Cómo Tomar Decisiones Personales Importantes en 7 Pasos

Aprender cómo tomar decisiones personales importantes es importante para seguir el camino que mejores resultados te de en tu vida. En este artículo te explicaré cómo hacerlo con varios ejemplos. A partir de ahora comenzarás a superar tus momentos de indecisión y ser más decisivo.

¿Te has parado alguna vez a pensar la influencia que han tenido ciertas decisiones en tu vida? 

tomar decisiones

En realidad, seas consciente de ello o no, hagas lo que hagas, cada día entras en un proceso de toma de decisiones.

Puede haber momentos en los que tengas que elegir una opción u otra y no volver atrás. Sin embargo, esos casos son excepciones y en la gran mayoría de las ocasiones se puede corregir y volver atrás.

Es cierto que algunas decisiones tienen más importancia que otras, sin embargo, los resultados, lo que se va ocurriendo en tu vida no depende de una sola elección, sino de muchas.

Ejemplos de toma de decisiones personales

El caso de Paco

Paco es un joven que decide entrar en una buena universidad para estudiar ingeniería.

Le gustan las asignaturas y se le dan bien, aunque él tiene otras inquietudes. Tiene ideas que le gustaría llevar a cabo.

Es un chico emprendedor que cree saber cómo montar un buen negocio.

Abre su empresa estando ya en la universidad y más tarde decide dejarla sin acabar sus estudios.

Se traslada a otra ciudad y comienza a tomar decenas de decisiones de negocios que año tras año le llevarán a ser el hombre más rico del planeta.

Podrás notar que esa historia se asemeja mucho a la de una persona muy influyente. Solo tienes que cambiar Paco por Bill Gates.

Lo que llevó a Gates a crear Micrososft no fue solo dejar la Universidad de Harvard, fueron muchas decisiones: aprender programación, dejar la universidad, poseer los derechos de sus productos principales, comprar un producto (el MS-DOS) para luego venderlo, no vender hardware (las máquinas), sino software (ms-dos, windows)…

El caso de Manuel

Manuel es un hombre casado al que le va todo muy bien; tiene un buen trabajo, 2 hijos y una esposa.

Hay un mes en el que tiene una mala época, se siente estresado y ha discutido con su mujer.

Piensa que necesita tomarse un respiro y acepta la invitación de sus antiguos amigos-solteros- para irse a un viaje a un país extranjero.

En dicho viaje, se pega varias fiestas, bebe mucho y digamos que toma ciertas sustancias prohibidas.

Borracho y drogado, se mete en una pelea en la que hace sangrar a una persona local.

La policía acude al lugar del altercado. Lo arrestan y en el juicio le caen 10 años de cárcel, llevaba varios gramos de droga en el bolsillo.

¿Es una sola decisión que toma Manuel? No. Toma varias: no intentar resolver el problema con su esposa, irse de viaje, beber, drogarse, no evitar peleas…

En definitiva, lo que ocurre en la vida no depende de una sola decisión, son muchas las que guían a unos resultados u otros. Dependiendo de qué decisiones vayas tomando, te encontrarás con una situación u otra.

Es parecido al conocido “Efecto Mariposa”. En la película con el mismo nombre se muestran muy bien los efectos que tienen las decisiones que va tomando el protagonista. Dependiendo de las que toma, llega a largo plazo a diferentes situaciones y resultados en su vida.

Las decisiones ciegas

Llamo “decisiones ciegas” a las que tomamos y no nos damos cuenta de que estamos tomando porque creemos que es lo normal. Es lo que vemos que hace el resto de la gente y por tanto, no lo cuestionamos.

Ejemplos:

  • Ver la TV en lugar de leer un libro.
  • Beber alcohol en situaciones sociales.
  • Vestirse de una determinada forma.
  • Comprar un último modelo de smartphone “porque lo necesitas”.
  • Endeudarse con un coche que no se puede pagar.
  • Ir al instituto, universidad, encontrar trabajo, casarse.

¿Qué diferencia habrá en 5-10 años entre una persona que decide leer en lugar de ver la TV? ¿Cómo de saludable estará una persona que bebe 1-2 cervezas cuando sale comparada con la que bebe 4-7 cubatas? ¿Cómo de atado a un trabajo se encontrará alguien que esta endeudado para pagar un coche que no se podía permitir?

La importancia de las creencias

Dependiendo de las creencias que tengas, tenderás a tomar unas decisiones u otras.

Esas creencias dependen de tu cultura, de tu familia y de ti mismo. Nacer en ambientes favorecedores es positivo, pero haber nacido en un determinado lugar no te limita, menos en la actualidad con la globalización.

Ejemplos:

  • Creer que es peligroso salir del extranjero: una persona con esta creencia tendería a quedarse en su país y se perdería miles de experiencias.
  • Creer que el fracaso es malo: esta persona nunca intentaría nada nuevo, iría siempre a lo seguro y, por tanto, tendría pocas probabilidades de lograr algo difícil.
  • Creer que hay que seguir a la mayoría: probablemente tampoco lograría nada difícil, tendería a seguir lo que hacen los demás.
  • Creer que los logros dependen de la suerte: probablemente no intentaría nada, ya que creería que los logros llegan de repente, sin buscarlos.

Por tanto, tus creencias van a determinar en gran parte las decisiones que vas a tomar durante mucho tiempo. Y no solo será una, serán muchas las que determinen tu situación.

¿Cómo tomar buenas decisiones?

1-Piensa en lo que quieres ¿Cuál es tu meta?

Vas a tomar muy malas decisiones si no sabes lo que quieres, es decir cuál es tu objetivo. Y de hecho, es imposible que sepas qué decisiones tomar si no sabes a dónde quieres llegar.

Preguntare:

  • Qué metas quieres conseguir.
  • Qué quieres cambiar.
  • Cómo te quieres sentir.

Reflexionar es bueno porque te permite pensar sobre tu situación, sobre qué determina esa situación, sobre qué aspectos de la misma quieres cambiar y sobre a dónde quieres llegar o que quieres tener.

2-Piensa en las consecuencias

A veces es necesario tomar un camino u otra en la vida.

Por ejemplo, yo tuve que decidir si quedarme en Chile a trabajar o volver a España. Finalmente volví a España, esa decisión me llevó a volver y cientos de decisiones más me han llevado a mi situación de hoy.

En su momento pensé en las consecuencias de quedarme en Chile y no lo hice.

Una técnica que aprendí en un proceso de coaching es la siguiente. Sirve para cuando tienes que decidir si elegir una opción u otra:

En la mitad de una hoja, haz un dibujo de ti mismo si hubieras tomado una elección. ¿Cómo serías y cómo te encontrarías?. Por ejemplo, haber elegido un trabajo en tu país.

En la otra mitad, dibuja cómo estarías si hubieras tomado la otra elección. Por ejemplo, haberte ido al extranjero a trabajar.

¿Qué situación te agrada más? ¿Con cuál te sentirías contento?

3-Aumenta el pastel

En negociación se llama “aumentar el pastel” a aumentar el número de cosas que entran a formar parte de una negociación.

Por ejemplo, en lugar de negociar solo la venta de una casa por dinero, se podría negociar la venta de la casa más un terreno anexo por dinero. En este caso, el terreno anexo es “el aumento de pastel” y se estaría ofreciendo algo más que la casa. Normalmente, en negociación ese “aumento del pastel” lo conforman objetos o servicios que no suponen a penas pérdidas para quien los ofrece.

Ese “aumento de pastel” pueden ser objetos o servicios y en el caso de las decisiones sería ampliar el número de opciones que tienes.

¿Por qué te ibas a volver loco en tener que decidir entre un chico/a u otro cuando hay tantas personas que conocer?

Lo mismo con cualquier decisión que puedas tomar; no te limítes. 

4-Elimina opciones y elige la mejor alternativa

Ahora que ya saber qué quieres o cuál es tu meta, podrás eliminar las opciones que impiden llegar a ellas.

  • Si lo que quieres es adelgazar, es evidente que la elección de ir a un bufett libre queda eliminada. 
  • Si quieres estudiar una carrera universitaria, todas las demás opciones -trabajar, estudiar una formación menor- quedan eliminadas.
  • Si quieres estudiar una carrera de salud, todas las demás quedan fuera.
  • Si tu meta es ser un gran profesional del sector de ingeniería, los libros o cursos que te ayudarán a aprender más, quedarán limitados a ese rango.

Por otra parte, las decisiones que tomes también estarán basadas en las reglas que tengas.

Puedes tener la regla de no gastarte más de X dólares/euros en unos zapatos o la de aceptar hasta cierto grado de calidad.

Las mejores alternativas serán las que se adaptan a tu meta (paso 1) y serán las que tendrás que escoger.

5-Toma decisiones en la misma dirección

No puedes saber a qué situación particular te va a llevar una decisión, pero tomar muchas decisiones en la misma dirección aumentarán mucho las probabilidades de que consigas el resultado que deseas.

Por ejemplo, tomar decisiones constantes en la dirección de “crecer como profesional” te llevará a decidir realizar cursos, leer libros, juntarte con buenos profesionales de tu sector, ir a conferencias…

Ejemplos:

-Quieres adelgazar y decides eliminar las comidas con mucha grasa de tu dieta. También has decidido hacer ejercicio y no tomar alcohol cuando sales. Asimismo, te estas leyendo libros que te enseñan qué alimentos son los más saludables.

-Intentar aprobar un examen una vez puede que no sea suficiente, ni si quiera dos. Quizás tengas que decidir presentarte 10 veces antes de aprobar. Esas 10 veces en que has decidido presentarte habrán determinado tu situación final; el haber pasado el examen.

-Abres un negocio y al año te va mal, pero decides perseverar. Al año y medio has mejorado muy poco pero sigues decidido. A los 2 años has mejorado algo más, muy poco y tomas decisiones que llevan a mejorar tu negocio. Finalmente, tu negocio crece y te da para vivir bien.

6-Decide por ti mismo

Esto no hay que dejarlo pasar por alto, y la verdad es que se deja pasar por alto a menudo.

Tu situación y lo que quieres es totalmente distinto a lo que quieren los demás. Sin embargo, puedes quedar influido por otras personas. Si no lo haces ya, es necesario que aprendas a valorarte.

Por ejemplo:

  • Tu meta puede ser aprobar un examen que te va a permitir acceder a un puesto de trabajo. Tus amigos te animan a salir todos los fines de semanas, incluso varios días entre semana. En ese caso, si cedes, estarías quedando influido por los demás -los cuales tienen otras metas- y no estarías influido por tus metas.
  • Puede que quieras adelgazar y tus amigos quieren ir a un bufett libre. Tu te apuntas y no cumples la dieta. En ese caso también hubieras quedado influido por los demás y no por tus metas.

¿Qué tiene valor para ti?

Puedes tener en cuenta la opinión de otras personas, aunque las decisiones las tienes que tomar basadas en lo que tú quieres.

7-Diferencia entre decisiones duras y determinantes

Las decisiones duras son las que son difíciles de tomar porque tienes que elegir entre dos opciones muy similares y en poco tiempo. Sin embargo, el resultado será muy parecido, no determinará a penas nada, una opción u otra no determinará grandes diferencias en los resultados.

Por ejemplo, estarás pensando sobre comprar un opel o un honda. Sin embargo, ¿va a suponer una gran diferencia en tu vida? Casi seguro que no.

Una decisión determinante si es importante y, valga la redundancia, “determinante” porque supondrá que tengas unos resultados totalmente distintos si la tomas o no.

Por ejemplo, aceptar un trabajo en un país extranjero va a determinar que tengas que hacer nuevos amigos, que te tengas que adaptarte, seguir una vida totalmente distinta, probablemente conocer alguien fuera y construir una familia.

En las decisiones determinantes necesitarás emplear más tiempo, reflexionar sobre tus metas, consecuencias y eliminar opciones. En definitiva, tendrás que hacer más lentamente y de forma concienzuda el proceso.

¿Y tú que piensas? ¿Crees que hay son muchas las decisiones las que nos llevan a estar donde nos encontramos o que son decisiones individuales las que determinan quienes somos?

4 Comentarios

  1. Yo pienso que las decisiones que uno toma, tienen que llevarte a tus objetivos.
    A veces uno se desvía, pero hay que ser consientes y retomar el camino.

    • Estoy de acuerdo contigo Jazmín, la idea es ponerse unas pocas metas y centrarse en alcanzarlas. Una vez que se han alcanzado, es posible ponerse más, aunque lo primordial es tomar decisiones que guíen a la consecución de las metas principales.

  2. Se algo de psicología pero algo así como solo unas 500 horas de estudio o de lecturas, es una de mis favoritas, hasta escribí un blog sobre esto solucionpsicology.blogspot.com y compuse una frase de tanto que he estudiado sobre Tomas de decisiones que quiero aportar a tu blog, y es para discusión, aun no se si podría ser de contribución para la ciencia de la psicología a nivel mundial, bueno es solo otra duda mas, no se como se pueda obtener un Novel pero quizá no basta con solo publicar una teoría por ahí, y es esta. “Decidimos en base a nuestra CIE, Circunstancias, Ignorancia y Esperanza”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here