Revolución Industrial: Inicio, Etapas, Impacto en Comercio y Comunicaciones

La Revolución Industrial fue un período de la historia caracterizado por una completa industrialización, el cual inició a finales de los años 1700 y se extendió hasta el inicio del siglo XIX.

Esta revolución comenzó en el Reino Unido, pero se esparció por todo el mundo con relativa rapidez. Se considera, por ejemplo, que existió una segunda revolución industrial (o segunda etapa de la Revolución Industrial) que se originó en el año 1870, con la introducción del petróleo como fuente de combustible.

[Public domain], via Wikimedia Commons

Este período de tiempo se refiere a toda la mecanización de la agricultura y de grandes industrial como la textil. Los avances que ocurrieron en esta revolución también dieron origen a nuevas maquinarias de transporte, como los barcos de vapor y trenes.

Los cambios que trajo consigo la Revolución Industrial no fueron netamente económicos. Las condiciones sociales y culturales de la humanidad cambiaron en su totalidad, lo que adaptó la sociedad a un mundo moderno, el cual pasó a estar gobernado por maquinaria pesada.

Las condiciones de trabajo, como consecuencia de esta revolución, cambiaron de manera definitiva en todo el mundo.

Inicio y antecedentes

Muchos de los factores que ocasionaron la Revolución Industrial tienen su origen en la sociedad británica previa a la industrialización. Los factores se dieron al mismo tiempo a finales del siglo XVIII, lo que a su vez ocasionó que se desencadenaran los eventos necesarios para comenzar a evolucionar la industria a nivel mecánico.

Revolución agraria

Uno de los factores que más influenció el inició de la Revolución Industrial, fue justamente otra revolución que se dio en el siglo XVII: La Revolución Agraria Británica.

La producción de comida en Inglaterra tuvo un aumento sin precedentes históricos en la nación isleña, lo que ocasionó un aumento desproporcionado de la población. Esto hizo que se requiriese una mayor cantidad de productos para suplir las necesidades de las personas.

La agricultura, alrededor de 1830, también había cambiado su apariencia con relación a como era pocos siglos atrás. Antes, los agricultores producían para pagar impuestos y derechos al Estado, pero en el siglo XIX ya la mayoría de los agricultores eran dueños de sus propias granjas.

Esto hizo que se enfocaran más en producir mucha más comida, lo que aumentó sus ganancias significativamente y generó un excedente de comida que permitió un crecimiento poblacional.

Disponibilidad de recursos

Las primeras tecnologías surgidas durante el proceso de industrialización en el Reino Unido requerían de carbón, vías acuáticas y hierro. Inglaterra tenía todos estos bienes en gran abundancia, lo que permitió desarrollar nuevas herramientas sin el miedo de que los recursos fuesen escasos.

Aunque el vapor jugó un papel importante, las primeras tecnologías se basaban en la fuerza hidráulica. Además, las vías de transporte fueron fundamentales para el movimiento dentro de la región, lo que hizo que los ríos y canales británicos jugaran un papel importante en el desarrollo de las industrias.

Prosperidad política y civil

Durante el siglo XVIII, Inglaterra se encontraba en un estado completamente único en su historia. Los precios de los bienes y servicios estaban estables, pues la monarquía había perdido cierto control sobre ellos y el pueblo obtuvo la capacidad de ahorrar dinero como nunca lo había podido hacer.

Estos cambios hicieron que la política y la sociedad cultural de Gran Bretaña cambiaran casi en su totalidad, avanzando a la sociedad hacia una era más moderna. La estabilidad había estado precedida por las guerras del siglo XVII, pero ahora, con la revolución agraria y un sistema funcional, la sociedad inglesa estaba más en paz que nunca.

El nuevo sistema económico del país permitió a sus habitantes invertir mucho más en el desarrollo de nuevas tecnologías, lo que jugó un papel crucial para el inicio de la Revolución Industrial.

El estado científico de la sociedad también permitió el desarrollo de nuevas tecnologías. Ahora que el país se encontraba en paz,  los intelectuales británicos se dedicaron a producir nuevas invenciones que colaboraron con el movimiento industrial del país.

Inicio

La Industria Textil fue la primera en introducir nuevas tecnologías, por lo que se considera a esta como la que inició la Revolución Industrial en las islas británica.

La gran demanda que tenía el pueblo por ropa hizo que la industria desarrollara nuevas tecnologías para poder cubrir las exigencias de la gente. Originalmente, el relojero James Kay creó una máquina que permitía a una persona hacer el trabajo de dos en un día.

Esta máquina era llamada “lanzadera volante”, y sería para tejer mucho más rápido de lo que se hacía en la época. Luego surgieron muchos otros sistemas de industrialización que, con el pasar del tiempo, convirtieron a la sociedad británica en una fuente de avance tecnológico que posteriormente se propagó por todo el mundo.

Etapas

La Revolución Industrial tuvo dos etapas igualmente importantes. Muchos historiadores dividen estas etapas en dos distintas revoluciones, pues existe un margen de 40 años entre los inventos fundamentales que caracterizaron a ambas.

Sin embargo, estas etapas de la Revolución Industrial fueron fundamentales en el desarrollo de la maquinaria en las sociedades, tanto a nivel comercial como industrial.

Primera Revolución Industrial (1760-1830)

La Primera Revolución Industrial engloba toda la etapa de mecanización que se dio en la sociedad británica a partir de 1760. Esta trajo consigo los primeros cambios industriales más grandes que han ocurrido en la historia de la humanidad.

La industria textil de Inglaterra solía trabajar con lana, principalmente. Sin embargo, conforme la producción tuvo que aumentar a causa de la gran cantidad de habitantes del país, se decidió cambiar al algodón como producto principal.

El algodón era mucho más sencillo de coser que la lana, pero el gran problema que tenían los ingleses era que el clima de su país no se da para la producción de algodón. Para contrarrestar este problema, se comenzó a comerciar con Estados Unidos para importar algodón a Inglaterra.

Una vez que conseguir algodón se convirtió en una opción viable, la maquinaria textil comenzó a tener un auge en su desarrollo, lo que dio pie al proceso de industrialización de las islas británicas.

Maquinaria

Dada la vasta disponibilidad de carbón en Inglaterra, las máquinas que se empezaron a fabricar utilizaban la energía del carbón para funcionar. Esto dio inicio a una nueva generación de máquinas, las cuales progresivamente fueron evolucionando y se crearon máquinas capaces de funcionar con vapor.

Estas nuevas máquinas permitieron a Inglaterra convertirse en una potencia económica mundial. La cantidad de productos que se creaban con las nuevas invenciones servían no solo para satisfacer la demanda local, sino también para la exportación de productos al extranjero.

El tiempo que llevaba producir un objeto mediante la manufactura no podía siquiera ser comparado al de las máquinas, pues estas podían crear objetos mucho más rápido que la mano de obra humana.

Vapor

La maquinaria de vapor comenzó a ser utilizada de manera industrial en la década de los 1780. Esto permitió que se desarrollasen fábricas semi-automáticas a gran escala, sin necesitar de una fuente de agua cercana.

La máquina de vapor había sido inventada por James Watt, originalmente para ser utilizada en la industria minera. Sin embargo, su adaptación al cambio de producción industrial representó una mejora significativa a los sistemas de desarrollo tecnológico.

Hierro

La industria del hierro también tuvo una gran mejora. Al momento de derretir el hierro, se empezó a aplicar un combustible natural llamado “coque”. Con la aplicación de este, se sustituyó de manera definitiva el uso del carbón, maximizando la capacidad productiva de la industria.

Mejoras generales

La Revolución Industrial tuvo como principal beneficiada a la industria textil. Sin embargo, una gran cantidad de máquinas fueron producidas, las cuales ayudaron a la mejora de una gran cantidad de industrias.

Una de estas fue la industria de la metalurgia. Los combustibles orgánicos pasaron a ser sustituidos por combustibles fósiles. Esto permitió que las impuridades de los minerales no se transfiriesen al metal, lo que mejoraba la calidad de los productos.

La creación de la máquina de vapor también permitió que la actividad minera tuviese un gran auge de productividad. Las minas comenzaron a ser mucho más profundas, lo que permitía la extracción de muchos más minerales.

Además, surgieron nuevas maquinarias capaces de colaborar en la producción de químicos. Esto permitió que se crearan nuevos productos a gran escala.

Segunda Revolución Industrial (1870-1914)

Mercado industrial de frutas y verduras al por mayor.

La creación masiva de trenes y ferrocarriles hizo que aumentara la necesidad de producir metal de manera masiva para la fabricación de nuevas piezas. Fue a principios de la década de los 1870 cuando surgió la nueva industria del metal, capaz de producir metal trabajado a una escala mucho mayor que antes.

La industria del metal no fue la única que creció significativamente durante la Segunda Revolución Industrial. La industria química y de creación y distribución de bienes petroleros también se vieron beneficiadas por el nuevo cambio de producción mundial.

Además, la industria eléctrica se encontraba en crecimiento gracias a la manufactura de nuevos bienes basados en la energía de la electricidad. A inicios del siglo XX, el surgimiento de la industria automotriz complementó a la Segunda Revolución Industrial.

La principal característica de este período fue el cambio de poder industrial en el mundo. Hasta mediados del siglo XIX, el Reino Unido era la primera potencia mundial en lo que respectaba a la maquinofactura, gracias a sus aportes durante la Primera Revolución Industrial.

Sin embargo, para la segunda etapa de este cambio mundial, Alemania y Estados Unidos pasaron a ser los principales productores industriales del planeta.

Petróleo y electricidad

Los dos elementos más significativos de la segunda etapa de la Revolución Industrial fueron el petróleo y la electricidad.

Para finales del siglo XX, era mucho más fácil obtener derivados del petróleo de lo que era en el pasado. Esto hizo que no se necesitase tanto del carbón, como sí ocurrió durante la primera etapa de la revolución. El potencial de la industrialización fue mucho mayor como consecuencia de este cambio.

Las fuentes de combustible petroleras y la aplicación de energía eléctrica, ayudaron a automatizar una gran cantidad de industrias, lo que abarató los costos de la mano de obra en los países capaces de obtener estas tecnologías.

La máquina de vapor se vio prontamente sustituida por nuevos motores eléctricos, los cuales trabajaban mucho más rápido que sus contrapartes.

El uso de la electricidad fue facilitado por la creación de tres tipos de maquinaria: la primera eran las turbinas, las cuales eran capaces de generar la energía eléctrica. La segunda eran los acumuladores eléctricos, que permitían transportar la electricidad. La tercera eran los motores, capaces de convertirla en energía productiva para las máquinas.

Cemento

Durante esta etapa, también se comenzó a fabricar un nuevo tipo de cemento, el cual utilizaba el hierro para convertirse en una herramienta mucho más sólida en lo que respecta a la construcción. Esto aumentó la eficacia de la ingeniería y permitió la creación de edificios mucho más duraderos.

Cambios tecnológicos

Dentro de los eventos más significativos relacionado con la Revolución Industrial está la aparición de cambios tecnológicos, socioeconómicos y culturales. Los cambios tecnológicos incluyeron los siguientes:

1– El uso de nuevos materiales y materias primas, principalmente el hierro y el acero.

2– El uso de nuevas fuentes de energía, incluyendo combustibles fósiles como el carbón y la gasolina. La electricidad y el vapor aparecieron también como formas de combustión necesarias para el funcionamiento de los mecanismos de la época. Se desarrollan por primera vez los motores de combustión interna.

3– La invención de nuevas máquinas, como la hilandera y el telar mecánico, que permitieron optimizar la producción con menor mano de obra humana.

4– Una nueva organización del trabajo apareció, conocida como el sistema de fábrica, que incentivaba la división de la fuerza de trabajo y la especialización en funciones puntuales.

5– Cambios y desarrollo de medios nuevos de transporte y comunicación, incluyendo la locomotora a vapor, el automóvil, el avión, el telégrafo y la radio.

6– El incremento en la aplicación de las ciencias en la industria (BBC, 2014).

Todos estos cambios tecnológicos llevaron a que se os recursos naturales fueran consumidos en mayor medida, ya que debían satisfacer las necesidades de los modelos de producción masiva imperantes hasta hoy en día (McNeese, 2000).

También existieron diversos cambios en otras esferas diferentes a la tecnológica. Algunos de ellos, fueron los siguientes:

Cambios y mejoras en los procesos relacionados con la agricultura

De esta forma, fue posible suministrar alimentos a un mayor número de personas que habitaban otras áreas en donde la agricultura no se practicaba.

Cambios económicos que resultaron en una distribución más amplia de la riqueza

La tierra dejó de ser la mayor fuente de riqueza en la medida en la que la producción industrial adquiría un mayor valor. Es así como se sientan las bases para un comercio internacional más fuerte y estable.

Cambios Políticos reflejados en el cambio de la orientación de los poderes económicos

Nuevas estrategias políticas de estado fueron implementadas en los países más industrializados con el fin de incentivar existencia de sociedades productivas y satisfacer las necesidades de las industrias emergentes.

Cambios en clases sociales

Fueron arrolladores, destacando el crecimiento de ciudades, el desarrollo de movimientos de la clase trabajadora y la aparición de nuevos patrones y modelos de autoridad.

Transformaciones culturares de orden más amplio

Es así como los trabajadores adquirieron habilidades distintivas nuevas, y la manea como relacionaban con sus tareas cambio.

Ahora, en vez de ser artesanos trabajando con herramientas manuales, se convirtieron en operarios de máquinas sujetos a las normas y disciplina de las fábricas.

Impacto en comercio y comunicaciones

Las mejoras en los ingresos comerciales se vieron claramente marcadas poco después de los inicios de la Revolución Industrial. El primer país en obtener beneficios de las nuevas tecnologías fue Inglaterra, pues allí comenzó la Revolución.

De hecho, se considera que Londres se convirtió en la capital financiera del planeta, luego de la mejora en la cantidad de exportaciones que vinieron dadas como consecuencia de las nuevas maquinarias. Las personas comunes lograron comprar más tierras, gracias a la nueva capacidad monetaria del país.

Las mejoras en la comunicación vinieron de la mano de un nuevo sistema postal, el cual se desarrolló en varias partes del mundo, pero particularmente en Londres. La ciudad, a mediados del siglo XIX, disminuyó los costos del uso del sistema postal, lo que hizo que miles de personas tuviesen acceso a este servicio.

Además, el desarrollo de nuevas tecnologías como el telégrafo, permitió innovar la manera en la que se comunicaban las personas a distancia. Las comunicaciones masivas no surgieron sino hasta después del final de la segunda etapa de la Revolución Industrial, con la invención de la radio en la segunda década del siglo XX.

Causas y consecuencias

Ir a artículo principal: Causas y consecuencias de la Revolución Industrial.

Inventos

Inventos de la Primera Revolución Industrial.

Inventos de la Segunda Revolución Industrial.

México y España

Revolución Industrial en México.

Revolución Industrial en España.

Referencias

  1. Four phases of industrial revolution, J. Sharman in the NBS, 2017. Tomado de thenbs.com
  2. The Industrial Revolution, M. White in the British Library, 2009. Tomado de bl.uk
  3. The Industrial Revolution Begins in England (1760-1850), Interactive Textbook of Modern World History, (n.d.). Tomado de bcp.org
  4. History of Europe: The Industrial Revolution, Encyclopaedia Britannica, 2016. Tomado de Britannica.com
  5. Industrial Revolution, New World Encyclopedia, (n.d.). Tomado de newworldencyclopedia.org
  6. Industrial Revolution, Investopedia, (n.d.). Tomado de investopedia.com
  7. (2014). KS3 Bitesize. Obtenido de An ‘Industrial Revolution’: bbc.co.uk.
  8. Britannica, T. E. (2 de May de 2017). Encyclopædia Britannica. Obtenido de Industrial Revolution: britannica.com.
  9. Deane, P. M. (2000). The First Industrial Revolution. Cambridge: Cambridge University Press.
  10. Goloboy, J. L. (2008). Industrial Revolution: People and Perspectives. Santa Barbara: ABC Clio.
  11. Hackett, L. (1992). World History Center. Obtenido de Industrial Revolution: history-world.org.
  12. McNeese, T. (2000). The Industrial Revolution. Dayton: Milliken Publishing Group.
  13. Museum, T. o. (2017). British Museum. Obtenido de The Industrial Revolution and the changing: britishmuseum.org.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here