Síndrome de Savant: Síntomas, Causas y Tratamiento

El síndrome de Savant, también conocido como síndrome del Sabio, es una condición poco frecuente en la que existe una asociación entre diversos trastornos generalizados del desarrollo y la presencia de habilidades o talentos extraordinarios (Daymut, 2010).

Este síndrome se asocia a personas que padecen diversos trastornos del desarrollo, como el autismo o el síndrome de asperger.

sindrome savant

A nivel clínico, los signos y síntomas característicos de las patologías del desarrollo tienen a combinarse con algunas habilidades y talentos excepcionales (Treffert, 2009).

Lo más habitual es detectar una asombrosa capacidad musical, artística, lógica o memorística (Daymut, 2010).

Se trata de una condición poco frecuente en la población general, restringida a un grupo muy reducido de personas. Sin embargo, en la literatura científica se han llegado a registrar varios casos.

El diagnóstico suele realizarse durante la etapa infantil y es eminentemente clínico. El rasgo fundamental es la identificación de una capacidad o área excepcionalmente desarrollada en un individuo con algún tipo de trastorno del desarrollo (Enciclopedia of Children’s Health, 2016).

Los signos asociados a este síndrome reportan cualidades o habilidades beneficiosas para la persona afectada. Sin embargo, es necesario mantener la intervención psicológica, médica y neuropsicológica del trastorno del desarrollo.

Características del síndrome de Savant

El síndrome de Savant es una condición que suele clasificarse de forma habitual dentro de los trastornos mentales o las alteraciones del desarrollo infantil (Syndropedia, 2016).

A pesar de esto, se trata de un síndrome que genera habilidades especiales o superiores a la media poblacional, más que déficits, alteraciones o condiciones patológicas (Syndropedia, 2016).

Generalmente, afecta a personas que ya han sido diagnosticadas anteriormente de algún tipo de trastorno del desarrollo. Lo más habitual es que padezca algún síndrome del espectro autista.

Los trastornos generalizados del desarrollo abarcan un grupo amplio de síndromes o patologías que se caracterizan por una desviación o retraso significativo de los estándares de desarrollo.

Las personas afectadas tienen a presentar alteraciones en las áreas comunicativas y sociales. Además, en algunos casos pueden acompañarse de déficit intelectual moderado o alteraciones cognitivas.

En el caso del síndrome de Savant, estas características clínicas suelen presentarse acompañada de talentos extraordinarios o sobredesarrollados.

Lo más común es que presenten dotes especiales en diversas áreas (Autism Research Institute, 2016):

  • Habilidades musicales.
  • Artes plásticas.
  • Habilidades mecánicas.
  • Razonamiento lógico y habilidades matemáticas.

El síndrome de Savant tiende a definirse como una condición que combina una o diversas habilidades excepcionales con un funcionamiento cognitivo deficiente (Tárraga Mínguez y Acosta Escareño, 2016).

Las primeras descripciones de este síndrome corresponden al psiquiatra americano Benjamín Rush (1798) (Muñoz-Yunta, Ortiz-Alonso, Amo, Fernández-Lucas, Mestú y Palau-Baduell, 2003).

En su reporte clínico, Rush narra de forma precisa cada una de las habilidades y talentos de uno de sus pacientes. Éste era capaz de realizar cálculos sobre la edad de una persona en apenas segundos (Muñoz-Yunta et al., 2003).

Años después, el investigador J. Langdon Down empleó el término idiot savant, para referirse a los afectados (Muñoz-Yunta et al., 2003). Término poco aceptado debido a su carácter despectivo.

Actualmente, en la literatura médica y psicológica se recogen más de 30 reportes diferentes acerca de las habilidades asociadas al síndrome de Savant:  habilidades para la escultura, el dibujo, la poesía, la música, el recuerdo, la visión espacial, etc. (Muñoz-Yunta et al., 2003).

Buena parte de las investigaciones sobre este síndrome señalan de forma generalizada varios aspectos (Muñoz-Yunta et al., 2003):

  • Déficit asociado al hemisferio izquierdo (HI): habilidades lingüísticas, simbólicas, lógicas, etc.
  • Sobredesarrollo de habilidades asociadas al hemisferio derecho (HD): capacidades artísticas, habilidades motoras y visuales, capacidades musicales, etc.

Como sabemos, el concepto de “talento” varía de forma considerable entre culturas, países o contextos históricos (Gómez-Argüelles, Pérez-Borrego, Núñez-Pérez y Olivero, 2008).

Por lo tanto, muchos personajes destacados de nuestra historia señalados como grandes sabios pudieron poseer cualidades relacionadas con el síndrome de Savant (Gómez-Argüelles, Pérez-Borrego, Núñez-Pérez y Olivero, 2008).

Estadísticas

El síndrome de Savant es escasamente frecuente en la población general y en la población clínica asociada a los trastornos del desarrollo.

El Autism Research Institute (2016) señala que aproximadamente un 10% de las personas que presentan un diagnóstico de autismo padecen el síndrome de Savant.

Entre los afectados por discapacidad intelectual no-autistas, solo el 1% presenta habilidades y capacidades relacionadas con el síndrome de Savant (Autism Research Institute, 2016).

Dentro de las personas que padecen síndrome de Savant, el 50% tiene un diagnóstico de autismo. El otro 50% está asociado a otros trastornos del desarrollo o a alteraciones del sistema nervioso (Treffert, 2009).

¿Cuáles son las cualidades extraordinarias del síndrome de Savant?

El desarrollo de cualidades está relacionado fundamentalmente con el cálculo y la lógica matemática, el talento artístico y musical, la poesía o la memoria (Tárraga Mínguez y Acosta Escareño, 2016).

Sin embargo, en algunos casos las capacidades se restringen a habilidades aisladas, como el cálculo calendárico o de fechas (Tárraga Mínguez y Acosta Escareño, 2016).

A continuación, describiremos algunas de las características más comunes en el síndrome de Savant (Treffert, 2009):

Habilidades Musicales

Las habilidades musicales y el talento para la composición o para tocar instrumentos, constituyen una de las áreas más desarrolladas en las personas que padecen síndrome de Savant.

Es frecuente que presenten un rendimiento excepcional con algún instrumento en especial, como el piano.  Sin embargo, muchos son capaces de tocar infinidad de éstos.

Pueden reproducir piezas musicales sin necesidad de aprendizaje o partitura, solo con su escucha. 

Autores como Hermelin (2001) señala que los Savants son capaces de tocar una pieza completa después de escucharla una única vez.

Desarrollan habilidades únicas en la composición. Son capaces de crear sin necesidad de ejecución.

Habilidades Artísticas

En el campo de las artes plásticas, las personas que padecen síndrome de Savant desarrollan impresionantes habilidades en el dibujo, la pintura o la escultura.

Son capaces de plasmar sus obras con una gran fidelidad a la realidad, incluyendo una gran cantidad de detalles.

Habilidades Mecánicas y Espaciales

En esta área, estas personas desarrollan diversas capacidades por encima de la población general. Algunas de estas son:

  • Precisión en la medición de distancias físicas sin instrumentos o herramientas.
  • Precisión en la construcción de modelos espaciales y estructuras.
  • Dominio de la cartografía.
  • Dominio de la radiogoniometría.

Cálculo Matemático

Las excepcionales habilidades matemáticas constituyen uno de los rasgos centrales del síndrome de Savant.

Estas capacidades incluyen la velocidad en el cálculo mental. Son capaces de realizar multiplicaciones y raíces cuadradas de forma espontánea. Además, pueden determinar con la misma rapidez los números primos.

Dentro del cálculo matemático, los savants destacan por el cálculo de fechas.

En apenas segundos, son capaces de identificar el día de la semana de una fecha específica. Algunos tienen la habilidad de calcular fechas entre los últimos o los próximos 40.000 años.

De forma adicional, muchos son capaces de realizar precisos cálculos temporales sin necesidad de emplear cronómetros o relojes.

Memoria

Muchos reportes clínicos destacan del síndrome de Savant las habilidades memorísticas.

Los afectados presenta una habilidad particular para memorizar grandes cantidades de datos e información.

Son capaces de recordar un volumen elevado de datos relacionados con información bibliográfica, histórica, deportiva, cifras poblacionales, estadísticas deportivas, etc.

Esta habilidad les permite convertirse en expertos de diversas áreas de conocimiento. Sin embargo, en buena parte de los casos sus intereses son muy restringidos.

Lenguaje

La mayoría de savants padecen algún tipo de trastorno generalizado del desarrollo asociado a diversas alteraciones del lenguaje expresivo y social.

Sin embargo, se han documentado casos de individuos con altas capacidades para el aprendizaje de múltiples idiomas.

Tipos de Savants

Existen diferentes clasificaciones del síndrome de Savants. Algunos autores hacen referencia a tres cursos diferenciales (Muñoz-Yunta, Ortiz Alonso, Amo, Fernández Lucas, Mestú y Palau Baduell, 2003):

Savants con talento

Bajo este subtitulo, suelen categorizarse aquellos que presentan espectaculares habilidades acompañadas de un alto grado de discapacidad cognitiva.

Normalmente forman parte de este grupo los savants que presentan trastornos del espectro autista asociado a discapacidad intelectual.

Savants prodigiosos

Bajo este término, clasificamos a aquellos individuos que presentan un rasgo destacable en el cociente intelectual, tanto en altas capacidades como en discapacidad intelectual

Suelen ser genios, fuera de todo lo común. Sobresalen en todas sus capacidades.

Savants de minucias

Este término se reserva para aquellos individuos que presentan rasgos muy restringidos del síndrome de Savant.

Algunos tienen buena memoria visual o auditiva. A pesar de tener dificultades para el establecimiento de las relaciones sociales, suelen ser especialistas en algunos ámbitos, como el área deportiva.

¿Qué trastornos están asociados?

Como señalamos con anterioridad, el síndrome de Savant suele presentarse asociado a algún tipo de trastorno generalizado del desarrollo.

Los trastornos generalizados del desarrollo suelen ser patologías o alteraciones que se desarrollan durante la primera infancia.

Los niños afectados se caracterizan por presentar significativos retrasos en la adquisición de habilidades cognitivas, psicomotoras y lingüísticas.

El National Institute of Neurological Disorders and Stroke (2015) señala alguna de sus características:

  • Patrones de comportamiento repetitivos y estereotipados.
  • Conductas motoras recurrentes.
  • Rigidez cognitiva. Resistencia a cambios ambientales y contextuales.
  • Alteraciones de lenguaje. Dificultad o incapacidad para emplear el lenguaje expresivo o comprenderlo.
  • Incapacidad o dificultad para establecer interacciones sociales.

La versión VI del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, incluye dentro de los trastornos generalizados del desarrollo varias condiciones:

  • Trastorno o síndrome de Asperger: se define por las alteraciones en el campo social. Las personas afectadas presentan una dificultad significativa para establecer relaciones o identificar emociones. Desarrollan una importante rigidez comportamental y cognitiva. Suelen presentar habilidades o capacidades excepcionalmente desarrolladas. Buena parte de ellos son sumamente especialistas en algún área de conocimiento específica.
  • Trastorno Autista o Autismo: se define por las conductas repetitivas, la rigidez ante cambios contextuales y las alteraciones en el campo social y lingüístico.
  • Trastorno o síndrome de Rett: se caracteriza por el desarrollo de una regresión de las habilidades y capacidades motoras adquiridas durante la primera infancia. Buena parte de los afectados presentan un grado alto de discapacidad intelectual.
  • Trastorno desintegrativo o síndrome de Heller: se produce una regresión o pérdida de las capacidades motoras y cognitivas adquiridas antes de los diez años de edad. Se asocia a una discapacidad intelectual elevada y crisis convulsivas recurrentes.
  • Trastorno del desarrollo no especificado: bajo este epígrafe se engloban los casos que no cumplen de forma completa los criterios clínicos de los anteriores.

Causas

El origen del síndrome de Savant aún no se conoce con precisión (Encliclopedia of Children’s Health, 2016).

Algunos especialistas asocian el desarrollo de estas excepcionales características a anomalías y alteraciones genéticas específicas (Encliclopedia of Children’s Health, 2016).

Diferentes investigaciones han relacionado las habilidades de los Savants con alteraciones asociadas al cromosoma 15, como en el caso del síndrome de Prader Willi (Treffert, 2009).

Sin embargo, otros abogan por procesos cerebrales compensatorios ante anomalías cerebrales, estructurales o funcionales (Encliclopedia of Children’s Health, 2016).

Diagnóstico

Lo más común es que el síndrome de Savant se identifique durante la etapa infantil a través de un abordaje clínico y psicológico (Encliclopedia of Children’s Health, 2016).

Este se basa fundamentalmente en la identificación y definición de las características de los afectados, tanto de los posibles retrasos del desarrollo como de las habilidades excepcionales (Encliclopedia of Children’s Health, 2016).

¿Cuál es la intervención con el síndrome de Savant?

La intervención fundamental con el síndrome de Savant es el tratamiento del trastorno del desarrollo que padece la persona afectada, en el caso que se identificara.

Ésta suele emplear un abordaje médico, psicológico y neuropsicológico. Además, resulta de vital importancia la rehabilitación logopédica y la educación especial.

En el caso de las capacidades de los savants, resulta interesante realizar una intervención de estimulación, permitiendo desarrollar este tipo de habilidades en su rango máximo.

Referencias

  1. Daymut, J. (2010). ¿Qué es el Síndrome del Sabio o Síndrome de Savant? Handy Handouts.
  2. Gómez-Argüelles, J., Pérez-Borrego, Y., Núñez-Pérez, N., & Oliveiro, A. (2008). Síndrome savant con diagnóstico en la edad adulta. Rev Neurol.
  3. Hiles, D. (2016). Savant Syndrome. Obtenido de Psy.
  4. Muñoz-Yunta, J., Ortiz-Alonso, T., Amo, C., Fernández-Lucas, A., Maestú, F., & Palau-Baduell, M. (2003). El síndrome de savant o idiot savant. Rev Neurol.
  5. NIH (2015). Pervasive Developmental Disroders. Obtenido de National Instute of Neurological Disorders and Stroke.
  6. Savant syndrome. (2016). Obtenido de Encyclopedia of Children’s Health.
  7. Tárraga Mínguez, R., & Acosta Escareño, G. (2016). Síndrome de Savant: entre lo genial y lo ingenuo.
  8. Treffert, D. (2009). Savant Syndrome: An Extraordinary Condition An Extraordinary Condition. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci.
COMPARTIR
Graduada en Psicología por la Universidad de Sevilla y estudiante de Máster Estudios Avanzados de Cerebro y Conducta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here