos y los cambios macroscópicos.

Tanto los microscópicos como los macroscópicos se caracterizan por ser patológicos, es decir, la aparición de estos cambios en el funcionamiento del cerebro producen disfunción y muerte neuronal, y no aportan ningún tipo de beneficio, sino todo lo contrario.

1- Cambios microscópicos

La catalogación de estos cambios como microscópicos hace referencia a sus propias características, es decir, son minúsculas modificaciones en las neuronas que sólo pueden observarse a través de técnicas microscópicas.

Estos pequeños cambios que se aprecian en la neuronas afectadas por el Alzheimer explican la muerte neuronal y la degeneración progresiva del cerebro. Los principales cambios neuropatológicos son:

a) Aparición de placas seniles

En este caso, se acumulan sobre las neuronas una confección de proteínas conocidas como b-amiloide.

Lo que suele suceder en el Alzheimer es que el cerebro empieza a producir en exceso de este tipo de proteínas y se van acumulando en las neuronas formando una estructura conocida como placas seniles.

La agregación de estas placas sobre las neuronas produce una alteración en su funcionamiento y poco a poco va provocando su muerte, por lo que el cerebro va perdiendo un gran número de neuronas.

b) Ovillos neurofibrilares

Al mismo tiempo, otra proteína conocida como TAU también empieza a producirse en exceso en el cerebro.

De este modo, el exceso de esta proteína va produciendo una fibrilas en forma de ovillos que se acumulan en las neuronas y provocan su degeneración.

c) Estrés oxidativo

Este factor hace referencia a una reducción de los mecanismos de defensa del cerebro.

De este modo, el cerebro empieza a ser incapaz de realizar su defensa antioxidante de una forma normal ante al elevado número de radicales libres.

d) Neurinflamación

Por último, aparecen en el cerebro signos de reacción inflamatoria en regiones vulnerables a los cambios metabólicos.

De este modo, las regiones del cerebro que se ven afectadas por la producción de placas seniles y ovillos neurofibrilares, padecen una inflamación simultánea, por lo que el daño y la degeneración neuronal resulta de mayor magnitud.

2- Cambios macroscópicos

Estos cambios hacen referencia a modificaciones a nivel global de las características y la apariencia del cerebro afectado por la enfermedad de Alzheimer.

Por lo general, se puede presenciar dos cambios fundamentales que permiten diferenciar un cerebro sano de un cerebro con Alzheimer. Estos cambios son:

a) Peso cerebral

La enfermedad de Alzheimer produce una pérdida de peso cerebral por lo que las personas afectadas por esta patología presenta un cerebro con un peso más reducido de lo normal.

b) atrofia y ensanchamiento de los surcos cerebrales

Los surcos cerebrales son las distintas ranuras o repliegues que presenta el cerebro. Estos repliegues se presencian varias zonas cerebrales, por lo que existen varios tipos surcos cerebrales.

En la enfermedad de Alzheimer, los surcos que aparecen más ensanchados y atrofiados son los que se encuentran en el lóbulo frontal (parte más externa y más frontal del cerebro) y en el hipocampo.

Regiones del cerebro afectadas por el Alzheimer

Hasta ahora hemos visto qué sucede dentro de un cerebro afectado por la enfermedad de Alzheimer.

Ahora bien, estos cambios patológicos que hemos descrito pueden producirse en cualquier parte del cerebro.

Como hemos comentado al inicio del artículo, cada región del cerebro se encarga de realizar unas actividades mentales determinadas.

De este modo, en función de las regiones cerebrales en las que se producen los cambios que hemos comentado en el apartado anteriores, es decir, en función de las partes del cerebro en las que avance la enfermedad de Alzheimer, podremos observar unos síntomas u otros.

Así pues, ¿cuáles son las regiones del cerebro que se ven afectadas por la degeneración originada por el Alzheimer?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la enfermedad de Alzheimer se caracteriza por afectar de forma completa el cerebro, es decir, los cambios patológicos que hemos comentado acaban afectando prácticamente la totalidad del cerebro.

No obstante, esto sucede sólo en etapas muy avanzadas del Alzheimer donde la persona queda totalmente afectada por la enfermedad y pierde toda su funcionalidad.

De este modo, en las primeras etapas de la patología, sólo se ven afectadas unas zonas particulares del cerebro.

Este hecho resulta especialmente relevante para conocer el curso de la enfermedad y, sobretodo, para saber cuáles son los primeros síntomas más típicos del Alzheimer.

Así pues, la enfermedad de Alzheimer se caracteriza por producir una degeneración progresiva de neuronas en el hipocampo y en la corteza entorrinal.

Posteriormente, también se ve afectada la corteza asociativa temporal y parietal, y el núcleo basal de Meyenert.

Con esta primera afectación de las áreas cerebrales ya podemos ver, en cierto modo, cuáles pueden ser los primeros síntomas del Alzheimer.

El hipocampo es la estructura principal de la memoria, es decir, es la zona del cerebro donde almacenamos una mayor parte de los recuerdos y los conocimientos.

La corteza entorrinal por su parte, actúa como centro de redistribución de la información desde y hacia el hipocampo.

De este modo, atendiendo a las dos regiones que se ven afectadas inicialmente por el Alzheimer ya se puede prever como la pérdida de capacidad de aprendizaje y la aparición de olvidos pueden ser los primero síntomas de la enfermedad.

Así pues, el deterioro de la memoria episódica constituye el primer síntoma de la Enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, no todos los casos de Alzheimer cursan un inicio y una evolución idéntica, por lo que vamos a repasar las señales de advertencia de la enfermedad más importantes.

Referencias

  1. Mesulam MM, Weintraub S: Primary progressive aphasia: sharpening the focus on a clinical syndrome. En: Boller F, y cols. (eds.): Heterogeneity of Alzheimer disease. Berlín: Sprimger-Verlag, 1987; 43-66.
  2. Foster NI, Chase TN, Fedio P, Patronas NJ, Brooks RA, di Chiro G: Alzheimer’s disease: focal cortical changes shown by positron emision tomography. Neurology 1983; 33; 961-965.
  3. Harasty JA, Halliday GM, Xuereb J, Croot K, Bennet H, Hodges JR: Cortical degeneration associated with phonologic and semantic language impairments. Neurology 2001; 56:944-949.
  4. Alberca R, Ferrer I, Marqués E, y cols.: Signo del miembro alienígena asociado a patología característica de la enfermedad de Alheimer. Neurología 1994; 9:362-363.
  5. Hof PR, Vogt BA, Bouras C, y cols.: Atypical form of Alzheimer’s disease with prominent posterior cortical atrophy: a review of lesions distribution and circuit dysconnexion in cortical visual pathways. Vision Res 1997; 37:3609-3625.
  6. Alberca R: Atrofia cortical posterior. En: Alberca R, López Pousa S (eds.): La enfermedad de Alzheimer y otras demencias, 2.a ed. Madrid: Panamericana, 2002; 417-427.
  7. Lykestos CG, Sheppard JM, Steinberg M, Tschanz JA, Norton MC, Steffens DC, Breitner JC: Neuropsychiatric disturbance in Alzheimer’s disease cluster three groups: the Cache County study. Int J Geriatr Psychiatry 2001; 16:1030-1032.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here