Psicosis Orgánica: Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento

La psicosis orgánica son, junto a las funcionales y sin causa física, las posibles clasificaciones de psicosis establecidas. Surgen como consecuencia de una lesión, una intoxicación o un trauma que cause daños físicos al cerebro. 

La psicosis es un trastorno mental que hace que el individuo que lo sufre pierda el contacto con la realidad y sufra diversas alteraciones.

psicosis orgánica

Cuando un episodio psicótico tiene lugar, la persona pierde la habilidad de dilucidar entre lo que es real y lo que no lo es, y tiene la convicción de que lo que oye, ve y siente forma parte de la realidad objetiva. Asimismo, se produce una desintegración de la personalidad.

¿Qué son las psicosis orgánicas?

La psicosis orgánica es una enfermedad mental con un origen físico. Puede ser causada por una enfermedad del cerebro, como una embolia, un tumor o una infección, o una enfermedad más general que cause daño indirecto al cerebro.

El abuso de sustancias como el alcohol, los fármacos y las drogas también pueden causar una psicosis orgánica, que puede desaparecer si la enfermedad original es tratada.

Las psicosis orgánicas se caracterizan por un estado confusional en los casos más transitorios y por una personalidad que sufre desestructuraciones en los casos crónicos. El hecho de que la psicosis orgánica transcurra de forma crónica o aguda depende de la afectación original que la causa. Algunas afectaciones que pueden causar psicosis orgánica son:

  • Traumatismos cerebrales
  • Alteraciones neurológicas como la corea de Huntington
  • Intoxicación alcohólica
  • Trastornos de la nutrición
  • Trastornos del metabolismo y las glándulas de secreción interna

Síntomas

En las psicosis orgánicas se suele dar un deterioro de la memoria a corto plazo y una perturbación de los patrones del sueño, haciendo que la persona duerma menos o más de lo normal o a horas extrañas.

El individuo también sufre desorientación respecto a dónde está, en qué momento y quién es. La actividad general de la persona puede aumentar o disminuir, experimentandose dificultad para concentrarse y un estado de ánimo depresivo y/o ansioso.

Muchas personas que sufren psicosis experimentan cambios de humor bruscos, que afectan a su relación con el resto de personas, dando lugar a un aislamiento progresivo.

Los síntomas centrales de la psicosis son los delirios y las alucinaciones, que explicaremos a continuación.

Delirios

Un delirio es una creencia o impresión falsa que es sostenida de forma firme por la persona a pesar de ser contradicha objetivamente por la realidad. Una persona que experimente un delirio paranoico, por ejemplo, puede pensar que está siendo perseguido o que hay un complot del gobierno para hacerle daño.

Alguien con un delirio de grandeza o megalomaníaco puede pensar que es un gran pintor famoso, mundialmente conocido, y actuar como tal. Los delirios son idiosincráticos, propios de la persona; son incomprensibles para el resto de las personas porque solo tiene relación con las experiencias del que los sufre.

Alucinaciones

Una alucinación es una alteración de la percepción. La persona percibe un objeto o un suceso sin que haya siquiera un estímulo, lo cual significa oír, ver, oler o sentir algo que no está presente.

Se pueden escuchar voces en tercera persona que hablan entre ellas, comentan la actividad de la persona o salen de partes de su cuerpo.

Las alucinaciones surgen con más frecuencia bajo situaciones estresantes, en entornos percibidos como amenazantes, al ver la televisión, cuando hay estados emocionales como tristeza o ansiedad o al recordar sucesos cargados de sentimientos de culpa o enfado.

Estas experiencias pueden ser aterradoras. A veces, asustan tanto a la persona que las sufre que hace que se hiera a sí mismo o a las personas que se encuentren a su alrededor en ese momento. La duración de esta condición puede ir de horas a semanas, en las cuales la persona puede ser difícil de controlar.

La situación puede amenazar la vida del individuo que sufre la psicosis orgánica y de las personas que se encuentran a su alrededor. Si la persona muestra signos de agresividad o violencia, debe ser internado en un hospital tan pronto como sea posible.

Diagnóstico

Si existen sospechas de que una persona pueda sufrir una psicosis orgánica, para empezar hay que analizar su historial médico. Es posible que el individuo tenga historial de perturbaciones del pensamiento, de las emociones o la conducta, así como de su nivel de conciencia.

El historial médico también puede proporcionar información sobre la alteración física que ha causado la psicosis orgánica (por ejemplo, un accidente de tráfico en el que hubo un traumatismo craneoencefálico). La observación de la orientación espacial, temporal y relativa a sí mismo, la conducta, el contenido del habla y la forma de vestir proporcionan claves esenciales para diagnosticar esta enfermedad.

Asimismo, es conveniente llevar a cabo un examen físico. Este examen puede revelar niveles disminuidos de conciencia, estupor, agitación, inquietud o anormalidades neurológicas como temblores y otros patrones de movimiento anormales. Estos síntomas pueden determinar la gravedad del padecimiento y comenzar a orientar un tratamiento.

Por último, se pueden realizar distintos tipos de tests para investigar sobre los orígenes y las causas de los hallazgos del resto de observaciones: análisis de sangre, tests de consumo de drogas, una tomografía computarizada del cerebro, una imagen de resonancia magnética, exámenes toxicológicos, electroencefalogramas y punciones lumbares, si es necesario.

Tratamiento

Una vez se ha obtenido el diagnóstico de psicosis orgánica y se han establecido las causas de la misma, el tratamiento se dirige a mantener la seguridad del individuo y de las personas que le rodean.

Este tratamiento puede implicar fármacos antipsicóticos, antidepresivos y para la ansiedad, así como hospitalización durante un tiempo. La observación y la realización de pruebas de seguimiento deben continuar llevándose a cabo por si hay que cambiar la dirección del tratamiento o para mejorarlo.

Cuando la demencia (que implica perturbaciones en el pensamiento y en la memoria) es prominente, debería considerarse el tratamiento con fármacos agonistas colinérgicos. Si existen explosiones de ira o arrebatos violentos, éstos pueden controlarse con bloqueadores beta-lipofílicos.

Los servicios de enfermeras especializadas y profesionales que visitan al enfermo pueden ser de ayuda para mantener al individuo en su casa. El asesoramiento puede ayudar a la familia a enfrentarse a problemas relacionados con mantener a la persona en casa tanto tiempo como sea posible.

Cuando la familia no puede hacerse ya cargo del individuo, los cuidados en una casa sustituta ayudan. El entorno debe incluir personas y objetos familiares, luces por la noche y un horario sencillo.

En algunos casos, como hemos visto, la persona que esté experimentando una psicosis puede verse agitada, implicando el riesgo de hacerse daño a sí mismo o a los que están a su alrededor.

En estos casos, puede ser necesario calmarlos de forma inmediata y eficaz mediante la tranquilización rápida. Un doctor o una persona cualificada administra una inyección o una medicina líquida al enfermo para relajarlo rápidamente. Si la persona está muy alterada, es posible que sea necesario incluso el uso de sedantes.

El tratamiento de la psicosis implica una combinación de fármacos y terapia. Los síntomas de la psicosis pueden controlarse con medicamentos antipsicóticos, como hemos visto, que reducen las alucinaciones y los delirios y ayudan al enfermo a pensar de forma más clara.

El tipo de fármaco prescrito dependerá de los síntomas observados en el paciente. En muchos casos, el enfermo necesita tomar antipsicóticos sólo durante un corto período de tiempo para mantener sus síntomas bajo control; después, se continuará únicamente con la terapia, que es igual de importante que los medicamentos para evitar una recaída. Las personas que padecen de esquizofrenia, sin embargo, deben tomar fármacos durante toda su vida.

Un ejemplo de terapia para la psicosis orgánica (y para el resto de psicosis) es la terapia conductual cognitiva. Este tipo de terapia implica visitar de forma regular a un especialista de la salud mental con el objetivo de cambiar el modo de pensamiento y las conductas desadaptativas.

Este planteamiento ha demostrado ser eficaz a la hora de ayudar a las personas a hacer cambios permanentes en los esquemas de pensamiento y a gestionar de forma adecuada sus trastornos mentales. Suele ser muy útil para hacer desaparecer los síntomas que no se controlan del todo mediante los fármacos.

Pronóstico y complicaciones

El curso y los resultados de la psicosis orgánica son extremadamente variables. Puede haber intervalos lúcidos entre las alteraciones de la realidad, en el que la persona se orienta, sabe quién es y dónde está y reconoce como reales los objetos que realmente lo son.

El curso de la enfermedad depende, entre otros factores, de la etiología del factor que ha causado la psicosis orgánica.

Si la causa es transitoria, como una intoxicación por alcohol, una sobredosis o una abstinencia por drogas, es bastante probable que el desorden desaparezca tan pronto como pasen los efectos de las sustancias. Si la psicosis orgánica está causada por una condición de deterioro progresivo como la enfermedad de Alzheimer, puede que el individuo no se recupere nunca.

Algunas complicaciones de la psicosis orgánica incluyen posibles lesiones o daños que el individuo pueda hacerse a sí mismo durante las alucinaciones y los delirios; algunas alucinaciones son tan aterradoras que pueden hacer que el individuo prefiera el suicidio antes que seguir experimentándolas.

Algunas alucinaciones auditivas incluyen órdenes de hacer daño a otras personas; en estos casos, el individuo puede entrar en conflicto con la ley. Además, durante los estados confusionales en los que hay una pérdida de orientación espacial o temporal, la persona puede perderse.

Es bastante difícil que una persona con psicosis orgánica mantenga su puesto de trabajo, ya que los síntomas descritos dificultan llevar a cabo casi cualquier oficio. Asimismo, los síntomas comórbidos, como la ansiedad y la depresión, impiden que estas personas lleven a cabo sus actividades cotidianas de forma normal, como mantener las medidas higiénicas y nutricionales.

Deberían hacerse esfuerzos continuos para clarificar la enfermedad y sus orígenes, ya que un diagnóstico específico ayuda a predecir el pronóstico y los resultados de la enfermedad y a planear un tratamiento adecuado para mejorar o revertir la psicosis.

Referencias

  1. Organic Psychosis – Medical Disability Guidelines. (2017). Mdguidelines.com. Retrieved 10 January 2017.
  2. Differentiating organic from functional psychosis. (2017). – PubMed – NCBI. Ncbi.nlm.nih.gov. Retrieved 10 January 2017.
  3. Psychosis. (2017). Healthline. Retrieved 10 January 2017.
  4. What is Organic Psychosis? (with pictures). (2017). wiseGEEK. Retrieved 10 January 2017.
  5. Organic psychosis. (2017). TheFreeDictionary.com. Retrieved 10 January 2017.
  6. Psychosis – Causes – NHS Choices. (2017). Nhs.uk. Retrieved 10 January 2017.
  7. What Is Psychosis?. (2017). WebMD. Retrieved 10 January 2017.
COMPARTIR
Graduada en Psicología.

3 Comentarios

  1. Me llamo Fabio, tengo trastorno esquizoafertivo y también psicosis orgánica, de la misma madera retardo mental y quisiera que me dieran una pensión en mi país y me la han denegado varias veces. ¿Qué podría hacer?

  2. hola yo soy Isaura, y la verdad no sé si realmente tengo algún padecimiento, me han llevado a psiquiátricos y me han dado mucho medicamento, mire tengo obsesiones homicidas y brujeriles, me amargo la vida si sé que no soy ninguna bruja o alguna personalidad excéntrica, a veces siento que me pudro x dentro, y con sentimientos de culpa que siento que la gente me ame con odio o me odie con amor, siento que transmito repulsión y asco a la demás gente, y tengo los deseos de ser temida y amada y admirada y al contrario me siento reprochada y con lástima. No puedo más con esta carga a veces me quiero suicidar por falta de amor a mí misma y x falta de orgullo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here