Síndrome de Wernicke-Korsakoff: síntomas, causas, tratamiento

El síndrome de Wernicke-Korsakoff (SWK) es una enfermedad neurológica. En concreto, se divide en dos entidades clínicas: la encefalopatía de Wernicke y el síndrome de Korsakoff, consideradas como fase aguda y crónica respectivamente de la misma enfermedad (Family Caregiver Alliance, 2015).

El síndrome de Korsakoff o síndrome amnésico de Korsakoff, se trata de un trastorno de memoria que se produce como consecuencia de un déficit de vitamina B1 y que se relaciona con el alcoholismo (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

Síndrome de Wernicke-Korsakoff

En concreto, el consumo excesivo de alcohol, diferentes trastornos o alteraciones en la alimentación, el vómito excesivo o los efectos de la quimioterapia, puede provocar serios déficits en la vitamina B1 que resulte en un trastorno degenerativo a nivel cerebral, la encefalopatía de Wernicke (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

Cuando el organismo no acumula la cantidad suficiente de vitamina B1, éste déficit provoca serios daños en estructuras cerebrales, especialmente en las que están relacionadas con la memoria (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

El curso clínico de esta patología incluye una variedad amplia de síntomas: confusión mental, problemas de visión, temblores, coordinación muscular, déficits de memoria, dificultad de aprendizaje, entre otros (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

La intervención terapéutica en este tipo de patología, se aborda a través de tratamientos farmacológicos, optimización de la dieta e hidratación adecuada. Además, es fundamental suprimir el consumo de alcohol National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

¿Qué papel tiene la vitamina B1 en el síndrome de Wernicke-Korsakoff?

La vitamina B1, denominada también con el término de tiamina (Family Caragiver Alliance, 2015), es empleada por las células nerviosas para el desarrollo de procesos relacionadas con el metabolismo cerebral, la obtención de energía y la producción de neurotransmisores (Manzo, 1994; García et al., 2010).

Concretamente, los niveles de tiamina se van a modificar en función de la ingesta calórica y de la proporción de calorías que los carbohidratos aporten a nuestro organismo (Sauberlich 1979; García et al., 2010).

El déficit de tiamina, por tanto, va a provocar un descenso en el suministro de energía, especialmente en algunas estructuras específicas: cuerpos mamilares, tálamo medial y sustancia gris periacueductual.

Características de síndrome de Wernicke-Korsakoff

El síndrome de Wernicke-korsakoff (WKS) es un tipo de trastorno neurológico que se produce como consecuencia de una falta de vitamina B1 (Krause & Roth, 2015).

A pesar de que el síndrome se suele dividir en dos condiciones independientes y por lo general los individuos suelen padecer en primer lugar los síntomas de la encefalopatía de Wernicke y posterior mente los relacionados con la amnesia de Korsakoff, también pueden presentarse al mismo tiempo (Krause & Roth, 2015).

Las áreas cerebrales dañadas como consecuencia del déficit de tiamina van a provocar diversos déficits de memoria, movimiento, visión o coordinación (Alzheimer Society, 2015).

El síndrome de Wernicke-korsakoff es una patología potencialmente reversible que se relaciona con el consumo excesivo de alcohol. Los individuos alcoholicos, con una fuerte dependencia a esta sustancia, son más propensos a presentar déficits severos de vitamina B1 (Alzheimer Society, 2015).

Estadísticas

En estados Unidos, se ha estimado que el síndrome de Wernicke-Korsakoff se produce en aproximadamente un 1-2% de la población general (Rare Disease, 2005).

Con respecto a la distribución por sexos, esta patología puede afectar ligeramente más a los hombres que a las mujeres. En cuanto a la edad, su prevalencia es mayor en el intervalo comprendido entre los 30 y 70 años (Rare Disease, 2005).

Síntomas

Los síntomas y síndromes relacionados con el síndrome de Wernicke-Korsakoff van a depender de la entidad o fase clínica que padezca el individuo.

Encefalopatía de Wernicke

Clásicamente la encefalopatía de Wernicke se ha definido por una tríada sintomática con alteraciones en la oculomotilidad, la marcha y el estado mental, sin embargo la presencia simultánea de síntomas en estas tres áreas solo se ha documentado en un tercio de los casos (Victor, 1989; García et al., 2010).

Alguno de los síntomas más frecuentes son:

  • Alteraciones del estado mental: desorientación, confusión, déficits leves de memoria y agitación.
  • Anormalidades oculomotoras: movimientos involuntarios y espasmódicos de los ojos, nistagmo, parálisis o parestesias en músculos oculomotores, entre otros.
  • Alteraciones de la marcha: inestabilidad, fatal de equilibrio, movimientos corporales descoordinados, dificultad o incapacidad para caminar, etc.
  • Otros síntomas: algunos estudios han observado que en aproximadamente un 20% de los casos pueden aparecer síntomas como estupor, hipotermia e hipotensión (Harper, 1986; Sechi, 1996;- García et al., 2010).

Síndrome de Korsakoff

Cuando no se realiza un tratamiento sobre el desarrollo de la encefalopatía de Wernicke, es probable que individuo desarrolle el síndrome de Korsakoff.

  • Pérdida de memoria: el déficit de memoria es el síntoma principal del síndrome de Korsakoff. Estas alteraciones pueden aparecer referidas al olvido de acontecimientos recientes, como al recuerdo de eventos más lejanos.
  • Dificultad o incapacidad de adquisición de nueva información o de habilidades y aprendizajes novedosos.
  • Cambios en la personalidad: desde apatía, indiferencia, falta de reacción emocional a conductas de comunicación excesiva y comportamientos repetitivos.
  • Ausencia de consciencia de enfermedad (Anosognosia): la persona que padece este tipo de patología no tiene una consciencia manifiesta de lo que está ocurriendo. A pesar de presentar dificultades de memoria, piensan que funciona correctamente.
  • Confabulación: debido a las alteraciones de memoria, suelen crear eventos para rellenar aquellos huecos de información que no logran recordar.
  • Dificultades de concentración, planificación, toma de decisiones, resolución de problemas.

Causas

Desde las etapas más tempranas de la medicina se han descrito una multitud de cuadros clínicos asociado al déficit o carencia de diferentes sustancias o nutrientes. Dentro de estos nutrientes, las vitaminas desarrollan un papel esencial en micro procesos muy específicos (Tanphaichitr, 2000; García el al., 2010).

La falta de alguna de las vitaminas que son fundamentales para nuestro organismo, podrá producir cuadros clínicos muy característicos con manifestaciones físicas y neuropsiquiatrías (Tanphaichitr, 2000; García el al., 2010).

El síndrome de Wernicke-Korsakoff es una de las manifestaciones más conocidas que se producen por falta de tiamina o vitamina B1 (García et al., 2010).

En la mayoría de casos clínicos y en la literatura tradicional, siempre se ha asociado su ocurrencia al consumo excesivo y crónico de alcohol. A pesar de esto, se han identificado también otras situaciones que pueden producirla (García et al., 2010), la deficiencias en la alimentación y otras condiciones médicas pueden modificar y alterar la absorción de vitamina B1 (Krause & Roth, 2015).

Alcoholismo

El consumo de alcohol dificulta la absorción de tiamina por el organismo (Rare Disease, 2005) debido a: bajo contenido de vitaminas y minerales de las sustancias alcohólicas, malnutrición, reducción del transporte de tiamina a través de la mucosa intestinal, reducción de la capacidad hepática para almacenar vitaminas, conversión anormal de tiamina en pirofosfato e incremento de la demanda de tiamina por el metabolismo del alcohol (Sechi, 2007; García et al., 2010).

Nutrición deficiente

Las reservas de vitamina B1 durante en el organismo aproximadamente unos 18 días, por lo que la alimentación escasa o los vómitos prolongados también van a producir un déficit de los niveles de vitamina B1 (Rare Disease, 2005).

Patologías crónicas

Algunas enfermedades como el cáncer, SIDA, patologías estomacales o trastornos renales, también pueden producir la sintomatología del síndrome de Wernicke-Korsakoff (Rare Disease, 2005).

Factores de riesgo

Como hemos señalado anteriormente, las causas etiológicas más frecuentes del síndrome de Wernicke-Korsakoff son el alcoholismo y la nutrición deficiente, sin embargo, existen una serie de condiciones que pueden predisponer a nuestro organismo a presentar déficits de almacenamiento de vitamina B1.

  • Factores genéticos: se han identificados diversos factores genéticos relacionados con el incremento de la susceptibilidad a presentar este tipo de patología ante dietas con bajo contenido en vitamina B1 (Sechi, 2007; García et al., 2010).
  • Déficit de magnesio: el magnesio es otra de las sustancias que actúan en la conversión metabólica de la vitamina B1. En los casos en los que se produce una disminución de los niveles de magnesio, también existe un incremento de la probabilidad de desarrollar este síndrome(Sechi, 2007; García et al., 2010).
  • Enfermedades sistémicas: existen varios cuadros clínicos que pueden afectar al metabolismo y consumo de B1. Se ha notificado en pacientes que requieren diálisis, individuos con anorexia, SIDA, infecciones prolongadas, entre otras (Sechi, 2007; García et al., 2010).

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de Wernicke-korsakoff se realiza en base a (Rare Disease, 2005):

  • Evaluación clínica completa.
  • Historia detallada del paciente.
  • Pruebas clínicas especializadas.

En la fase aguda de encefalopatía de Wernicke, los especialistas médicos se centran en descartar otras condiciones y de identificar la presencia de alguno de los síntomas clásicos de la patología: alteración del estado mental, inestabilidad o alteraciones de la marcha y anomalías en la coordinación ocular(Alzheimer Society, 2015).

La encefalopatía de Wernicke se suele considerar una enfermedad infra diagnosticada, ya que por un lado es poco frecuente que los afectados presenten alteraciones en las tres áreas clásicas de forma simultánea y, por otro lado, existen reticencias a admitir la presencia de problemas relacionados con el consumo del alcohol (Alzheimer Society, 2015).

Las evaluaciones clínicas suelen incluir: examen físico, análisis de la función hepática, análisis de sangre, exámenes neuropsicológicos y psiquiátricos, y una revisión pormenorizada de la historia médica y familiar (Alzheimer Society, 2015).

Además, el empleo algunas pruebas de neuroimagen, como la resonancia magnética, puede ser beneficioso para la detección de anormalidades a nivel cerebral.

Por otro lado, en la fase crónica, el síndrome de Korsakoff se diagnostica cuando comienzan a aparecer los efectos inmediatos del consumo excesivo de alcohol y su retirada (Alzheimer Society, 2015).

En esta fase, se suelen emplear los mismos procedimientos diagnósticos que en la evaluación y diagnóstico de la encefalopatía (Alzheimer Society, 2015).

Uno de los objetivos esenciales será identificar si los problemas de memoria se relaciona con alteraciones cerebrales debidas un déficit de vitamina B1 o si por el contrario están asociados al padecimiento de otro problema degenerativo.

Tratamiento

El síndrome de Wernicke-Korsakoff es una enfermedad que puede prevenirse y tratarse a través de diferentes intervenciones terapéuticas (Family Caregiver Alliance, 2015).

Si el tratamiento se comienza inmediatamente, puede retrasar o detener la progresión de la enfermedad, además podrá revertir las anormalidades a nivel nervioso que no sean permanentes (Krause & Roth, 2015).

Los abordajes empleados en esta patología podrán comprender la retirada del consumo de alcohol, los ajuntes nutricionales o el empleo de terapias sustitutivas de tiamina (Family Caregiver Alliance, 2015).

El tratamiento suele incluir (Krause & Roth, 2015):

  • Administración intravenosa de vitamina B1.
  • Administración oral de vitamina B1.
  • Prescripción de una dieta equilibrada para mantener niveles óptimos de vitamina B1.
  • Retiro del consumo de Alcohol.

En algunos casos, especialmente en los individuos alcohólicos, el suplemento de vitamina B1 puede causar el desarrollo de reacciones negativas. Algunos de estos efectos pueden incluir síntomas de abstinencia alcohólica, insomnio, sudoración, alucinaciones, confusión agitación o fluctuación del estado de ánimo (Krause & Roth, 2015).

Referencias

  1. AS. (2015). What is alcohol-related brain damage? Obtenido de Alzheimer’s Society.
  2. FCA. (2015). Wernicke-Korsakoff (Spanish). Obtenido de Famili Caregiver Alliance. National Center on Caregiving.
  3. García, R., Arenas, A., & González-Hernández, J. (2010). Encefalopatía de Wernicke: a propósito de un caso clínico. Rev Memoriza, 6, 15-24.
  4. Krause, L., & Roth, E. (2015). What is Wernicke-Korsakoff Syndrome? Obtenido de Healthline.
  5. NIH. (2016). Wernicke-Korsakoff Syndrome. Obtenido de Natinoal Institute of Neurological Disorders and Stroke.
  6. NORD. (2005). Wernicke-Korsakoff Syndrome. Obtenido de National Organization for Rare Disorders.
COMPARTIR
Graduada en Psicología por la Universidad de Sevilla y estudiante de Máster Estudios Avanzados de Cerebro y Conducta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here