Las 16 Señales De Que Fuiste al Colegio en un Pueblo Pequeño

Si fuiste al colegio en un pueblo pequeño, viviste la experiencia de crecer en un lugar seguro, lleno de caras conocidas y de actividades comunes relacionadas con tu entorno.

A continuación mencionamos algunas vivencias con las cuales seguramente te sentirás identificado si estudiaste en un poblado pequeño.

Fuiste al colegio en un pueblo pequeño si…

1-Todos en el pueblo se conocían, cada rostro te era familiar y todos te han “visto crecer”.

2-Si tenías gustos fuera de la norma, como el rock pesado o vestirte de una manera particular, seguramente te juzgaron como una persona de “gustos peculiares”.

3-Las opciones de amistades y de posibles parejas eran limitadas. Probablemente tuviste una cita alguna vez con el/la ex de alguna de tus amistades, dadas las pocas opciones a tu alcance.

4-Como la gran mayoría de la gente se conocía entre sí, era mucho más difícil darse una escapada con los amigos. Todos te conocían: sabían a dónde ibas y con quién.

5-Las escuelas estaban repletas de zonas verdes de recreación, lo cual ayudaba considerablemente a disminuir los niveles de estrés y te alejaba de la depresión.

6-Las expectativas sobre el futuro eran inciertas, ya que las posibilidades de estudio en el pueblo solían ser limitadas y los horizontes de crecimiento académico se vislumbraban hacia las grandes ciudades.

7-Había menos opciones de esparcimiento; las cafeterías, cines o teatros eran limitados. A pesar de eso siempre encontrabas una forma creativa para distraerte con tus amigos.

8-Tú y tus hermanos estudiaron con los mismos maestros y compartieron los textos escolares, a pesar de las diferencias de edad entre ustedes.

9-Si querías renovar tu armario debías buscar opciones en al menos unos 30 kilómetros a la redonda. En caso contrario, era muy probable que la persona de al lado tuviese el mismo diseño de suéter que tú.

10-Los paseos escolares eran en lugares sumamente cercanos a la escuela. Eran sitios previamente conocidos por ustedes, por lo que las excursiones fuera del aula no producían emoción alguna.

11-Era fácil pasar horas simplemente paseando por el pueblo, sin un plan en particular. Los estacionamientos eran tus lugares predilectos para pasar el rato con los amigos.

12-Seguramente participaste a la fuerza en algún evento caritativo, en una venta de garaje, verbena o como promotor de alimentos.

13-Al avanzar la noche debías ir corriendo a casa, ya que en el pueblo se inducía una especie de toque de queda después de las 10 de la noche.

14-Siempre era incómodo coincidir con tus vecinos o tus profesores en actividades fuera del vecindario o del colegio.

15-Los viernes por la noche tenías una cita fija con el deporte, en tu colegio o en tu vecindario. Además, cada torneo o jornada deportiva era titular fijo en el periódico escolar.

16-Podías ir al colegio a pie, y si te trasladabas en bicicleta o en carro, el tráfico no era un problema. A diferencia de las ciudades, en los pueblos los traslados son muy rápidos.

Referencias

  1. Beinages, D. (2008). Diferencias entra la gente de pueblo y la gente de ciudad. Recuperado de: revista-digital.verdadera-seduccion.com
  2. Gabarrot, S. (s.f.). ¿Es mejor criar a los hijos en el campo o en la ciudad? Recuperado de: vix.com
  3. Piñero, N. (2012). Vivir en un pueblo. No, gracias. Recuperado de: motivosparalevantarse.blogspot.com
  4. ¿Qué tengo que estudiar si me quiero quedar a vivir en mi pueblo? (2016). Recuperado de: almanatura.com
  5. Valdivia, P., y Torres, K. (2017). 18 Undeniable Signs You Went To High School In A Small Town. Recuperado de: buzzfeed.com
COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here