¿Qué es el Trastorno Disocial de la Personalidad?

El trastorno disocial de la personalidad es característico de niños y adolescentes que se entregan a comportamientos que violan las normas sociales.

Estos niños y adolescentes se pueden volver delicuentes juveniles, involucrarse en las drogas y continuar con estas conductas cuando crecen.

Trastorno Disocial de la Personalidad

De hecho, las estudios que se siguen a largo plazo muestran que muchos adultos con trastorno antisocial de la personalidad manifiestan el trastorno disocial en la infancia. Esta probabilidad es mayor si el niño tiene el trastorno disocial y trastorno de déficit de atención.

Una diferencia importante entre el trastorno antisocial y el disocial es que en el primero se incluye la falta de remordimientos, en el disocial no.

Signos y síntomas

El trastorno disocial de la personalidad se caracteriza por un persistente desprecio por la moral, las normas sociales y los derechos y sentimientos de los demás.

Los niños y adolescentes con este trastorno manipulan y engañan a otras personas a través del ingenio y encanto superficial o por intimidación y violencia. Pueden mostrar arrogancia y pensar negativamente de los demás, y carecen de remordimiento por sus acciones perjudiciales.

La irresponsabilidad es una característica central de este trastorno: pueden tener dificultades para mantener un empleo estable y para cumplir con sus obligaciones sociales y financieras.

A menudo son impulsivos e imprudentes, no considerando o ignorando las consecuencias de sus acciones, pudiendo poner en peligro su propia seguridad y la de los demás. Son frecuentemente agresivos y hostiles y pueden buscar la provocación.

Estas personas son propensas al abuso de sustancias y a las adicciones. Esto los conduce a conflictos con la ley e infracciones criminales.

Los apegos y los lazos emocionales son débiles, y las relaciones interpersonales a menudo giran en torno a la manipulación, la explotación y el abuso de los demás. Aunque generalmente no tienen problemas en establecer relaciones, pueden tener dificultades para mantenerlas.

Las relaciones con los miembros de la familia y los familiares suelen ser tensas debido a su comportamiento y los problemas que frecuentan.

¿Quién lo desarrolla y qué consecuencias pueden tener?

El trastorno de personalidad disocial afecta a más hombres que a mujeres. Se cree que tanto la genética como las experiencias traumáticas de la infancia, como el abuso o el abandono infantil, desempeñan un papel importante para desarrollarlo.

Una persona con este trastorno habrá crecido a menudo en circunstancias familiares difíciles. Uno o ambos padres pueden abusar del alcohol, y los conflictos entre padres son comunes. Como resultado de estos problemas, los servicios sociales pueden involucrarse en el cuidado del niño.

Causas del trastorno disocial de la personalidad

Influencias genéticas

Estudios en familias, gemelos y niños adoptados sugieren que hay una influencia genética en el trastorno disocial.

Sin embargo, los factores genéticos pueden ser importantes solo en presencia de ciertas influencias ambientales. De forma alternativa, las influencias ambientales solo son importantes en presencia de influencias genéticas.

Un factor ambiental es por ejemplo una deficiencia en el contacto temprano y de calidad, ya sea con padres biológicos o adoptivos.

Influencias neurobiológicas

Parece claro que una lesión cerebral no explicaría por qué las personas se vuelven psicópatas o criminales.

De acuerdo a la teoría de la subexcitación, los niños y adolescentes disociales tienen niveles anormalmente bajos de excitación cortical

De acuerdo con la hipótesis de la osadía, los niños y adolescentes disociales poseen un umbral más alto para experimentar temor que la mayoría de personas.

Dimensiones psicológica y social

Aunque se sabe poco sobre cuáles son los factores ambientales que desempeñan una función directa en el origen de este trastorno.

Pruebas de estudios de adopción sugieren de forma sólida que los factores ambientales compartidos son importantes.

Los niños con trastorno disocial suelen provenir de hogares con una disciplina paterna inconsistente. Sin embargo, no se sabe si esta falta de disciplina genera de modo directo el trastorno disocial. Cabe la posibilidad de que los padres tengan una vulnerabilidad genética.

Influencias del desarrollo

Las formas que adquieren los comportamientos disociales de los niños y adolescentes cambian a medida que crecen.

El conocimiento clínico e informes empíricos sugieren que las tasas de conducta antisocial disminuyen a partir de los 40 años de edad.

Modelo integral

El modelo integral apoya una versión abreviada de un sistema complejo. 

Según este modelo, en el trastorno disocial contribuyen factores biológicos, psicológicos y culturales. Por ejemplo:

  • Herencia genética: propensión a sistemas de inhibición débiles y sistemas de recompensa hiperactivos.
  • Culturales: familia bajo estrés por un divorcio o problema de abuso de sustancias. Puede que haya un patrón de interacción familiar que promueva la conducta antisocial del niño

Diagnóstico según el DSM-IV

A) Un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de otras personas o normas sociales importantes propias de la edad, manifestándose por la presencia de tres (o más) de los siguientes criterios durante los últimos 6 meses:

Agresión a personas y animales

  1. A menudo fanfarronea, amenaza o intimida a otros.
  2. A menudo inicia peleas físicas.
  3. Ha utilizado un arma que puede causar daño físico grave a otras personas.
  4. Ha manifestado crueldad física con personas.
  5. Ha manifestado crueldad física con animales.
  6. Ha robado enfrentándose a la víctima.
  7. Ha forzado a alguien a una actividad sexual.

Destrucción de la propiedad

  1. Ha provocado deliberadamente incendios con la intención de causar daños graves.
  2. Ha destruido deliberadamente propiedades de otras personas.

Fraudulencia o robo

  1. Ha violentado la casa o el automóvil de otra persona.
  2. A menudo miente para obtener bienes o favores o para evitar obligaciones.
  3. Ha robado objetos de cierto valor sin enfrentamiento con la víctima.

Violaciones graves de normas

  1. A menudo permanece fuera de casa de noche a pesar de sus prohibiciones paternas, iniciando este comportamiento antes de los 13 años de edad.
  2. Se ha escapado de casa durante la noche por lo menos dos veces, viviendo en la casa de sus padres o en un hogar sustitutivo.
  3. Suele hacer novillos en la escuela, iniciando esta práctica antes de los 13 años de edad.

B) El trastorno disocial provoca deterioro clínicamente significativo de la actividad social, académica o laboral.

C) Si el individuo tiene 18 años o más, no cumple criterios de trastorno antisocial de la personalidad.

Tipo en función de la edad:

  • Tipo de inicio infantil: se inicia, por lo menos, una de las características criterio antes de los 10 años de edad.
  • Tipo de inicio adolescente: ausencia de cualquier característica criterio antes de los 10 años de edad.

Gravedad:

  • Leve: pocos o ningún problema de comportamiento exceden de los requeridos para establecer el diagnóstico, y los problemas de comportamiento solo causan daños mínimos a otros.
  • Moderado: el número de problemas de comportamiento y su efecto sobre otras personas son intermedios entre leves y graves.
  • Grave: varios problemas de comportamiento exceden de los requeridos para establecer el diagnóstico, o los problemas de comportamiento causan daños considerables a otros.

En el DSM III se describen tres grupos posibles del trastorno disocial:

  • Tipo grupal: los trastornos de conducta se manifiestan más frecuentemente como una actividad grupal con pares.
  • Tipo agresivo solitario: los trastornos de conducta se manifiestan sin necesidad de estar acompañado por un grupo de pares.
  • Tipo indiferenciado: los trastornos de conducta se manifiestan tanto acompañados con pares como de forma solitaria.

Tratamiento

Las personas con este trastorno rara vez reconocen la necesidad del tratamiento. De hecho, este trastorno de personalidad es considerado como uno de los más difíciles de tratar.

Debido a su poca capacidad de remordimiento, las personas con este trastorno carecen de suficiente motivación para recibir tratamiento y no ven los costos asociados con sus actos antisociales.

Algunos problemas adicionales con que pueden simular el remordimiento en lugar de comprometerse verdaderamente a cambiar, pueden ser seductoramente encantadores y deshonestos, y pueden manipular al profesional durante el tratamiento.

El tratamiento recomendado para una persona con trastorno de personalidad disocial dependerá de sus circunstancias, teniendo en cuenta factores como la edad, el historial y si existen problemas asociados, como alcoholismo o drogadicción.

La familia y los amigos de la persona juegan a menudo un papel activo en la toma de decisiones sobre el tratamiento. En algunos casos, los servicios sociales también pueden involucrarse.

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual (TCC) se utiliza a veces para tratar el trastorno disocial de la personalidad. Es una terapia que tiene como objetivo ayudar a una persona a gestionar sus problemas cambiando la forma en que piensan y se comportan.

Los terapeutas que trabajan con personas con trastorno pueden tener sentimientos negativos hacia los pacientes historial de conductas agresivas, explotadoras y abusivas.

En lugar de tratar de desarrollar la empatía y un sentido de conciencia en estos individuos, las técnicas terapéuticas se centran en dar argumentos racionales y objetivos contra la repetición de los errores del pasado.

Estos enfoques se centrarían en el valor tangible y objetivo del comportamiento prosocial y en la abstención del comportamiento antisocial. Sin embargo, la naturaleza impulsiva y agresiva de las personas con este trastorno puede limitar la eficacia incluso de esta forma de terapia.

Medicación

El uso de medicamentos para tratar el trastorno antisocial de la personalidad ha sido poco investigado y no se han aprobado medicamentos por la FDA.

Los psicofármacos como los antipsicóticos, antidepresivos y los estabilizadores del estado de ánimo pueden utilizarse para controlar los síntomas como la agresividad y la impulsividad, así como tratar otros trastornos que pueden coexistir.

Tratamiento en los niños

La estrategia de tratamiento más común para niños es la preparación y entrenamiento de los padres.

Se les enseña a reconocer los problemas de comportamiento tempranos y a que utilicen premios y privilegios para reducir los comportamientos problemáticos y fomentar los sociales.

En algunos programas se abordan estos problemas de manera más temprana para evitar que aparezcan dificultades; en los programas preescolares se combina la enseñanza a los padres de buenas habilidades educativas con una gran diversidad de apoyos para familias con dificultades sociales y económicas.

Un obstáculo para la prevención es la dificultad de encontrar buenos métodos para identificar los niños con riesgo de desarrollar el trastorno disocial.

También es prioritario el diagnóstico y tratamiento de los estados comórbidos; la depresión suele asociarse al trastorno disocial.

Referencias

  1. Hare, R.D., Hart, S.D., Harpur, T.J. Psychopathy and the DSM—IV Criteria for Antisocial Personality Disorder (PDF).
  2. Skeem, J. L.; Polaschek, D. L. L.; Patrick, C. J.; Lilienfeld, S. O. (15 December 2011). “Psychopathic Personality: Bridging the Gap Between Scientific Evidence and Public Policy”. Psychological Science in the Public Interest 12 (3): 95–162. doi:10.1177/1529100611426706.
  3. American Psychiatric Association (2000). “Diagnostic criteria for 301.7 Antisocial Personality Disorder”. BehaveNet. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition, Text Revision. Retrieved 8 July 2013.
  4. Black, D. “What Causes Antisocial Personality Disorder?”. Psych Central. Retrieved 1 November 2011.
  5. Brown, Serena-Lynn; Botsis, Alexander; Van Praag; Herman M. (1994). “Serotonin and Aggression”. Journal of Offender Rehabilitation. 3–4 21 (3): 27–39. doi:10.1300/J076v21n03_03.
  6. The DSM-IV Personality Disorders W. John Livesley, Guilford Press, 1995.
COMPARTIR
Licenciado en Psicología y Máster en RRHH. Apóyame en Patreon desde $1! https://www.patreon.com/albertorm

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here