¿Cuáles son los 17 Tipos de Sentimientos del Ser Humano?

Los tipos de sentimientos se pueden dividir en negativos (tristeza, miedo, hostilidad, frustración, ira, desesperanza, culpa, celos) y los positivos (felicidad, humor, alegría, amor, gratitud, esperanza) y neutros (compasión, sorpresa).

Los sentimientos forman parte de nosotros desde que nacemos. Somos seres sensoriales y podemos percibir el mundo a través de los diferentes órganos de los sentidos.

tipos de sentimientos

Muchos estímulos despiertan sentimientos en nosotros: sentimos con lo que pensamos, con lo que observamos, con lo que escuchamos, con lo que olemos, con lo que tocamos o con lo que comemos.

Sentimientos vs Emociones

En primer lugar, tenemos que diferenciar los sentimientos de las emociones.

Aunque en muchas ocasiones se utilizan estos dos términos de forma indistinta vamos a ver la definición de cada uno de ellos:

Las emociones son impulsos que comportan reacciones automáticas y constituyen un conjunto innato de sistemas de adaptación al medio por parte del individuo.

Por lo general las emociones tienen una duración menor que los sentimientos, y son las que impulsan y motivan a las personas a actuar. Son más cortas pero también más intensas.

Los sentimientos son bloques de información integrada, síntesis de datos de experiencias anteriores que ha vivido la persona, de deseos, de proyectos y del propio sistema de valores.

Se pueden entender los sentimientos como un estado subjetivo de la persona que se produce como resultado de las emociones que le provocan algo o alguien. Son un estado de ánimo afectivo y por lo general son de larga duración. Constituyen una guía interna de cómo la persona dirige su vida y se enfrenta al entorno.

Si te interesa esta cuestión te recomendamos el artículo “¿Cuál es la diferencia entre emociones y sentimientos?”, donde está detallado de forma más amplia.

Las funciones de los sentimientos: ¿para qué sirven?

Los estudios coinciden en señalar cuatro funciones principales de las emociones:

1- Son el punto de vista subjetivo y particular del sujeto

Sirven para establecer su vinculación con el mundo. Tanto las personas, como los conocimientos, como el entorno que percibe el individuo pasan por el filtro de los sentimientos previamente. Estos son los que interpretan si algo es conocido, querido, deseado o por el contrario rechazado.

2- Los sentimientos sirven para indicar a la personas cómo se encuentra

De una forma subjetiva y diferente para cada individuo, nos indican el estado en el que nos encontramos a todos los niveles (biológico, mental, social, económico, etc.).

3- Indican los valores según los que actúa la persona

A través de los sentimientos, la persona guía su conducta en una dirección u otra. Marcan las directrices, el camino a seguir. Facilitan una valoración de la realidad sobre la que actuamos de una forma determinada u otra.

4- Los sentimientos son la base de la conexión que nos une con el resto de las personas

Nos ayudan a expresarnos, comunicarnos y entendernos con los demás.

En primer lugar, los sentimientos modulan cómo nos encontramos y por tanto cómo actuamos. Además, esta expresión la percibe la persona con la que estamos interactuando, indicándole en qué estado nos encontramos y actuando como la base de nuestra comunicación.

En segundo lugar, los sentimientos nos permiten desarrollar la empatía, nos ayudan a entender el estado en el que se encuentra el otro y facilita que nos pongamos en su lugar y así podamos comprenderle y ayudarle.

Lista de los 17 tipos de sentimientos en el ser humano

Podemos dividir los sentimientos en tres tipos en función de las reacciones que provocan en la persona que los experimenta: negativos, positivos y neutros.

Sentimientos negativos

Se manifiestan en forma de malestar en la persona y sirven para indicar que algo no va bien. Aunque la tendencia habitual es querer rechazar este tipo de sentimientos, es necesario convivir con ellos, analizarlos y extraer un aprendizaje.

Esto entre otras cosas, nos sirve para evolucionar como personas. Aunque a veces, pueden convertirse en generadores de estados más graves y derivar en enfermedades como la depresión o la ansiedad.

Esto ocurre si los sentimientos negativos son más fuertes que los positivos de forma reiterada y habitual.

Existe una larga lista de sentimientos que se pueden clasificar como negativos. Sólo vamos a nombrar y definir algunos de los más habituales:

1- La tristeza

Este sentimiento aparece como respuesta a acontecimientos que se consideran no placenteros o no deseables. La persona siente abatimiento, deseos de llorar y baja autoestima.

Los principales desencadenantes de la tristeza son la separación física o psicológica, la pérdida o el fracaso, la decepción o las situaciones de indefensión.

2- La ira

Se define como una respuesta de irritabilidad o cólera que aparece cuando la persona siente sus derechos vulnerados.

Los principales desencadenantes de la ira son situaciones en las que el individuo se siente herido, engañado o traicionado. Son situaciones que bloquean a la persona y le impiden alcanzar su meta.

3- El miedo

Este sentimiento se produce por la aparición de un peligro o por su posible aparición de forma inminente. Sirve como señal de alarma, de advertencia de la proximidad de un peligro para la integridad del individuo.

El miedo que siente la persona estará relacionado con los recursos o capacidades reales o subjetivas que tiene para hacerle frente.

Es decir, en los casos en los que la persona crea que no tiene recursos suficientes para afrontar la situación tendrá un sentimiento de miedo mayor que si se sabe capaz de salir airoso del acontecimiento.

4- La hostilidad

Se define como un sentimiento de resentimiento, acritud e indignación que va acompañado de respuestas verbales y/o motoras implícitas.

Los principales desencadenantes son la violencia física y el sufrir hostilidad indirecta. Cuando la persona percibe que otro individuo muestra hacia él o hacia algún ser querido de su entorno actitudes de irritabilidad, resentimiento o recelo.

5- La desesperanza

Este sentimiento se caracteriza por una creencia subjetiva de la persona de que tiene pocas o ninguna alternativa para modificar una situación desagradable. O se siente incapaz de movilizar su propia energía y utilizarla para su beneficio.

Este sentimiento se tiene muy en cuenta en los casos de personas con depresión porque, como han demostrado numerosos estudios, correlaciona con las ideas e intentos autolíticos.

Los principales desencadenantes suelen ser un declive o deterioro del estado físico y/o psicológico, aislamiento social y estrés de larga duración.

6- La frustración

Este sentimiento aparece cuando las expectativas de una persona no se ven satisfechas al no poder conseguir lo pretendido.

Cuando mayores son las expectativas o deseos por conseguirlo, mayor será el sentimiento de frustración si no se consigue. El principal desencadenante es el fracaso de un deseo o esperanza de conseguir algo.

7- El odio

Se define como la antipatía o aversión hacia algo o alguien. Además aparece un sentimiento de desear el mal para el sujeto u objeto odiado.

Los principales desencadenantes son las personas o acontecimientos que hacen sufrir o amenazan la existencia de la persona.

8- La culpa

depresión atípica

El sentimiento de culpa surge de la creencia o sensación de haber traspasado las normas éticas personales o sociales especialmente si alguien se ha visto perjudicado.

El principal desencadenante es la falta (o la creencia de haberla cometido) que realiza una persona y que resulta en remordimientos y mala conciencia.

9- Los celos

Se define como el sentimiento que experimenta una persona cuando sospecha que la persona amada siente amor o cariño por otra, o cuando siente que otra persona prefiere a una tercera en lugar de a ella.

Diferentes situaciones reales o percibidas como amenazantes por la persona pueden desencadenar este tipo de sentimientos.

Aprende aquí más de la celopatía.

Sentimientos positivos

Estos sentimientos son los que generan en la persona un estado de bienestar subjetivo, en el que la situación se valora como beneficiosa e implican sensaciones agradables y deseables.

Además numerosos estudios han indicado los beneficios de tener sentimientos positivos, destacando entre otros:

  • Mayor flexibilidad de pensamiento
  • Favorece la creatividad y una visión más amplia de la situación.

Funcionan como amortiguador de los sentimientos negativos porque ambos son incompatibles. Protegen la salud física y mental de la persona, por ejemplo actuando contra el estrés y previniendo las consecuencias nocivas de éste. Y favorecen los vínculos sociales, no sólo producen bienestar en nosotros si no también en los que nos rodean.

A continuación vamos a nombrar y definir los sentimientos positivos más comunes:

10- La felicidad

Este sentimiento tiene un gran impacto en la persona. Es la forma en la que se valora la vida de forma positiva en su conjunto y en sus diferentes vertientes como la familia, la pareja o el trabajo.

Se han demostrado toda una serie de beneficios derivados de la felicidad como el aumento de la empatía, la creatividad, el aprendizaje o las conductas altruistas.

Los principales desencadenantes son la consecución por parte de la persona de logros u objetivos que pretende y la congruencia entre lo que desea y lo que posee.

11- El humor

Se refiere a la percepción de un estímulo como divertido y puede ir acompañado de expresiones físicas como la sonrisa o la risa. Además dota a la persona de una buena predisposición para realizar una tarea.

Los desencadenantes pueden ser muy variados y de diversa índole aunque suele estar implicada una situación o ambiente social.

12- La alegría

Este sentimiento se caracteriza por producir un buen estado de ánimo y bienestar personal, además el individuo que se encuentra en este estado tiende a tener una actitud constructiva y optimista.

El desencadenante suele ser un acontecimiento que la persona percibe como favorable. También puede ir acompañado de algún signo físico como la sonrisa.

Puede ser un estado pasajero como consecuencia de un hecho concreto (aprobar un examen o conseguir un trabajo), o una tendencia vital o la actitud habitual con la que una persona dirige su vida.

13- El amor

Este sentimiento se define como el afecto que sentimos por una persona, animal, cosa o idea. Los desencadenantes son las percepciones o valoraciones subjetivas que hacemos de la otra persona.

Otros factores como la soledad o la inseguridad pueden llevar a sentir el amor como una necesidad.

14- La gratitud

Este sentimiento es el que se experimenta cuando una persona valora el favor o beneficio que alguien le ha concedido. Va acompañada del deseo de corresponder con el mismo trato.

Los principales desencadenantes pueden ser las acciones llevadas a cabo por otra persona, o un sentimiento de bienestar general que la persona valora y por tanto agradece tener.

15- La esperanza

Este sentimiento se define como la creencia por parte de la persona de que puede lograr los objetivos o metas que se ha propuesto. El individuo cree que tiene la capacidad o los recursos necesario para hacer frente a una determinada situación.

Además este sentimiento puede actuar como un estímulo, aportando motivación y energía que se dirige precisamente a conseguir aquello que se propone.

Los desencadenantes pueden ser muy variados. Por un lado la confianza que la persona tenga en sí misma. Y por otro lado una situación adversa puede predisponer a la persona a sentir esperanza para poder superarla.

Sentimientos neutros

Son aquellos que cuando se producen no derivan en reacciones agradables ni desagradables pero sí facilitarán la aparición de posteriores estados emocionales. Algunos de los principales sentimientos neutros son:

16- La compasión

Es el sentimiento por el cual una persona puede sentir piedad por otra que está sufriendo o que se encuentra en una situación desagradable y además se muestra dispuesto a acompañarla en ese proceso.

Los desencadenantes pueden ser variados, pero generalmente va unido a una situación desagradable por la que está pasando alguna persona del entorno, aunque no necesariamente tiene que ser un ser querido ni una persona conocida.

17- La sorpresa

Se define como la reacción causada por algo novedoso, extraño o imprevisto. La atención de la persona se dirige a procesar y analizar el estímulo que ha provocado la reacción.

Los desencadenantes son estos estímulos que no se esperan y que han aparecido de forma súbita, o que se dan en un contexto que no es el habitual.

Referencias

  1. Salovey, P. Mayer, J. (1990). Emotional Intelligence, Imagination, Cognition and Personality.
  2. Gardner, H. (1983). Frames of mind. New York.
  3. Frederickson, B (2009). Positivity. New York.
  4. Siegel, D. (2007). The Mindful Brain. New York.
  5. Frank, L.K. (1954). Feelings and emotions. New York.
  6. Reymert, M. (1950). The phenomenological approach to the problem of feelings and emotions. New York.
  7. Harlow, H.F., Stagner, R. (1933). Psychology of feelings and emotions. II. Theory of emotions. Psychological Review, Vol 40(2).

DEJA UNA RESPUESTA