Los 30 Tipos de comunicación y sus características (con ejemplos)

Los tipos de comunicación son todas aquellas maneras en las que se puede transmitir una información determinada. Existe una gran cantidad de clasificaciones posibles, en función de variables como el número de interlocutores, el tipo de canal utilizado para transmitir el mensaje, o la intencionalidad de la comunicación.

Conocer y entender los tipos de comunicación que existen es necesario para comprender todas las posibilidades que tenemos a la hora de transmitir una información determinada. Además, cada una de estas maneras requiere de unas habilidades específicas distintas, que es posible entrenar para volvernos más efectivos a la hora de comunicarnos.

Fuente: pexels.com

En este artículo te mostraremos cuáles son los tipos de comunicación más importantes, clasificados en función de distintas variables. Además, te explicaremos brevemente en qué consisten, junto con ejemplos de cada uno de ellos para que te resulte más sencillo entender sus diferencias.

Tipos de comunicación según si se verbaliza o no el mensaje

Una de las primeras clasificaciones que se pueden realizar dentro de los tipos de comunicación es el empleo de palabras o de medios alternativos para transmitir un mensaje. En función de esto, podemos distinguir tres tipos de comunicación: verbal oral, verbal escrita, y no verbal.

Comunicación verbal oral

La comunicación verbal oral se caracteriza por el uso de palabras, sonidos y expresiones en voz alta para transmitir un mensaje. Se trata de una de las principales formas de comunicación; pero al contrario de lo que muchos pensamos, los expertos opinan que solo alrededor del 15% de nuestra comunicación pertenece a esta categoría.

Por ejemplo, cuando estamos manteniendo una conversación con otra persona, las palabras que utilizamos formarían parte de la comunicación verbal oral. Sin embargo, todos los demás elementos de la situación (como nuestra postura o tono de voz) entrarían dentro de otras categorías.

Aún así, la comunicación verbal oral sigue siendo una de las mejores maneras de transmitir información concreta, ya que es la más precisa que podemos utilizar.

Comunicación verbal escrita

Una manera alternativa de transmitir datos, pensamientos o ideas es la escritura. En el mundo moderno, gran parte de la comunicación que empleamos en nuestro día a día pertenece a este tipo. Así, dentro de esta categoría entrarían actos como escribir un mensaje, leer un libro o publicar un post en una red social.

Cuando nos comunicamos de manera verbal escrita, mucha de la información que transmitimos en la oral se pierde. Esto se debe a que solo podemos observar el mensaje concreto plasmado con palabras, dejando de lado otros elementos que pueden ser igual o más importantes en el intercambio de ideas.

Comunicación no verbal

Dentro de esta clasificación, el último tipo de comunicación es el que tiene que ver con todos aquellos elementos no relacionados directamente con palabras.

Cuando estamos manteniendo una conversación, existen muchos otros niveles que pueden transmitir ideas, pensamientos y sentimientos que no tienen que ver con el lenguaje oral o escrito.

Así, por ejemplo, algunos de los elementos que forman parte de la comunicación no verbal son el tono de voz, la postura, el contacto visual o la cercanía a nuestro interlocutor (elemento que se conoce como “proxémica”). Se calcula que aproximadamente el 85% del intercambio de información se produce a este nivel.

En función del número y características de los participantes

Otra de las clasificaciones más comunes de los tipos de comunicación es la que tiene que ver con las personas que participan en el intercambio de información. A continuación veremos los tipos más importantes.

Comunicación individual

Este tipo de comunicación se produce únicamente entre un emisor y un receptor. En ella, dos personas intercambian información directamente entre ellas, sin ninguna pretensión de impactar en terceros o en una posible audiencia. Algunas de sus características son que es directa y en general más eficaz, pero también suele ser más lenta.

Ejemplos de comunicación individual implicarían escenarios como una conversación entre dos personas, un intercambio de mensajes privados mediante una aplicación, o una comunicación por carta o correo electrónico.

Comunicación colectiva

Fuente: pixabay.com

El rasgo distintivo de la comunicación colectiva frente a la individual es principalmente la intencionalidad del emisor. En este tipo de intercambio de información, quien crea el mensaje pretende influir no solo en un interlocutor, sino en varias personas a la vez.

Estos otros participantes del proceso de comunicación pueden ser tanto receptores directos, como espectadores del intercambio de mensajes. Así, algunos ejemplos de comunicación colectiva podrían incluir conversaciones en grupo, pero también una emisión en directo por la televisión o un vídeo de YouTube.

Comunicación intrapersonal

La comunicación intrapersonal es distinta a otros tipos en el sentido de que en ella, el emisor y el receptor son la misma persona. Se produce cuando un individuo habla consigo mismo, ya sea de manera interna (mediante pensamientos e imágenes internos) como en voz alta o por escrito (como por ejemplo con un diario).

La comunicación intrapersonal se da constantemente, e influye en gran medida en nuestro comportamiento. Sin embargo, algunos expertos cuestionan si puede considerarse realmente una forma de transmisión de información, ya que solo implica a una persona.

Comunicación interpersonal

Este tipo de comunicación sería la opuesta a la intrapersonal. En ella, la transmisión de información se da como mínimo entre dos individuos. Es importante remarcar que puede ser tanto individual como colectiva, en función del escenario concreto en el que se de.

Así, por ejemplo, una conversación entre dos personas sería un ejemplo de comunicación interpersonal individual; pero una en grupo sería interpersonal colectiva.

Intragrupal

Este tipo de comunicación se produce cuando dos o más miembros de un mismo grupo realizan un intercambio de información o ideas. Debido a varios efectos psicológicos, las dinámicas que se dan cuando los interlocutores pertenecen al mismo colectivo son muy distintas a las que aparecen en otros casos.

Intergrupal

A diferencia de la categoría anterior, la comunicación intergrupal se da cuando se produce un intercambio de información entre los miembros de dos colectivos distintos. Este estilo de comunicación se produce, por ejemplo, en un debate, en una negociación o en un aula.

En función de la relación de los grupos participantes entre sí, las dinámicas presentes en este tipo de comunicación serán totalmente distintas en cada caso.

Comunicación de masas

El último tipo de comunicación en función de los participantes es la que se da cuando un solo emisor transmite un mensaje a un gran número de receptores anónimos. La principal diferencia de este estilo es que el emisor no sabe realmente a quién está llegando, y en principio no existe ninguna intencionalidad de recibir una respuesta.

Ejemplos de comunicación de masas podrían ser un discurso político transmitido por televisión, un post en una red social como Facebook, un artículo en un periódico o la publicación de un libro.

Según el canal utilizado

Antiguamente, la única manera de transmitir información era hacerlo cara a cara, ya fuera de manera verbal o no verbal. Hoy en día, sin embargo, contamos con una gran cantidad de alternativas que hacen que podamos comunicarnos de manera mucho más versátil.

Comunicación directa

El método de comunicación más tradicional, y uno de los más utilizados todavía a día de hoy, es el que implica emitir el mensaje directamente frente a nuestro interlocutor. Esto puede hacerse mediante el habla, o utilizando uno de los códigos mencionados anteriormente, como por ejemplo los gestos o la escritura.

Así, un ejemplo de comunicación directa escrita podría ser el intercambio de notas dentro de una clase de instituto; y la versión oral sería simplemente una conversación cara a cara entre dos o más personas.

Comunicación telefónica

Uno de los primeros medios creados que permitieron la comunicación a distancia fue el teléfono. Aunque no es tan popular hoy en día como antiguamente, sigue siendo uno de los métodos más utilizados para realizar intercambios de información con personas que no se encuentran presentes físicamente.

Entre las características de la comunicación telefónica, nos encontramos con que permite captar parte de la información no verbal (como el tono de voz o las inflexiones), pero deja fuera otros elementos igual de importantes como la postura o la expresión facial.

Comunicación escrita a distancia

Ya hemos visto que ciertos tipos de comunicación por escrito pueden ser considerados como directos, siempre que los dos interlocutores compartan el mismo espacio. Sin embargo, la mayor parte de los intercambios de información que utilizan el lenguaje escrito se producen a distancia.

Dentro de esta categoría podríamos encontrarnos, por ejemplo, con intercambios de mensajes de texto, pero también con la escritura en un blog o en un medio impreso como un periódico o una enciclopedia.

Se trata de un estilo de comunicación que presenta tanto ventajas (como la inmediatez y la posibilidad de transmitir información a cualquier parte del mundo) como desventajas (solo incluye la parte verbal del mensaje).

Comunicación en vídeo

diferencias videollamada videoconfencia

La comunicación mediante vídeo es el único método además del directo que permite transmitir información por dos canales distintos: el visual y el auditivo. Así, aunque no sea tan completo como la comunicación cara a cara, se trata de una de las opciones preferidas por muchas personas que no tienen acceso a esta modalidad.

Dentro de la comunicación mediante vídeo, podemos encontrar muchos estilos distintos: desde los unidireccionales como las películas o las series de televisión, hasta los bidireccionales, entre los que se incluyen principalmente las videollamadas.

Comunicación mediante imágenes fijas

Un estilo de comunicación que no se contempla normalmente es el que emplea únicamente imágenes fijas de cualquier tipo, sin ninguna clase de información verbal. A pesar de no transmitir tantos datos como otros estilos, se trata de una opción que nos encontramos a menudo en nuestro día a día.

En esta categoría, podemos encontrar elementos tan dispares como el uso de señales visuales para regular el tráfico y el envío de fotografías mediante aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, o la subida de imágenes a redes sociales como Instagram.

Según los sentidos implicados

Debido a la existencia de cinco canales sensoriales, los humanos somos capaces de transmitir y recibir información tanto con cada uno de ellos por separado como mediante una combinación de varios o todos ellos al mismo tiempo. En función del empleado, las propiedades de la comunicación variarán ligeramente.

Comunicación visual

conducta pasiva

Este estilo de comunicación implica la recepción de información mediante la vista. Así, puede implicar tanto actos como una conversación por lengua de signos, la lectura de un libro o un artículo, o la contemplación de una obra de arte como una escultura o un cuadro.

Además, partes tan importantes de la comunicación directa como el lenguaje no verbal, la postura o la proxémica son detectados mediante la vista. De hecho, el procesamiento de imágenes ocupa una parte desproporcionadamente grande de nuestro cerebro.

Comunicación auditiva

La comunicación auditiva implica la transmisión y recepción de información utilizando el sentido del oído. En esta categoría se encuentran tanto cualquier tipo de conversación utilizando el habla, como la escucha de una pieza musical o la interpretación del ruido de un coche para saber que se está acercando.

A pesar de que el sentido del oído no es tan predominante en los humanos como el visual, se trata de un canal que tiene una gran importancia en nuestro día a día.

Comunicación táctil

El tacto, aunque no tan importante en nuestra vida cotidiana como la vista o el oído, nos proporciona información valiosa en muchos tipos de situaciones.

Ya sea mediante el contacto físico con un interlocutor, como al utilizar este sentido para estudiar cualquier elemento de nuestro entorno, el tacto nos permite comunicarnos de forma más efectiva.

Ejemplos de comunicación táctil incluirían una caricia a un ser querido, pero también un apretón de manos que nos deja intuir el carácter de nuestro interlocutor, o incluso la lectura de un texto en braile.

Comunicación olfativa

La transmisión de información mediante olores es una de las más importantes en muchas especies de animales, como por ejemplo en los perros. Aunque en los humanos no es tan fundamental, los expertos creen que a nivel inconsciente recibimos mucha información a través de este sentido.

Así, existe la teoría de que los humanos producimos feromonas, sustancias químicas que transmiten datos a otras personas sobre nuestro estado de salud, nuestro humor y otros elementos similares. Sin embargo, este sentido es uno de los que menos sabemos.

Comunicación gustativa

sentido del gusto
Papilas gustativas

Por último, el sentido del gusto es probablemente al que menos atención le prestamos en nuestro día a día. Aún así, mediante el mismo somos capaces de recibir información fundamental de nuestro entorno, tanto de los alimentos que ingerimos (fundamentales para nuestra supervivencia) como de las personas más cercanas a nosotros.

Así, cada uno de los cuatro sabores básicos (dulce, salado, amargo o ácido) nos transmiten una serie de datos que son interpretados a nivel subconsciente. Al mismo tiempo, cuando besamos a alguien, este sentido nos proporciona información sobre su estado químico que puede influir en cómo nos relacionamos con esa persona.

Comunicación híbrida

Hasta ahora hemos visto los tipos de comunicación que implican un solo canal sensorial; pero en el mundo real, la mayoría de situaciones implican a varios sentidos al mismo tiempo. De esta manera, la información que recibimos es mucho más compleja y completa.

Por ejemplo, en una conversación cara a cara gran parte del intercambio se da a nivel auditivo; pero también influyen elementos como el aspecto de la otra persona, su olor, y el posible contacto físico que se pueda dar entre los interlocutores.

Según la intencionalidad

Uno de los aspectos más importantes de la comunicación es la finalidad que se quiere conseguir con ella. En este apartado veremos cuáles son los motivos más habituales que podemos encontrar detrás de un acto comunicativo.

Comunicación informativa

localizar informacion en enciclopedias es importante

El principal motivo detrás de la mayoría de intercambios comunicativos es la transmisión de información. Este clase de comunicación es la que se da, por ejemplo, en una conversación entre un grupo de amigos sobre lo que ha sucedido en los últimos días, pero también lo que se produce al ver ciertos tipos de vídeos de YouTube o al leer una novela.

Por otro lado, la comunicación informativa puede ser tanto imparcial como parcial, en función del grado de subjetividad que tenga el emisor. Sin embargo, si la subjetividad es muy alta, en muchos casos podríamos estar hablando de comunicación persuasiva.

Comunicación de entretenimiento

El tipo menos formal de comunicación es aquel que implica simplemente el intercambio de información con la intención de divertir y entretener, sin un objetivo más firme en mente. Se da en contexto similares a los de la informativa, pero suelen ser variantes menos formales.

Por ejemplo, al tener una conversación intranscendente con otra persona, ver un vídeo de humor o acudir a un espectáculo, el principal objetivo de la comunicación suele ser entretener.

Comunicación educativa

funciones de la educación

Este tipo de comunicación se produce cuando el emisor tiene la intención de ayudar a sus interlocutores a formar nuevos conocimientos. Puede darse en ambientes tanto formales (como por ejemplo un aula de instituto o universidad) como informales (como una conferencia, un taller grupal o una simple conversación).

Comunicación persuasiva

El principal objetivo de la comunicación persuasiva es cambiar los pensamientos, emociones o actitudes de una persona o grupo para que se parezcan más a los que el emisor quiere conseguir. Gran parte de los intercambios de información de los que somos partícipes de manera cotidiana pertenecen a esta categoría.

Así, por ejemplo, un debate entre amigos puede convertirse fácilmente en una situación de comunicación persuasiva; pero también pueden formar parte de esta categoría los mítines políticos, los informativos de la televisión o los artículos de opinión de un periódico o un medio digital.

Según el nivel de participación de los componentes

Comunicación unidireccional

Muchos de los escenarios comunicativos que hemos visto anteriormente implican la transmisión de información en un solo sentido, ya sea porque al interlocutor no se le da la opción de responder, o porque directamente no exista la posibilidad de que esto ocurra.

Así, por ejemplo, en una clase magistral el profesor está llevando a cabo un acto de comunicación unidireccional con sus alumnos; pero en los medios de comunicación de masas también se da este tipo de intercambio de información, al no tener los espectadores la posibilidad de dirigirse a los creadores de contenidos.

Comunicación bidireccional

El tipo contrario de comunicación es el que implica un intercambio de información mutuo entre los interlocutores. En este estilo, la emisión de un mensaje por parte de uno de los implicados provoca una respuesta en el otro, de forma que el feedback que se dan entre ellos es una de las partes más importantes del proceso.

Ejemplos de comunicación bidireccional podrían ser una conversación, un hilo en un foro, o una cadena de comentarios en una red social como Twitter o Facebook.

Según el contexto en el que se dé

Por último, algunos tipos de comunicación son más apropiados para unos entornos que para otros. A continuación veremos los dos tipos más importantes en este sentido.

Comunicación formal

La comunicación formal es aquella que se da en entornos en los que los interlocutores han decidido tratarse con un respeto especial, generalmente debido a la existencia de algún tipo de jerarquía previa. Por lo general, es menos espontánea que los otros tipos, y requiere el conocimiento de ciertas reglas y protocolos.

Algunos ejemplos de comunicación formal son los que se producen en una reunión de altos ejecutivos de una empresa, o durante la visita de algún mandatario de un país a otro territorio.

Comunicación informal o llana

La comunicación informal se produce en contextos en los que no existe ningún tipo de jerarquía entre los interlocutores, o estos no le prestan demasiada importancia. Es bastante más libre que la formal, y a menudo se produce también de manera más espontánea.

Este nivel de comunicación se produciría, por ejemplo, en una conversación entre amigos o en un programa de televisión para toda la familia.

Comunicación vulgar

Por último, algunos expertos hablan de un tercer nivel de comunicación que se produciría en entornos en los que los interlocutores no se guardan respeto entre sí. Generalmente se da entre personas con bajo estatus socioeconómico, aunque cualquiera puede emplear este tipo de comunicación en determinados momentos.

Referencias

  1. “Los 28 tipos de comunicación” en: Psicología y Mente. Recuperado en: 09 Febrero 2019 de Psicología y Mente: psicologiaymente.com.
  2. “35 tipos de comunicación y sus características” en: Márketing and Web. Recuperado en: 09 Febrero 2019 de Márketing and Web: marketingandweb.es.
  3. “Tipos de comunicación” en: Tipos De. Recuperado en: 09 Febrero 2019 de Tipos De: tiposde.online.
  4. “Comunicación verbal y no verbal” en: Diferenciador. Recuperado en: 09 Febrero 2019 de Diferenciador: diferenciador.com.
  5. “¿Qué es la comunicación y qué tipos de comunicación existen?” en: Leti Buendía. Recuperado en: 09 Febrero 2019 de Leti Buendía: letibuendia.com.
COMPARTIR
Alejandro Rodríguez Puerta es un psicólogo y coach titulado por la Universidad Autónoma de Madrid, que compatibiliza su trabajo en el campo de la salud mental humana con sus labores como escritor y divulgador. Actualmente colabora con varias páginas de psicología y salud, hablando sobre distintos temas relacionados con el bienestar de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here