Los 13 Tipos de Cereales Principales

Los tipos de cereales principales son el arroz, maíz, trigo, centeno, avena, cebada, sorgo, quinoa, semillas de lino, farro, trigo sarraceno, espelta y mijo.

Los cereales son uno de los grupos de alimentos esenciales para el organismo y por ende uno de los más importantes en la dieta humana. Estos pertenecen a las plantas de la familia de las gramíneas, que se cultivan por su grano y el alimento se elabora a partir de estas semillas.

tipos-de-cereales

El cereal cuenta con una estructura con varios elementos. Uno de ellos es el germen, que se encuentra en el núcleo de la semilla y es el que permite el desarrollo de una nueva planta. Otro es el endospermo, que es una estructura harinosa o feculenta que envuelve al germen. La testa que es la capa exterior que recubre al grano del cereal y la cáscara, que es otra capa mucho más dura que protege la testa.

Los cereales contienen componentes que son básicos en la alimentación humana como el almidón, los lípidos, la celulosa y otras proteínas. El almidón se encuentra en su interior y sus capas son altas en proteínas, minerales y fibras. Estos alimentos también son ricos en agua y carbohidratos.

Clasificación de los cereales

Existen diferentes tipos de cereales, pero estos pueden clasificarse inicialmente en tres tipos según su procesamiento:

  • Refinados: este es el tipo de cereal al que se le ha extraído el salvado y el germen que lo componen. Debido a este proceso, su textura resulta más fina y su tiempo de conservación es mucho más largo. El problema es que con este proceso se les elimina una gran cantidad de nutrientes, en especial la fibra.
  • Integrales: este es el tipo de cereal que conserva su corteza, es decir, al que no se le retira ni el salvado ni el germen en el proceso de molienda. Por esta razón mantienen sus propiedades nutritivas como la fibra, el potasio, el selenio y el magnesio.
  • Enriquecidos: se trata de un cereal refinado al que se le añade de forma artificial los nutrientes que les fueron eliminados. Sin embargo, no son mejores que los integrales porque aunque se le agregan algunos nutrientes, la fibra perdida no puede ser recuperada.

Tipos de cereales según sus variedades

Arroz

Este es uno de los cereales más conocidos en el mundo y uno de los más consumidos. Crece en suelos con charcos de agua que deben estar bien irrigados o estar a la delta de un río.

Es un alimento muy versátil que tiene diversas variedades. Dependiendo de su forma puede ser clasificado de grano largo, mediano o corto. Según su color, aroma y tacto puede ser glutinoso, aromático o pigmentado. Y según su tratamiento industrial puede llegar a ser vaporizado o precocido. Asimismo puede ser integral o refinado.

El arroz es el cereal que contiene más almidón. También contiene carbohidratos, así como pequeñas cantidades de tiamina, riboflavina y niacina. La gran mayoría de los arroces tienen su origen en el continente asiático y se utilizan de múltiples formas: como guarnición, en guisos, ensaladas y hasta para producir aceites y vinos.

Maíz

El maíz, también conocido como choclo, elote o millo, es el cereal más producido en el mundo. Su planta suele ser muy alta y las mazorcas pueden llegar a ser de diferentes colores: desde morado oscuro hasta amarillo (el más común). La mayor parte de la producción de este alimento se da en América.

Se trata de un cereal muy versátil que permite la creación de diversos alimentos. Es altamente nutritivo, ya que es rico en vitamina A y B, en magnesio, fósforo, antioxidantes y carbohidratos. Además es beneficioso para el organismo al ayudar a regular la flora intestinal y a prevenir enfermedades como diabetes y problemas del corazón, asimismo puede ser consumido por personas celiacas, ya que no contiene gluten.

Trigo

Este es otro de los cereales más cultivados en el mundo, sobre todo porque es utilizado para una gran variedad de productos. Con el trigo se produce harina refinada e integral, sémola, salvado o cerveza entre otros. Existen distintas variedades de este cereal dependiendo de su dureza, color y hasta de la temporada en la que se cultive.

El trigo es uno de los cereales más calóricos, ya que aporta 339 calorías por cada 100 gramos. Contiene carbohidratos y grasas del tipo saturadas, insaturadas y monoinsaturadas. Pero también incluye proteínas, vitaminas y minerales. Es bueno para enfermedades como el Alzheimer, la demencia y la infertilidad femenina.

Centeno

Originario de Irán, el centeno forma parte de la familia del trigo. La espiga de este cereal es alargada y delgada. Es comúnmente utilizado para la elaboración de bebidas alcohólicas como el vodka, whisky o aguardiente, así como para la fabricación de harinas.

Este cereal puede cocinarse en copos o molerse para harina. Es un alimento que posee antioxidantes, fibra y ácidos fenólicos y está asociado con el buen funcionamiento del sistema digestivo. Se utiliza para saltear verduras, con arroz, para preparar guisos y para diferentes tipos de panes. ´

Avena

Este es uno de los alimentos más conocidos. Es rico en fibra, carbohidratos complejos, oligoelementos, aminoácidos, vitaminas (B1, B2 y vitamina E, entre otras) y minerales (calcio, hierro, magnesio y zinc).

Es un gran aliado para combatir enfermedades como la diabetes, aporta energía y ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre. Además contribuye con el control del colesterol alto y funciona como un diurético natural.

La avena es un cereal que se adapta perfectamente a los climas fríos y templados. Sus colores pueden ser negro, gris, beige o amarillo, dependiendo de si es refinado o integral. Se puede encontrar en el mercado entero, en copos o en muesli.

Cebada

Se trata de un cereal parecido al trigo que también se utiliza para hacer pan. La cebada puede cocinarse como cereal o molerse en harina. Se distingue de otros alimentos por su sabor dulce y almendrado. Su cultivo es muy versátil ya que es apto para cualquier tipo de clima y puede ser de diferentes colores: marrón, moreno claro o púrpura.

El uso más popular de este cereal es como ingrediente principal en la preparación de cerveza y otras bebidas alcohólicas. Pero también sirve para preparar diversos platillos. Contiene más proteínas que el trigo pero menos gluten que este. Por otro lado es uno de los granos más ricos en fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Sorgo

Este es un cereal que no solo se destina para el consumo humano sino también animal. Tiene su origen en América, Asia y Europa, y gracias a que es resistente a la sequía y al calor, puede ser cultivado en regiones áridas. El sorgo es altamente utilizado en la elaboración de bebidas alcohólicas y gracias a que carece de gluten, es especial para ser consumido por celíacos.

Este cereal suele prepararse al vapor o como complementos de sopas. El sorgo tiene una amplia variedad, pero al diferenciarlos por color es posible clasificarlos como granos de sorgo blancos y rojos.

Por otro lado, cuenta con azúcares de alta calidad, de lenta absorción y con bajo contenido graso. Las proteínas que contienen no son de mucha calidad pero al combinarlo con leche o legumbres se pueden obtener proteínas de alto valor biológico para el organismo.

Quinoa

La quinoa no es propiamente un cereal, pero se consume como tal. Se trata de una semilla que se le conoce como pseudocereal. Comparado con la mayoría de los cereales, este alimento contiene una mayor cantidad de proteínas, fibras y grasas, sobre todo insaturadas. Además, se destaca por su contenido de ácidos Omega 3, Omega 6 y contiene menos hidratos de carbono.

En cuanto a los micronutrientes, la quinoa contiene calcio, potasio, hierro, magnesio, fósforo y zinc, así como vitaminas del complejo B y vitamina E. Tiene bajo índice glucémico y ayuda a controlar los niveles de colesterol. Suele consumirse como arroz, en ensaladas, hamburguesas, pasteles, etc.

Farro

La apariencia de esta planta es parecida a la del trigo. Contiene altas cantidades de salvado, pero este se pierde al momento de procesar los granos. El farro tiene una textura gomosa, lo que lo hace perfecto para preparar polenta y panes. Es un cereal cuya composición de agua es del 10 % aproximadamente.

Al igual que otros cereales, el farro es rico en vitaminas como la A, B, C y E, así como en sales minerales como calcio, potasio, hierro, magnesio y fósforo. También contiene ácidos grasos poliinsaturados, proteínas y fibra insoluble.

Gracias a sus propiedades, cumple una función reconstituyente y antianémica, contribuye a la prevención del estreñimiento, de la diabetes y de otras enfermedades como la hipercolesterolemia y el cáncer de colon.

Semillas de lino

Las semillas de lino, al igual que la quinoa, no son propiamente un cereal pero se utilizan como tal. Son semillas ricas en fibra dietética, estrógenos débiles, ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, vitaminas y minerales. También contienen enzimas digestivas que no solo facilitan la digestión sino que también favorecen el tránsito intestinal.

Este superalimento es altamente recomendable en dietas para adelgazar, así como para reducir el colesterol y prevenir problemas de estreñimiento. Para consumirse se suelen triturar las semillas para incorporarlas en panes caseros, bizcochos o bollos. También pueden mezclarse en zumos de frutas, yogurt, ensaladas, salsas, sopas, etc.

Trigo sarraceno

Este alimento también entra en la categoría de los pseudocereales. Se recomienda como un sustituto saludable del trigo convencional, ya que no contiene gluten y es más rico en proteínas, minerales y antioxidantes que los demás cereales. Suele utilizarse en forma de grano, ya sea remojado o hervido, de copos, en brotes, harina, entre otros.

Gracias a su importante contenido de fibra, ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. También ayuda a mejorar la salud del corazón, es bueno para la circulación y reduce el riesgo de sufrir cáncer de colon.

Por otro lado, aunque es libre de gluten, es necesario asegurarse de que no exista riesgo de contaminación cruzada por el lugar donde se procesa para que pueda ser consumido por celíacos.

Espelta

Es una variedad de trigo muy utilizada en la antigüedad. Su origen se sitúa en Irán, Egipto y hasta en China, donde se utilizaba para la elaboración de bebidas alcohólicas similares a la cerveza.

Poco a poco su uso se fue extendiendo hasta Europa y se utilizaba en la elaboración de panes para las clases más pudientes. Sin embargo, su consumo ha resurgido actualmente, especialmente por los beneficios nutricionales que ofrece.

La espelta es una de las mejores fuentes de proteína de origen vegetal y si se consume en una cantidad y con una combinación apropiada podría llegar a sustituir a la carne roja. Las proteínas de estos granos enteros contienen mucha fibra y poca grasa. Además no contienen colesterol y aportan vitaminas y minerales.

Mijo

Este es uno de los cereales más antiguos. Se trata de un alimento alcalinizante, que también es remineralizante. Suele consumirse con regularidad en Oriente y es un grano capaz de soportar cambios bruscos de temperatura. Crece rápidamente, requiere de poca agua y es altamente resistente a las plagas.

El mijo es un alimento de fácil digestión y apto para personas celíacas gracias a que no contiene gluten. Es rico en fibra, magnesio, fósforo, ácidos grasos, hierro y vitaminas del grupo B.

Gracias a todas estas propiedades es ideal para quienes sufren de problemas digestivos como estreñimiento, acidez, úlceras, gases, diarreas, etc. También se recomienda su consumo en casos de diabetes, anemia ferropénica, etapas de estrés, agotamiento, embarazo y lactancia.

Los mejores tipos de cereales

Hoy día, la mayoría de los cereales que se consiguen en el mercado son los de tipo refinado. Sin embargo, debido a que en su proceso se elimina casi toda su fibra y otros nutrientes, los más recomendados son los integrales. Los expertos recomiendan que al menos la mitad de los cereales que se consuman sean de grano entero. Esto debido a que conservan el germen y el salvado, que son los componentes que aportan la fibra, las vitaminas y los minerales.

Los cereales, en general, aportan energía, carbohidratos complejos, proteínas, grasas, vitaminas del complejo B, minerales, antioxidantes y fibra; todos elementos esenciales para una dieta equilibrada.

Lo más aconsejable es consumirlos en la mañana para comenzar el día con toda la energía necesaria. Entre las mejores variedades se encuentran la avena, la cebada, la quinoa, el centeno, el arroz integral, el mijo, el maíz o el trigo sarraceno entre otros.

COMPARTIR
Venezolana, amante de la buena comida, el cine, de las hermosas playas de mi país y de un buen libro. Soy Licenciada en Ciencias Políticas y aunque parezca algo lejano a mis estudios también Chef y a la par de esto me dedico a una de mis grandes pasiones, escribir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here