Risoterapia: Características, Técnicas y Beneficios

La risoterapia o terapia de la risa es una técnica psicoterapéutica que permite generar beneficios mentales y emocionales a través de la risa.

No se considera una terapia ya que no permite curar de por sí patologías o trastornos psicológicos. Sin embargo, resulta una buena herramienta para incorporar en distintas intervenciones de psicoterapia.

Support Group

Por lo general, la terapia de risa se realiza en sesiones grupales, ya que estas permiten un mayor contagio de persona a persona y facilita la tarea. El efecto grupal permite estimular a los participantes e incrementar la producción de risas entre ellos.

A pesar de que la base de la risoterapia puede dar a entender esta herramienta psicológica como un tratamiento poco estructurado y controlado, esta intervención poseen una notable evidencia científica.

De este modo, la risoterapia cuenta con investigaciones que ponen de manifiesto los efectos psicológicos y emocionales que origina la risa. Así mismo, incorpora técnicas y herramientas bien delimitadas y contrastadas.

El objetivo de este artículo consiste en exponer las características de la risoterapia. Explicar en qué consiste esta herramienta psicológica, que efectos positivos puede causar y qué relación existe entre la risa y el funcionamiento psicológico.

Características de la risoterapia

La risoterapia se define como el uso terapéutico de técnicas e intervenciones aplicables a una persona o a un grupo de personas que conducen a la generación de un sentimiento controlado de desinhibición.

El objetivo principal de la técnica consiste en provocar un estado en la persona con el que consiga experimentar la risa, la cual se traduce de forma directa don determinados beneficios de la salud.

Trata de una intervención bastante nueva en las sociedades europeas. Sin embargo, en ciertas regiones de Sudamérica viene utilizándose la risoterapia para la intervención de alteraciones mentales desde hace varios años.

Debidos a los buenos resultados terapéuticos conseguidos, la risoterapia se ha extendido por distintas regiones del mundo, y cada vez son más los psicoterapeutas que incorporan estas técnicas en sus tratamientos.

Estructura de la risoterapia

La risoterapia es una herramienta terapéutica que incluye el desempeño de distintas tareas y actividades. De este modo, este tipo de intervención no se centra únicamente en la generación de la risa en las personas.

De forma general, la risoterapia consta de cuatro etapas diferentes. En primer lugar se realizan sesiones teóricas. Posteriormente, se incluye una etapa de práctica. Las dos últimas fases se caracterizan por el desarrollo de la comunicación y la aplicación de diversas técnicas.

Esta terapia suele realizarse a nivel grupal, ya que permite una mejor dinámica y la generación de un mayor número de beneficios para los participantes. No obstante, algunos terapeutas optan por aplicarla también a nivel individual.

1- Fase teórica

La risoterapia se inicia con sesiones teóricas. En esta primera fase, el objetivo radica en repasar las características de la risa y su aplicación en diferentes clases y culturas.

El terapeuta explica qué es la risa, cuáles son sus propiedades fisiológicas, psicológicas y  neuropsicológicas. Así mismo, relaciona la risa con procesos cognitivos como el funcionamiento de la memoria.

2- Fase práctica

Una vez se han revisado las particularidades de la risa y su aplicación terapéutica, la terapia prosigue con una serie de ejercicios prácticos.

Concretamente, en esta segunda fase se practican una serie de estiramientos en los pulmones, la espalda y el estómago.

Estos ejercicios resultan importantes para desbloquear y relajar el cuerpo, y permiten la adopción de un estado que facilita la aparición de la risa y el incremento de sus beneficios.

Estos estiramientos se instruyen y se enseñan durante las primeras sesiones para que los participantes aprendan a realizarlos al inicio de las sesiones restantes.

3- Fase comunicativa

Acto seguido, la terapia se centra en practicar y desarrollar la comunicación entre los participantes del grupo.

Se aplican ejercicios de comunicación para que los sujetos se conozcan entre sí, adquieran confianza y complicidad en las sesiones y consigan desinhibirse en la terapia.

4- Aplicación de técnicas

Finalmente, cuando los objetivos de las tres fases anteriores han sido alcanzados, se incluye ya la aplicación de diversas técnicas que tienen como finalidad motivar la diversión y el juego entre los participantes e incentivar la aparición de la risa.

Técnicas aplicadas en la risoterapia

Las técnicas de la risoterapia se aplican en la última fase de la intervención. Pueden prolongarse durante varias sesiones, ya que no se estipula ninguna duración determinada del tratamiento.

Así mismo, las técnicas aplicadas también pueden ser muchas y muy variadas. Todas ellas tienen como objetivo incitar la risa y la diversión. Las más utilizadas son:

1- Liberar lo negativo

Esta técnica se realiza mediante un globo. El sujeto debe ir inflando el globo y en cada soplo debe dejar salir algo que desea que desaparezca de su vida o entorno.

2- Eliminar lo negativo

En este caso, el paciente ata el globo con los cordones del zapato. El terapeuta pone música y los participantes deben empezar a bailar arrastrando el globo, intentando que este explote antes de que finalice la canción.

3- Tensar para relajar

En esta técnica los pacientes deben contraer los músculos y caminar rápido, recorriendo la habitación de punta a punta. Así mismo, deben intentar verbalizar su nombre sin aflojar la musculatura. Finalmente, se va destensionando el cuerpo poco a poco.

4- Técnica de la risa fonadora

Los pacientes se tumban al suelo y el terapeuta va instruyendo ejercicios para inducir distintos tipos de risa de forma directa.

5- Técnica de las cosquillas

Finalmente, aunque no resulta posible en todos los casos, algunos terapeutas optan por inducir la risa de forma directa a través de las cosquillas.

Análisis de los componentes de la risa

Concluir que la risoterapia es una herramienta terapéutica adecuada porque permite inducir “la risa” en los pacientes resulta un análisis demasiado plano como para garantizar su uso en salud mental.

De hecho, los buenos resultados que ha mostrado esta intervención para mejorar ciertos síntomas psicopatológicos ha despertado el interés para su aplicación en distintas terapias. Sin embargo, de forma previa a su uso, la risoterapia ha sido sometida a una gran variedad de estudios.

En este sentido, los principales componentes analizados para definir las características de la risoterapia y sus efectos terapéuticos son: la delimitación del concepto risa, los tipos de risa y humor y la neurofisiología de la risa

1- Delimitación del concepto risa

Para poder diseñar y construir la terapia de la risa, es necesario definir correctamente el principal componente sobre el que trabaja la intervención, es decir, la risa.

En este sentido, varios autores han tratado de definir el concepto de risa con el objetivo de delimitar de la forma más concreta posibles sus características y particularidades.

Según la Real Academia Española de la lengua, el vocablo “risa” se puede definir de tres maneras distintas. Estas son:

  1. Movimientos de la boca y otras partes del rostro que demuestran alegría.
  2. Voz o sonido que acompaña la risa.
  3. Lo que mueve a reír.

Con esta primera aproximación a la definición de risa, se connota que este elemento tan común y cotidiano, puede resultar más complejo de delimitar de lo previsto.

En este sentido, varios autores se han centrado en estudiar esta reacción humana para adquirir un mayor conocimiento sobre la risa.

Por ejemplo, el médico de la Universidad de Barcelona, Ramón Mora Ripoll, describe la risa como una constelación de emociones. Afirma que la risa de por si es indefinible, puesto que suele producirse por una gran variedad de situaciones, tales como la sorpresa, la euforia o la alegría.

Por otro lado, la científica Mari Cruz Rodera, de la Red Española de Investigación en Ciencias de la Risa (RISA), define el elemento como un signo o síntoma principal del síndrome de felicidad adquirida.

Desde un punto de vista más psicofisiológico, hoy en día existe un cierto consenso científico en afirmar que la risa se caracteriza por:

  1. Contracciones enérgicas del diafragma que se acompañan de vocalizaciones silábicas repetitivas con resonancia de la faringe.
  2. Expresión facial que utiliza aproximadamente uno 50 músculos distintos de la cara.
  3. Movimientos de otros más de 300 músculos referentes a distintos grupos como: pared abdominal, cabeza, cuello, espalda, brazos y manos.
  4. Desarrollo de una serie de procesos neurofisiológicos asociados.

2- Tipos de risa y humor

En el estudio de la risa se ha connotado que cada ser humano ríe de una forma distinta. De este modo, la risa no constituye una respuesta única e idéntica para todas las personas.

Los factores que modulan las características de la risa desarrollada en un individuo se encuentran relacionados con características referentes a la expresión facial como el ritmo, el volumen, la intensidad o la duración.

El estudio de estos elementos ha permitido el establecimiento de múltiples tipos de risa, de entre los cuales 5 han adquirido una especial relevancia y evidencia científica. Estos son:

  1. Risa espontánea o genuina.
  2. Risa ensayada o incondicional.
  3. Risa estimulada.
  4. Risa inducida.
  5. Risa patológica.

Así mismo, otro elemento importante a tener en cuenta a la hora de establecer las características de la risa radica en la diferenciación entre este concepto y el humor.

Diferenciar risa y humor no resulta fácil, ya que muy a menudo aparecen de forma asociada. De hecho, muchas veces el humor es el causante de la risa, sin embargo, la risa también puede modificar el humor.

En este sentido, risa y humor son dos aspectos que se encuentran estrechamente relacionados y, cuya asociación, constituye las bases de la risoterapia.

El humor es el constructo, mientras que la risa es una actividad fisiológica. La risa tiene efectos tanto físicos como fisiológicos, mientras que el humor posee únicamente efectos cognitivos.

Así mismo, el humor es un estímulo y la risa es una de las tantas respuestas que puede originar dicho estímulo. Sin embargo, a pesar de estar relacionados, estos dos elementos no tiene por qué siempre aparecer juntos.

3- Neurofisología de la risa

La risa posee un fundamento biológico, es decir, cuando se ríe el cerebro experimenta una serie de cambios en su funcionamiento.

Concretamente, la risa estimulan distintos procesos cerebrales como los circuitos cortico subcorticales, el sistema límbico, las áreas especiales y el eje hipotálamo-hipófisis.

Además, la risa produce la liberación de hormonas y neurotransmisores como la anandimida, las endorfinas, las encefalinas, la serotonina, la oxitocina o la dopamina.

La liberación de estas sustancias en distintos circuitos cerebrales explicaría los beneficios psicológicos de la risoterapia, y la producción de efectos como la relajación, la experimentación de emociones positivas, o el incremento del humor y la confianza.

Por otro lado, estudios recientes han demostrado que la risa también implica la liberación de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), la cual está involucrada en la regulación del estrés.

Así mismo, se postula que reír provocaría también una mayor liberación de adrenalina y noradrenalina en el cuerpo, interviniendo así en la regulación de la presión arterial y la broncodilatación, útil en personas con asma.

Efectos beneficiosos de la risa

Varias investigaciones se han centrado en estudiar los efectos beneficiosos que produce la risa. De forma general, estos puede dividirse en efectos fisiológicos y efectos psicológicos.

  1. Efectos fisiológicos.
  2. Ejercita y relaja la musculatura.
  3. Ejercita y mejora la respiración.
  4. Disminuye las concentraciones de las hormonas del estrés.
  5. Aumenta la producción de endorfinas.
  6. Incrementa la oxigenación tisular.
  7. Mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos.
  8. Estimula el sistema inmunitario.
  9. Eleva el umbral de dolor y tolerancia.
  10. Efectos psicológicos.
  11. Reduce el estrés y los síntomas de depresión y ansiedad.
  12. Eleva el estado de ánimo, la autoestima y la confianza.
  13. Incrementa la memoria y el pensamiento creativo.
  14. Mejora las relaciones sociales.
  15. Mejora la calidad de vida y promueve el bienestar psicológico.

Referencias

  1. Bokun, Branco: “El humor como terapia”.Tusquest. Barcelona, 1987.
  1. Holder, R. La risa la mejor medicina. Barcelona España: Editorial Onoiro, 2004: 1-2.
  1. Mahony DL, Burroughs WJ, Lippman LG. Perceived of the opinions of 223 attributes of health promoting laughter: a generational comparison. J Psicol 2002; 136:171-81.
  1. Moody, Raimond :”Humor y salud. El poder curativo de la Risa”.Edaf. Madrid 1978.
  1. Ramírez L. Los efectos somáticos de la risa. Revista Medicina Esfinge nº26 Jul-Ago 2002.
COMPARTIR
Graduado en Psicología y Máster en Psicopatología Clínica del Adulto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here