Los 10 Síntomas Neurológicos Más Frecuentes

Los síntomas neurológicos son aquellos que se presentan como resultado de un funcionamiento alterado o anormal del sistema nervioso. A pesar de que existen una amplia variedad de manifestaciones neurológicas, existen algunos síntomas neurológicos más frecuentes, que suelen presentarse de forma asidua en muchas de las patologías que afectan al sistema nervioso.

Nuestro cerebro, la médula espinal y cada uno de los nervios de nuestro organismo conforman el sistema nervioso. Estas estructuras funcionan de forma coordinada para controlar todas las funciones de nuestro cuerpo, voluntarias y mecánicas.

síntomas neurológicos

Cuando por diferentes factores una o varias partes del sistema nervioso se altera, es posible que aparezcan déficit y dificultades para hablar, moverse, mantener la atención, respirar, recordar, etc. (National Institutes of Health, 2015).

Las alteraciones de tipo neurológica podrán aparecer tanto por alteraciones de tipo primario que afecten al sistema nervioso (Epilepsia, Alzheimertraumatismo craneoencefálico), como por el desarrollo de otro tipo de trastornos que provoquen efectos secundarios a nivel neurológico (intoxicaciones, infecciones, virus, alteraciones cardíacas, etc.).

Por tanto, los signos y síntomas neurológicos son tomados por los especialistas junto con otras pruebas médicas y neuropsicológicas para realizar posibles diagnósticos y pronósticos sobre la ocurrencia de algún tipo de patología neurológica o compromiso del sistema nervioso.

En general, gran parte de las personas que desarrollan síntomas neurológicos, suelen presentar más de uno a la vez. A pesar de que existe una amplia variedad, estos son algunos de los síntomas o signos neurológicos más frecuentes:

Síntomas neurológicos más frecuentes

1- Dolor de cabeza

Cualquier persona puede experimentar dolor de cabeza. La cefalea es una de las formas más comunes de dolor y una de las razones principales por las que acudimos a los servicios médicos (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015). Además, EL dolor de cabeza o cefalea, es uno de los síntomas más frecuentes que se relacionan con el sistema nervioso (OMS, 2012).

No es raro que muchos sintamos opresión y molestias alrededor de la cabeza o sobre esta cuando llevamos muchas horas trabajando o estamos cansado. O por otro lado, sentir dolores de cabezas recurrentes que nos causan nauseas, cansancio y/o sensibilidad a la luz y al ruido (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

Los datos estadísticos informan que aproximadamente un 47% de las personas adultas han sufrido al menos una cefalea en el último año (OMS, 2012).

Generalmente, la cefalea es producto de actividades que requieren une esfuerzo elevado, cansancio o falta de sueño, cuando esto sucede nos referimos al dolor de cabeza con el término de cefalea primaria (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

Sin embargo, también pueden ser indicadores del desarrollo de un proceso patológico grave como accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, fiebre elevada, abuso de medicación analgésica, etc. (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

Los episodios de dolor de cabeza pueden aliviarse o mejorar con el empleo del tratamiento adecuado; sin embargo, si no se emplea ningún tipo de intervención, la cefalea puede ser grave e interferir de forma significativa con las actividades de la vida diaria (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

Las cefaleas recurrentes, debido a la intensidad y frecuencia del dolor, suelen acompañarse de problemas sociales, personales y por tanto, de deterior de la calidad de vida (Organización Mundial de la Salud, 2012).

Las clasificaciones clínicas, distinguen diferentes tipos de dolor de cabeza : migraña, cefalea tensional, cefalea en brotes y cefalea de rebote(Organización Mundial de la Salud, 2012).

  • Migraña: la migraña es un tipo de dolor de cabeza en forma de ataque recurrente que provoca sensaciones pulsátiles o palpitante que suele afectar a un lado de la cabeza. Suele causar otros síntomas como incremento de la sensibilidad a la luz, ruido; náuseas y vómitos. La causa de la migraña se encuentra a la liberación de diferentes sustancias inflamatorias y causantes de dolor alrededor de los nervios y vasos sanguíneos de la encefálicos (Organización Mundial de la Salud, 2012; (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).
  • Cefalea tensional: es el tipo de cefalea más común. . El dolor de cabeza suele ser leve o moderado con sensaciones de presión en la parte delantera de la cara, cabeza o cuello, además, se presentan en ambos lados de la cabeza. Está relacionada con situaciones de estrés, problemas musculares o alteraciones emocionales, por lo tanto, suelen desaparecer una vez que la situación desencadenante se resuelve (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).
  • Cefalea en brote: se trata de un tipo de cefalea poco frecuente que se caracteriza por diferentes episodios frecuentes y recurrentes de dolor de cabeza. En general, estos episodios son breves pero realmente dolorosos. Se suele focalizar en torno a las áreas próximas a un ojo y se acompaña de obstrucción de la fosa nasal del mismo área, o inflamación facial (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).
  • Cefalea de rebote: es el tipo más común de cefalea secundaria y se desarrolla como consecuencia de un consumo excesivo de medicamentos analgésicos empleados para combatir los dolores de cabeza recurrentes. Suele presentar sensaciones de opresión de forma persistente (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

2- Pérdida de fuerza o adormecimiento de una extremidad

A menudo, muchas personas acuden a los servicios médicos refiriendo sensaciones de ardor, adormecimiento, hormigueo pico o escozor, en las extremidades superiores (brazos y manos) e inferiores (piernas y pies), esta condición recibe el nombre de parestesia (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015).

Normalmente, la parestesia se presenta de forma temporal y suele ser causada por la existencia de algún tipo de condición que ejerce presión sobre alguno de los nervios. Sin embargo, también puede ser un síntoma de lesión adquirida o de una amplia variedad de enfermedades o trastornos que causan daños en el sistema nervioso.

Por otro lado, también es frecuente que se refieran sensaciones de debilidad muscular en las consultas clínicas. Esta debilidad o falta de fuerza muscular puede ser generalizada o focalizada en un área corporal y se suele presentar como consecuencia de la ocurrencia de accidentes cerebrovasculares, patologías que afectan a las neuronas motoras o enfermedades de tipo desmielinizantes (National Institutes of Health, 2015).

3- Mareos

Muchas personas han sentido en una o varias ocasiones diversas sensaciones de aturdimiento, perdida del equilibrio, percepción de movimiento, etc (National Institutes of Health, 2015).

Esta situación, conocida como mareo, puede estar ocasionada por diversas circunstancias como el vértigo, el mareo por movimiento o la caída brusca de la presión arterial.

El vértigo es un tipo específico de mareo, los síntomas generalmente se presentan en forma de náuseas, pérdida de equilibrio o sensación de pérdida de conocimiento de forma inminente (DM, 2016).

Las causas del vértigo son variadas, y se relacionan con alteraciones  del oído interno o cerebrales. Algunas de estas causas pueden ser benignas o más graves, mientras que otras pueden llegar incluso a amenazar la supervivencia el individuo (Furman et al., 2016).

Por otro lado, el mareo por movimiento o cinetosis, se trata de una sensación de malestar causada por el movimiento, especialmente durante un viaje. Los síntomas más característicos: náuseas, vómitos, palidez, sudoración, salivación excesiva, somnolencia, letargo y fatiga persistente (Zhang et al., 2016).

La cinetosis o el mareo cinético se trata de una respuesta fisiológica normal ante la percepción inusual de movimiento (Sánchez-Blanco et al., 2014). Es decir, se produce un conflicto entre la percepción visual y la percepción del oído interno, esencial en el control del equilibrio (Centre for Disease Control and Prevention, 2015).

4- Desmayos y pérdida de consciencia

Generalmente, cuando nos desmayamos, es decir, cuando perdemos la consciencia de forma transitoria, es debido a una disminución del flujo sanguíneo cerebral. Esta situación suele durar pocos minutos y se recupera de forma rápida y completa (National Institutes of Health, 2015).

Diferentes situaciones pueden dar lugar a que una persona pierda la consciencia: estrés, miedo o fobias, dolor intenso, deshidratación, etc. (National Institutes of Health, 2015).

Sin embargo, existen otras situaciones en las que la pérdida de consciencia se prolonga en el tiempo.

Los trastornos de la conciencia humana, reflejan una importante alteración del estado de alerta y conciencia que generalmente se derivan de lesiones cerebrales graves que producen tanto daños locales a nivel neuronal como desconexiones entre éstas (Fridman and Schiff, 2014).

Los principales trastornos de la consciencia son: coma, estado de mínima consciencia y síndrome de enclaustramiento.

5. Problemas de memoria

Las alteraciones y problemas de memoria se ha convertido en la actualidad un tema central tanto para la investigación clínica como para los servicios médicos.

Los avances técnicos y el incremento de la esperanza de vida han permitido la detección de múltiples alteraciones de la capacidad de recuerdo.

Algunos de los problemas de memoria podrán referirse a olvidos cotidianos sin la presencia de una etiología patológica; Sin embargo, otros serán el resultado del padecimiento de deterioro cognitivo leve o grave (demencia).

Fallos de memoria cotidianos

Tener dificultades para recodar el nombre de alguien que hemos conocido recientemente, el lugar de las llaves u olvidar un número de teléfono se consideran fallos de memoria que cualquiera de nosotros podemos tener de forma diaria (Harvard Hatlh Publications, 2013).

Éstos pueden ocurrir en cualquier periodo de la vida, generalmente debido a que no prestamos suficiente atención. Por lo tanto, las personas que no tienen ningún tipo patología pueden experimentar este tipo de pérdidas o alteraciones de memoria.

Sin embargo, algunas son más evidentes conforme la edad aumenta, a menos que sean extremas y persistentes, no tienen por qué considerarse indicadores de un déficit de memoria (Harvard Hatlh Publications, 2013).

Deterioro cognitivo leve (DCL)

Por otro lado, el deterioro cognitivo leve (DCL) se considera una etapa intermedia entre el deterioro cognitivo normal o esperado como consecuencia del envejecimiento y el desarrollo de un declive más grave, la demencia (Mayo Clinic, 2012).

Las personas que padecen deterioro cognitivo leve pueden padecer diversas alteraciones de memoria, lenguaje o función ejecutiva más significativas o graves de lo esperado para su edad, sin que éstos síntomas interfieren en su vida cotidiana (National Institute on Aging, 2016).

No se ha identificado una única causa específica para el deterioro cognitivo leve. Las evidencias científicas actuales muestran que en algunas ocasiones el deterioro cognitivo leve puede mostrar algunos cambios cerebrales similares a los descubiertos en algunos tipos de demencia (Mayo Clinic, 2012).

Demencia

En un nivel superior o de mayor gravedad, la demencia se define como un síndrome crónico y/o progresivo que se caracteriza por un deterioro grave de las funciones cognitivas, más significativo del que se considera producto del envejecimiento normal (Organización Mundial de la Salud , 2015).

A nivel cognitivo, gran parte de las funciones se encuentran afectadas y deterioradas(Buiza et al., 2005): memoria, aprendizaje, lenguaje, orientación, velocidad de procesamiento, etc. Además, está condición clínica se suele presentar junto con un deterioro tanto en el control de las emociones como del comportamiento (Organización Mundial de la Salud, 2015).

La demencia constituye una de las principales causas de dependencia y discapacidad en personas de edad avanzada en todo el mundo (Organización Mundial de la Salud, 2015 ) y es producto de producto de condiciones médicas que causan lesiones y daños a nivel cerebral, tales como la enfermedad de Alzheimer o los accidentes cerebrovasculares, entre otros (Alzheimers Society, 2013).

Generalmente, el Alzheimer es la causa más habitual de la demencia (Alzheimer’s Society, 2013).

6. Dificultades cognitivas

Además de las alteraciones en la esfera mnésica y como resultado del avance de las patologías etiológicas de esta el deterioro de diferentes habilidades cognitivas (atención, función ejecutiva, lenguaje, etc.), debemos tener en cuenta que existen múltiples trastornos neurológicos que también van a cursar con una alteración generalizada de la esfera cognitiva.

Algunas de las patologías más frecuentes son (Neurosintomas, 2016):

Cuando aparecen de forma repentina dificultades para fijar nuestra atención, realizar diversas actividades de forma paralela, recordar eventos, responder a preguntas, seguir órdenes sencillas, orientarnos, expresar o comprender el lenguaje, debemos de prestar especial atención a estas condiciones ya que podrían ser el resultado del padecimiento de algún compromiso a nivel del sistema nervioso.

Por otro lado, algunos factores como las situaciones estresantes o la falta de sueño van a tener un impacto importante sobre el funcionamiento cognitivo general y por tanto, podrán causar algunas alteraciones en el desarrollo óptimo de estas capacidades.

También existen condiciones psiquiátricas como la depresión y la esquizofrenia entre otros, que van a alterar la coordinación y eficiencia de cada una de nuestras capacidades cognitivas.

7. Problemas de habla

Normalmente, los problemas relacionados con el lenguaje que más se consultan en los servicios médicos se refieren a dificultades o incapacidad para la producción del lenguaje.

Los problemas de articulación del lenguaje, en la mayoría de los casos que acuden a atención temprana y a los servicios de urgencias, son producto del padecimiento de un trastorno cerebrovascular que está afectando a áreas que soportan la función lingüística.

8. Síntomas visuales (no ver bien, ver doble)

Existen diversas patologías neurológicas que van a causar:

  • Pérdida de visión.
  • Visión doble.
  • Visión borrosa.

En general, estos síntomas se van a producir como consecuencia de las áreas corticales encargadas de procesar la información visual o como consecuencia de inflamación o lesión del nervio óptico (que se encarga de transmitir la información visual desde los ojos hasta el cerebro).

Algunas patologías o alteraciones relacionadas con eventos neurológicos que afectan a la visión son: neurítis óptica, edema de papila, neuritis retrobulbar, ambliopía toxica, o lesiones en las vías ópticas superiores.

En el caso de la visión doble o diplopía, se tratar de una situación en la que se perciben dos imágenes de un mismo objeto, puede ser vertical, horizontal o diagonal. A pesar de que la diplopía puede desarrollarse debido a múltiples condiciones alguna de éstas pueden ser:

  • Aneurismas cerebrales.
  • Esclerosis múltiple.
  • Traumatismos craneoencefálicos.
  • Tumores cerebrales.

9. Dolor

La International Association fo the Study of Pain, ofrece la siguiente definición de dolor “ se trata de una experiencia sensorial y emocional desagradable y molesta que puede estar asociada con un daño tisular real o potencial o descritos en términos de tal daño” (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2014).

El dolor no solo se produce como consecuencia de patologías físicas clásicas como daños musculares, óseos u orgánicos. Es posible que se padezcan sensaciones de dolor graves e incapacitantes como resultado de la alteración de diversos centros de control del dolor a nivel cerebral.

Por ejemplo, el dolor neuropático, es un tipo de patología que se produce como consecuencia de una lesión nerviosa. Este tipo de dolor, puede presentarse en cualquier área corporal y es descrito por algunos pacientes como una sensación de calor intenso o quemante (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2014).

Además, el dolor neuropático se puede desarrollar como resultado de patologías que afecte a la integridad nerviosa: traumatismos, diabetes, tratamientos quimioterapéuticos, etc. (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2014).

10. Temblores, espasmos, contracciones involuntarias

Temblor

El temblor, se trata de un movimiento muscular involuntario, rítmico y repetitivo que implica como un vaivén de oscilaciones de una o varias partes del cuerpo (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2012).

Normalmente, el temblor suele afectar fundamentalmente a las manos, brazos, cabeza y piernas. En algunos casos, el temblor se presenta como síntoma de un trastorno neurológico primario o como efecto secundario de la ingesta de algunos medicamentos (National Institute of Neurological Disorders and Stroke,2012).

La causa del temblor en la mayor parte de las ocasiones se refiere a alteraciones en las áreas cerebrales encargadas del control y regulación de los movimientos musculares (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2012).

Algunos de los trastornos neurológicos que pueden producir temblores son: esclerosos múltiple, accidentes cerebrovasculares, lesiones cerebrales traumáticas, enfermedades neurodoegenerativas (Parkinson, Huntintong, etc) (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2012).

Por otro lado, el consumo de medicamentos que incluyen anfetaminas, corticoesteroideas o componentes empleados para el tratamiento de trastornos psiquiátricos también pueden ocasionar temblores (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2012).

Espasticidad

La espasticidad se refiere a un incremento del tono muscular que da lugar a una tensión inusual. Los músculos se vuelven tensos y rígidos y algunos reflejos se vuelven más fuertes o exagerados (National Institutes of Health, 2015).

El tono muscular elevado puede interferir de forma significativa con la marcha, el movimiento o la capacidad de articular el lenguaje (National Institutes of Health, 2015).

En muchas ocasiones la espasticidad puede tener un origen neurológico debido a: accidentes cerebrovasculares, parálisis cerebral, traumatismos craneoencefálicos, esclerosis múltiple u otras enfermedades neurodegenerativas (National Institutes of Health, 2015).

Movimientos involuntarios

Uno de los movimientos involuntarios más característicos en algunas algunas patologías neurológicas, especialmente en el Huntington, es la corea.

El término corea se refiere a cómo las personas que padecen enfermedad de Huntington se contorsiona, retuercen o giran realizando movimientos constantes e incontrolables como una danza (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2014).

Por otro lado, en la antigüedad se referían a ella como baile o mal de San Vito, de forma similar a otras enfermedades que cursan con corea (Arango-Lasprilla et al., 2003).

Referencias

  1. Alzheimer’s Association. (2016). What is Dementia? Obtenido de Alzheimer’s Association: alz.org.
  2. DM. (2016). Vértigo. Obtenido de DMedicina Salud y Bienestar: dmedicina.com.
  3. Furman et al.,. (2016). Dizzines and vertigo (Beyond the Basic) . Wolters Kluver.
  4. Neurosintomas. (2016). Diagnóstico. Obtenido de Síntomas Neurológicos Funcionales y Disociativos: neurosintomas.org.
  5. Mayo Clinic. (2012). Mild cognitive impairment (MCI). Obtenido de Mayo Clinic: mayoclinic.org.
  6. Harvard Medical School. (2013). Forgetfulness — 7 types of normal memory problems. Obtenido de Harvard Health Publications: health.harvard.edu.
  7. Harvard Medical School. (2015). Improving Memory: Understanding age-related memory loss. Obtenido de Harvard Health Publications: health.harvard.edu.
  8. NIH. (2012). Tremor Fact Sheet. Obtenido de National Institute of Neurological Disorders and Stroke: ninds.nih.gov.
  9. NIH. (2014). Dolor. Obtenido de National Institute of Neurological Disorders and Stroke: espanol.ninds.nih.gov.
  10. NIH. (2014). Tremor. Obtenido de MedlinePlus: nlm.nih.gov.
  11. NIH. (2015). Faiting. Obtenido de MedlinePlus: nlm.nih.gov.
  12. NIH. (2015). Headache: Hope Through Research. Obtenido de National Institute of Neurological Disorders and Stroke: ninds.nih.gov.
  13. NIH. (2015). Mareo y Vértigo. Obtenido de National Institutes of Health: nlm.nih.gov.
  14. NIH. (2015). Spasticity. Obtenido de MedlinePlus: nlm.nih.gov.
  15. NIH. (2016). Mild Cognitive Impairment. Obtenido de National Institute on Aging: nia.nih.gov.
  16. OMS. (2015). Demencia. Obtenido de Organización Mundial de la Salud: who.int.
  17. OMS. (2014). ¿Qué son los trastornos neurológicos? Obtenido de Organización Mundial de la Salud: who.int.
COMPARTIR
Graduada en Psicología por la Universidad de Sevilla y estudiante de Máster Estudios Avanzados de Cerebro y Conducta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here