Valor de la Puntualidad: 12 Valiosos Consejos para Desarrollarlo

La puntualidad como valor es una de las cualidades más valiosas que puede tener una persona; transmite seriedad, compromiso, profesionalidad y sobre todo respeto por los demás.

Hay un refrán que dice “el tiempo es oro” y lo cierto que con pocas frases puedo estar más de acuerdo en esta vida. ¿Hay algo más valioso en esta efímera estancia en la tierra que el tiempo que pasas en ella? ¿Por qué alguien tiene que jugar con ese tiempo tan valioso que te pertenece solo porque no sabe planificarse bien?

como-desarrollar-puntualidad

Por fortuna, siempre he sido una persona puntual y rara vez he tardado en llegar a una cita, entrevista de trabajo o cualquier evento social en el que otras personas dependan de mi presencia. Sin embargo, si estoy acostumbrado a tratar con personas que no cumplen estos requisitos y no son pocas las veces que he lidiado con ellos para conseguir cambiar su fea costumbre.

Es entendible que, en este mundo tan loco y donde acumulamos miles de tareas a nuestras espaldas, repercuta en nuestra manera de administrar el tiempo.

En todo caso, existen distintas maneras de cultivar el hábito de la puntualidad, las cuales las desarrollaremos a lo largo del artículo.

12 recomendaciones para ser puntual

1- Afronte su debilidad

Para dar dos pasos al frente primero hay que dar uno atrás. Reconocer que eres impuntual te ayudará a ser una persona más cercana a la realidad y por lo tanto más sabia. Es en este momento cuando tienes que convencerte y motivarte a cambiar tu mal hábito para mejorar tu calidad de vida y sobre todo las de tus allegados.

De acuerdo, soy una persona poco puntual, ¿qué puedo hacer ahora?

2- Aprenda a entender el valor del tiempo

Si algo debemos apreciar en esta vida es el hecho de estar en ella y poder aprovecharla al máximo. El tiempo juega en nuestra contra, por lo que malgastarlo es lo último que debemos hacer.

No se trata de vivir agobiado en una contrarreloj llamada vida, sino de hacer cosas beneficiosas que contribuyan a mejorar tu vida y la de la humanidad. Llegar tarde a un sitio, no terminar una labor por una mala planificación o simplemente distracción poco productiva, debería ser motivo de frustración. Sobre todo para aquel que si cumplió y no recibió de usted lo que le prometió.

Rara es la persona que consigue éxito en la vida siendo impuntual. 

3- No se sobrecargue

La falta de puntualidad se suele asociar a personas con poco afán en la vida. Sin embargo, son muchas las personas de alto rango social o educativo que tienen este problema.

Individuos que a pesar de que quieren ser puntuales se ven incapaces de serlo. En la mayoría de los casos suele ser porque sobrecargan su vida de miles de tareas inabarcables, lo que deriva en que, aunque quiera estar en varias labores o sitios a la vez, su capacidad no da para tanto.

¿Solución? Aprenda a rechazar trabajos, tareas o planes. Sea consecuente de hasta qué punto es capaz de soportar ciertas cargas y entienda que no es ningún Superman terrestre.

Es preferible no hacer nada a hacer algo mal.

4- Calcule el tiempo que le dedica a cada tarea

Para afrontar el punto anterior lo mejor es determinar cuánto tiempo le dedica a tarea que realice, ya sea profesional o personal. Desde afeitarse o pintarse por las mañanas a terminar un informe o prepararse la cena.

En muchas ocasiones, algunas de estas actividades puedan desarrollarse de manera más eficaz reduciendo su tiempo de acción.

Cómo hacerlo lo explicaremos en los siguientes puntos a desarrollar.

5- Planifíquese

Esto debería ser una obviedad, pero son muchas las personas que se levantan por la mañana y se enfrentan a la vida sin haber previsto como puede desarrollarse y de qué manera tenerla controlada.

Aunque hay gente que vive felizmente así, lo normal es que este descontrol derive en depresiones, ansiedad o frustación por no poder afrontar todo lo que se le viene encima cada día. Una de las consecuencias de ello es convertirse en una persona impuntual.

Para mejorar este punto podemos recurrir desde las clásicas agendas, calendarios o libros de notas a herramientas más modernas como las aplicaciones para móvil con las que puedas medir el tiempo que debes dedicarle a cada tarea.

En el caso de que disponga de capacidad económica para ello, contratar a un/a secretario/a o incluso coaching personal puede facilitarte mucho sus labores y coordinarle la planificación diaria.

6- Evite distraerse

Mi experiencia con familiares y amigos impuntuales es que la mayor parte de la culpa de su fea costumbre no tiene que ver con la sobrecarga de tareas o actividades, sino conque le dedican un tiempo innecesario a cosas absurdas o simplemente se distraen con algo cuando no deben hacerlo.

Un ejemplo para entender esto podría ser a la hora de vestirse. Aunque la persona sabe que cuenta con unos diez minutos para arreglarse, en vez de escoger la primera vestimenta que tiene decente en el armario, decide revisar todo su patrimonio textil antes de decantarse por algo.

En estos tiempos es usual, sobre todo entre la gente joven, distracciones innecesarias con el móvil o el ordenador. Si volvemos al ejemplo anterior de decidir la vestimenta, evita responder a whatsapp o a hacerte una foto con cada modelito que te pruebes para enviárselo a alguien y que te aconseje. 

7- Use reloj y alarmas

Se suele decir que la persona impuntual suele perder la noción del tiempo. Aunque es un dicho que pongo en duda, en todo caso, no debe servir como excusa a su problema.

Afortunadamente, el hombre ha desarrollado medidores del tiempo como los relojes mecánicos y digitales, alarmas, cronómetro y demás utensilios que nos avisan en qué hora, minuto y segundo estamos en ese momento.

Y créame que estas maravillas mantienen una escala continua del tiempo que le ayudarán a ser más preciso a la hora de ordenar su vida.

Atrás quedaron aquellos años en los que el hombre era despertado por el cantar del gallo o intuían la hora en función de la posición del sol. Disfrute de esta época moderna y cómprese un bonito reloj o una alarma con una dulce melodía y aproveche al máximo su tiempo.

Vitrubio ya hablaba de un “reloj de agua”, hoy en día encontramos relojes atómicos que solo permiten un error de un segundo por cada treinta mil años.

8- Intente dormir correctamente

Y si es posible llevar un estilo de vida saludable. No descansar el número de hora suficientes recomendadas (7-8 horas diarias), acarrea negativamente en la manera de sobrellevar el día.

Te sentirás lento y sin fuerzas suficiente, lo que ralentizará todo lo que lleves a cabo en tu jornada, derivando a su vez en que tengas problemas para llegar a tiempo a los sitios o puedas desarrollar todas las tareas eficazmente.

9- Sea ordenado

Es cierto. Contra el tiempo no se puede luchar. Por mucho que queramos ser viajeros en el tiempo y detener las manecillas del reloj o hacerlas retroceder, de momento nos contentaremos con seguir soñando con ello a través de las películas o libros de ciencia ficción.

Contra lo que si podemos combatir es contra nuestro desorden, uno de los motivos principales de convertirnos en una persona impuntual.

Tener un armario bien organizado, unos ficheros ordenados y las herramientas y utensilios del hogar en un sitio fijo seguro que le vendrán bien para ahorrar tiempo.

Algunos trucos son dejar las llaves cerca de la puerta, los zapatos o las gafas en el mismo sitio y deje la ropa que vaya a ponerse al día siguiente preparada.

10- Procure llegar antes a los sitios

Hay un dicho militar que dice “si no quieres llegar diez minutos tarde, llega cinco minutos temprano”. A no ser que seas un genio para saber llegar a la hora exacta, adelántate a las citas un poco antes.

Con ello te ahorras la posibilidad de llegar tarde y causar una buena impresión en ciertas ocasiones como puede ser una entrevista de trabajo, una reunión importante con un cliente o una primera cita con una amistad.

Recuerde que por muy puntual que se pueda ser, lo que no podemos controlar son los posibles obstáculos que nos puedan surgir. ¿O sí?

11- Prevenga posibles obstáculos

Una llamada inoportuna, una calle cortada, una huelga de metro, alguien que te encuentras de camino o un incidente en el hogar pueden retrasar tu llegada o cita con alguien. Son cosas que pasan y no es culpa de nadie.

Sin embargo, algunas cosas si pueden ser previstas. Si por ejemplo vives en una ciudad poblada y eres consciente de que es habitual los atascos al volante, opta por el transporte público (metro, cercanías, tranvía)  o toma rumbo 15 o 20 minutos antes de la hora que sueles hacerlo.

Si por ejemplo eres propenso a recibir llamadas inoportunas y eres incapaz de ser breve en una conversación, evita descolgar o pon el móvil en silencio. Si de verdad es una urgencia, la persona volverá a llamar reiteradamente, mientras que si no lo es, podrás responder tras tu cita.

No se trata de ser quisquilloso o perfeccionista, sino de ser previsor.

12- Avise si le ha surgido algún percance

Podemos aplicarnos y seguir todos estos consejos, pero es lógico que incluso poniendo todo de nuestra parte algo fuera de nuestro alcance puede fallar.

En esos casos en los que de verdad surja un imprevisto que provocará que lleguemos tarde a un sitio, sé empático y avisa a todos aquellos que te estén esperando.

Vivimos en un mundo estrechamente conectado gracias a la telefonía, servicios de mensajería o redes sociales. No existen excusas para retrasar una cita o simplemente avisar de que llegarás un poco más tarde.

Aunque a tu receptor no le hará mucha gracia, al menos podrás darle la oportunidad de que distribuya ese tiempo de la manera que quiera y no esperando impacientemente sin saber qué hacer.

La puntualidad es un don que debería ser intrínseco a toda persona simplemente por el hecho de una mejor convivencia a través del respeto. Si eres de esos que suele impacientar a tus amigos por tu tardanza para todo, espero que estos consejos te hagan reflexionar y sobre todo te ayuden a mejorar este hábito.

Estoy seguro que si algún día consigues el objetivo principal de este post, comprenderás más el valor del tiempo y podrás sentir de verdad lo frustrante que es depender de la limitación que te pone otra persona.

Yo he tenido muy malas experiencias con otras personas por ser impuntuales, ¿eres tu una de ellas? ¿tu falta de puntualidad te ha llevado a perder alguna relación o a no optar a un puesto de trabajo? ¿crees que se puede conseguir ser puntual o es una actitud que no se puede cambiar? ¡ Cuéntame tu experiencia!

Si te ha interesado este post, te aconsejo que no te pierdas este otro sobre Frases de puntualidad como valor (niños y trabajo).

COMPARTIR
Graduado en Periodismo. No soy titulado en ortopedia pero se hacer una férula, no soy dietista pero se cuantas calorías tienen los dátiles, no soy psicólogo pero seguro que en Lifeder me curaré de esta locura por el periodismo sanitario.

2 Comentarios

  1. ok, soy impuntual! lo acepto. Pondré en practica estos pasos y te mantendré informado de los resultados! Gracias 😀

    • Muy buenas Erin,

      Estoy seguro que con esa actitud pronto obtendrás resultados positivos. ¡Mejoremos entre todos el mundo!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here