Cómo Recuperar la Confianza en una Persona: 7 Consejos

Recuperar la confianza en una persona, ya sea tu pareja, amigo, esposo o esposa es importante para tener buenas relaciones personales y llevar una buena calidad de vida.

En algún momento, todos nos hemos sentido incapaces de recuperar la confianza que habíamos depositado en alguien, por diversos motivos que nos hacen sentir decepcionados. Este sentimiento es equiparable a las relaciones de pareja, las relaciones de amistad, de familia e incluso en el ámbito laboral.

recuperar la confianza

No obstante, no siempre somos parte pasiva de esta sensación, sino que, muchas veces en nosotros reside ese comportamiento poco acertado con las demás personas de nuestro entorno social.

¿Qué es la confianza?

El concepto de confianza, se refiere al hecho de realizar un juicio favorable sobre algo o alguien en una situación determinada. Se genera en nosotros de forma automática ante una persona o circunstancia que nos transmite cierta seguridad emocional.

Por ejemplo, aprendemos a confiar poco a poco en alguien cuando esa persona realiza un refuerzo positivo sobre nosotros y dejamos que esa reacción se vuelva recíproca. Es decir, que la confianza en sí misma, necesita ser alimentada y sostenida por dos partes para que una relación entre iguales sea satisfactoria.

Pero, igual que se construye, puede derribarse fácilmente si no equilibramos esos refuerzos positivos. Por lo tanto, necesitaremos tener paciencia, ser asertivos y realizar críticas introspectivas para encontrar, dado el caso, posibles causas que hayan determinado esa pérdida. Más adelante te detallaré de forma específica, como conseguirlo con unos sencillos consejos.

7 consejos para recuperar la confianza en alguien

Recuperar la confianza en alguien requiere de diversos aspectos para que pueda ser posible. A continuación, te daré una serie de consejos que te ayudarán a ser capaz de recuperar ese vínculo:

1- Considerarse siempre una víctima es un error

Recuerda que aunque consideres que has sido una víctima de las circunstancias, no significa que siempre hayas sido una víctima en toda la relación. Es decir, hay una gran diferencia entre querer superar lo ocurrido y regocijarse en el dolor de forma permanente, ya que esto último no favorece cerrar viejas heridas y recuperar la confianza.

2- No lo des todo por perdido

No te ofusques pensando que ya no hay nada que hacer para poder recuperar esa confianza perdida. Todo depende de la predisposición que tengamos para poder superar lo ocurrido.

3- Concéntrate en las cosas positivas

Sé que puede parecerte extraño el hecho de intentar ver el lado bueno de las cosas. Pero de todo lo que vivimos, sea bueno o malo, extraemos experiencias, y éstas son siempre positivas. Las experiencias nos dan la oportunidad de conocer las causas de ciertos errores y poder remediarlos.

4- Aprende a ser empático

Sé que no es una tarea fácil el ponerse en la piel del otro cuando has sido tú el que se ha sentido defraudado. Pero quiero que esto te sirva para que puedas tratar de comprender los posibles motivos que pudieron llevar a esa persona a cometer esa traición.

5- Conversa sobre lo ocurrido

Pon tus sentimientos sobre la mesa y muestra como te has sentido al respecto. Te ayudará a desintoxicarte de ese dolor.

6- Despersonaliza lo ocurrido

Si consideras que la ruptura de la confianza fue producto de una mala gestión de la otra persona, ayúdale a lidiar con el problema. Te ayudará a empatizar y a saber perdonar.

7- Aprende a perdonarle y a perdonarte

Perdonar a esa persona que te ha causado dolor, te ayudará a liberarte. Por otro lado, os ayudará a responsabilizaros conjuntamente de lo ocurrido. Aprende a perdonarte a ti también y no te culpabilices por creer haber permitido que el incidente ocurriera.

Y recuerda que, las relaciones que superan obstáculos y se reconstruyen, se vuelven más fuertes y sinceras.

Tipos de confianza

Como te he explicado anteriormente, la confianza constituye la base sobre la que se asientan los pilares de las relaciones interpersonales satisfactorias entre iguales. Cabe decir que, principalmente, es importante tener confianza en nosotros mismos para que posteriormente, la confianza mutua sea plena y sincera.

Por este motivo, decimos que existen distintos tipos de confianza, en el sentido que no es igual aquella que depositamos en nosotros mismos, como la que depositamos con las personas de nuestro entorno o en las instituciones (con esto último nos referimos al conjunto de la sociedad, al gobierno, etc.).

A continuación, te mostraré las características más relevantes de los distintos tipos de confianza que acabo de mencionar:

Confianza con los demás

A lo largo de nuestra vida, hemos aprendido a confiar en otras personas. En el caso de las relaciones de pareja, acordamos una confianza y entrega mutua en lo referente a los sentimientos amorosos.

En el caso de las relaciones laborales se forja una confianza basada en el apoyo y el compañerismo, mientras que confiamos muchas veces a ciegas en ciertas instituciones y en la correcta ejecución de sus competencias como puede ser el caso de la justicia.

Durante el proceso de desarrollo de la confianza, la sinceridad es un factor clave y necesario, para establecer un vínculo interactivo favorable entre las distintas partes. Así pues, nos hace sentir seguros frente a la otra persona. Por el contrario, cuando somos capaces de detectar que el otro no está hablándonos con total franqueza, automáticamente el vínculo de confianza que estábamos creando, se desvanece.

Si seguimos pensando en los componentes esenciales de la confianza, sabemos que no sólo la sinceridad es imprescindible, sino que hace falta que aquello que nos dicen tenga cierta credibilidad para nosotros. Con esto me refiero a que los conocimientos que tengamos sobre experiencias pasadas de la otra persona (positivas y negativas), influyen activamente en nuestra percepción sobre ella.

Por ejemplo, imagina que has retomado una relación con una ex pareja, que en el pasado te engañó y no fue honesta contigo. Automáticamente, tu predisposición para confiar de nuevo en la sinceridad de esa persona, será menor que si hubiese sido honesta contigo desde un primer momento. Es decir, cuando iniciamos una relación con alguien, sus antecedentes nos influyen de cara al futuro con esa persona.

La confianza también implica reciprocidad e intercambio de sinceridad, con el objetivo de ser parte activa del buen desarrollo del ejercicio de la interacción social. Así pues, nosotros como parte activa también tenemos el deber de comprometernos con las promesas  efectuadas al otro, hacer un análisis introspectivo para conocer y aceptar nuestros errores, y aprender también a asimilar y perdonar los errores de otras personas.

En el caso de que se produzca una ruptura del vínculo social y de la confianza, se tratará de encontrar y generar nuevas situaciones donde poder recuperarla atendiendo a los aspectos que mencionaba anteriormente.

Confianza en nosotros mismos (Autoconfianza)

La confianza en nosotros mismos necesita trabajarse y ser nutrida con esfuerzo día a día, pues constituye un principio básico para que las relaciones con los demás sean prometedoras. Se trata de creer en lo que somos, enorgulleciéndonos de nuestras habilidades, pero también aceptando nuestras limitaciones, y que éstas no simbolicen un lastre en el desarrollo de nuestras capacidades personales.

Por otro lado, también es un aspecto  importante el hecho de reconocer y aceptar nuestras emociones, disciplinar aquellos aspectos de nosotros mismos con la intención de alcanzar nuevos objetivos, y forjarnos unas metas claras en la vida, dentro de un marco de autocontrol y crítica personal.

Piensa que, el hecho de  confiar en nosotros mismos nos facilita nuestra propia vida y las relaciones con los demás, en el sentido que creyéndonos exitosos y seguro de nosotros mismos, todo lo que sembraremos y proyectaremos serán cosas positivas y ventajas para nuestro desarrollo personal. Por otro lado, cuando tenemos falta de confianza o inseguridad en nosotros, generamos una serie de situaciones basadas en aspectos negativos, que nos contaminan a nosotros mismos, así como al resto de personas que nos rodean.

Y es que esta inseguridad de la que te hablo, desarrolla incluso inestabilidad emocional y descontento en nosotros mismos y en todo aquello que hacemos, boicoteando nuestras propias facultades, y pudiendo derivar incluso en un estado depresivo permanente. Esta sensación que comento, así como sus consecuencias, son extrapolables a cualquier ámbito de nuestra vida cotidiana.

Por ejemplo, la falta de autoconfianza a nivel social genera serias dificultades a la hora de relacionarnos con el entorno, provocándonos inestabilidad, que a su vez hace que nos aislemos en nosotros mismos volviéndonos retraídos con el resto.

En lo relativo al ámbito laboral, la misma falta de autoconfianza en nosotros mismos, dificulta nuestra progresión dentro de la empresa, imposibilitando la adquisición de méritos personales. Por último, como ya he comentado, dentro de las relaciones de pareja, con amigos, con nuestros padres o hermanos, generamos un aura negativa que dinamita el buen funcionamiento de este tipo de relaciones sociales.

En si misma, hay tres tipos básicos de confianza que el ser humano desarrolla en relación a su grado de seguridad y/o autoestima:

  • Confianza conductual: Se refiere a la capacidad que tiene uno mismo a la hora de enfrentar ciertas situaciones y obstáculos. Por ejemplo, imagina que tienes un examen final al que enfrentarte. Según el grado de estudio que hayas empleado, tu grado de confianza será mayor o menor a la hora de sacarlo adelante y obtener un buen resultado.
  • Confianza emocional: Hace referencia al conocimiento que tenemos sobre nuestros propios sentimientos y en como éstos pueden ayudarnos a conectar con otras personas. Esta confianza, surge como producto de una reacción emocional ante algo o alguien.
  • Confianza espiritual: Se basa principalmente en la creencia de que algo va a tener un resultado positivo sobre nosotros o nuestro entorno. Esto nos hace recordar frases como « confío en que todo se solucionará », poniendo fe en que se produzca un buen resultado sobre unos determinados hechos.

También podemos distinguir otros dos tipos de confianza según su naturaleza:

  • Confianza simple: Se trata de una confianza de naturaleza innata, es decir, que todos poseemos de por sí. Nace y se desarrolla de forma casi automática y desaparece ante la irrupción de algún hecho que nos decepcione, o que no sea como creíamos, dando lugar al concepto de desconfianza.
  • Confianza alimentada: Este tipo de confianza, no es innata como la anterior, sino que se desarrolla y alimenta poco a poco, de forma reflexiva. En este caso, aunque puede perderse, si es posible volver a construirla con paciencia y asertividad.

¿Qué ocurre cuando depositamos nuestra confianza en alguien que nos decepciona?

Confiar en alguien no es una tarea fácil. Y es que, cuando depositamos nuestra confianza en alguien y ésta se rompe, nos sentimos frustrados, decepcionados e incluso enfadados con nosotros mismos por habernos dejado llevar en exceso ante algo o alguien que no ha resultado ser como creíamos.

Sabemos que la confianza en sí misma es considerada una emoción positiva, asociada no solo al papel del otro, sino que, también infiere nuestro nivel de autoestima y seguridad.

No obstante, tendemos a culpabilizar al otro de ese fracaso en la relación, y en consecuencia, la pérdida de confianza y la decepción que hemos sentido, llega a generalizarse.

De ahí podemos deducir el por que a muchas personas les cuesta tener confianza en nuevas parejas, nuevos amigos, atendiendo a sus experiencias negativas del pasado: Infidelidad, traición por parte de un amigo, y una larga retahíla de sucesos decepcionantes, que nos vuelve vulnerables ante cualquier conflicto, provocando la pérdida inmediata de confianza ante cualquier estímulo que consideremos negativo por parte del otro hacia nosotros.

Dicho esto, te diré que generalizar es un error, puesto que no podemos prejuzgar a alguien que acabamos de conocer por el hecho de haber tenido una mala experiencia con otra persona en una situación similar.

¿Y tú qué has intentado para recuperar la confianza en alguien?

Referencias

  1. http://www.essentiallifeskills.net/buildself-confidence.html.
  2. http://kellyexeter.com.au/how-to-rebuild-lost-confidence.
  3. https://www.psychologytoday.com/blog/
  4. http://psychcentral.com/blog/archives/
  5. http://psychologyformarketers.com/12-ways-to-build-self-confidence/.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here