Síndrome de Münchhausen: Síntomas, Causas, Tratamientos

El síndrome de Münchhausen es un trastorno psiquiátrico ficticio en el que el afectado finge una enfermedad o trauma psicológico para llamar la atención o conseguir apoyo social.

La persona afectada actúa deliberadamente fingiendo síntomas de forma repetida y se considera que padece un trastorno psiquiátrico porque atraviesa por dificultades emocionales.

síndrome de munchausen

Tiene este nombre por el barón von Münchhausen, un oficial alemán del siglo XVIII conocido por embellecer las historias y experiencias de su vida.

En 1951, Richard Asher describió un patrón de auto-daño, donde los individuos inventaban historias, signos y síntomas de enfermedad. Recordando al barón von Münchhausen, Asher llamó a esta condición el síndrome de Münchhausen en un artículo de The Lancet en Febrero de 1951.

Originalmente este termino se usaba para todos los trastornos facticios. Sin embargo, ahora se considera que existen un amplio rango de trastornos facticios y el diagnóstico de Münchhausen se reserva solo para las simulaciones donde la enfermedad es la actividad central de la persona.

Características del síndrome de Münchhausen

En este síndrome la persona afectada exagera o crea síntomas de enfermedades en ellos mismos para ganar atención, simpatía o el tratamiento del personal médico.

En casos extremos, las personas con este síndrome conocen bien la practica médica y son capaces de producir síntomas que provocan altos costes por sus análisis, estancia en el hospital u operaciones innecesarias.

Se trata de un trastorno distinto a la hipocondría y otros trastornos somatoformes, en los que las personas no producen intencionadamente los síntomas.

Se diferencia de la simulación, en la que la persona emula síntomas para un propósito aparente, como compensación económica, ausencia del trabajo o acceso a las drogas.

Factores de riesgo para desarrollar el síndrome de Münchhausen incluyen:

Es más común en hombres de edad media y en personas que han trabajado en el sector de la salud.

El síndrome de Münchhausen arritmogénico describe personas que simulan arritmias cardíacas para ganarse la atención médica.

Síntomas del síndrome de Münchhausen

Las personas con el síndrome de Münchhausen producen o exageran síntomas de distintas formas.

Pueden mentir o simular síntomas, dañarse a si mismos o alterar pruebas (por ejemplo, contaminar una muestra de orina).

Algunos síntomas son:

  • Síntomas poco claros que no son controlables y que se vuelven más severos o cambiantes una vez inicia el tratamiento.
  • Buen conocimiento de hospitales, terminología médica y diagnóstico de enfermedades.
  • Presencia de múltiples cicatrices por operaciones.
  • Historial de buscar tratamiento en numerosos hospitales o clínicas, incluso en ciudades diferentes.
  • Historial médico inconsistente.
  • La persona pone dificultades para que el doctor hable con familiares o médicos previos.
  • Problemas con identidad o baja autoestima.
  • Disposición a hacerse pruebas médicas, operaciones u otros procedimientos.
  • Recaídas predecibles que siguen a la mejora.

Diagnóstico

El diagnóstico más aceptado es el establecido por el DSM, el cuál requiere que el paciente muestre lo siguiente:

  • Propósito de producir o pretensión de tener síntomas o señales físicas o mentales.
  • Asumir el rol de una persona enferma es la principal motivación.
  • Otras motivaciones para el comportamiento no están presentes. Por ejemplo: ganancias financieras, evitar consecuencias legales o mejorar el bienestar físico.

Hay tres tipos de síndrome de Münchhausen: síntomas y señales mentales primarios, síntomas y señales físicas primarios, y una combinación de síntomas y señales físicas y mentales.

No hay una prueba médica específica que asegure que una persona tiene este síndrome.

Por tanto, el profesional de la salud deberá hacer una entrevista y observación que confirmen los síntomas que se han nombrado.

Como con otra evaluación sobre la salud, el profesional trabajará para descartar otros trastornos mentales y la posibilidad de un problema médico real. 

Es importante que el profesional revise cualquier prueba o diagnóstico médico previo que pueda ayudar a la evaluación y tratamiento.

También puede consultar con doctores previos, familiares o pareja del paciente.

Diagnóstico diferencial

El síndrome de Münchhausen se puede confundir con otros trastornos, entre ellos:

Causas

Se desconocen las causas del síndrome de Münchausen. Algunos expertos sugieren que se trata de un mecanismo de defensa contra impulsos sexuales o agresivos, otros creen que puede ser una forma de auto-castigo. 

Determinar una causa exacta es complicado porque las personas con este síndrome no se muestran abiertas y honestas sobre su condición, haciendo la investigación muy complicada.

Lo más aceptado es una combinación de vulnerabilidades biológicas, psicológicas y estresores sociales.

Psicológicamente, las personas que sufren este síndrome tienden a tener una alta necesidad de control y una baja autoestima, ansiedad o abuso de sustancias.

Algunos de los trastornos de personalidad que pueden estar relacionados con este síntome son:

Trauma en la infancia

El síndrome de Munchausen puede ser causado por negligencia y abandono de los padres, u otro trauma infantil. Como resultado de este trauma, una persona puede tener problemas no resueltos con sus padres, lo que provoca que finjan las enfermedades. Pueden hacer esto porque:

  • Tienen una compulsión de castigarse (masoquismo), haciéndose los enfermos porque se sienten indignos
  • Necesidad de sentirse importante y ser el centro de atención
  • Necesidad de pasar la responsabilidad de su bienestar y cuidado a otras personas

Hay algunas pruebas que sugieren que las personas que han tenido extensos procedimientos médicos o que recibieron atención médica prolongada durante la niñez o la adolescencia son más propensas a desarrollar el síndrome de Munchausen cuando son mayores.

Esto puede ser debido a que asocian sus recuerdos de la infancia con un sentido de ser cuidado. A medida que envejecen, tratan de obtener los mismos sentimientos de tranquilidad fingiendo estar enfermos.

Tratamiento

En primer lugar, es importante que el profesional de la salud descarte la posibilidad de que exista una enfermedad real en el paciente que aún no pueda ser detectada.

Para ello, se estudia el historial del paciente y se buscan pruebas médicas anteriores. Serán especialmente importantes las experiencias en el paciente como abusos infantiles o enfermedades mentales.

Si el paciente se encuentra en riesgo de dañarse a si mismo o a otros, puede ser iniciada la hospitalización médica.

Por otra parte, el doctor puede considerar trabajar con especialistas de la salud mental para ayudar a tratar posibles trastornos mentales como trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo o trastornos de personalidad.

El tratamiento específico depende del trastorno mental que posee el paciente. Por ejemplo, para la depresión y ansiedad funciona bien la terapia cognitiva y la medicación.

Complicaciones

Las personas con este síndrome son capaces de arriesgar sus vidas para ser percibidas como enfermas.

Pueden encontrarse con varias complicaciones:

  • Problemas de salud severos debido a operaciones o procedimientos innecesarios.
  • Lesiones o muerte por autolesiones.
  • Pérdida de órganos por cirugías innecesarias.
  • Alcohol o abuso de sustancias.
  • Graves problemas en la vida real (trabajo, relaciones personales).

¿Quién es afectado?

Según los estudios disponibles, parece haber dos grupos distintos de personas:

  • Mujeres de 20-40 años de edad que a menudo tienen experiencia trabajando para el sector de la salud, como enfermeras o técnicas.
  • Hombres solteros de 30-50 años de edad.

No esta claro porqué se dan más en estos casos.

Preguntas a hacerse

  • ¿Tienen sentido los síntomas reportados del paciente en el contexto de las pruebas y evaluaciones?
  • ¿Se tiene información de otras fuentes que confirmen la información dada por el paciente?
  • ¿Está el paciente dispuesto a tomar el riesgo de realizar más procedimientos de lo que podrías esperar?
  • ¿Funciona el tratamiento de forma predecible?

Síndrome de Münchhausen por poder

Se da un comportamiento similar en el síndrome de Münchhausen por poder, en el que un padre o cuidador simula síntomas en su hijo.

El adulto asegura que su hijo tiene alguna afección médica, haciendo que el niño pase mucho tiempo en hospitales para buscar un tratamiento. 

síndrome de munchausen por poder

En la mayoría de los casos -85%- las mujeres causan los síntomas.

Actualmente se debate si se trata de maltrato infantil, ya que el adulto puede ir muy lejos para que el niño tenga síntomas (dando medicinas, intoxicando o provocando falta de aire). 

Normalmente la causa es la necesidad del padre de la atención y simpatía de doctores, enfermeras y otros profesionales.

Algunos expertos creen que no se trata solo de la búsqueda de atención, sino de buscar satisfacción por haber engañado a personas que consideran más importantes.

Debido a que el padre o cuidador parece muy atento, a menudo nadie sospecha nada raro. El diagnóstico es complicado porque el padre es capaz de manipular a doctores y de simular síntomas.

Al igual que en el síndrome de Münchhausen común, el padre suele estar relacionado con la profesión médica y conoce diagnósticos, síntomas y procedimientos.

La mayoría de víctimas son niños de preescolar, aunque se pueden dar en adolescentes de hasta 16 años, y se da en ambos sexos.

Diasnóstico de síndrome de Münchhausen por poder

El diagnóstico es difícil, aunque puede implicar algunos de los siguientes:

  • El niño tiene muchos problemas mentales que no responden al tratamiento.
  • Los resultados de las pruebas médicas son inusuales y no corresponden con el historial médico del niño, o son clínicamente imposibles.
  • El padre no se alegra por las buenas noticias de que no existen problemas médicos y sigue creyendo que el niño esta enfermo.
  • El padre busca otro doctor tras las pruebas médicas que confirman que el niño esta sano.
  • Síntomas a corto plazo que tienden a parar o mejorar cuando la víctima no esta con el autor (por ejemplo, cuando esta hospitalizado).
  • El padre tiene conocimientos médicos o parece disfrutar el ambiente hospitalario.
  • El padre o cuidador demanda más pruebas, procedimientos o segundas opiniones.

¿Qué ocurre con el niño?

En los casos más severos los padres pueden ir muy lejos para hacer que el niño parezca enfermo. Por ejemplo, dando medicaciones, inyectando orina o poniendo sangre en muestras de orina.

En muchos casos se requiere la hospitalización del niño y sus síntomas desaparecen cuando se separa del autor.

Los síntomas que se suelen simular en el niño son: problemas de crecimiento, asma, alergias, vómitos, diarrea, infecciones y convulsiones.

Si el niño es lo suficientemente mayor como para entender lo que ocurre, se puede dar un importante daño psicológico.

El niño o adolescente puede creer que solo será amado si esta enfermo y puede ayudar al padre a mentir a los doctores.

Forma de actuar

El padre o cuidador debe admitir el abuso y buscar ayuda psicológica.

Si se descubre la simulación y la actitud del padre se mantiene, se puede tener en cuenta denunciar la situación.

Es necesario tener en cuenta que si el padre es denunciado puede aumentar los síntomas del niño para intentar demostrar que si tiene una enfermedad.

En algunos casos, el padre o cuidador puede negar los cargos y trasladarse a otra ciudad para continuar el comportamiento. 

¿Y tú tienes qué experiencias tienes con este síndrome?

Referencias

  1. Jerald Kay and Allan Tasman (2006). Essentials of psychiatry. John Wiley & Sons, Ltd. p. 680. ISBN 0-470-01854-2.
  2. Pierre Pichot coordinador general (1995). DSM IV, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona, Masson, pág. 483. ISBN 84-458-0297-6.
  3. Krahn LE, Bostwick JM, Stonnington CM (2008). “Looking toward DSM-5: should factitious disorder become a subtype of somatoform disorder?”. Psychosomatics 49 (4): 277–82. doi:10.1176/appi.psy.49.4.277. PMID 18621932.
  4. Asher, Richard (1951). “Munchausen’s Syndrome”. The Lancet 257 (6650): 339–41. doi:10.1016/S0140-6736(51)92313-6. PMID 14805062.
  5. Bursztajn, H; Feinbloom, RI; Hamm, RM; Brodsky, A (1981). Medical Choices, medical chances: How patients, families and physicians can cope with uncertainty. New York: Delacourte/Lawrence.
  6. Davison, Gerald C.; Blankstein, Kirk R.; Flett, Gordon L.; Neale, John M. (2008). Abnormal Psychology (3rd Canadian ed.). Mississauga: John Wiley & Sons Canada. p. 412. ISBN 978-0-470-84072-6.
  7. Giannini, A. James; Black, Henry Richard; Goettsche, Roger L. (1978). Psychiatric, Psychogenic and Somatopsychic Disorders Handbook. New Hyde Park, NY: Medical Examination Publishing. pp. 194–5. ISBN 0-87488-596-5.
  8. Fuente imagen 1.
  9. Fuente imagen 2.

DEJA UNA RESPUESTA