Color Café: Psicología y Significado (Marrón)

La psicología y significado del color marrón pueden transmitir varios significados: antipatía, pereza, necedad, común y lo anticuado; es el color de los pobres.

El color café o marrón es uno de los colores que más aversión genera en las personas, según las encuestas, y ocupa la última posición entre la lista de colores favoritos de la gente.

psicología del color café

Si has leído nuestros otros artículos sobre la psicología del color (verde, azul, violeta, amarillo, naranja) habrás notado que se trata de colores con asociaciones positivas en su mayoría y pocas negativas. Con el marrón ocurre lo contrario. Pero tiene una explicación.

Aunque el color café no sea el más popular de entre los colores para ciertos aspectos de nuestras vidas, en otros es muy bienvenido. Por ejemplo, en la decoración de interiores, la madera tiene un alto valor, lo mismo que toda la gama de marrones en el diseño de ropa.

Así pues, como pasa con los otros doce colores que forman parte de las teorías de la psicología del color, el marrón o café está lleno de un conjunto de asociaciones muy complejas, que hablan de nosotros y nuestra psique.

Si estás interesado en saber cómo puede el marrón ayudarte a desarrollar espacios que dejen la sensación de ser hospitalarios y acogedores, lo mismo que lucir más serio, estable, trabajador y fuerte o que tus productos así lo parezcan, continúa con la lectura de este artículo.

“El color es la lengua materna del subconsciente”.Carl Jung.

¿Por qué el color café es tan odiado?

rana

Son tantas las asociaciones negativas que se han desarrollado sobre este color, que la primera pregunta razonable que surge es “¿por qué es un color tan odiado?”. Después de todo, es el color de la tierra, de la corteza, de lo natural. ¿Por qué no se le valora positivamente?

Según las investigaciones de Eva Heller, madre de la psicología del color, el marrón es el color de lo feo y lo antipático, de la pereza y la necedad, de lo corriente y lo anticuado; es el color de los pobres. Incluso se le asocia al nacionalsocialismo alemán. Sí, a los nazis.

Definitivamente, no hay un color que tenga un peor currículum que el marrón, aunque en sus orígenes Goethe, padre de la psicología del color, lo definiera como el color de los ricos y la moda. Pero toda esta aversión tiene una explicación bastante lógica.

Una de las razones por las cuales el marrón es tan poco apreciado podría esconderse en las teorías de formación del color. Y es que, en esencia, el marrón no es un color en sí mismo. Sería más correcto decir que se trata de una mezcla de colores.

Sabemos que existen los colores primarios, que no se pueden formar con otros colores, y los secundarios, que están formados por dos colores fijos. Por ejemplo, el violeta siempre requiere de azul y rojo, y no puede formarse con otros colores. No pasa así con el marrón.

El marrón puede crearse de muchas maneras. Todos los colores juntos generan marrón, todos los primarios, también, igual que todos los secundarios. O cualquier color más negro. Y la mezcla de un primario más un secundario opuesto (ej.: rojo y verde) también genera marrón.

Eso podría propiciar la sensación de que no se está en presencia de un color específico, de que es un color sin carácter. En el marrón los demás colores desaparecen (se funden a él), así que es como si fuera un vórtice, capaz de tragarse la belleza de los otros colores naturales.

El hecho de que el marrón sea una mezcla de todos los colores hace que combine bien con todos los colores, según los expertos en modas. También es el color del cuero, la madera, la tierra, y el color de animales muy apreciados por su belleza.

Sin embargo, el marrón también es el color de los excrementos, de lo sucio, lo rústico, el polvo, el fango, lo marchito, lo putrefacto, lo envejecido. Y, además, fue el color que eligió el Partido Nacionalsocialista Alemán para representar a todo su movimiento.

Donde sea que miremos encontraremos marrón, y en sus formas naturales siempre será muy apreciado, pero como color es despreciado por la mayoría. Es una dualidad de la cual este color no se podrá separar, y que hay que tomar en cuenta cuando se haga uso de él.

El simbolismo del color café o marrón: lo bueno, lo malo y lo feo

tronco

Ya hemos visto, entonces, cuáles son las razones que vuelven a este color uno tan rechazado. Pero, como ya se dijo, todo color está relacionado inconscientemente a muchos tipos de emociones. El análisis del simbolismo nos permitirá redondear una comprensión total.

Así pues, veamos cuáles son las asociaciones simbólicas que realizan las personas sobre el color marrón que son independientes a la cultura y que, como tal, traspasan fronteras. Primero, en el polo positivo.

  • Seriedad (responsabilidad, compromiso, honestidad, credibilidad, genuinidad).
  • Practicidad (tener los pies en la tierra, realismo, sentido común, madurez).
  • Estabilidad (estructura, fuerza, soporte, protección, seguridad material, moderación, orden).
  • Sentido de pertenencia (a la familia, al trabajo, amistad, cercanía, patriotismo, lealtad).
  • Confort (calidad, calidez, simplicidad, tranquilidad, sensibilidad, sensualidad, sofisticación).
  • Natural (salud, bienestar, conservación, ecología, cuidado, protección).

Si pensamos en un gerente que viste de traje negro, seguro nos hará evocar a alguien ambicioso y cerrado. Si en cambio lo imaginamos con un traje marrón oscuro, nos dará la sensación de ser un empleado más leal, más maduro, más responsable y amigable.

De la misma forma si imaginamos a una mujer vestida de blanco en su boda, pensaremos que puede preocuparle la búsqueda de perfección e independencia. Mientras que si estuviera vestida de marfil nos haría pensar en una mujer más comprometida, genuina y accesible.

Desde este mismo enfoque, un restaurante decorado en tonos rojos remitirá a sensaciones de rapidez y poca calidad. El mismo lugar, pero decorado con tonos marrones, nos dará la impresión de buena calidad, sofisticación, confort y bienestar.

Productos de sabores fuertes, como el café y el chocolate, parecerán más insípidos y artificiales con colores como el azul o verde. Y así mismo lucirán robustos, sensuales y naturales si sus empaques son de color marrón.

Vemos, entonces, que el marrón es más que un color odiado. En hostelería y turismo da la sensación de hospitalidad, en oficinas motiva el compañerismo y compromiso, en bufetes de abogados habla de capacidad para resolver problemas y protección, etc.

Faltaría, entonces, ver algunas de las asociaciones negativas del marrón. Algunas de ellas ya fueron mencionadas en el apartado anterior, pero aquí podremos verlas y entenderlas con más claridad.

  • Falta de sentido del humor o exceso de seriedad. Se le asocia a personas aburridas y muy predecibles.
  • Suciedad o descuido por la higiene. Por ello también se le asocia a trabajos manuales.
  • Vejez o falta de sentido de lo actual. Se le asocia a lo caducado y pasado de moda.
  • Pasividad o lentitud. No es adecuado para productos o servicios que deseen ajustarse al ritmo acelerado de la actualidad. También se le asocia a la depresión o la pereza.
  • Materialista o tacaño. Se le asocia a la acumulación de dinero o bienes.

Si bien una persona bronceada es sinónimo de alguien descomplicado, arriesgado, desprendido y natural (de alguien atemporal), en el otro polo una persona vestida de marrón puede dejar la sensación de ser aburrida, anticuada, tacaña, depresiva y sucia.

Podemos notar, entonces, que estas asociaciones no están dadas sobre todas las tonalidades del marrón o sobre cualquier forma en que se usen. Se trata más bien de no hacer un uso correcto del color. Si se le utiliza de forma equilibrada, se evitan sus asociaciones negativas.

Y, finalmente, en lo referido a simbolismo, existen algunas asociaciones propias de algunas culturas específicas, que no se repiten en otros contextos. Vale la pena hacer un repaso por algunas de las más relevantes.

  • En el horóscopo chino representa el color de la tierra.
  • En la India es el color de la mañana.
  • En Nicaragua es un signo de desaprobación.
  • En occidente está asociado a cometer errores.
  • En Alemania se le asocia al partido Nazi.

Es importante acotar, para cerrar, que en tanto el marrón contiene a todos los demás colores en su formación, cuando se tiñe de tonos propios de otro color (por ejemplo, rojo o azul), asume muchas de las características psicológicas del mismo.

Y lo mismo ocurre cuando se combina el marrón con algún otro color en un diseño específico. Por ejemplo, el marrón con el verde realzará la sensación de que algo es natural, y el marrón con el azul, de que algo es confiable.

Las 11 variaciones del color café/marrón y su significado psicológico

En algunos países, al marrón se le conoce más habitualmente con algún nombre alternativo, como café o castaño. Sin embargo, en la actualidad se prefiere el término marrón como nombre genérico, pues los otros remiten a tonos muy específicos de este color.

Como dice Eva Heller: “Nunca se nos ocurriría decir que el café es color tabaco, o que el tabaco es color nogal. Las ideas que tenemos de estos colores [a pesar de sus posibles similitudes] son inseparables de sus contextos”.

En su investigación, Heller trabajó sobre la base de 95 tonos de marrón diferente, explorando las emociones que podría generar cada uno de ellos. En esa lista encontramos colores comunes como el ámbar y el roble, junto a otros más extraños como el marrón momia.

Finalmente, sobre esos 95 tonos se definió por los 11 tonos de marrón que generaban sensaciones más específicas y universales. Notando, además, que solo uno de ellos generaba una asociación positiva y dos de ellos, una asociación relativamente neutra.

Es importante recordar, sin embargo, que los hallazgos de Heller se basaron en sus encuestas a 2000 hombres y mujeres de las más variadas ocupaciones y edades, pero todos ellos alemanes. En los análisis de otros colores podría no ser relevante, pero aquí sí lo es.

Dado el karma histórico que arropa al pueblo alemán después de la Segunda Guerra Mundial, todo lo asociable a la cultura nazi ha generado un rechazo casi total. Ello podría ser la razón de que en este estudio el marrón quedara tan mal ubicado.

Sería necesario hacer una actualización de este estudio, que involucre a personas de distintas nacionalidades, para comprobar qué tanto representa la visión del alemán promedio al resto del mundo. Es probable que, de hacer este abordaje, se descubran más asociaciones positivas.

La tabla a continuación, entonces, muestra los resultados de esas encuestas sobre 11 variedades de marrón. Obsérvalos y piensa en qué te hacen sentir y pensar a ti. Quizás no te resulten tan aversivas como a los entrevistados originales.

significado marrón

Si tu color favorito es el marrón o color café, tu personalidad es…

La psicología del color no se centra solo en saber qué efecto causan los colores en las personas de acuerdo a como los usemos. También es capaz de decirnos cómo es nuestra personalidad, de acuerdo a nuestras preferencias con los colores.

Se supone que la personalidad es un constructo bastante estable, que se mantiene con muy pocos cambios durante la vida adulta. Igual que las preferencias de colores. Por ello, es posible usar el dato de la preferencia de un color como aproximación a la personalidad.

Aun así, no tiene la calificación de una teoría de la personalidad (como la del psicoanálisis, por ejemplo), pero puede ser muy útil para conocer aspectos personales sobre nosotros mismos. También podemos obtener información desde los colores que detestamos.

Así pues, es razonable concluir que las personas que prefieren el marrón tendrán muchos de los rasgos positivos o negativos ya indicados. Pero aprovechemos la siguiente lista para señalar 10 nuevos aspectos asociados a la personalidad marrón (y verificar si nos describen).

  1. Son personas industriosas, a las que le gusta el trabajo duro.
  2. Creen en la recompensa material por un buen trabajo y gustan de las cosas de calidad.
  3. Algunos pueden ser acumuladores de dinero o bienes, mientras que otros organizan bien sus finanzas para tener pocas cosas de valor en vez de muchas menos valiosas.
  4. Si bien son organizados y estructurados, no suelen llegar a ser perfeccionistas.
  5. Pueden no llevarse bien con las situaciones espontáneas o en donde no tienen control. Prefieren lo controlado y predecible, pues así mismo suelen actuar.
  6. Cuando tienen problemas, suelen ensimismarse de forma reflexiva hasta dar con una solución.
  7. Son personas sensibles a las necesidades de los otros, lo mismo que a las críticas.
  8. Suelen preferir la calma que han forjado para sí mismos, y por ende les puede disgustar que otros les traigan sus propios problemas, aunque suelen ser buenos solucionándolos. De allí que muchos los busquen con ese fin.
  9. No les gusta gastar dinero o tiempo en cosas frívolas o innecesarias. Tampoco dar más de lo que alguien o algo merece. Por eso suelen ser vistos como tacaños.
  10. Pueden reprimir sus emociones en algunas ocasiones y retraerse del mundo externo.

Ahora bien, tal vez lo que suceda es que no te agrada para nada el color marrón, y eso también tiene su significado dentro de esta teoría. Habitualmente, lo que significa es que no se presentan los rasgos antes listados, o se presentan algunos de tipo contrario.

Las personas que siente aversión por el marrón suelen ser más soñadoras e imaginativas y, por ende, suelen rechazar la rutina, y abrazar lo espontáneo, lo innovador, lo impulsivo, etc.  Suelen ser, también, más generosos, más gastivos y menos organizados.

Es posible, por todo ello, que las personas tipo marrón les resulten aburridas y poco interesantes. Aunque, para todo ello habría que sumar el dato de cuál es el color favorito del que rechaza el marrón. Con ese dato, se podría completar mejor el panorama de comprensión.

Una zentangle de anillos de árboles para cerrar

Les ofrecemos la oportunidad de culminar con un ejercicio de relajación, donde puedan aplicar algunos de los principios aprendidos.

En esta ocasión, utilizaremos un patrón o zentangle del fabuloso blog de Annelies Belemansa pattern a day”, hecho con anillos de edad de árboles de diferentes tamaños. La idea es conectarse con los referentes propios del color marrón.

Piensa en alguna cualidad propia del marrón sobre la que quieras reflexionar o profundizar en tu vida (como lo natural, lo fuerte, lo estable, lo maduro) y úsalo como inspiración mientras le agregas color al dibujo.

Recuerda que los zentangles son dibujos abstractos que consisten en crear patrones estructurados en un dibujo mayor. Se consideran una buena técnica de meditación, ya sea que los crees desde el inicio o colorees alguno ya finalizado.

zentangle marrón

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here