Sarracenos: desde las cruzadas hasta la actualidad

Los sarracenos eran un pueblo nómada preislámico de los desiertos sirios y árabes. El término fue acuñado por los pueblos de la antigua Grecia y los romanos de la primera época, para referirse la gente de los pueblos del Oriente Medio.

También se llamaba con este término a los musulmanes durante las Cruzadas [1]. Con el tiempo, el vocablo fue evolucionando y en la actualidad, el término sarraceno se asocia a las sangrientas invasiones que Europa perpetró en el Medio Oriente, entre 1095 y 1291 d.C., llamadas Las Cruzadas:

Sarracenos

“En tiempos medievales Las Cruzadas o Guerras Santas, eran autorizadas por el Papa y encaradas contra los grupos considerados enemigos de la Cristiandad. En los comienzos, sólo aquellas expediciones a Tierra Santa, Jerusalén y territorios asociados, eran consideradas Cruzadas. Más recientemente, los historiadores han incluido dentro de Las Cruzadas a las campañas contra los herejes, paganos y musulmanes que los caballeros Europeos encontraban en su camino, aún en Europa”.[2]

La palabra  sarraceno fue introducida al idioma inglés a partir del término sarrazin (francés antiguo), que deriva del latín saracenus y del griego sarakenos. Como los orígenes del término griego no están claros, los lingüistas teorizan que puede provenir del árabe sharq que significa este o amanecer[3].

Escritores griegos como Ptolomeo se refieren a algunos de los pueblos de Siria e Irak como sarakenoi. Luego, los romanos, si bien los respetaban por las habilidades militares que desplegaban en combate, los consideraban pueblos bárbaros.

Aunque no queda claro cuáles eran exactamente esos pueblos, los griegos y los romanos los diferenciaban de los árabes. En algunos textos, como el de Hippolytus, el término parece referirse a los soldados de caballería pesada de las tropas de la  antigua Fenicia, hoy Líbano y Siria.

Masacre de los sarracenos, ordenada por el Rey Ricardo

El término sarraceno en la antigüedad

En su trabajo Geografía (siglo II), Ptolomeo describe el Sarakēnē (griego antiguo: Σαρακηνή) como una región en la península del norte del Sinaí[5]. Eusebio, en su historia eclesiástica, cuenta un relato en el que el papa Dionisio de Alejandría menciona a los sarracenos en una carta, mientras describe la persecución de los cristianos por el emperador romano Decius: “Muchos fueron, en la montaña árabe, esclavizados por el bárbaro ‘sarkenoi”[6].

La Historia de Augusto también se refiere a un ataque de Saraceni al ejército de Pescennius Niger en Egipto, en 193, pero proporciona poca información como para poder identificarlos[7].

Tanto Hippolytus de Roma como Uranio mencionan tres pueblos distintos en Arabia durante la primera mitad del siglo III: Saraceni, Taeni y Árabes. Los taeni, más tarde identificados con el pueblo de habla árabe llamado Tayy, estaban situados alrededor de Khaybar (un oasis al norte de Medina) y también en una zona que se extendía hasta el Éufrates. A los Saraceni los localizaban al norte[8]. Estos sarracenos del norte de Hejaz, fueron descritos como personas con capacidades para la guerra.

Los sarracenos son, según Hippolytus, como  los équites (caballería pesada) de Fenicia y Thamud[9]. También en el documento que cuenta la derrota de los enemigos de Diocleciano en la campaña a través del desierto sirio son denominados sarracenos.

Otros informes militares del siglo IV no mencionan la palabra árabes, sino que se refieren a grupos sarracenos que se habían extendido hasta el este de la Mesopotamia, involucrándose en diferentes batallas (tanto por el lado de Sasán como por Roma). Los sarracenos también fueron mencionados en el documento romano Notitia Dignitatum (que data de la época de Teodosio I, en el siglo IV) como conformando unidades distintivas en el ejército romano, diferentes de los árabes[10].

Sarracenos sitiando a los cruzados en una torre, detalle de una miniatura en Chroniques de France. Reproducido con permiso de la British Library 11

El término sarraceno en el medievo 

Sarraceno fue un término ampliamente utilizado por los escritores cristianos en Europa durante la Edad Media. En los primeros siglos aD., en los escritos griegos y latinos se usa este término para referirse a la gente que vivía en áreas desérticas cerca de la provincia romana de Arabia[12].

Estos pueblos tenían características propias que los diferenciaban de los pueblos árabes. A comienzos del siglo V, los escritores cristianos comenzaron a equiparar a los sarracenos con los árabes. Los sarracenos eran asociados con los ismaelitas (descendientes del hijo mayor de Abraham, Ismael) en algunas ramas del pensamiento genealógico judío, cristiano e islámico.

Los escritos de Jerónimo (d. 420) cuentan que los ismaelitas habían elegido ser llamados sarracenos con el fin de identificarse con la esposa libre de Abraham, Sarah, en lugar  hagarenes, que los asociaba a la esposa esclava de éste, Hagar[13]. Vale aclarar que esta afirmación, aunque popular durante la Edad Media, deriva más de la alegoría de Pablo en la carta del Nuevo Testamento a los Gálatas que de datos históricos.

El nombre sarraceno no era originario de las poblaciones así descritas, sino que había sido aplicado por historiadores greco-romanos basados en nombres de lugares griegos[14].

En la literatura medieval del siglo XII, sarraceno era sinónimo de musulmán. Para las lenguas occidentales antes del siglo XVI, el término se usaba para referirse a  los árabes musulmanes (no existían en esa época las palabras musulmán ni Islam). Esta expansión en el sentido del término comenzó siglos antes entre los romanos bizantinos, según consta en  documentos del siglo VIII[15].

A medida que avanza la Edad Media, el uso del término en el Occidente latino si bien evoluciona, su connotación sigue siendo peyorativa, asociada a los opositores del cristianismo. En una obra polémica del siglo VIII, Juan de Damasco criticó a los sarracenos como seguidores de un falso profeta y “precursor del Anticristo”[16].

En el siglo XII, los europeos medievales tenían concepciones más específicas del Islam, y utilizaron el término sarraceno como un marcador étnico y religioso[17]. En cierta literatura medieval, los sarracenos (musulmanes) eran descritos como de piel negra, en comparación con los cristianos europeos de piel más clara (por ejemplo, el romance medieval, El rey de Tars)[18]. La Canción de Rolando, un antiguo poema heroico francés del siglo XI, hace referencia a la piel negra de los sarracenos como su única característica exótica.

En sus  Crónicas de Ash-Sham, el escritor Bin Kannan (Damasco) usa el término sarkan para describir una travesía en misión militar, esto sería desde el Cercano Oriente a lugares del sur de Europa, en ese momento bajo Imperio Otomano, especialmente Chipre y Rodas[19].

El cristianismo y Mahoma, ¿El profeta de los sarracenos?

Durante la Alta Edad Media, el mundo cristiano veía al Islam como una herejía y a Mahoma como un falso profeta, inspirado por el diablo. Con las Cruzadas  en la Alta Edad Media y las guerras contra el Imperio Otomano durante la Baja Edad Media, la percepción cristiana de Mahoma se hizo más polémica: se representaba a Mahoma como siervo de Satanás o como el Anticristo[20]. En la modernidad, y después de que los imperios islámicos dejaron de ser una amenaza militar para Europa, la mirada europea fue más tolerante.

El conocimiento de Mahoma por parte de los cristianos proviene de fuentes bizantinas, escritos encontrados poco después de la muerte de Mahoma en 632. En la Doctrina Jacobi nuper baptizati[21][22]; Jacobo -el converso- dialoga con un grupo de judíos y les informa que “un profeta engañoso  ha aparecido en medio de los sarracenos” (…) “… él está engañando porque ¿acaso los profetas vienen con espada y carro[23]”?

Otras fuentes contemporáneas, como los escritos del patriarca Sophronio, opinan que no había conocimiento de que los sarracenos tuvieran su propio profeta o religión, y sólo señalarán que los ataques de sarracenos “deben ser un castigo por los pecados cristianos”[24].

Por otra parte, en los romances medievales como el ciclo arturiano francés, los registros de los antiguos bretones o los habitantes de Sarras (antes de la conversión del rey Evelake)[25], que presumiblemente vivieron mucho antes del nacimiento de Mahoma, se describen como adorando el mismo conjunto de los dioses y como idénticos a los musulmanes.

En el mismo sentido, la definición de sarraceno en la Summa de Poenitentia de Raymond de Peñafort[26] comienza por describir a los musulmanes, pero termina por incluir a toda persona que no sea cristiana ni judía.Otra fuente influyente fue el Epistolae Saraceni o las Cartas de un sarraceno, escrito por un cristiano oriental y traducido del árabe al latín[27].

El legado de las cruzadas resuena hasta nuestros días

Durante las últimas décadas del siglo pasado, Las Cruzadas se han convertido en un área dinámica de investigación histórica. El objetivo es interpretar a la luz de los hechos actuales la importancia e influencia de su legado en las comunidades cristiana, musulmana y judía. Se trata de desentrañar el efecto sobre las sociedades y las instituciones.

El debate académico avanzó en los ´80 ante el nuevo reconocimiento de que Las Cruzadas abarcaron mucho más que las expediciones originales del siglo XI a Tierra Santa. Esto también  en términos de cronología ya que se extendieron hasta el siglo XVI. Se invocaron además, cruzadas contra los musulmanes de la península Ibérica, los pueblos paganos de la región báltica, los mongoles, los opositores políticos del papado y los herejes (cátaros y husitas)[28].


[1] Definición. Recuperado el 21/01/2017 en thefreedictionary.com.

[2] Crusades Basic. Recuperado el 21/01/2017 en historymedren.about.com.

[3]Szczepanski, K. Who are the Saracens? Recuperado el 21/01/2017 en asianhistory.about.com.

[4]Imagen tomada en en.wikipedia.org/wiki/Massacre_at_Ayyadieh de dominio público.

[5]Retsö, Jan. 2003. The Arabs in Antiquity: Their History from the Assyrians to the UmayyadsRoutledge, pp. 505-506. Recuperado en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-retso1-2 el 21/01/2017.

[6]Ibid.

[7]Ibid, p. 457.

[8]Ibid. 505-506

[9]Ibid, pp.464-466

[10] Ibid, pp. 464-466

[11]Saracen people. The editors of Encyclopædia Britannica. Recuperado en https://www.britannica.com/topic/Saracen el 21/1/2017.

[12]Daniel, N. 1979. The Arabs and Mediaeval Europe. Longman Group Limited. ISBN 0-582-78088-8. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-daniel1-1 el 21/01/2107.

[13]Rubenstein, Jay. 2011. Armies of Heaven: The First Crusade and the Quest for Apocalypse. Basic Books ISBN 0-465-01929-3. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-10 el 21/01/2017.

[14]Retsö, Jan. 2003. The Arabs in Antiquity: Their History from the Assyrians to the UmayyadsRoutledgeISBN 978-0-7007-1679-1 Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-11 el 21/01/2017.

[15]CAF, Moja (1999). Western Representations of the Muslim Women: From Termagant to Odalisque. University of Texas PressISBN 978-0-292-74337-3. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-4 el 21/01/2017.

[16]The Fount of Knowledge. “Gotosa Ärkestiftet av de Sanna ortodoxt kristna.”  Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-13 el 21/01/2017.

[17]Heng, Geraldine. 2004. Empire of Magic: Medieval Romance and the Politics of Cultural FantasyColumbia University Press ISBN 978-0-231-12527-7. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-14 el 21/01/2017.

[18]Heng, Geraldine. 2004. Empire of Magic: Medieval Romance and the Politics of Cultural Fantasy, pp. 231, 422.  “The King of Tars”, The Crusades Project at the University of Rochester. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-15_16 el 21/01/2017.

[19]The Chronicles of Ash-Sham. (The Daily Events As of 1111 Hijri / 1699 CE) and abriged in Yawmiat Shamiyya (Chronicles of Ash-Sham). Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Saracen#cite_note-18 el 21/01/2017.

[20]Medieval Christian views on Muhammad. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Medieval_Christian_views_on_Muhammad el 21/1/2017.

[21]El adoctrinamiento [διδασκαλία] de Jacob (judío convertido al cristianismo), un tratado fechado en 634 (Bonwetsch, infra, p.xvi) o 640. The Oxford Dictionary of Byzantium. Ed. Alexander P. Kazhdan. Recuperado en http://www.oxfordreference.com/view/10.1093/acref/9780195046526.001.0001/acref-9780195046526-e-1512 el 21/1/2017.

[22]Doctrina Jacobi nuper Baptizati, in G. Dagron and V. Déroche, “Juifs et chrétiens dans l’Orient du VIIe siècle”, Travaux et Mémoires 11 (1991) 17-248. – Edition of the Greek text with French translation. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Teaching_of_Jacob el 21/1/2017.

[23] Teachings of Jacob. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Teaching_of_Jacob el 21/1/2017.

[24]Kaegi, W. Initial Byzantine Reactions to the Arab Conquest. Church History, Vol. 38, No. 2 (June, 1969), pp. 139–149, 139–141. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Medieval_Christian_views_on_Muhammad#cite_note-8 el 21/1/2017.

[25]Rey de Sarras. Padre de Eliezer y Grimal. Se dice que había nacido en la Galia y fue enviado a Roma como esclavo. Más tarde fue a Siria donde mató al hijo de un gobernador, huyendo a Babilonia. Fue hecho rey de Sarras por ayudar a Tholomer, el rey de Babilonia, con quien más tarde fue a la guerra. Él abrazó el cristianismo y fue bautizado como Mordrain antes de su batalla con el rey sarraceno y José de Arimatea le dio un escudo blanco en el que, durante la batalla, apareció la figura de Cristo en la cruz que engañó al enemigo. Evelake. Recuperado en http://www.mythologydictionary.com/evelake-mythology.html el 21/01/2017.

[26] Medieval Christian views on Muhammad. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Medieval_Christian_views_on_Muhammad el 21/1/2017.

[27]Muhammad. Encyclopædia Britannica (2007). Encyclopædia Britannica Online. 10 January 2007, eb.com article. Recuperado en https://en.wikipedia.org/wiki/Medieval_Christian_views_on_Muhammad#cite_note-Britannica-1 el  21/1/2017.

[28] Philip, J. The Crusades: a complete history. Published in History Today, Vol. 65 Issue 5 May 2015. Recuperado http://www.historytoday.com/jonathan-phillips/crusades-complete-history el 21/1/2017.

Referencias

  1. Saracens: Islam in the Medieval European Imagination. Tolan, John V. (2002) Columbia University Press.

DEJA UNA RESPUESTA