Tricotilomanía: Síntomas, Causas, Tratamientos

La tricotilomanía es un trastorno que causa en los pacientes un impulso irrefrenable de tirarse y arrancarse el cabello. Es más frecuente en mujeres y niños entre tres y siete años.

Si bien sus causas no se comprenden con claridad, se sabe que quienes sufren tricotilomanía sienten una gran tensión interna que les lleva a tirar de su cabello y retorcerlo con gran fuerza, provocando el debilitamiento y la caída del mismo.

tricotilomanía, síntomas, causas

En muchos casos los síntomas comienzan en la niñez o la adolescencia, antes de los 17 años de edad. El cabello se pierde en forma de parches esparcidos por todo el cuero cabelludo, causando una apariencia desigual.

Algunas personas también se arrancan el cabello de otras zonas, como las cejas, las pestañas y el vello corporal.

tricotilomanía

Los síntomas de la tricotilomanía abarcan los siguientes:

  • Apariencia desigual en el cabello.

Tirar del cabello y arrancarlo puede dar lugar a pequeñas áreas de adelgazamiento del pelo.

  • Zonas ralas o con parches en el cuero cabelludo.

Esto se ve especialmente en niños, que sienten menos vergüenza de que otros descubran su costumbre. Algunos adultos, con el objetivo de esconder su problema, tiran de su cabello en zonas menos visibles.

  • El paciente tira o retuerce mechones de su cabello todo el tiempo.

  • Niega el hecho de que se arranca el cabello.

  • Se siente tensionado o estresado antes de tirar del cabello.

  • Siente alivio, placer o gratificación después de tirar del mismo.

  • Tiene otros comportamientos de autoagresión.

Muchas personas con este trastorno además tienen depresión, ansiedad y baja autoestima.

Quienes sufren tricotilomanía quedan atrapados en pensamientos que les provocan tensión y tiran de su cabello porque esto alivia su estrés momentáneamente. Tirar de su cabello es la única manera que encuentran para aliviar su tensión interna.

Después de haberse arrancado un mechón de cabello, algunos pacientes juegan con su pelo haciendo bolitas, otros los rompen en trocitos, hacen montones o directamente se llevan el cabello a la boca y lo tragan (tricofagia).

Tienes que saber que si hay tricofagia, el paciente puede tener serios problemas en su tracto digestivo, incluyendo obstrucción intestinal, porque el cabello no se digiere y puede quedar atrapado en diferentes zonas del estómago o intestino.

En cuanto a las sensaciones percibidas por las personas que sufren tricotilomanía, éstas pueden variar.

Algunas personas dicen que están totalmente conscientes cuando tiran de su cabello, realmente están concentrados y prestando atención a lo que hacen, mientras que otras solo se dan cuenta de que se han arrancado cabello cuando ya tienen el mechón en la mano.

Por otro lado, algunos pacientes declaran que tienen sensaciones de picazón, hormigueo o dolor, que son las que los impulsan a halar de su pelo. En cambio otras dicen no sentir nada especial, sino que simplemente tienen ese impulso de llevar sus dedos hacia el cabello para tirar de él.

Causas de la tricotilomanía

Como ya te contamos más arriba, las causas de la tricotilomanía no están muy claras.

Sin embargo, algunos expertos en psiquiatría opinan que esta enfermedad puede estar relacionada con el trastorno obsesivo compulsivo, pues los pacientes experimentan una necesidad casi obsesiva de tira de su cabello.

Es un impulso irracional e irresistible, que causa angustia.

Con frecuencia, la tricotilomanía se asocia a otros síntomas obsesivos y cuadros de ansiedad.

Por otro lado, en las causas de este trastorno también pueden influir factores genéticos, temperamentales (pacientes con dificultad para regular sus conductas) o factores desencadenantes, como el estrés.

Las actividades sedentarias, como mirar televisión, leer un libro o hablar por teléfono pueden favorecer la aparición de este impulso. Sin embargo, otras personas manifiestan que tiran de su cabello mientras están realizando otro tipo de actividades, como caminar o hacer gimnasia por ejemplo.

En general, las personas que padecen tricotilomanía no intentan hacerse daño. Se podría decir que es un hábito similar al de morderse las uñas, sólo que afecta mucho más a la apariencia de la persona, la cual con frecuencia se avergüenza de su comportamiento y no puede controlarlo.

Los trastornos que se caracterizan por lesiones auto-infringidas, como cortarse o golpearse la cabeza, tienen tratamientos distintos de que los que habitualmente se aconsejan para la tricotilomanía.

De todas maneras, siempre es importante conocer la historia completa del paciente antes de realizar cualquier diagnóstico.

Consecuencias

Si bien en algunos casos el impulso de retorcerse y tirar del cabello puede suceder de forma casual y dar lugar a un trastorno pasajero, en la mayoría de los casos el mismo se establece de manera crónica, a menos que se siga un tratamiento.

Una de las principales consecuencias es que el cabello se debilita y cambia de apariencia, y en lugar de verse entero y brillante se ve como si hubiera sido comido por las polillas.

También pueden aparecer, como has leído en párrafos anteriores, zonas ralas o parches en el cuero cabelludo. También es posible que la zona rala sea difusa en lugar de tener forma de parche. Las consecuencias estéticas pueden ser notorias.

Por otro lado, los pacientes se avergüenzan de su comportamiento, el cual no pueden controlar, y por eso intentan esconderlo huyendo de la gente.

De esta manera, la tricotilomanía también puede tener importantes consecuencias en el plano social (las personas que la sufren pueden desarrollar fobia social).

Diagnóstico

Si tienes síntomas de este trastorno o conoces a alguien que los tiene, lo mejor es consultar al médico.

El profesional examinará la piel, el cabello y el cuero cabelludo. Si existen parches o zonas ralas, es posible que se tome una muestra para estudios microbiológicos o biopsia para descartar otras posibles causas para la caída del cabello, como infecciones por ejemplo.

Lo que algunas veces dificulta el diagnóstico es que las personas suelen negar u ocultar que existe un problema.

Por lo tanto, se resisten a realizar una consulta médica o acuden forzados por sus familiares, restando importancia a los síntomas.

Por otro lado, cuando la tricotilomanía se asocia con otros trastornos más graves como la depresión o el trastorno obsesivo compulsivo, los médicos en general se centran en solucionar los problemas mayores primero y a veces consideran la tricotilomanía como un síntoma más de la enfermedad principal.

La detección de esta afección puede ser relativamente sencilla, simplemente observando la desaparición del cabello y realizando algunas simples preguntas al paciente o a sus familiares.

Sin embargo, a veces su diagnóstico y tratamiento quedan ocultos o postergados debido a otros problemas más graves.

De todos modos, antes de realizar el diagnóstico de tricotilomanía, se deben descartar otras posibles causas para la debilidad y caída del cabello, como infecciones por hongos o bacterias, problemas hormonales, deficiencias nutricionales, etc.

Posibles tratamientos

Tampoco existe consenso en cuál es el mejor tratamiento para la tricotilomanía. Pero no te preocupes, este problema se puede abordar de diferentes maneras y es posible obtener buenos resultados.

Como se trata de un trastorno principalmente psicológico, la mayoría de los posibles tratamientos se basan en este aspecto, aunque también hay algunos medicamentos que pueden ayudar.

La idea no es enfocarse en una sola posibilidad sino combinar diferentes tratamientos para garantizar una evolución favorable.

Los principales tratamientos para la tricotilomanía son los siguientes:

Terapia cognitivo conductual 

En la terapia cognitivo conductual se entrena al paciente para que logre identificar los momentos en los que siente el impulso de tirar de su cabello y así poder establecer nuevas conductas que impidan la ejecución de la manía.

Por ejemplo, si una persona tira de su cabello mientras mira televisión, una buena idea puede ser sostener el control remoto o algún otro objeto con ambas manos para controlar el impulso.

Además, se puede utilizar para explorar las bases psicológicas del trastorno, al mismo tiempo que se intenta fortalecer en la persona el autoconocimiento y las habilidades que le permitan controlar sus conductas.

La psicoterapia también puede orientarse hacia el control de la ansiedad o el estrés que da lugar al impulso de tirar del cabello.

Hipnosis clínica 

Es un tratamiento que puede aplicarse para el tratamiento de diferentes comportamientos compulsivos, como el tabaquismo por ejemplo.

Aunque no existen investigaciones que demuestren su eficacia en esta afección, también puede ser útil en la tricotilomanía.

Durante la sesión de hipnosis se le brindan instrucciones al paciente para que las pueda aplicar en el momento en que siente la necesidad de tirar de su cabello.

El número de sesiones que necesita cada individuo depende de las características del paciente y de la evolución que tenga la enfermedad.

Fármacos

Si bien los investigadores no se ponen de acuerdo en cuál sería el mejor medicamento para estos casos, muchas veces los antidepresivos o los medicamentos que controlan la ansiedad puede ayudar.

La naltrexona y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina han demostrado su eficiencia en la reducción de algunos síntomas.

Cómo prevenirla

La detección temprana es la mejor manera de prevenir la enfermedad, pues es posible evitar que la misma progrese si se lleva a cabo un tratamiento oportuno.

Las técnicas que ayudan a controlar la ansiedad y el estrés también pueden ser de utilidad.

Más consejos

Si realmente quieres poner en marcha todas las armas para evitar el impulso de retorcer o tirar del cabello, fíjate por favor en los siguientes consejos.

  • Es conveniente tener el cabello siempre limpio, porque aparentemente la tendencia a tirar de mismo aumenta si éste está sucio. También puede ser buena idea utilizar un champú fortalecedor.

  • Realizar ejercicio para liberar el estrés y utilizar técnicas de relajación como el yoga o a meditación también pueden ser útiles.

  • La visita al dermatólogo siempre es recomendable, pues éste determinará si existe alguna otra razón para la caída del cabello.

  • Trata de detectar las situaciones desencadenantes ¿En qué momento surge el impulso? ¿Hay algún factor de estrés que lo desencadena?

Si piensas sufres tricotilomanía, entonces puede ser buena idea llevar un diario.

En él anotarás lo que te sucede en el día, la hora en que has notado que te has arrancado cabello, qué estabas haciendo en ese momento, etc. De esta manera tal vez tú mismo puedas descubrir cuáles son los factores que provocan el impulso.

Cuando lo hayas hecho, intenta evitar estos factores o distraerte con otras actividades para no arrancarte más cabello.

Si con frecuencia el impulso de tirar de tu pelo resulta imposible de controlar, lo mejor será buscar ayuda profesional.

Qué puedes hacer para ayudar a las personas que lo sufren

Si tienes un familiar o un amigo que sufre este trastorno, lo primero que puedes hacer es informarte bien sobre el tema.

A veces pasa que aunque la familia y los amigos tienen intenciones realmente buenas, no saben cómo ayudar, especialmente cuando la persona afectada no reconoce que existe un problema.

En estos casos, lo mejor es que le hables directamente sobre lo que te preocupa, sin intención de convencerlo de nada.

Sencillamente dile que estás preocupado porque le quieres y que crees que sería buena idea consultar a un profesional.

La comunicación eficaz, con calma y con tranquilidad, la flexibilidad y la paciencia son fundamentales en estos casos.

Y si el afectado es tu hijo, por supuesto, no dudes en llevarlo a la consulta del pediatra ante los primeros síntomas.

Si te sientes identificado con algunos de estos síntomas o conoces a alguien que los tiene, buscar ayuda profesional es lo mejor que puedes hacer.

¿Y tú qué experiencias tienes con la tricotilomanía?

COMPARTIR
Licenciada en Laboratorio Clínico.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here