Diversidad Laboral en las Organizaciones: Cómo Trabajar Mejor

La diversidad laboral se da cuando una organización pública o privada esta formada por personas que comparten características diferentes, ya sean superficiales (como el color de piel o nacionalidad) o funcionales (competencias y aptitudes).

La diversidad es una característica de un grupo de personas o un grupo social que hace que las personas sean distintas entre sí, objetiva o subjetivamente. En general, se hace diferencia entre dos grandes categorías:

-Diversidad funcional: son diferencias internas como experiencia, competencias, valores, aptitudes, actitudes…

-Diversidad social: diferencias superficiales; color de piel, edad, sexo…

Actualmente ha habido grandes cambios en la sociedad que han provocado una enorme diversidad. Entre ellos están la globalización, incorporación al trabajo de discapacitados, diferencias de edad en los grupos de trabajo…

¿Por qué es importante trabajar la diversidad?

Debido a que la diversidad es una realidad (por ejemplo España es el país más multiétnico de la UE), debemos conocer como podemos aumentar las consecuencias positivas de este fenómeno. Así, la investigación afirma que la diversidad, si se promueve con ciertas condiciones, aumenta la información, comunicación y calidad de los equipos de trabajo.

Por otra parte, es conocido que no todos los grupos con diversidad funcionan igualmente bien. Los que son diversos funcionalmente (habilidades, conocimiento, formación) funcionan mejor que los que son diversos socialmente (sexo, edad…).

Esto se puede tener en cuenta en una empresa/colegio/instituto/universidad a la hora de que el jefe o profesor haga los grupos de trabajo en equipo.

Sin embargo, hay que señalar que la diversidad no tiene efectos positivos por si misma, es necesario optimizarla. ¿Qué condiciones podemos mejorar para aumentar los resultados positivos de la diversidad?

¿Cómo mejorar una organización con diversidad?

Controla los conflictos de tarea y evita los personales

Los conflictos de tarea son los que surgen por problemas del mismo trabajo o actividad que se este haciendo (por ejemplo no estar de acuerdo en cómo debe ser una portada de revista).

Los personales son los que se basan en características físicas o psicológicas de las personas (criticar sobre la apariencia física, valores, opiniones…).

Los conflictos de tarea en un nivel medio son positivos porque de esa manera se evita el pensamiento grupal (que todos los miembros de un mismo grupo piensan lo mismo), lo cuál es muy negativo.

Sin embargo, los conflictos personales son muy negativos y hay que dejar claras normas grupales para evitarlos.

Usa grupos heterogéneos para tareas difíciles y homogéneos para tareas que requieren tareas fáciles.

Los grupos heterogéneos funcionan mejor en tareas que suponen creatividad y que no son urgentes grupos homogéneos rinden mejor en tareas sencillas, con presión de tiempo y monótonas.

Promueve la comunicación

 La diversidad funcional aumenta la efectividad grupal si existen procesos de comunicación: haz reuniones, dinámicas…

Promueve las actitudes positivas

Promueve una cultura de actitudes positivas hacia las diferencias, en el que se valore la diversidad como valor añadido.

Promueve la integración de grupos distintos

Fomenta la integración en grupos diversos en los que consideres que haya personas distintas funcional o socialmente.

Conclusión

En definitiva, la diversidad es una realidad en la sociedad actual y en sí no tiene consecuencias positivas ni negativas.

Tendremos que gestionar los factores nombrados para que nos aporte valor (ya sea como persona o en una empresa) y podamos ver efectos como calidad de los grupos de trabajo, creatividad, innovación…

COMPARTIR
Licenciado en Psicología, Máster en Recursos Humanos y excolaborador de la Universidad de Sevilla. Amante de la lectura y del conocimiento en general. Redactor en otras webs, como Entrepreneur: https://www.entrepreneur.com/author/alberto-rubin-martin

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here