Color Gris: Significado y Psicología (Aspectos Negativos y Positivos)

El gris en la psicología del color tiene un significado de aburrimiento, lo anticuado y la crueldad. También de lo confiable, maduro e inteligente. El gris es cualquiera de los puntos de luminosidad media entre la máxima luz (blanco) y la luz nula (negro).

Es un color acromático, pero cuando tiene ligeras coloraciones se dice que se trata de un color grisáceo. En el habla común la gente suele decir expresiones como “vida gris” o “día gris”.

psicologia-gris

Por lo general significa que no se está triste ni feliz, sino en un punto medio. También se suele decir que “la vida no está hecha de blancos y negros”, que “también hay grises”. Se asocia el gris, entonces, con lo neutral o imparcial.

Sin embargo, tanta imparcialidad puede hacer difícil el tomar decisiones. Por ello, algunos asocian el gris a la indecisión. Es importante evitar este color cuando quieres que alguien se decida por algo que le ofreces. En cambio, sería mucho más útil utilizarlo en situaciones donde se quiere llegar a un consenso lo más neutral posible.

En este artículo, te conversaré sobre el significado psicológico del color gris. Aprenderás a utilizarlo a tu favor y a evitar sus asociaciones negativas. Desde cómo lucir más profesional, estable, calmado y elegante, a cómo evitar parecer indiferente, deprimido, aislado o sin emociones.

Ello, pues el gris, como todo color, tiene asociaciones positivas y negativas. Aunque en las encuestas de Eva Heller, creadora de la psicología del color, el gris se repitió como el tercer color menos apreciado, todavía sigue siendo un color importante para la moda, la decoración y la identidad de marca.

El punto de partida: el simbolismo del color gris

El gris tiene asociaciones simbólicas muy arraigadas en casi todas las culturas del mundo. Un cielo gris nos coloca a la mayoría de las personas de un humor similar, cercano a la tristeza. De hecho, la mayoría de las asociaciones del gris son negativas. Aquí te hablaremos de todas ellas, iniciando por las más comunes.

Sin embargo, hay que acotar que para la psicología del color de Eva Heller, el plateado tiene sus propias asociaciones simbólicas, independientes a las del gris. 

El gris es el color del pelo cano y, por ende, de la vejez. Esta etapa de la vida se asocia a la sabiduría, pero también a la decrepitud. Hay un rechazo y temor social arraigado sobre la idea de envejecer. Aunque también persiste un respeto reservado para la sabiduría ancestral de los ancianos. La vejez que inspira el gris, por ende, está llena de contrastes.

Es también el color del conformismo (desde un polo negativo) o de la adaptación (desde un polo positivo). Ello pues el gris, a diferencia de los demás colores (salvo quizás el marrón) no tiene extremos propios. Sus extremos están representados por otros colores, por lo cual se considera el color de la falta de personalidad, del pasar desapercibido.

Lo anterior es la razón de que al gris se le conciba como el color de la mediocridad y lo aburrido. Pero también que se le tome como el color de la conciliación y la imparcialidad. En cualquiera de los casos, sea por mediocridad o imparcialidad, es un color desprovisto de pasión y emocionalidad. Ello, aunque también se suele asociar a la tristeza.

Eva Heller dice que el gris es “psicológicamente (…) el más difícil de ponderar: es demasiado débil para ser masculino (…), demasiado amenazante para ser femenino”. Y luego agrega “No es cálido, ni frío. No es espiritual, ni material”. Por esto lo llama “el color sin carácter”.

Pero, del otro lado de esta falta de emocionalidad, el gris también se asocia a los sentimientos sombríos. Estados emocionales como la preocupación, la inquietud y la culpa se asocian al gris. También a lo desapacible: el enfado o desagrado, lo inestable. El duelo, por razones similares, suele ser un estado asociado a este color.

El gris también es el color del mal clima y por ello se le asocia a malos augurios, malas noticias, crisis. Por extensión, es el color de la injusticia, lo ilegal y lo secreto. Por ejemplo, en derecho se llama “zona gris” al espacio en que no se sabe si algo es penado o permitido. Los criminales suelen aprovecharse de estas zonas grises para hacer sus fechorías.

Por último, el gris es el color de lo derruido y olvidado. Un espacio abandonado por el hombre se llena de polvo y telarañas grises.

Un objeto destruido por el fuego se reduce a cenizas. Por ello, el gris es también el color del aislamiento y la soledad. Una referencia cultural de cómo el gris representa todo esto es Guernica, el famoso cuadro de Picasso.

guernica

En definitiva, es claro que el gris está lleno de asociaciones negativas en nuestras mentes. Pero sus asociaciones positivas, si bien pocas en comparación, son las suficientes como para que tenga sentido usar este color en muchas situaciones. Ahora, hablaré sobre estos aspectos más luminosos de este pálido color.

¿Y cuáles son los aspectos positivos del color gris?

Ya se habló lo suficiente sobre cuáles razones vuelven al gris un color con tan pocos amigos. Pero, ya se ha dicho con anterioridad en estos artículos: cada color refleja de forma inconsciente una gran variedad de emociones. Conozcamos ahora las positivas.

Por ser el gris un color tan variable de acuerdo a la cantidad de luz que posea, tiene distintos significados simbólicos. Mientras más oscuro y cercano al negro sea, se asociará más a lo elegante, misterioso y dramático. Mientras más claro y cercano al blanco sea, más se asociará a lo calmante y a la capacidad de sortear situaciones difíciles.

Cuando se inventó la cámara fotográfica solo era posible crear imágenes en blanco y negro o, lo que es igual, en escala de grises. Una vez surgió la fotografía a color se temía que la fotografía en blanco y negro desaparecería, cosa que nunca sucedió. Ello, porque una imagen en escala de grises luce siempre elegante, artística, poética.

Se suele decir que el gris es un color sin vida, personalidad, emoción o carácter. Pero, cuando se unen en una misma composición muchos tonos de grises, de alto contraste entre sí, adquiere mucha vida, personalidad, emoción y carácter. Por eso una fotografía en blanco y negro puede transmitir todo el espectro de emociones humanas.

Por otra parte, el gris es un color muy bienvenido en el mundo del trabajo y los negocios. Según los expertos, es uno de los mejores colores a elegir durante una entrevista laboral, porque refleja profesionalismo y sofisticación. Todo ello, sin distraer o intimidar.

Lo más recomendable, en estos casos, es equilibrarlo con otro color en la corbata o joyería, que no sea blanco, negro o marrón. El gris, entonces, sobre todo el oscuro, es un color ideal para trabajos corporativos, de manejo de cuentas o servicios financieros. También para abogados y personas en posiciones de gerencia.

El gris es un color conservador y serio, lo cual es un rasgo positivo para muchos contextos. Por eso suele usarse mucho en el empacado de productos de rango alto, comúnmente combinado con azul o dorado. También la tecnología se aprovecha del color gris claro, pero ahora con una asociación contraria: modernidad.

Otras asociaciones positivas hacia el gris es que refleja seguridad, confianza y modestia, en la misma medida que inteligencia, conocimiento y sabiduría. En el mundo de los negocios es muy valorado porque se le asocia con discreción y autocontrol, además de alto nivel de compromiso y pulcritud.

Finalmente, el gris puede dar una sensación de calma, estabilidad y compostura, ya que no es un color estimulante. Pero un exceso de él puede volver a los espacios algo depresivos. Por ello, siempre se recomienda combinarlo con colores más vivos. De esta forma, deja la sensación de ser el punto de partida para cosas positivas por venir.

No todo es negativo con el gris, entonces, como pudimos notar. Si se le sabe usar en el contexto y la proporción adecuadas, puede ser de mucha utilidad y resultar bienvenido. Ahora faltaría saber qué significado tiene cada una de las variaciones de este color. Podrás enterarte de esto justo en el siguiente punto.

Las 13 variaciones del gris y su significado psicológico

En su famosa investigación sobre la psicología del color, Eva Heller tomó en consideración 65 tonos distintos de gris. Sobre cada uno de ellos analizó qué tipo de emociones generaba en las personas. En su paleta de grises, encontramos variedades tan cotidianas como el gris acero y gris ceniza, junto a otros más atípicos como el gris antracita.

Luego, se definió solo por 13 de estas variedades, en tanto que estas eran las que, de acuerdo a la investigación, generaban emociones más distinguibles. De ellas, 4 son emociones positivas, 2 son neutras y las 7 restantes son emociones negativas.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la investigación de Heller tuvo su centro en Alemania, donde su historia política asocia el gris a los partidos que apoyan a los pensionados y ancianos (se les conoce como “los grises”). Ello puede generar rechazo en los jóvenes, por las asociaciones negativas de la vejez.

En cualquiera de los casos, Alemania no es el único país con asociaciones políticas negativas al color gris. Muchos países han asociado el gris a movimientos neonazis, fascistas o dictaduras de derecha (por ejemplo, se asocia a la policía del franquismo en España). Así que parte de la aversión cultural es comprensible.

En cualquiera de los casos, la tabla a continuación muestra las conclusiones de las encuestas de Eva Heller sobre las 13 variedades de gris más significativas. Observa con atención cada tonalidad de gris y toma nota de qué sientes o pienses. Quizás sientas emociones muy similares o completamente diferentes.

gris-tonos

Si tu color favorito es el gris, tu personalidad es…

Las personas que gustan del color gris, pero sobre todo las que lo consideran su color favorito, podrían tener varias características en común en su personalidad. Lo mismo que las que sienten rechazo, pero más aún, las que lo consideran el color menos agradable.

gris-traje

En principio, es sencillo suponer que los que gusten del gris tendrán algunos de los rasgos antes mencionados, tanto del lado positivo como del negativo. Y los que rechazan el color, tendrán rasgos de personalidad contrarios a los abordados en este artículo, o cuando menos diferentes.

Si te gusta mucho el gris, la invitación es que aproveches la lista de rasgos de personalidad de a continuación para que analices qué tanto se parece a ti. Recuerda que esto no es una ciencia exacta o una teoría de la personalidad con gran respaldo académico, pero puede ser interesante apuntar las similitudes y diferencias que encuentres contigo.

1. Son personas neutrales sobre diferentes situaciones de la vida, pero podrían llegar a ser indiferentes o indolentes ante estas situaciones.
2. Son personas que valoran la calma y rehúyen del caos, incluso pudiendo llegar a preferir el aislamiento o sintiendo que no encajan en ningún lugar. En la misma línea, no gustan de las emociones elevadas y prefieren la estabilidad y la seguridad.
3. Son personas prácticas y conservadoras. Les gustan las cosas ya conocidas y que saben que funcionan. No suelen, por ende, arriesgarse demasiado o salir de sus rutinas para intentar cosas nuevas.
4. No suele gustarles llamar la atención, por lo que pueden ser buenos camuflándose, actuando de formas que puedan pasar desapercibidos.
5. Pueden ser personas muy confiables, discretas, tranquilas y pacíficas, por lo que pueden ser los candidatos ideales para confiarles secretos o para pedirles ayuda en situaciones difíciles. Ello a pesar de su desagrado por el caos.
6. Son personas trabajadoras y constantes, que no se distraen o dilatan el inicio de sus tareas, y no detienen hasta verlas completadas. Siempre tendrán un alto compromiso y lealtad por los trabajos en los que participen.
7. En el polo contrario, pueden ser personas indecisas y faltas de confianza, por lo que, en ocasiones, pueden pasar de un punto de vista a otro, bien sea por complacer a otros o por no poder tomar una decisión.

Esos serían, aproximadamente, algunos de los rasgos de las personas que gustan del gris. Pero, si lo que ocurre es que te disgusta este color, entonces tu personalidad tiene otras características. Lo más común es que tu personalidad tenga elementos contrarios a los de la lista anterior. Pero veámoslo con un poco más de detalles.

Si no te gusta el gris, puedes ser una persona que prefiera equivocarse antes que pasar desapercibido, que se emocione positiva o negativamente por las cosas de su cotidianidad, que le sea imposible no tomar partido o expresar su opinión ante una situación, o quedarse callado o lucir indiferente ante una injusticia, aún a costa de tu propia tranquilidad.

Todo esto te ha permitido confiar en ti y en tu capacidad de toma de decisiones. Por eso, en tu búsqueda de la felicidad, sabes cuáles son los pasos a seguir para alcanzar lo que deseas y los persigues con ahínco. Puede ayudarte el que eres una persona que busca la estimulación y rechaza la rutina.

Así pues, ya tenemos claro todo lo que implica el color gris, cultural, simbólica y personalmente.

Queda de tu parte, sacarle el máximo provecho en los diferentes retos de tu vida cotidiana. Por ello, la invitación es a ponerle un poco de gris a tu vida, siempre con equilibrio y contraste.

Bibliografía

  1. Heller, E. (2000). Wie Farben auf Gefühl und Verstand Wirken. Droemer, Múnich.
COMPARTIR
Psicólogo clínico y yo auxiliar psicodramático certificado. Docente universitario y escritor publicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here