Trastorno de Conversión: Síntomas, Causas, Tratamientos

El trastorno de conversión es un trastorno mental caracterizado por un mal funcionamiento físico sin que exista una enfermedad neurológica o médica. En psicopatología se conocen casos muy extraños, como personas que dejan de caminar o se vuelven ciegas sin causa física aparente. Por ejemplo, alguien se puede volver temporalmente ciego debido al estrés de la pérdida de un familiar cercano. 

Las personas con este trastorno suelen poder actuar normalmente, aunque ellas afirman que no. Se da una disociación entre la experiencia sensorial y la conciencia. Por ejemplo, en la parálisis podrían correr en casos de emergencia y en la ceguera pueden sortear obstáculos.

trastorno de conversión

Algunos síntomas de conversión son ceguera, parálisis, afonía, mutismo total o pérdida del sentido del tacto. En muchas ocasiones, se da estrés antes de la aparición de los síntomas de conversión. En los casos en los que no haya estrés es más probable que exista una causa física.

Aunque el término de conversión lleva utilizándose desde la Edad Media, fue con Sigmund Freud con quien se hizo popular; pensaba que los conflictos inconscientes se convertían en síntomas físicos.

Síntomas

El trastorno de conversión se puede presentar con síntomas sensoriales o motores.

Síntomas motores

  • Problemas de coordinación o equilibrio.
  • Debilidad o parálisis de una parte del cuerpo o del cuerpo entero.
  • Pérdida de la voz o afonía.
  • Dificultad para deglutir o sensación de nudo en el estómago.
  • Retención urinaria.
  • Ataques psicógenos o convulsiones no epilépticas.
  • Distonía persistente.
  • Desmayos.

Síntomas sensoriales

  • Ceguera, problemas de visión o visión doble.
  • Sordera o problemas de audición.
  • Pérdida del tacto.

Causas

Aunque se desconocen las causas exactas del trastorno de conversión, parece que los síntomas se relacionan con la ocurrencia de un conflicto psicológico o de un evento estresante.

También hay personas que se consideran en riesgo de desarrollar este trastorno, como las que tienen una enfermedad, personas con trastornos de personalidad o personas con trastorno disociativo.

Una explicación desde la psicología evolutiva es que el trastorno ha podido ser ventajoso durante la guerra. Un combatiente con síntomas podría mostrar de forma no verbal que no es peligrosa a otra persona que habla otro idioma.

Esto podría explicar que el trastorno de conversión se puede desarrollar tras una situación amenazante, que pueda haber un grupo que desarrolla el trastorno y la diferencia de género en la prevalencia (se da más en mujeres).

Diagnóstico

Criterio diagnóstico según el DSM-IV

A) Uno o más síntomas o déficit que afectan a las funciones motoras voluntarias o sensoriales y que sugieren una enfermedad neurológica o médica.

B) Se considera que los factores psicológicos están asociados al síntoma o al déficit debido a que el inicio o la exacerbación del cuadro vienen precedidos por conflictos u otros desencadenantes.

C) El síntoma o déficit no está producido intencionadamente y no es simulado (a diferencia de lo que ocurre en el trastorno facticio o en la simulación).

D) Tras un examen clínico adecuado, el síntoma o déficit no se explica por la presencia de una enfermedad médica, por los efectos directos de una sustancia o por un comportamiento o experiencia culturalmente normales.

E) El síntoma o déficit provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto, o requieren atención médica.

F) El síntoma o déficit no se limita a dolor o disfunción sexual, no aparece explusivamente en el trasncurso de un trastorno de somatización y no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental.

Diagnóstico diferencial

A veces es complicado distinguir a las personas con trastorno de conversión de las personas que realmente son simuladoras (fingen síntomas con alguna meta). Si son descubiertas, las personas simuladoras tienen razones para simular los síntomas. Pueden ser desde motivos económicos hasta intereses familiares o emocionales.

También existe el trastorno facticio, en el cual la persona simula los síntomas aunque no tiene un buen motivo, más que recibir atención o librarse de responsabilidad. Por otra parte, esta el síndrome de Munchausen por poder, en el cual un padre afectado utiliza formas de causar una enfermedad aparente en su hijo.

Exclusión de enfermedad neurológica

El trastorno de conversión se presenta normalmente con síntomas que se parecen a un trastorno neurológico como un stroke, esclerosis múltiple o epilepsia.

El neurólogo debe excluir cuidadosamente la enfermedad, a través de una investigación y examen adecuado. Sin embargo, no es poco común que los pacientes con enfermedades neurológicas tengan también el trastorno de conversión.

Por ejemplo, la poca conciencia o preocupación por los síntomas se puede dar también en personas con trastornos neurológicos. Asimismo, la agitación 

Tratamiento

Una estrategia de actuación principal es eliminar las fuentes de estrés o sucesos estresantes que existen en la vida de la paciente, ya estén presentes en la vida real o en sus recuerdos.

Además, es importante que el terapeuta profesional no mantenga las ganancias secundarias, es decir, las consecuencias del paciente por mostrar los síntomas. Ejemplos de ganancias secundarias pueden ser:

  • Evitar responsabilidades.
  • Recibir más atención.
  • Consecuencias positivas que reciben los familiares.

Es importante señalar que puede ser un familiar el que este siendo beneficiado de los síntomas de conversión. Por ejemplo, existe el caso de una chica que sin causa física dejó de andar. A la madre le convenía que su hija pasase mucho tiempo en un mismo lugar mientras ella trabajaba.

En estos casos es más complicado eliminar las consecuencias y pueden darse recaídas si el familiar no es consciente del problema o no encuentra otras formas de recibir los refuerzos positivos.

Aunque ocasionalmente los síntomas desaparecen solos, el paciente se puede beneficiar de una variedad de tratamientos. Pueden ser:

  • Explicación: debe ser clara, ya que la atribución de síntomas físicos a causas psicológicas no se acepta bien en la cultura occidental. Se debe enfatizar lo genuino del trastorno, que es común, que no indica psicosis y que es potencialmente reversible.
  • Psicoterapia en ciertos casos.
  • Terapia ocupacional para mantener la autonomía en la vida diaria.
  • Tratamiento de trastornos comorbidos, como depresión o ansiedad.
  • Tratamientos como la terapia cognitivo conductual, hipnosis, reprocesamiento por movimientos oculares o terapia psicodinámica necesitan más investigación.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para desarrollar el trastorno pueden ser:

  • Estrés significativo reciente o trauma emocional.
  • Ser mujer; las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar el trastorno.
  • Tener un trastorno mental, como ansiedad, trastorno disociativo o trastornos de personalidad.
  • Tener una enfermedad neurológica que provoca síntomas similares, como la epilepsia.
  • Tener un miembro familiar con trastorno de conversión.
  • Un historial de abuso físico o sexual en la infancia.

Referencias

  1. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition, American Psychiatric Association.
  2. Halligan PW, Bass C, Wade DT (2000). “New approaches to conversion hysteria”. BMJ 320 (7248): 1488–9. PMC 1118088. PMID 10834873.
  3. Roelofs K, Hoogduin KA, Keijsers GP, Näring GW, Moene FC, Sandijck P (2002). “Hypnotic susceptibility in patients with conversion disorder”. J Abnorm Psychol 111 (2): 390–5. PMID 12003460.
  4. Nicholson TR, Kanaan RA (2009). “Conversion disorder”. Psychiatry 8 (5): 164. doi:10.1016/j.mppsy.2009.03.001.
COMPARTIR
Licenciado en Psicología y Máster en RRHH.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here