Receptores sensoriales: clasificación, fisiología, características fisicoquímicas

Los receptores sensoriales son estructuras altamente especializadas que se encuentran en los órganos sensoriales (ojos, los oídos, la lengua, la nariz, y la piel) y se encargan de recibir los estímulos que llegan al organismo.

Anatómicamente, un receptor sensorial es el final de un nervio sensorial; fisiológicamente, el inicio del proceso sensorial. El receptor recibe información del estímulo e inicia un proceso de conducción de información al cerebro, para la percepción e interpretación de información.

La integración de la información y su interpretación de manera subjetiva se denomina percepción sensorial. Una vez recibida ésta información, es llevada a través del sistema nervioso periférico al sistema nervioso central, donde es procesado en áreas específicas de la corteza cerebral para cada receptor. Aquí es donde se genera la respuesta.

Los receptores sensoriales están en contacto con los estímulos. Por ejemplo, al comer, los químicos de la comida entran en contacto con los receptores de la lengua de las papilas gustativas (que son receptores sensoriales), creándose potenciales de acción o señales nerviosas.

Ejemplo de receptores sensoriales en sistema olfativo humano. 1: bulbo olfatorio 2: células mitrales 3: hueso 4: epitelio nasal 5: glomérulo 6: neuronas receptoras sensoriales olfativas

Otro ejemplo de receptores sensoriales son los del olfato. La percepción de un olor ocurre cuando una fragancia -una sustancia química-, se une a los receptores sensoriales olfativos ubicados en la cavidad nasal (nº6 en la imagen).

Los glomérulos agregan señales de estos receptores y los transmiten al bulbo olfatorio, que trata y codifica esta información y la dirige a estructuras superiores del cerebro, que identifican el olor y lo relacionan con recuerdos y emociones.

Clasificación de receptores sensoriales

Los receptores sensoriales pueden clasificarse de distintas maneras, siendo la más utilizada la clasificación según el tipo de estímulo que reciben:

  • Mecanorreceptores: reciben los estímulos de presión mecánica o de distorsión, como por ejemplo, las vibraciones captadas por los receptores auditivos.
  • Fotorreceptores: reciben los estímulos de luz a través de la retina. Los conos y bastones son los únicos representantes de este tipo de receptor sensorial.
  • Termorreceptores: reciben los estímulos de temperatura tanto del medio interno (termorreceptores centrales), como del medio externo (termorreceptores periféricos). Algunos son específicos para el frío (termorrecetores de frío), como los corpúsculos de Krausse, y otros específicos para el calor (termorreceptores de calor), como los corpúsculos de Ruffini.
  • Quimiorreceptores: reciben los estímulos químicos del medio. Algunos captan los estímulos químicos del medio interno (quimiorreceptores internos), como un cambio en la concentración de dióxido de carbono, y otros captan los estímulos externos (quimiorreceptores externos), como las papilas gustativas.
  • Nociceptores: son los receptores de estímulos productores de dolor o nocivos para el organismo, como cambios bruscos de temperatura o daño tisular de algún tipo.

Otra forma de clasificarse es según el medio del que proviene el estímulo:

  • Exteroceptores: reciben los estímulos del medio externo. El tacto, la vista, el olfato son algunos ejemplos.
  • Interoceptores: reciben los estímulos del medio interno corporal. Está asociado al sistema nervioso autónomo, no pueden ser controlados. Por ejemplo el hambre, el dolor visceral, la sed.
  • Propioceptores: reciben los estímulos del músculo esquelético, los tendones, las articulaciones y los ligamentos. Recogen información sobre la propia percepción de la posición corporal, la velocidad, la dirección y el rango de movimiento.

Fisiología

El proceso general de todos los receptores sensoriales inicia con la llegada de un estímulo en forma de un impulso fisicoquímico, que crea cambios en la membrana celular, llamado potencial de receptor, aumentando su permeabilidad para facilitar un intercambio iónico que despolarizará la célula.

Esta despolarización da lugar a un potencial generador, el cual es directamente proporcional a la intensidad del estímulo, y entonces el impulso por medio de la transducción sensorial se convierte en un impulso netamente eléctrico.

Si dicho impulso eléctrico es lo suficientemente potente para superar el umbral de excitabilidad de la célula, se genera entonces un potencial de acción.

Este potencial de acción es conducido a través de sistema nervioso periférico hacia el sistema nervioso central, desde donde es procesado en áreas específicas de la corteza cerebral según el receptor sensorial que fue despolarizado.

Algunas vías aferentes de los sistemas sensoriales hacen relevo en el tálamo antes de alcanzar el área de la corteza específica.

Características fisicoquímicas

  • Excitabilidad: se refiere a la capacidad de reacción del receptor. Genera un potencial de acción para transportar el estímulo hacia el sistema nervioso central.
  • Especificidad: cada receptor sensorial es selectivo sobre el estímulo a captar y de esta forma específico para el órgano en el que se encuentra.

Es imposible para una papila gustativa captar el sonido del canto de los pájaros y por consiguiente es incapaz de generar una respuesta ante dicho estímulo.

Las vías de comunicación con la corteza cerebral, si bien son parecidas, son totalmente distintas en cuanto a las áreas de la corteza que generan la respuesta.

Por ejemplo, las células ciliares (receptores auditivos) reciben la información, la envían al sistema nervioso central, en este caso pasa por el colículo inferior en el mesencéfalo, posteriormente hace relevo en el núcleo geniculado medial del tálamo (región diferente a la del relevo visual) y luego se dirige al lóbulo temporal, junto al surco lateral desde donde se produce la respuesta al estímulo.

  • Adaptación: es una característica principalmente de la neurona que inicia una respuesta al impulso, y no del receptor como tal.

La neurona eferente constantemente estimulada va a aumentar su frecuencia de disparo.  Si este estímulo se mantiene en el tiempo de forma prolongada, la frecuencia de disparo de la neurona eferente disminuirá entrando en la fase de adaptación al impulso y por ende disminuirá la reacción nerviosa.

  • Codificación: se refiere a la capacidad de traducir el estímulo en corriente eléctrica para su interpretación cortical. Esto incluye enviar un número mayor de impulsos al sistema nervioso central si el estímulo es más intenso, o no generar un potencial de acción si el estímulo no es capaz de superar el umbral de membrana.

Referencias

  1. Cliffs Notes. Sensory Receptors. Recuperado de: cliffsnotes.com
  2. Ted L Tewfik, MD; Auditory System Anatomy. MedScape 08 de Diciembre de 2017 Recuperado de: emedicine.medscape.com
  3. Sarah Mae Sincero. Sensory Receptors. 6 de Junio de 2013. Explorable. Recuperado de: explorable.com
  4. Receptores sensoriales. 01 de Diciembre de 2017. Recuperado de: es.wikipedia.org
  5. Facultad de Medicina. Departamento de Fisiología. Dr. Bernardo LÓPEZ-CANO. Profesor Titular de la Universidad de Murcia. FISIOLOGÍA HUMANA. BLOQUE 9. NEUROFISIOLOGÍA. Tema 43. Receptores Sensoriales Recuperado de: ocw.um.es
COMPARTIR
Médico Cirujano Universidad De Oriente Núcleo Anzoátegui - Venezuela

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here