Testosterona: todo lo que debes saber

La testosterona juega un papel fundamental  en el organismo, sobre todo en el masculino, al cual se le asocia la virilidad gracias a esta hormona. Sin embargo, sus efectos y competencias van más allá del desarrollo de la masculinidad.

A continuación desarrollaremos todo lo que debes saber sobre la testosterona, intentando aclarar mitos y curiosidades que nacen alrededor de ellas además de dedicarle un apartado sobre  el papel que juegan en las mujeres.

testosterona

¿Qué es la testosterona?

La testosterona es una hormona esteroide del grupo de los andrógenos que se encuentra tanto en los seres humanos como otros vertebrados (mamíferos, aves o reptiles).

Principalmente es secretada en los mamíferos (humanos incluidos) en los testículos y próstata del varón y, en mucha menor medida,  en los ovarios de las hembras. La zona reticular de las glándulas suprarrenales son otra fuente de testosterona.

Esto significa que la testosterona tiene mayor importancia en el organismo masculino que en el femenino. Mientras que  la concentración en el plasma del hombre va de los 30 a 120 nanogramos, en las mujeres el intervalo oscila entre los 3 y 9,5 nanogramos.

Efectos naturales de la testosterona

La testosterona tienen efectos sobre nuestra salud desde la etapa prenatal, más o menos a partir de las 4 semana, donde  se produce la virilización de los genitales (aumento escrotal, formación fálica) y el desarrollo de la próstata y de las vesículas seminales.

Una vez que nacemos, los niveles de testosterana se elevan, siendo a partir de los 4 y 6 meses cuando empiezan a ser detectables. Ya no volverá a tomar relevancia hasta la etapa de prepubertad, donde la testosterona provoca el aumento del cabello, la aparición de vello axilar y de patillas o bigote y un aceleración en la anatomía ósea.

Cuando se llega a la pubertad, el vello facial y púbico aparece y se extiende, la líbido aumenta, la voz cambia de tonalidad, la nuez de la garganta se desarrolla, el hombre se vuelve fértil, se expande la caja torácida y los hombros se amplían y psicológicamente se adopta una actitud más activa y agresiva. Todo esto se produce porque la testosterona busca regularse, siendo determinante en este cambio hormonal tan significativo.

Reseñable es el desarrollo sexual en el individuo ya que el interés por el sexo y las relaciones románticas van de la mano de los niveles de testosterona tanto en hombres como en mujeres. La excitación sexual será más alta según los picos de testosterona que posea el individuo, el cual se puede ver expuesto a múltiples estímulos eróticos como una conversación con una mujer o ver una película erótica.

Entrados ya en la etapa adulta, los niveles solo pueden ir en decrecimiento, por lo que mantener los niveles a buen nivel son sinónimos de una vida de calidad.

Estudios

A continuación vamos a enumerar una serie de estudios para intentar comprender mejor la importancia de la testosterona en nuestro organismo.

Alzheimer

La prevención del alzhéimer es otra de las razones por la que mantener unos niveles adecuados de testosteronas se hace imprescindibles. Varios son las investigaciones desarrolladas desde principios de siglo en los que se demuestra que el aumento de muerte neuronal o trastornos cognitivos están directamente vinculados a bajos niveles de testosterona.

Anemia

Un estudio desarrollado en Italia concluyó que los niveles de testosterona en los adultos eran una de las causas importantes de las personas que sufren anemia. La hipótesis indica que los hombres y mujeres con bajos niveles de testosterona eran más propensos a desarrollar anemia.

Osteoporosis

Derivado del hipogonadismo encontramos la osteoporosis. Enfermedad producida por muchas causas, pero que encuentra en los bajos niveles de testosterona uno de sus mejores aliados para su desarrollo. La medicina utiliza fármacos ricos en testosteronas para combatirla.

Obesidad

Una dieta alta en grasas provoca que se reduzcan los niveles de testosterona, disminuyendo a su vez la masa muscular, conllevando además a enfermedades como la obesidad. Mantener unos niveles adecuados de esta hormona ayuda a distribuir mejor la grasa y por lo tanto a mantener el bienestar corporal.

Diabetes tipo 2 y enfermedades arteriales

La testosterona ayuda a regular enfermedades arteriales y la diabetes tipo 2. Esto se pudo demostrar en un estudio en el que se administraba testosterona a hombres de mediana edad, los cuales disminuían las concentraciones de glucosa en grasa y vísceras y experimentaban un aumento del flujo sanguíneo coronario.

Rendimiento deportivo

La testosterona se asocia mucho al aumento del rendimiento deportivo y la competición. Aunque existen detractores acerca de esto, podemos extraer un interesante estudio, en el que tomando como participantes a seis tenistas universitarios, se evaluaban los niveles de testosterona y qué función ejercían durante los partidos. Los resultados fueron muy favorables para aquellos tenistas que tenían los niveles más altos.

Más adelante, en el apartado de ‘curiosidades’, encontrarás una que demuestra que el rendimiento deportivo encuentra un gran aliado en la testosterona.

Aterosclerosis

Existe la creencia de que los suplementos de testosterona aumenta el riesgo de sufrir aterosclerosis, pero a día de hoy no existen evidencias científicas que avalen esta suposición.

Longevidad

Un buen resumen para explicar la importancia de la testosterona, se podría introducir citando un estudio  en el que se concluyó que, ancianos varones con niveles de testosterona inferiores a lo normal, presentaban una tasa de mortalidad del 34%, superior al 20% que sufrían aquellos que tenían niveles normales.

¿Cómo potenciar la testosterona?

Los niveles de testosterona disminuyen de manera natural  con la edad, pero también pueden verse reducidos a través de:

  • Lesiones testiculares
  • Tratamiento contra el cáncer como la quimioterapia
  • Ciertos trastornos genéticos
  • Obesidad
  • Padecimiento de enfermedades inflamatorias
  • Padecimiento de enfermedades como el VIH
  • Consumo de ciertos medicamentos

Si sus niveles de testoterona no estuviesen a unos niveles normales, acudir al médico y llevar a cabo algún tratamiento es más que necesario para llevar una vida de calidad. Algunas de las propuestas más habituales que los especialistas suelen recomendar para combatir esta carencia son:

Limitar el azúcar

El consumo de azúcar reduce la testosterona. Esto es lo que publica la revista científica Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, que asegura que una dieta alta en azúcares hace decrecer los niveles de la testosterona en nuestro organismo.

Aunque el azúcar se lleve todos nuestros pensamientos críticos en este momento, lo cierto es que donde realmente recae todo el peso es en nosotros, tratando de llevar una dieta y un estilo de vida saludable.

Dormir bien

La calidad de sueño es primordial para que los niveles de testosterona no disminuyan drásticamente. Esta afirmación se extrae de una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Chicago, los cuales descubrieron que los hombres con patrones de sueño adecuados (7-9 horas) aumentaban sus niveles de la hormona masculina.

Tomar zinc

La deficiencia de zinc en el organismo puede afectar a las células de los testículos donde se produce la testosterona. Aunque su eficacia aún está por verificar,  la suplementación conducida por un especialista puede ayudar a recuperar los niveles normales de testosterona.

En un estudio sobre zinc y magnesio, se descubrió que los hombres a los que se les administró 30 mg de zinc al día, mostraban niveles de testosteronas más altos a los que poseían antes de la investigación.

Tomar vitamina D

Según un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology, la correlación entre los niveles de vitamina D y la testosterona es bastante alta. Los autores del estudio averiguaron que los participantes con los niveles más altos en vitamina D poseían niveles de testosterona superiores a aquellos que sufrían déficit de la vitamina.

Suplementos

Los suplementos de testosterona se pueden adquirir tanto en farmacias, tiendas especializadas o tiendas online. En países como España se necesita receta para poder adquirirlos en farmacias, pero normalmente los doctores prefieren otros métodos debido a los efectos secundarios que producen estos suplementos.  Según la cantidad, marca o composición, su precio puede variar entre los 15 y 80 euros.

Efectos secundarios de la testosterona

Si por necesidad  o por deseos personales  decide aumentar los niveles de  testosterona a través de pastillas o inyecciones, tenga en cuenta los posibles efectos secundarios a los que se expone como:

  • Nauseas y vómitos
  • Erección continua del pene
  • Agrandamiento del clítoris
  • Cambio en el color de la piel
  • Micción dolorosa
  • Problemas disfuncionales, disminución de esperma, impotencia
  • Dificultad para respirar
  • Pérdida de apetito
  • Aparición de acné
  • Problemas fecales
  • Hinchazón en ciertas partes del cuerpo como tobillos o pies
  • Excesivo crecimiento capilar
  • Crecimiento de mamas y cambios menstruales
  • Dolores en el pecho o tos repentina
  • Coágulos de sangre en las piernas
  • Problemas de hígado
  • Entumecimiento o sensación de cosquilleo

Para evitar que se llegue a esta situación, consulte a su médico antes de tomar una decisión.

La testosterona en la mujer

mujer

Los estudios acerca de la testosterona revelan que los niveles de esta hormona en las mujeres son hasta 8 veces menores que los hombres.

A pesar de ello, tienen cierta importancia dentro de su organismo, y son muchos los estudios que intentan sacar conclusiones acerca de los efectos derivado de la testosterona  en ellas.

Según un estudio, durante el embarazo, la testosterona  está contraindicada, ya que su consumo puede provocar malformaciones fetales y otros daños irreversibles. A su vez, durante la lactancia se debe evitar también la testosterona para que sus efectos secundarios no afecten a la madre y lactante.

Junto a los estrógenos y la progesterona, hormonas femeninas, la testosterona influye negativamente en el Síndrome del ovario poliquístico. Esta es una enfermedad  en la que el desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas provocan cambios en el ciclo menstrual, dificultan la posibilidad de embarazo y producen quistes en los ovarios.

La menopausia, periodo del cese menstrual, suele venir acompañada con síntomas que reducen la calidad de vida en las mujeres. Alteraciones de ánimo, sudores, estrés, disminución de la libido o incluso ansiedad eran algunos de estas consecuencias que durante mucho tiempo ha sido tratada con terapia hormonal  con testosterona.

Esta terapia era un éxito ya que minimizaba las secuelas, pero en un estudio  publicado en la revista científica Archives of Internal, diagnosticó que la combinación de estrógenos y testosterona aumentaba en un 77% el riesgo de padecer cáncer de mama. Estudios posteriores también han mencionado la posibilidad de sufrir trombosis llevándose a cabo este tratamiento.

Según un estudio en equipo entre la Universidad de Chicago y la Northwestern University en 2009, los niveles de testosterona en las mujeres podrían influir a la hora de optar por una carrera u otra. En la muestra realizada, concluyeron que las mujeres con niveles más alto optaban por elegir carreras más arriesgadas dentro del campo de la administración y la finanza respecto a las que poseían niveles inferiores.

Curiosidades

Desde 1976, para el Comité Olímpico Internacional (COI), la diferencia de género en las competiciones no depende de los genitales, sino de los niveles de testoterona. Un transexual que nació hombre puede competir con mujeres siempre y cuando sus niveles de testosterona sean inferiores a 10 nanogramos.

Siguiendo con el deporte, la Agencia Mundial Antidopaje prohíbe el consumo de testosterona o clembuterol (anabólico que la imita) ya que promueve el crecimiento muscular. El exciclista Lance Amstrong mezclaba EPO con testosterona para rendir más en las competiciones. Obviamente sus títulos fueron retirados.

‘Testosterona’(2000) hace referencia a una novela escrita por el estadounidense James Robert Baker y llevada luego al cine por David Moreton.

El grupo argentino de rock Bersuit Vergarabat, publicó en 2005 su octavo disco, el cual se titulo “Testosterona”

Bibliografía

  1. Torjesen PA, Sandnes L (2004). “Serum testosterone in women as measured by an automated immunoassay and a RIA”.
  2. Arner P (2004). Effects of testosterone on fat cell lipolysis. Species differences and possible role in polycystic ovarian syndrome.
  3. Rulla M. Tamimi; Susan E. Hankinson; Wendy Y. Chen; Bernard Rosner; Graham A. Colditz, MD (2006) Combined Estrogen and Testosterone Use and Risk of Breast Cancer in Postmenopausal Women.
  4. Sapienza P, Zingales L, Maestripieri D (2009) Gender diferencias in financial risk aversión and career choices are affected by testosterone.
  5. Ferrucci L;   Maggio M;  Bandinelli,S;  Basaria, S;  Lauretani, F;  Ble, A;  Valenti, G; Ershler, WB; Guralnik M; Longo, DL (2006) Low Testosterone Levels and the Risk of Anemia in Older Men and Women.
  6. Bhasin S (2003) Effects of Testosterone Administration on Fat Distribution, Insulin Sensitivity, and Atherosclerosis Progression.
  7. Shores MM, Matsumoto A, Sloan KL, Kivlahan DR (2006). Low serum testosterone and mortalty in male veterans.
  8. Barron AM, Pike CJ (2012) Sex hormones, aging, and Alzheimer’s disease..
  9. Booth A, Shelley G, Mazur A, Tharp G, Kittok R (1989) Hormones and behavior.
  10. Brilla LR, Conte V (2000) Effects of a Novell Zinc-Magnesium Formulation on Hormones and Strength.
COMPARTIR
Graduado en Periodismo. No soy titulado en ortopedia pero se hacer una férula, no soy dietista pero se cuantas calorías tienen los dátiles, no soy psicólogo pero seguro que en Lifeder me curaré de esta locura por el periodismo sanitario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here