Sistema nervioso simpático: estructura, funciones

El sistema nervioso simpático (SNS) es una parte del sistema nervioso autónomo, y el complemento del sistema nervioso parasimpático. Se encarga principalmente de activar un tipo de respuesta conocida como “lucha o huida”, que aparece cuando nos encontramos frente a un estímulo potencialmente peligroso o amenazante.

Como el resto de componentes del sistema nervioso humano, el SNS funciona mediante una serie de neuronas interconectadas entre sí. La mayoría de las que lo forman son normalmente consideradas una parte del sistema nervioso periférico, aunque algunas también se pueden encajar dentro del central.

Además de estas neuronas, el SNS también está formado por varios ganglios, que conecta la parte del mismo presente en la médula espinal con los componentes más periféricos. Esta conexión se produce mediante ciertas interacciones químicas conocidas como sinápticas.

En este artículo estudiaremos tanto cuáles son los principales componentes del sistema nervioso central, como sus funciones más importantes. Asímismo, también veremos cuáles son sus diferencias con el sistema nervioso parasimpático, la otra parte del autónomo.

Estructura

El sistema nervioso simpático suele dividirse en dos zonas: las neuronas presinápticas (o pregangliónicas), que son las que se encuentran situadas en la médula espinal, y las neuronas postsinápticas o postgangliónicas. Estas últimas se localizan en las extremidades y en la periferia del sistema nervioso central.

La parte más importante del SNS son las sinapsis mediante las cuales se unen sus neuronas. En las que las conectan con los ganglios simpáticos, se libera una sustancia conocida como acetilcolina, un mensajero químico que activa los receptores acetilcolínicos nicotínicos en las neuronas postgangliónicas.

En respuesta a este estímulo, las neuronas postgangliónicas liberan principalmente noradrenalina, una sustancia que se encarga de la activación del cuerpo y que puede provocar la generación de adrenalina en la médula adrenal si se mantiene durante mucho tiempo en el organismo.

Las neuronas pregangliónicas se generan en la región teracolumbar de la médula espinal, especialmente entre las vértebras T1 y T3. Desde allí, viajan hasta los gangliones, normalmente hasta la ganglia paravertebral, donde hacen sinapsis con una neurona postgangliónica.

Este segundo tipo de neurona es mucho más larga, y viaja desde los gangliones hasta el resto de partes del cuerpo. Es fundamental que lleguen a todos los rincones, ya que el SNS tiene una función muy importante en el mantenimiento de la homeostasis del cuerpo.

Organización del SNS

El sistema nervioso simpático se extiende desde las vértebras torácicas hasta las lumbares; y tiene conexiones con los plexos torácicos, abdominales y pélvicos. Los nervios del mismo surgen desde la mitad de la médula espinal, en el núcleo intermediolateral de la columna gris lateral.

Así, comienza en la primera vértebra torácica de la columna vertebral, y se cree que se extiende hasta la segunda o tercera vértebra lumbar. Debido a que sus células comienzan en las regiones lumbar y torácica de la columna, se dice que el SNS tiene un flujo toracolumbar.

Recorrido de los axones

Los axones de las neuronas que forman parte del SNS abandonan la médula espinal por la raíz ventral. Desde allí, pasan cerca del ganglión sensorial, donde entran a formar parte de la rama anterior de los nervios espinales.

Sin embargo, pronto se separan de ellos mediante los conectores de las ramas blancas, que reciben este nombre debido a las gruesas capas de mielina que recubren a cada axón. A partir de ahí, se conectan o bien con los ganglios paravertebrales, o bien con los prevertebrales. Ambos se extienden a los lados de la médula espinal.

Para alcanzar sus glándulas y órganos objetivo, los axones tienen que viajar largas distancias a través de todo el cuerpo. Muchos de los axones transmiten su información a través de las sinapsis a una segunda célula, conectándose a las dendritas de la misma. Estas segundas células, entonces, envían el mensaje hasta su destino final.

Los axones de los nervios presinápticos acaban o bien en la ganglia paravertebral, o bien en la prevertebral. Hay cuatro caminos distintos que estos axones pueden tomar antes de alcanzar su destino; pero en todos los casos, entran en el ganglio paravertebral al nivel de su nervio espinal de origen.

Después de esto, pueden o bien realizar la sinapsis en este ganglio, ascender hasta uno superior, descender hasta un ganglio paravertebral que esté situado en una posición inferior, o descender hasta uno prevertebral y hacer sinapsis allí con una célula postsináptica.

Las células postsinápticas, tras recibir la información, activan los efectores con los que están conectadas; por ejemplo, una glándula, un músculo liso… Debido a que los ganglios paravertebrales y prevertebrales están cerca de la médula, las neuronas presinápticas son mucho más cortas que las postsinápticas.

Otras rutas

Una excepción a las rutas neuronales mencionadas anteriormente es la activación simpática de la médula suprarrenal. En este caso, las neuronas presinápticas pasan a través de los ganglios paravertebrales; o bien a través de los prevertebrales. Desde ahí, hacen conexión directamente con los tejidos suprarrenales.

Estos tejidos están formados por células que tienen características similares a las neuronas. Cuando son activadas debido a la acción de la sinapsis, liberarán su neurotransmisor, la epinefrina, directamente en el flujo sanguíneo.

En el SNS, como en otras zonas del sistema nervioso periférico, estas sinapsis se hacen en lugares conocidos como ganglios. Estos incluyen también los ganglios cervicales, que envían axones a la cabeza y a los órganos del tórax, y los ganglios celíaco y mesentérico (que los mandan al estómago y órganos periféricos).

Transmisión de información

En el SNS, la información se transmite afectando a distintos órganos de manera bidireccional. Así, los mensajes eferentes pueden provocar cambios en distintas partes del cuerpo de manera simultánea; por ejemplo, acelerando el ritmo cardiaco, descendiendo la movilidad del intestino gruesos, o dilatando las pupilas.

Por otro lado, la vía aferente recoge la información de distintas partes del cuerpo y la transmiten al SNS, donde se utilizará para modular las respuestas y la producción de hormonas como la norepinefrina.

Funciones

El sistema nervioso simpático es el responsable de regular muchos de los mecanismos homeostáticos en los organismos vivos. Los axones del SNS activan tejidos en casi todos los sistemas del cuerpo, encargándose de funciones tan diversas como la dilatación pupilar o la función renal.

Sin embargo, el SNS es más conocido por la respuesta que provoca ante el estrés, que se conoce popularmente como “estado de lucha o huida”. El nombre técnico para esta situación de activación corporal es “respuesta simpático – adrenal del organismo”.

A nivel neuronal, durante esta respuesta las fibras simpáticas pregangliónicas que acaban en la médula adrenal expulsan acetilcolina. Así, se activa una gran secreción de adrenalina (también conocida como epinefrina), además de noradrenalina en menor medida.

Esta secreción actúa sobre todo en el sistema cardiovascular, es regulada directamente por los impulsos transmitidos a través del sistema nervioso simpático, e indirectamente mediante las catecolaminas que son liberadas a través de la médula adrenal.

Efectos en el cuerpo

El sistema nervioso simpático es el encargado de activar el cuerpo para estar preparado para la acción, sobre todo frente a aquellas situaciones que suponen un riesgo percibido para el bienestar o la supervivencia. También se encarga de ayudarnos a despertarnos, regulando así parte del ciclo de sueño – vigilia.

Estos receptores están por todo el cuerpo, pero son inhibidos y regulados por los receptores adrenérgicos beta – 2, que son estimulados por la adrenalina. Estos últimos se encuentran en los músculos, el corazón, los pulmones y el cerebro.

El efecto final de todo este proceso es el paso de la sangre desde los órganos que no son necesarios para la supervivencia inmediata, hasta aquellos que están implicados en la actividad física intensa. Así, el cuerpo se prepara o bien para enfrentarse al peligro o bien para escapar de él.

Sensación

La mayoría de los efectos producidos por el sistema nervioso simpático ocurren a nivel inconsciente. Por eso, salvo en los casos más extremos, es muy difícil darse cuenta de que está siendo activado. Entre otras cosas, se regulan las funciones intestinales, se aumenta el ritmo cardiaco y se aumenta el tono muscular.

Sin embargo, en algunas ocasiones sí que se producen efectos perceptibles a nivel de la consciencia debido a la actividad del sistema nervioso central. Así, en momentos de riesgo se puede notar una sensación de vacío en el estómago, calor en la piel, sequedad bucal, o la idea de que el tiempo pasa más despacio.

Todas estas sensaciones no son más que un efecto secundario de la preparación del cuerpo para escapar o luchar contra un peligro, que puede ser tanto real como imaginado. Si esta respuesta corporal dura mucho tiempo, pueden aparecer problemas como el estrés crónico o la ansiedad.

Aún así, la función del SNS es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo y la supervivencia de la especie humana. Por eso, se trata de uno de los sistemas del cuerpo cuyos efectos son más poderosos sobre todo el organismo.

Relación con el sistema nervioso parasimpático

sistema nervioso autónomo esquema

Sistema nervioso simpático: dilatación de la pupila, inhibe producción salival, dilatación de músculos esqueléticos, estimula la secereción salival, dilata los bronquios, acelera el ritmo cardiaco, estimula la liberación de glucosa, inhibe la función pancreática, inhibe la motilidad intestinal, contrae el recto, inhibe la glándula adrenal, inhibe la vegiga urinal, promueve la contracción vaginal y promueve la eyaculación.

El SNS es tan solo uno de los dos componentes del sistema nervioso autónomo, y no podría realizar sus funciones sin la ayuda del parasimpático. Ambos tienen efectos prácticamente opuestos sobre el cuerpo. En este apartado veremos cuáles son las principales diferencias entre ellos.

“Lucha y huída” vs. “Reposo y digestión”

Ya hemos visto que el SNS se encarga de preparar al cuerpo para una situación en la que tenga que enfrentarse a cualquier tipo de peligro. El sistema nervioso parasimpático, por el contrario, es el responsable de la actividad del organismo en los momentos en los que todo va bien.

Así, cuando no hay ningún peligro cerca, el cuerpo se dedica a guardar energías para cuando haga falta utilizarlas. De esta manera, se encargará de digerir la comida, utilizar los nutrientes para reconstruir el organismo, y simplemente descansar y relajarse.

Vías neuronales

Una de las características más importantes del SNS es que sus neuronas recorren un camino relativamente corto. De esta manera, son capaces de activar los órganos efectores de manera muy rápida, para poder dar una respuesta adecuada frente a un peligro inminente.

Por el contrario, las neuronas del sistema nervioso parasimpático recorren un camino mucho más largo y con bastante mayor lentitud. Esto se debe a que no es necesario que los órganos efectores realicen su respuesta con tanta rapidez, ya no cuando se activa no hay ninguna amenaza en el ambiente.

Reposo vs. Activación

El SNS es el principal encargado de activar el organismo cuando una persona tiene que realizar casi cualquier tipo de acción. Así, sus secreciones hormonales nos despiertan por la mañana, provocan excitación sexual, nos activan a la hora de hacer ejercicio…

El sistema nervioso parasimpático, por el contrario, tiene la responsabilidad de mediar en los momentos en los que el cuerpo debe estar relajado. Por eso, es el principal encargado de regular los ciclos de sueño, la digestión, el descanso y el reposo.

Respuesta general del cuerpo

El resumen de la actividad del sistema nervioso simpático podría ser un aumento de la tensión y actividad en el cuerpo. La digestión y excreción se detienen, los músculos se tensan, y la atención aumenta de manera muy pronunciada. Todo ello nos lleva a estar preparados para la acción.

Por el contrario, cuando se activa el sistema nervioso parasimpático, el cuerpo entra en un estado de relajación profunda. Nos resulta más difícil concentrarnos, aumenta la prioridad del procesamiento de nutrientes, los músculos se destensan, y en general sentimos mucha más calma.

Es importante mantener un equilibrio adecuado entre estos dos sistemas para que el cuerpo funcione de una manera correcta. Sin embargo, debido a problemas como el estrés crónico, la falta de sueño o la ansiedad, cada vez más personas sufren un exceso de activación del SNS.

Conclusión

El sistema nervioso simpático es una compleja red de neuronas que atraviesa todo nuestro cuerpo y cumple una función muy importante dentro de nuestro organismo. Se trata de uno de los componentes corporales más básicos de todos los que existen.

Sin el sistema nervioso simpático, los seres humanos no seríamos capaces de reaccionar de manera adecuada frente a los peligros y no podríamos sobrevivir. Por eso, su estudio y cuidado tienen una gran importancia.

Referencias

  1. “Sympathetic Nervous System” en: PubMed Health. Recuperado en: 28 Julio 2018 de PubMed Health: ncbi.nlm.nih.gov.
  2. “Sympathetic Nervous System” en: Science Daily. Recuperado en: 28 Julio 2018 de Science Daily: sciencedaily.com.
  3. “Parasympathetic vs. Sympathetic Nervous System” en: Diffen. Recuperado en: 28 Julio 2018 de Diffen: diffen.com.
  4. “Sympathetic Nervous System” en: Britannica. Recuperado en: 28 Julio 2018 de Britannica: britannica.com.
  5. “Sympathetic Nervous System” en: Wikipedia. Recuperado en: 28 Julio 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here