Sociedad Tradicional: Características y Tipos Principales

Una sociedad tradicional, en el campo de la sociología, es una sociedad que se basa en las reglas y costumbres fijadas en el pasado y que, por lo tanto, tiene un gran respeto por la tradición y las formas de comportarse que esta dicta. Este tipo de sociedad humana se caracteriza por la importancia de la familia y los roles sociales tradicionales.

Estos roles son, por ejemplo ,aquellos marcados por la edad, el estatus y el género de las personas. Las sociedades tradicionales se comparan frecuentemente con las sociedades modernas e industriales. En muchos sentidos, ambos tipos de organizaciones sociales presentan características totalmente opuestas. 

Sociedad tradicional
Las sociedades tradicionales se asocian al sistema feudal y Edad Media

Por ejemplo, en las sociedades tradicionales se le daba mayor importancia a la comunidad, mientras que en las modernas se pone más énfasis en la sociedad en su conjunto. Las sociedades tradicionales fueron la forma predominante de organizar las comunidades hasta la llegada de la Ilustración.

Este movimiento cuestionó por primera vez en Occidente las tradiciones, y se centró en promover otros valores como la igualdad, el progreso o el conocimiento.

Características de una sociedad tradicional

A pesar de que cada una presenta algunas peculiaridades, la mayoría de sociedades tradicionales comparte una serie de características comunes. Las más importantes son las siguientes:

Importancia de las tradiciones

Una sociedad tradicional está basada en la idea de que la mejor forma de enfrentarse a los problemas típicos de una sociedad es mediante el uso de tradiciones y normas que han sido comprobadas a lo largo del tiempo. Por ello, la población de estas sociedades se resiste a cualquier tipo de innovación.

En las sociedades tradicionales, instituciones como las religiones organizadas son las principales encargadas de dictar los códigos de conducta de los ciudadanos.

Mayor importancia de la familia y las comunidades pequeñas

Hoy en día la mayoría de las sociedades modernas comparte unos valores universales, como la libertad, la igualdad o la justicia.

Sin embargo, en las sociedades tradicionales los valores predominantes se centraban más en la familia, la tradición y la protección de la propia comunidad.

Por ello, los pobladores de estas sociedades solían estar muy poco abiertos a los extraños, y las relaciones con “forasteros” estaban muy mal vistas y penadas socialmente.

Dificultad para modificar el estatus social

Debido a la importancia de las tradiciones y a la inamovilidad de las formas de vida, una persona no podía cambiar su propio estatus social de forma sencilla.

En general, la posición dentro de la sociedad de una persona se adquiría en el nacimiento, y salvo excepciones como matrimonios, no se podía modificar.

Predominio de la agricultura

Debido a la falta de avances tecnológicos, las sociedades tradicionales se organizaban en torno a la agricultura y la naturaleza.

Esto se podía comprobar en sus creencias, tradiciones, y formas de comportarse. Por ejemplo, las actividades de los pueblos se organizaban en torno a los ciclos de la cosecha.

Poca movilidad entre comunidades

Debido a la desconfianza hacia los extranjeros, y el requerimiento de toda la mano de obra posible para mantener una sociedad tradicional, era muy difícil para un individuo abandonar su comunidad y desplazarse a otra.

De esta manera, el intercambio de ideas y conocimientos era escaso y complicado de conseguir.

Distanciamiento entre la población y el gobierno

En una sociedad tradicional, la población tenía muy poco o ningún poder sobre la forma en la que era gobernada. Las personas en el poder operaban independientemente de sus ciudadanos, y ejercer presión para cambiar las cosas era algo impensable.

Falta de educación entre la población

Debido a todas las características anteriores, la mayoría de la población en una sociedad tradicional no tenía acceso a un gran número de conocimientos.

Entre otras cosas, la mayoría de los habitantes de estas comunidades eran analfabetos; esto era debido a que se le otorgaba mucha mayor importancia al trabajo manual que a los conocimientos teóricos.

Tipos

A lo largo de la historia han ido apareciendo distintos tipos de sociedades, cada una con unas características concretas. Dentro de las sociedades tradicionales, podemos distinguir principalmente dos tipos:

Sociedades tribales

La organización de la población se hacía en torno a pequeñas tribus nómadas que vivían de la caza, la pesca y la recolección.

El sentimiento de unión entre los miembros de la tribu era muy fuerte, por lo que en muchas ocasiones los individuos se sacrificaban por el bien común. Algunas veces ni siquiera existía el concepto de paternidad, por lo que no existía la agrupación familiar.

Sociedades agrarias

Cuando las técnicas de la agricultura empezaron a expandirse, las tribus se asentaron en un lugar fijo y formaron comunidades cada vez mayores.

Dentro de estas comunidades surgió la necesidad de protección frente a otros poblados, por lo que surgió un grupo social: la nobleza. Esta se encargaba de la seguridad a cambio de vasallaje.

En general, cuando hablamos de sociedad tradicional nos referimos a las sociedades agrarias, también conocidas como feudales.

La sociedad tradicional según Weber

Weber explicaba este tipo de sociedades basándose en el concepto de autoridad tradicional. Según él, en algunas sociedades los líderes consiguen su poder debido a la tradición y a que “las cosas siempre se han hecho de esta manera”. Esto contrasta con los otros dos tipos de poder que describía, que eran la autoridad carismática y la autoridad racional.

Según Weber, en estas sociedades el poder se adquiría en el nacimiento y los gobernantes no tenían ningún tipo de autoridad más allá del que les otorgaba la tradición.

Por lo tanto, el poder dependía de que los miembros de la sociedad respetasen la autoridad del gobernante.

La sociedad tradicional según Durkheim

Durkheim, considerado por muchos el padre de la sociología moderna, estudió los cambios sociales provocados por la división del trabajo. Para él, esta era la principal diferencia entre las sociedades tradicionales y las modernas.

Además de mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, la división del trabajo también provocaba cambios en la forma de vida y el rechazo hacia los valores tradicionales (lo que él llamaba anomia).

Por tanto, cuanto más moderna es una sociedad, menos normas sociales están presentes y mayores problemas ocurren.

Para Durkheim, las sociedades tradicionales mantenían a raya los instintos más problemáticos de la población mediante las tradiciones y las religiones. Según este sociólogo, la falta de estos condicionantes sociales podía llevar al sufrimiento de la población y a instintos de auto destrucción.

Referencias

  1. “Traditional society” en: Wikipedia. Recuperado en: 8 Marzo 2018 de Wikipedia: en.wikipedia.org.
  2. “7 Main Features of a Traditional Society” en: Sociology Discussion. Recuperado en: 8 Marzo 2018 de Sociology Discussion: sociologydiscussion.com.
  3. “Sociedades tradicionales: ¿qué podemos aprender de ellas?” en: Diario de Centro América. Recuperado en: 8 Marzo 2018 de Diario de Centro América: dca.gob.gt.
  4. “Types of Societies” en: Cliffs Notes. Recuperado en: 8 Marzo 2018 de Cliffs Notes: cliffsnotes.com.
  5. “Emile Durkheim” en: University of Hawaii. Recuperado en: 8 Marzo 2018 de University of Hawaii: hawaii.edu.
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here