Síndrome del nido vacío: síntomas, causas, tratamientos, prevención

El síndrome del nido vacío es una sensación de pérdida y soledad experimentada por algunos padres cuando sus hijos abandonan el hogar familiar por primera vez. Puede darse, por ejemplo, cuando van a la universidad o se independizan por primera vez.

A pesar de no tratarse de un trastorno clínico, el síndrome del nido vacío puede causar un gran malestar a quienes lo padecen. El hecho de que los hijos se independicen es algo normal y sano; pero también se trata de un momento de gran cambio para los padres, especialmente para aquellos que no trabajan y solo se dedicaban a cuidar de ellos.

síndrome del nido vacío

De no procesarse adecuadamente, los cambios relacionados con este síndrome pueden llegar a provocar problemas más graves en los padres, como por ejemplo depresión o pérdida de propósito. Por eso, es necesario aprender a reconocer sus síntomas y desarrollar estrategias para prevenirlos o paliarlos cuando aparezcan.

En este artículo te contaremos todo lo que tienes que saber sobre el síndrome del nido vacío, tanto sobre los síntomas que provoca como sobre sus causas. Además, también aprenderás a prevenir su aparición, y algunas estrategias que puedes utilizar si ya lo estás experimentando.

Síntomas

Sensación de soledad

Los padres o madres que experimentan el síndrome del nido vacío han pasado los últimos 18 años o más viviendo en un hogar con niños. Por eso, el hecho de que de repente estos ya no estén allí puede hacer que se sientan muy solos.

Y es que, incluso aunque cada uno tuviese su rutina formada, en la mayoría de los casos padres e hijos hablaban a diario, se contaban sus preocupaciones y vivencias y en general compartían tiempo juntos.

Sin embargo, al independizarse los hijos, la comunicación con ellos se vuelve más escasa y complicada, incluso aunque se intente mantener.

Falta de propósito

Muchos padres dedican una porción muy importante de su día a día a preocuparse por sus hijos y a ayudarles en todo lo que pueden.

Entre reuniones escolares, llevar a los pequeños a clase y a sus actividades extraescolares, actividades con otros padres y otras ocupaciones similares, apenas tienen tiempo para sus propias aficiones e intereses.

Debido a ello, cuando los hijos “abandonan el nido”, estas personas pueden sentirse como si ya no tuviesen nada que hacer. Incluso aunque tengan su propio trabajo, aficiones y círculos de amigos, estas personas a menudo dicen encontrarse vacías y sin una dirección clara.

Tristeza

Otro de los síntomas más comunes provocados por el síndrome del nido vacío es la tristeza. No es raro que los padres que lo experimentan lloren a menudo, se sientan decaídos o pierdan interés en aquellas actividades que antes les hacían sentir bien.

De hecho, en ocasiones los síntomas del síndrome del nido vacío pueden desembocar en un trastorno depresivo, ya sea leve o grave. Por suerte, la tristeza normalmente acaba pasando por sí sola; pero si no lo hace, puede que sea necesario pedirle ayuda a un especialista.

Resentimiento hacia los hijos

Algunos padres que están experimentando el síndrome del nido vacío sienten que sus hijos son unos ingratos. Al independizarse, lo normal es que los jóvenes busquen tener más privacidad y ya no lo compartan todo con sus mayores; pero para algunos adultos, esto es intolerable.

Así, estas personas se sentirán frustradas al ver que no es posible mantener el mismo nivel de comunicación del que gozaban cuando sus hijos todavía vivían en casa.

A menudo, también tratarán de hacerles sentir culpables por sus propias emociones, con el objetivo de que los jóvenes vuelvan a prestarles más atención.

Además, es habitual que los padres traten de controlar cada movimiento de sus hijos. Esto puede hacerse de muchas maneras, pero algunas de las más comunes son estar pendiente constantemente de sus redes sociales, llamarle cada poco tiempo, o pedirle que vuelva de visita al hogar familiar muy a menudo.

Problemas en la pareja

En los casos en los que la pareja todavía sigue viviendo junta, el síndrome del nido vacío puede convertirse en un desafío todavía mayor.

Normalmente, cuando nacen los niños, la vida de los padres pasa a estar centrada en ellos, por lo que la relación suele dejarse de lado y la conexión se descuida en gran medida.

Debido a ello, cuando los hijos abandonan el hogar familiar, es habitual que los padres descubran que ya no saben convivir como una pareja. Esto, sumado al estrés que provoca el síndrome del nido vacío, puede acarrear todo tipo de problemas entre ambos.

Como consecuencia, es relativamente habitual que las parejas que atraviesan esta etapa acaben separándose. Sin embargo, también es posible que ocurra todo lo contrario y la relación salga reforzada de esta situación tan complicada.

Causas

Las investigaciones sobre el síndrome del nido vacío sugieren que algunos padres son mucho más susceptibles de sufrirlo que otros. En general, quienes lo padecen tienen algunas características en común, que veremos a continuación.

Ven el cambio como algo malo

Las personas que creen que los cambios son generalmente negativo tienen más probabilidades de experimentar síntomas desagradables cuando sus hijos se van de casa.

Por el contrario, aquellos que le dan la bienvenida a los cambios en su vida normalmente no tendrán tantos problemas para ajustarse a su nueva situación.

Tuvieron problemas al irse de casa

Es habitual que los padres que experimentan el síndrome del nido vacío vivieran su propio proceso de independizarse como algo traumático. Esto hace que se preocupen en exceso por el bienestar de sus hijos, y crean que las cosas van a irles tan mal como a ellos mismos.

Se identifican más con sus roles

Algunas personas extraen gran parte de su autoestima de los papeles que representan. En este caso concreto, algunos individuos se identifican totalmente con su rol de padres, y hacen que su vida gire en torno a él.

Por eso, cuando sus hijos se van de casa y ya no tienen que cumplir esta función, lo pasan muy mal hasta que consiguen ajustarse.

Por el contrario, algunas personas tienen una autoestima fuerte, y son capaces de derivar su sensación de valía de muchas fuentes distintas. Por lo general, estos individuos no suelen tener muchos problemas relacionados con el síndrome del nido vacío.

No confían en sus hijos

Los síntomas de ansiedad y malestar experimentados al irse los hijos de casa se agravan cuando los padres no confían en que estos puedan valerse por sí mismos.

En muchos casos, los adultos creen que los jóvenes no están preparados para desenvolverse en el mundo real, lo que aumenta la prevalencia de los síntomas que ya hemos visto.

Su vida giraba en torno a sus hijos

Por último, las investigaciones muestran que el síndrome del nido vacío afecta en mayor medida a aquellos padres cuya principal ocupación era cuidar de sus hijos.

Esto se da, por ejemplo, cuando la persona no trabajaba, no tenía sus propias aficiones, o no había cultivado un círculo social propio.

Tratamientos

Por lo general, los síntomas del síndrome del nido vacío acaban desapareciendo por sí solos al cabo de un tiempo. Las personas que lo padecen tan solo necesitan adaptarse a sus nuevas circunstancias, encontrar una nueva afición o propósito con la que llenar su tiempo, y descubrir la mejor manera de mantener la relación con sus hijos.

Sin embargo, en algunos casos es posible que los síntomas sean muy severos, que no desaparezcan por sí solos, o que desemboquen en un problema más grave como una depresión o un trastorno de ansiedad. Cuando esto ocurre, puede ser una buena idea acudir a un especialista.

Existen muchos enfoques psicológicos que pueden ser muy eficaces a la hora de combatir el síndrome del nido vacío. El más difundido es la terapia cognitivo – conductual, pero existen otros menos conocidos como la terapia de aceptación y compromiso (TAC) que pueden ser igual de efectivos.

Por otro lado, formar un grupo sólido de apoyo suele ser un aspecto clave en la desaparición de los síntomas más graves de este síndrome.

Esto puede hacerse buscando la compañía de otras personas que estén pasando por una situación similar, o simplemente pasando más tiempo con familiares y amigos que hagan sentir mejor a la persona.

Prevención

La mayoría de los casos de síndrome del nido vacío pueden evitarse por completo si se toman algunas medidas antes del momento en el que los hijos abandonan el hogar familiar. Las más importantes son las siguientes:

– A pesar de que quieras cuidar lo mejor posible de tus hijos, no olvides llenar tu vida de actividades y experiencias que también te llenen a ti. De esta manera, cuando se vayan de casa el cambio no será tan drástico.

– Trata de mantener una relación cercana y armoniosa con tus hijos. Así, cuando se vayan será mucho más probable que puedas seguir manteniendo el contacto con ellos.

– Aprende a aceptar los cambios. El hecho de que los hijos se vayan de casa es una parte natural de la vida, y como tal no tiene por qué suponer un hecho traumático.

– Acepta que puede que te sientas mal. Experimentar emociones negativas frente a un cambio tan importante como el abandono de los hijos del hogar familar es algo muy normal. Si en lugar de luchar contra tus sentimientos los aceptas, estos tendrán mucho menos poder sobre ti.

Referencias

  1. “Empty nest syndrome” en: Psychology Today. Recuperado en: 07 Diciembre 2018 de Psychology Today: psychologytoday.com.
  2. “5 Signs and Symptoms of Empty Nest Syndrome” en: Very Well Family. Recuperado en: 07 Diciembre 2018 de Very Well Family: verywellfamily.com.
  3. “Empty nest syndrome” en: Better Health Channel. Recuperado en: 07 Diciembre 2018 de Better Health Channel: betterhealth.vic.gov.au.
  4. “Empty nest syndrome: Tips for coping” en: Mayo Clinic. Recuperado en: 07 Diciembre 2018 de Mayo Clinic: mayoclinic.org.
  5. “Empty nest syndrome” en: Wikipedia. Recuperado en: 07 Diciembre 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here