Trastorno Delirante: Síntomas, Causas y Tratamientos

El trastorno delirante se caracteriza por poseer un delirio, es decir, una creencia persistente que no se corresponde con la realidad. Se trata de una creencia que generalmente no poseen las personas de una sociedad.

En este trastorno no se dan otras características de la esquizofrenia como afecto plano, síntomas negativos o anhedoniaMientras que en la esquizofrenia se dan creencias muy extrañas, las de este trastorno si se podrían dar en la vida real, aunque no se correspondan con ella.

Ejemplos de personas con este trastorno sería un hombre que cree que le persigue la policía o una mujer que cree que le quieren envenenar.

El delirio que se da de manera persistente no es resultado de fallos orgánicos, cerebrales u otros tipos de psicosis y puede darse durante varios años.

Otra característica es que las personas pueden estar socialmente aisladas ya que suelen desconfiar de los demás.  Debido a que estas características se suelen dar más en personas que tienen familiares con el mismo trastorno, parece que existe un componente hereditario para su aparición.

Además, algunos científicos han sugerido que el aislamiento social o experiencias estresantes pueden influir en muchos de los casos. Por otra parte, es importante tener en cuenta que los delirios no son atribuibles solo a este trastorno, sino a otras condiciones:

Tipos de trastorno delirante

Existen los siguientes tipos:

  • Grandeza: la persona cree demasiado en su propio valor.
  • Erotomanía: la persona cree que otra persona le ama, normalmente de clase económica alta.
  • Somático: la persona cree que tiene un problema médico o físico.
  • Persecución: la persona cree que los demás le tratan mal.
  • Mixto: las ideas delirantes son de más de un tipo de los anteriores.

Síntomas del delirio

Los siguientes síntomas pueden indicar la existencia de un delirio:

  • La persona expresa una idea o creencia con fuerza o persistencia inusual.
  • La idea parece tener una influencia indebida en la vida de la persona y la forma de vida se altera a un grado inexplicable.
  • A pesar de su profunda convicción, puede haber cierta suspicacia cuando se cuestiona al paciente sobre ello.
  • La persona suele tener poco sentido del humor y sentirse muy sensible respecto a la creencia.
  • La persona acepta la creencia sin cuestionar aunque lo que le ocurre es improbable o son cosas extrañas.
  • Un intento de contradecir la creencia puede despertar una reacción emocional inapropiada de irritabilidad y hostilidad.
  • La creencia es poco probable de acuerdo al pasado social, religioso y cultural de la persona.
  • La creencia puede llevar a comportamientos anormales, aunque comprensibles a la luz de la creencia.
  • Las personas que conocen al paciente observan que las creencias y comportamientos son extraños.

Causas

La causa del trastorno delirante es desconocida, aunque pueden jugar un rol importante factores genéticos, biomédicos y ambientales.

Algunas personas con este trastorno pueden tener un desequilibrio de neurotransmisores, químicos que envían y reciben mensajes en el cerebro.

Parece haber un componente familiar, de aislamiento social, inmigración (razones persecutorias), abuso de drogas, estar casado, estar desempleado, estrés excesivo, estatus socieconómico bajo, celibato en hombres y viudez en mujeres.

Epidemiología

En la práctica psiquiátrica, este trastorno es poco común. La prevalencia de esta condición es de 24-30 casos cada 100.000 personas mientras que existen 0.7-3 nuevos casos cada año.

Tiende a aparecer desde la mitad de la edad adulta hasta el principio de la vejez y la mayoría de admisiones a hospitales ocurren entre los 33 y los 55 años.

Es más común en mujeres que en hombres y los inmigrantes parecen tener mayores riesgos.

Criterios diagnósticos para el trastorno delirante (DSM IV)

A) Ideas delirante no extrañas que implican situaciones que ocurren en la vida real como: ser seguido, envenenado, infectado, amado a distancia o engañado, tener una enfermedad… Al menos de 1 mes de duración.

B) No se ha cumplido el criterio A para la esquizofrenia (1 mes de ideas delirante, alucinaciones, lenguajes desorganizado, comportamiento catatónico y síntomas negativos).

C) Excepto por el impacto de las ideas delirantes o sus ramificaciones, la actividad psicosocial de la persona no se encuentra deteriorada de forma significativa y el comportamiento no es raro ni extraño.

D) Si se han producido episodios afectivos simultáneos a las ideas delirantes, su duración total ha sido breve en relación con la duración de los periodos delirantes.

E) La alteración no se debe a los efectos fisiológicos de sustancias (medicamentos o drogas) o enfermedades médicas.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno delirante incluye a menudo medicación y psicoterapia. Puede ser muy difícil de tratar debido a que las personas que lo sufren tienen dificultades para reconocer que existe un problema psicótico.

Los estudios muestran que la mitad de los pacientes tratados con medicación antipsicótica muestran al menos un 50% de mejora.

Los tratamientos principales son:

Terapia familiar: puede ayudar a las familias a tratar de forma más efectiva con las persona con el trastorno.

-Psicoterapia cognitiva-conductual: puede a ayudar a la persona a reconocer y cambiar patrones de comportamiento que guían a sentimientos problemáticos.

Antipsicóticos: también llamados neurolépticos, han sido usados desde la mitad de los años 50 para tratar trastornos mentales y trabajan bloqueando los receptores de dopamina en el cerebro. La dopamina es un neurotransmisor que se cree que esta involucrada en el desarrollo de delirios. Antipsicóticos convencionales son Thorazine, Loxapine, Prolixin, Haldol, Navane, Stelazine, Trilafon y Mellaril. 

Antipsicóticos atípicos: estas nuevas drogas parecen ser efectivas en el tratamiento de síntomas del trastorno delirante, además con menos efectos secundarios que los antipsicóticos convencionales. Funcionan al bloquear los receptores de serotonina y dopamina en el cerebro. Estas drogas incluyen: Risperdal, Clozaril, Seroquel, Geodon y Zyprexa.

Otra medicación: se pueden usar antidepresivos y ansiolíticos para calmar la ansiedad, si se combina con síntomas de este trastorno.

Un desafío en el tratamiento de pacientes con este trastorno es que la mayoría no reconocen que existe un problema.

La mayoría son tratados como pacientes externos, aunque puede ser requerida la hospitalización si hay riesgo de daño a otras personas.

Complicaciones y comorbilidad

  • Las personas con este trastorno pueden desarrollar depresión, a menudo como resultado de dificultades asociadas a los delirios.
  • Los delirios pueden llevar a problemas legales.
  • Aislamiento social e interferir con relaciones personales.

Referencias

  1. Manschreck TC. Delusional and Shared Psychotic Disorder. Kaplan & Sadock’s Comprehensive Textbook of Psychiatry 7th ed.
  2. Turkington D, Kington D, Weiden P. Cognitive-behaviour therapy for schizophrenia: a review. Current Opinions Psychiatry. 2005; 18(2):159-63.
  3. Grohol, John. “Delusional Disorder Treatment”. Psych Central. Retrieved24 November 2011.
  4. Winokur, George.”Comprehensive Psychiatry-Delusional Disorder”American Psychiatric Association. 1977. p 513.
  5. Shivani Chopra, MD; Chief Editor et al. “Delusional Disorder – Epidemiology – Patient demographics”. Retrieved 2013-04-15.
  6. Kay DWK. “Assessment of familial risks in the functional psychoses and their application in genetic counseling. Br J Pschychiatry.” 1978. p385-390.
  7. Semple.David.”Oxford Hand Book of Psychiatry” Oxford Press. 2005. p 230.
COMPARTIR
Licenciado en Psicología y Máster en RRHH.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here