Tobe Hooper: Biografía y Filmografía

William Tobe Hooper es un director, productor y guionista de cine y televisión estadounidense. Nació el 25 de enero de 1943 en Austin, Texas y se hizo especialmente famoso gracias a sus películas de terror. Aunque ha trabajado en distintas cintas, las producciones más destacadas han sido La masacre de Texas (The Texas Chainsaw Massacre), estrenada en 1974, y Juegos diabólicos (Poltergeist) de 1982.

Aunque estas cintas, especialmente La masacre de Texas, marcaron un momento especial para el cine de terror, Tobe Hooper no tuvo demasiado éxito después de ellas. Su filmografía es larga y todas sus producciones encajan en este género. Pero quizá el éxito de estas películas opacó sus siguientes trabajos en el séptimo arte.

tobe-hooper-filmografia

Aun así, Hooper, que supera ya los setenta años, sigue bastante activo en el mundo cinematográfico. Tanto así que en 2014 fue galardonado con el Premio Maestro del Festival de Cine Fantástico ‘Nocturna 2014’.

Su vida en el mundo del cine y la televisión

Tobe Hooper no se cruzó con el mundo del cine por casualidad. Sus padres, Lois Belle y Norman William Ray Hooper, eran propietarios de un cine en San Angelo, una ciudad del condado de Tom Green en el estado de Texas. Hooper comenzó a interesarse en la filmación a los 9 años cuando usaba la cámara de 8 mm de su padre.

Proviniendo de una familia tan inmersa en el mundo del cine, no fue extraño que el chico decidiera tomar clases en el Departamento de Radio, Televisión y Cine en la Universidad de Texas, en Austin. Y que posteriormente estudiara drama en el Instituto de Artes Dramáticas de Dallas, que en ese momento estaba dirigido por Baruch Lumet, un conocido actor ruso, padre del fallecido director de cine Sidney Lumet.

Antes de dedicarse al cine, Hooper pasó la década de los 60 como profesor universitario y como camarógrafo de documentales. Así, en 1965 trabajó en un cortometraje llamado The Heisters. La cinta fue invitada a inscribirse en la categoría de Mejor Cortometraje en los Premios de la Academia. Sin embargo, no pudo terminarse a tiempo para la competición de ese año.

No obstante, el éxito para Tobe Hooper ya estaba cerca. Junto a un pequeño elenco, conformado por estudiantes y profesores de la universidad, y en compañía del también director Kim Henkel, escribieron y produjeron La masacre de Texas. La película, cuyo presupuesto fue de unos 140.000 dólares, recaudó unos 30 millones de dólares en Estados Unidos, convirtiéndose así en el primer gran éxito del director.

La cinta reflejó con exactitud el espíritu de la época. Pero a pesar de su éxito comercial, sorprendentemente no tuvo un efecto inmediato en la carrera de Hooper. Después de La Masacre de Texas, el director no consiguió tan fácil un proyecto en Hollywood.

Pero en 1977 llegó una nueva oportunidad con Eaten Alive (Trampa mortal), una cinta que obtuvo nominaciones en varios festivales de cine de terror. Luego incursionó en la televisión con El misterio de Salem’s Lot, una miniserie basada en la novela del escritor Stephen King del mismo nombre.

Tras este éxito, Hooper fue contratado por Universal para dirigir la película The Funhouse (Carnaval del Terror). El argumento de esta historia estaba basado en un grupo de jóvenes que quedan atrapados en un tren fantasma y que quedan a merced de un demente disfrazado de Frankenstein.

Pero la cinta que le daría a Hooper un reconocimiento igual o mayor que La Masacre de Texas fue Poltergeist (Juegos diabólicos). Este film fue escrito y producido por Steven Spielberg y fue este quien decidió contratarlo para su dirección.

No obstante, esta oportunidad, más que una bendición, se convirtió en una carga que hasta hoy día acompaña al director. Y es que, tras el estreno de la película y su posterior éxito, algunos miembros del elenco y del equipo afirmaron que el verdadero director de la película había sido Spielberg. Según estas personas, el  productor había ejercido el control creativo sobre Hooper.

Después de ese trabajo, comenzó un período desastroso en la carrera del director. Consiguió un acuerdo para dirigir tres películas consecutivas para Cannon Pictures, pero ninguna de ellas fue realmente relevante. Se trató de Fuerza siniestra (Lifeforce) estrenada en 1985, Los Invasores de Marte (Invaders From Mars) y una segunda parte de La masacre de Texas titulada Masacre en el infierno (The Texas Chainsaw Massacre 2).

Ya con una carrera de director que no prometía mucho más en el cine, Hooper, encontró nuevas oportunidades en la pantalla chica. Así dirigió varias películas de terror para televisión, así como varios episodios para series. Otros de sus trabajos fueron Combustión espontánea (1990), Night Terrors (1993), Bolsa de cadáveres (1993), The Mangler (1995), Crocodile (2000), La masacre de Toolbox (2005), Mortuary (2005), Masters of Horror: el baile de los muertos (Televisión, 2005), Masters of Horror: la cosa maldita (Televisión, 2006) y Djinn (2012).

La masacre de Texas, la película que inició una nueva era para el terror

Han pasado más de cuarenta años desde que se estrenó La masacre de Texas y aun así esta cinta de terror continúa siendo una de las mejores de su género. A pesar de su aparente simplicidad y de haber tenido un presupuesto de poco más de 100 mil dólares, este film no llega a compararse con muchas de las películas de terror más recientes.

Al momento de rodarla, Tobe Hooper sabía estaba haciendo una gran película. Así lo reveló en 2014 cuando se le hizo una entrevista con motivo del homenaje que se le rindió a la cinta en el Festival Nocturna de Cine Fantástico de Madrid. Y es que La masacre de Texas ha sido catalogada como un film que cambió el género de terror, así como una de las películas más influyentes del terror moderno.

80 minutos son más que suficientes para la angustia que se vive desde el principio hasta el final de la historia. Protagonizada por Marilyn Burns y Gunnar Hansen, así como por Edwin Neal, Allen Danzinger, Paul A. Partain, Jim Siedow y Teri McMinn, el argumento de esta cinta se basa en dos hermanos que viajan con unos amigos a Texas. La finalidad del viaje es revisar la tumba de su abuelo que supuestamente había sido profanada. Pero tras comprobar que la tumba sigue intacta, paran en una gasolinera y son atacados por una familia de caníbales.

A partir de ese momento sus protagonistas comienzan a vivir una angustia que de manera inteligente y progresiva se extiende hasta la audiencia. Se crea así una atmósfera de terror y de intranquilidad, pero sin llegar a una violencia gráfica explícita. Y es que quizá lo mejor de esta película —y lo que la hizo tan famosa e impactante en su época— fue su manera de perturbar de manera continua al espectador sin caer en el uso excesivo de recursos visuales agresivos.

El miedo se infunde a través de los propios pensamientos del espectador, según lo que este cree que pasará. Así poco a poco va contagiando a la audiencia de una mala sensación, de esa que le dice que algo malo está a punto de ocurrir.

Con todo esto, La masacre de Texas también presume de ser la precursora del subgénero de terror denominado “splatter” o gore. Con los años, se han visto muchísimas cintas que explotan este terreno, tal como la famosa saga Saw o la saga Hostel. Claro que, hay que tener en cuenta que las épocas tienen mucho que ver en el impacto de las cintas. Las películas más recientes han tenido una acogida distinta al film de Hooper. De hecho, muchos críticos y expertos en el área opinan que ninguna de ellas ha logrado dejar una marca como lo hizo esta película en la década de los 70.

Ed Gein, el asesino que inspiró La masacre de Texas

Aunque Tobe Hooper confesó que parte de la historia de terror que vieron los espectadores en La masacre de Texas vino a su cabeza en un día de compras navideñas, una de sus inspiraciones fue un psicópata y asesino estadounidense llamado Ed Gein atrapado en la década de los 50.

Ed Gein, como la mayoría de los asesinos, provenía de una familia disfuncional. Su padre un alcohólico que lo maltrataba constantemente y su madre una fanática religiosa que despreciaba a su marido y dominaba todo aspecto de la vida de su hijo.

Su madre estaba determinada a no dejar que su hijo fuera como los hombres que veía a su alrededor, de los que cometían actos lascivos, que eran ateos o alcohólicos. Por ello crió a sus hijos con estricta disciplina, castigándolos y evitándoles el contacto con las demás personas. De esta manera formó a un hombre reprimido y dependiente que no comprendía el mundo y que no sabía cómo comportarse.

Tras la muerte de su madre en 1945, Gein comenzó a vivir solo y se ganaba la vida haciendo diversos trabajos para las personas de la comunidad donde vivía en Plainfield, Wisconsin. Pero nadie sospechaba que tras su apariencia inofensiva se encontraba un completo psicópata que asesinó terriblemente a una mujer, sacándole los órganos, y que se dedicó por mucho tiempo a abrir tumbas de mujeres que habían fallecido recientemente para robar sus cuerpos y ultrajarlos.

Ed Gein fue atrapado luego de secuestrar y asesinar a Bernice Worden, quien era la propietaria de una ferretería ubicada en la localidad donde vivía. Cuando las autoridades entraron a la casa del asesino, encontraron el cuerpo de la mujer colgado de los tobillos. Estaba desnuda, decapitada, abierta por el torso y eviscerada.

Pero este no fue el único hallazgo macabro. En la casa también encontraron unas diez calaveras que habían sido modificadas como tazones, platos y ceniceros, así como asientos hechos con piel humana. También se encontraron los órganos de Worden almacenados en el refrigerador, una caja de zapatos con nueve vulvas y un cinturón de pezones humanos.

Al ser detenido e interrogado, el psicópata admitió haber robado cadáveres, así como haber asesinado a una camarera desaparecida desde 1954. Gein fue declarado enfermo mental y fue recluido en una institución psiquiátrica donde pasó el resto de sus días. Murió a la edad de 77 años, en 1984, por insuficiencia respiratoria.

La ‘Maldición de Poltergeist’

El film Poltergeist, titulada Juegos diabólicos en español, fue la cinta que le devolvió el éxito a Tobe Hooper después de La masacre de Texas, al menos momentáneamente. Pero más allá del enredo de si fue él o Steven Spielberg quien realmente dirigió la película, hay otra controversia que gira alrededor de la famosa cinta de terror de 1982.

Por aquella época se comenzó a hablar de la “Maldición de Poltergeist”, debido a que cuatro de los actores de la película murieron de formas trágicas. El caso más notorio fue el de la niña Heather O’Rourke, recordada por la frase “Ya están aquí”. Heather murió en 1988 a la corta edad 12 años mientras filmaba la tercera parte de la cinta.

En un principio se dijo que la causa de la muerte había sido una gripe mal curada que se complicó con una enfermedad que padecía la niña. Sin embargo, posteriormente los médicos confirmaron que había sufrido un paro cardíaco y un shock séptico cuando era operada para solucionar una obstrucción intestinal.

Pero Heather no había sido la primera víctima de la supuesta maldición que tenía el film. En 1982, Dominique Dunne (22 años), quien había interpretado a la hermana mayor de Heather, murió al ser estrangulada por su novio. En 1985 Julian Beck murió a los 60 años de cáncer de estómago. Y en 1987, un año antes que Heather, murió Will Sampson, por problemas renales.

Estas muertes fueron las que generaron la famosa leyenda de la maldición. Sin embargo, nada en ellas hace ver que hubo algo misterioso en los hechos. En el caso de Heather, si bien fue una muerte trágica por ser tan pequeña, se trató de una enfermedad congénita. Dominique Dunne murió a manos de otra persona que decidió tomar su vida, según se dijo por celos. Y los otros dos actores murieron como consecuencia de enfermedades que padecían. Ciertamente un hecho que llama la atención, pero que no parecen ser más que coincidencias.

Sin embargo, el propio Tobe Hooper, quien durante años negó lo que se decía sobre la supuesta maldición, dijo algo interesante durante una entrevista en 2014. El director indicó que cuando se juega con lo sobrenatural, es como tener una danza de guerra india en la que dan vueltas y se crea algo de otro mundo o de otra dimensión.

COMPARTIR
Artículo anterior8 Casos Clínicos de Esquizofrenia (Extremos)
Artículo siguiente¿Qué es la Zona del Desarrollo Próximo?
Venezolana, amante de la buena comida, el cine, de las hermosas playas de mi país y de un buen libro. Soy Licenciada en Ciencias Políticas y aunque parezca algo lejano a mis estudios también Chef y a la par de esto me dedico a una de mis grandes pasiones, escribir.

DEJA UNA RESPUESTA